12 de marzo de 2018

Challah Bread, Pan Judío {Apto para Diabéticos}



Por cuestiones culturales y religiosas, no es este un pan familiar para mí.

Pero si que estoy acostumbrada a verlo en películas, documentales, libros y por supuesto en blogs de cocina. Curiosamente, y tras observar con detalle la receta de hoy, cumple una máxima que siempre he defendido, y es que los panes dulces con aceite, salen tremendamente ricos. Así que no voy a esforzarme más en explicar que los brioches que hago de un tiempo a esta parte, llevan aceite en vez de mantequilla, más bien creo que debo cambiarles el nombre y pensar que hago panes dulces.

Los Judíos tienen unas estrictas normas para la comida, además de los alimentos prohibidos que van mucho más allá del cerdo. Algunos de ellos no se pueden mezclar entre si, como los lácteos con la carne; y como la mantequilla es un derivado animal, se sustituye esta por aceite. Me da por pensar que las Tortas de Aceite tan extendidas por la geografía de nuestro país, bien podrían guardar una herencia Sefardí, aunque popularmente la autoría se le atribuye al legado árabe. Quizás sea una transmisión de las dos religiones, que convivieron durante siglos en nuestro país.
       


El Sabbath es el día sagrado para los judíos. Empieza el Viernes al atardecer y termina con las primeras tres estrellas del Sábado. Es una comida llena de simbologías.

El pan Challah se come en las festividades, tiene forma trenzada y no falta en el Sabbath y en el Rosh Hashanah, que es el año nuevo judío. En esta última fiesta tiene forma circular porque simboliza el deseo de una larga vida. Y el trenzado habitual del Challad, representa: La Verdad, La Justicia y La Paz. Las semillas que se le añaden en la superficie de sésamo o amapola, simbolizan el maná comido por los Israelitas durante del Éxodo de 40 años por el desierto después de la salida de Egipto.

Suelen prepararse dos panes, según la creencia, cuando caía el maná, un pan era para el Viernes, y el otro para el Sábado. Tras la bendición de los panes, se reparte lanzando los trozos a los comensales y no entregándolos en la mano. Hay dos explicaciones: la primera es que así se representa el modo en que caía el maná. Y la segunda es, porque cuando se está de duelo, esa semana se entrega comida en la mano a los amigos que lo están pasando, y ese gesto no se repite en Sabbath, que es día de alegría y descanso.

Lejos de los sentimientos religiosos o la falta de ellos, siempre me ha resultado interesante conocer las costumbres de otras religiones.

{2 Panes hermosos}
7grs Levadura seca de panadero (21 grs si es fresca)
1/4 Cta. de azúcar (yo de abedul)
150-175 grs Agua mineral templada
50 grs Aceite de oliva o girasol (yo de oliva)
3 Huevos M o 2 talla L
40 grs Azúcar (yo de abedul)
1/4 Cda. Sal marina
450 Harina de fuerza
Semillas de sésamo (opcional)
Pasas (opcional)

**En la receta original se doblan las cantidades**





- Mezclamos en un vaso la levadura, con el 1/4 cta. de azúcar (de abedul en mi caso).
- Añadimos 75 grs  agua templada y removemos.
- Agregamos 2 Cdas de harina (restándola del total de la harina de la receta) y removemos nuevamente.
- Reservamos hasta que veamos que burbujea.

-  En la cubeta de la panificadora añadimos el resto de la harina tamizada, los huevos, la sal, el aceite y la levadura.
- Seleccionamos el programa de amasado que dura quince minutos.
- Cuando veamos que los ingredientes empiezan a estar mezclados, añadimos la mezcla de la levadura.
- Vigilamos durante todo el proceso por si necesitamos añadir algo más de agua. Al final necesité los 175 grs indicados en la receta.
- La masa es hidratada y ligeramente pegajosa.
- Terminado el programa dejamos reposar la masa en la misma cubeta hasta doblar volumen. (2 horas en mi caso). Depende mucho de la temperatura ambiente.
-Pasado el tiempo, volcar la masa sobre la mesa de trabajo y desgasificarla.
-Partirla en dos trozos.
- Cada parte, la dividimos en cuatro trozos iguales.
- Hacer unas tiras largas del mismo tamaño con tres de ellas. Reservar la cuarta para después.
- Se trabaja facilmente rodándolas desde el centro hacia los extremos.
- Nuestra trenza será de tres cabos.
- El cuarto trozo reservado, lo dividimos nuevamente en tres pequeños trozos, con el que haremos una trenza mucho más delgada y más larga que la trenza ya formada.

- La trenza que acabamos de hacer, la colocamos encima de la otra, y los extremos los doblamos hacia dentro.
- Repetimos el proceso con la otra parte de masa para formar el segundo pan.
- Dejamos reposar sobre la bandeja del horno, fuera de corrientes y tapados con papel film o un paño, hasta que doble volumen (dos horas en mi caso). Dependerá de la temperatura ambiente.
- Una vez alcanzado el volumen deseado, pintamos con huevo batido, despacio sin prisa.
- Espolvoreamos sésamo por los dos panes.
- Precalentamos el horno a 180º durante quince minutos.
- Llevamos los panes al horno, a media altura, durante treinta minutos.
- Sacamos y enfriamos sobre rejilla.


  ¡¡¡ Listo !!!





- Hay por internet trenzas que se forman desde tres hasta diez o más cabos, como no se me da nada bien hacerlas más allá de la habitual de tres, utilicé el sistema que vi en un video del que no te dejo el enlace porque no encuentro. Consiste en superponer una trenza sobre otra, dando la sensación visual de ser un trabajo más complejo, cuando en realidad es la sencillez más absoluta.

- Es una pena no poderos transmitir la ternura y jugosidad de la miga, absolutamente maravillosa, un pan que os encantará si os decidís a hacerlo.

- No es muy dulce, así que lo puedes acompañar de lo que más gustes, nosotros lo tomamos para merendar. Unos con un hilo de aceite de oliva y jamón serrano; y otros con mermelada de uvas. Un éxito total.

Este Pan Challah lo hice siguiendo la receta de mi querida Eni {Eni´s Kitchen}. Hace ya unos años que nos conocimos gracias a los blogs, le tengo un especial cariño. Me encanta cómo cuenta historias de su país de origen y las pinceladas de su vida. Enternecedora, buena persona, vitalista, con carácter, inquieta, repostera inigualable, experta "macaronera" . . . y con un amor por las masas, los panes y los levados que compartimos incondicionalmente y no podemos evitar ¿verdad Eni?

Gracias por la receta mi niña, me ha encantado hacerla. También he disfrutado buscando información,  aprender y comprender todo lo que simboliza el Challad en la religión judía.

        

Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces, espero que seas feliz.

36 comentarios:

  1. Interesante la historia sobre el pan, en este tema reconozco mi completa ignorancia, por eso conocer algo sobre el asunto siempre enriquece. Como rica estará esa trenza maravillosa que tienes ahí y de la que habrá dado cuenta más de uno, al igual que yo lo haría si la tuviera cerca. Eres una artista de las masas y hoy es uno de esos dias que lo demuestras con absoluta destreza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Una receta maravillosa Nuria. Es una pena que el aroma no traspase pantallas aunque esas fotos del corte dicen muchísimo de este pan dulce.

    Yo no soy nada purista y siempre defiendo que las recetas hay que adaptarlas a los gustos y los ingredientes que tenemos en casa. No veo nada malo en cambiar la mantequilla por aceite en las masas, más siendo de la tierra del AOVE. Lo importante es que el resultado guste a quien se lo come, y como adultos que somos tenemos la posibilidad de hacer las recetas a nuestro gusto, compartirlas, explicarlas y si vamos a realizar una receta todos sabemos buscar información, leer, comparar y decidir. No creo que se haga daño a nadie si se es honesto en la redacción y la explicación de la receta, su origen y los cambios que hemos podido realizar en casa.

    Me voy por las ramas. Me pongo a hablar y no paro, más hoy que necesito un respiro y la semana no ha hecho más que empezar.

    En España disfrutamos de una gastronomía y una repostería típicas muy variadas y ricas gracias al enorme cruce cultural del que disfrutamos durante ocho siglos y del que a la manera que tocan los aires modernos disfrutamos ahora.

    Gracias por una receta tan maravillosa ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Hola Nuria!
    Comparto contigo que Eni es estupenda , tanto ella como sus recetas .
    Por supuesto que tú no te quedas atrás, tienes manos de hada para las masas .
    Tengo muchas ganas de hacer este pan desde un tiempo, pero aún no se ha dado la ocasión, así que cuando lo prepare me pasaré por aquí porque este paso a paso que nos compartes es maravilloso.
    Gracias guapa.
    Buen comienzo de semana. Bss.

    ResponderEliminar
  4. Hola! menuda panazo rico que nos traes. No lo he comido nunca, y promete, porque lo veo riquísimo a simple vista, me quedo la receta. Muy feliz semana, besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Nuria!! ¡¡Precioso pan!! Pues más que verlo por los blogs, más de las pelis, cuando hacen toda ese ritual para celebrar el sabbath. Y también me llama la atención lo de las cocinas y los hornos, en esos programas que veo a veces para escuchar ruido de fondo, en el que reforman casas, los judíos, siempre piden tener dos hornos y dos encimeras para no mezclar ingredientes, como bien dices. Muy curioso.
    El pan te ha quedado divino, pero es que tú ya eres toda una experta en esto de los panes, sean dulces o salados, eres panarra y ya no hay ninguno que se te resista. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa, pues yo por aquí de nuevo en los mundos blogueros. Este pan me recuerda a los brioches, si que es verdad, y como lleva poca azúcar se asemejan a medias noches pero un poco más consistentes no? me encanta, y suele gustar a todo el mundo que es lo mejor.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  7. Ains madre como tenian que estar esos panes ,vamos para ponerle un piso o dos , te han quedado de relujo ademas de estar de rexupete.
    Si te sirve de consuelo a mi se me da fatal hacer las trenzas y hacerla como tu para mi ya seria un triunfo , hace tiempo que veo estos panes y por una cosa u otra ademas de por falta de tiempo nunca lo he echo a ver si consigo hacerlo algun dia ,muero de amor con las fotos de la miga .
    Conozco a Eni tambien por el blog y las redes sociales y es un encanto ,seguro que le encantara ver su pan cuando venga a visitarte.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaa.

    ResponderEliminar
  8. Vaya y cuanto he aprendido yo contigo hoy, que bonito te ha quedado este pan, dan ganas de darle un mordisco así tal cual sin nada que le acompañe.
    Tendré que hacerlo pero no creo que me quede tan bonito como a ti, por cierto yo he hecho pocos brioches pero me encanta la idea de que lleve aceite mas que mantequilla.
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Que no puedes transmitir la jugosidad de la miga? Eso es lo que tu te has creido, sólo ver las fotos...hablan por sí mismas y la cantidad de información que has dado acerca del Sabbath me ha encantado. Niña, tienes unas manos divinas para todo lo que tocas y para muestra, este delicioso pan que no me puedo llevar, pero que pienso desempolvar la panificadora e intentarlo. Ojalá me quede como a tí. Bss y feliz semana

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa!!
    que bien te ha quedado este pan, tengo la receta en varios libros de panes, nunca me he atrevido a hacerlo por ser trenzado con los 5 cabos a un tiempo, y mira tu que bien lo has solucionado poniendo otra trenza encima, ya tomé buena nota y si me atrevo te lo cuento, te ha quedado precioso y con una miga impresionante, que pintaza tiene...Besitos

    ResponderEliminar
  11. A los 40 me he enterado que tengo sangre judía. Es una historia bastante triste, y no he encontrado aún sitio y momento para contarla.
    Lo que tiene que ver con el pan, es solo que lo hice en esta época. Y cada vez que alguien la hace desde mi blog, me trae estos recuerdos. Son buenos, ahora que conozco mi historia, y puedo entender mejor la vida de mi padre. Es malo que no lo supe hasta después de la muerte de mi padre. Ayy, Nuria, por favor no me entiendas mal, porque me siento super alagada por hacer mi receta y siempre lo seré, no me puse triste ni un momento.. Solo quería contarlo. Y un día, de estos volveré hacer mi Challah, y contaré mi historia completa. Y tu mención, me ha llenado el corazón de amor y calor, y no tengo palabras para agradecerte por hablar así de bien de mi.
    La verdad, es que me enamora la trenza que hiciste, y pienso hacerlo igualito pronto. El color del pan es precioso. No me saldría mejor, estoy segura.
    Quiero darte las gracias por una cosita más. Gracias por estar aquí, después de 5 años. Gracias por escucharme.
    Un abrazo fuerte y un beso.
    Eni

    ResponderEliminar
  12. Persigue me siempre que me quieres encontrar.
    Un beso
    Eni

    ResponderEliminar
  13. Buenas noches, Nuria. Me has dejado boquiabierta. Le tengo ganas desde hace mucho y he visto las trenzas en muchos blogs. Tu paso a paso, nada tiene que envidiar.
    Soy de las tuyas y también uso aceite con buen resultado.
    Me comería ahora mismo un buen trozo. Imaginaré lo rico que está.
    Gracias por la información, muchas cosas no las sabia.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. Nuria es que no hay masa que se te resista. Tiene que ser una gozada vivir contigo, imagino lo bien que olerá tu cocina, especialmente cuando horneas pan. Solo por el placer de olerlo sería capaz de liarme la manta a la cabeza y dejarlo todo para meterme a panadera, jajaja.
    este pan es precioso, lo he visto en varas ocasiones desde que soy blogger, antes no lo conocía, incluso en el blog de Eniko, ella es una buena panarra, hace unos panes que nos enseña por Instagram para perder el sentío, y unas fotos que podrías pasar horas mirándolas de lo que apetece comerlo.
    Como la tuya, esa donde nos enseñas la miga es una provocación absoluta, y con ese jamoncito un pecado capital, jajaja.
    Besos y gracias por enseñarnos tantas cosas ricas. Que pases una buena semana mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estas palabras tan bonitas.
      Un beso

      Eliminar
  15. Hola Nuria siempre es enriquecedor conocer la historia de otras culturas y religiones. Este pan lo desconocía, y desde luego no hace falta que digas mucho, con las imágenes se aprecia lo tierno y esponjoso que quedó. Me gusta el color que tiene. El trenzado te quedó muy bonito, tampoco hace falta complicarse demasiado, si este te resulta es perfecto.
    cuando veo que utilizas la panificadora siempre pienso; -y la mía está muerta de risa en un rincón del armario de la cocina, ains...
    no sé por qué pero no me aclaro todavía con ella, y debo decir que me da mucha pereza hacer pan. Tendré que ponerme a ello.
    Voy a visitar el blog de tu amiga.
    Pasa una bonita semana.

    ResponderEliminar
  16. Hola Nuria, para mí es un pan totaalmente nuevo, sí que es cierto que en algunas películas sale, pero ni por asomo se me hubiera ocurrido pensar en la receta. Pero las buenas panaderas siempre están pendientes de todo. Sin duda cabes que siguiendo la receta de nuestra amiga y con ese saber hacer que tienes, saldría un pan espectacular. le añadimos na mermelada casera y ya no hay mejor disfrute. A mí me gusta el sabor de la amntequilla, no voy a decir que no, pero no suelo usarla pues teniendo nuestros maravillosos aceites, no cabe duda que todo sale más sano y mucho mejor. Al menos eso pienso, y si tú también lo haces así, no hay nada más que decir. Un beso preciosa !!!

    ResponderEliminar
  17. Es un pan exquisito, y a ti te ha quedado perfecto, también el pan sin levadura de tradición judía es una cosa muy rica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Pero que pinta tiene, a estas horas de la tarde, me lo comería entero, y eso que nunca lo he probado.
    Vamos a hacer un trueque, tu cocinas, y yo te arreglo algo en casa jajaj
    Un beso Nuria

    ResponderEliminar
  19. Hola Nuria!!
    Oye.. me ha gustado la historia de religión que nos cuentas.
    Pero más me gusta este pan dulce. Es casado repetir siempre lo mismo, pero es que tiene una pinta increíble!! Además de bonito con ese trenzado.
    Me queda claro que lo tuyo son las masas!!

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  20. Nuria, un pan maravilloso, lo hice hace poco y lo tengo en borradores, ya sabes lo que me gusta amasar y hornear pan, igual que a ti, por otra parte, mi pan de ofrenda del Sabbath es redondo, por lo menos es el que hice con la receta del libro del Pan de Eric Treuille que me regaló mi madre hace tiempo; pero creo que a nosotros nos da lo mismo, pues no lo tenemos como algo religioso ni simbólico. Un pan delicioso y que me recuerda mucho al brioche (francés o italiano).

    Te ha quedado precioso, no, más que precioso, me encanta la forma en la que habéis resuelto lo de las trenzas, que además nos podrá servir como idea para otra empanada o para cualquier otro pan que se tercie, que se terciarán seguro. Dan ganas de coger un trozo y ¡hala! con cualquier cosa que nos guste.

    Por último decirte que no conozco el blog que nos comentas y voy corriendo a visitarlo.

    Muchos besos, feliz semana y que sigamos cocinando y horneando con tantas ganas.

    ResponderEliminar
  21. Hola Nuria
    Muy interesante la historia de este pan, y aunque por religión me resulte ajena, es bonito conocerla, igual que preparar el propio pan y degustarlo en casa.
    La foto del corte ya evidencia que se trata de un pan con una miga tierna y jugosa como tu lo describes, y ya sea con jamón o con mermelada, depende de la hora del día, seguro que está de vicio. Cuando tenga un hueco probaré a preparar este pan, no solo por lo rico que debe estar, sino por el trenzado que es muy vistoso.
    Estos días estoy un poco atareada porque el viernes viajo unos días a Alemania, luego a la vuelta te escribiré por privado, de todos modos aquel tema del que hablamos terminó bastante bien para mí, al final hubo un acuerdo en el último momento y no se celebró el acto en sí. Ya te hablaré.
    Un beso enorme guapa.

    ResponderEliminar
  22. Hola Nuria! Veo que cuando de masas se trata eres intratable jeje! Te salen siempre perfectas! Vaya fotazas, has hecho un trabajo espectacular y se me ha hecho la boca agua (ya del todo) con tu foto de la miga!! Ya tengo una receta tuya en mis pendientes pero esta también me la añado a mi lista! Qué cosa más rica madre! Bueno y todo lo que nos cuentas me parece de lo más interesante, a mi también me gusta investigar para saber el porqué de las cosas pero tu nos lo explicas de maravilla... Voy a ir a echar un vistazo a la cuenta de Instagram Eni's Kitchen que me parece que vale la pena ir a conocerla ;) Un besito guapi!!

    ResponderEliminar
  23. Nuria siempre me ha gustado conocer recetas dulces, saladas de todo tipo de otros lugares. Es interesante a parte de pertenecer o no a x o y religión, saber de que tratan y lo enriquecedor que resulta la simbología que le ponen. Culturalmente me resulta enriquecedor y gastronómicamente delicioso. Aunque soy más de mantequilla y de ghee, utilizo de todo. Me gusta mucho y no me cansaré de decirte ver los procesos y el paso a paso, es tan claro. Te ha quedado un pan estupendo una miga esponjosa, un día de estos lo intentaré con aceite de oliva (que rindo montones y lo utilizo siempre en las ensaladas porque es un lujo total cada botella que compro). Me encanta la forma de tu Challah, las bonitas palabras hacía Eni, que creo algún día haber visitado. Aprender de cada cocina es un lujo que gracias a esta globalización nos acerca más de manera virtual a tantos lugares, culturas y maneras de las personas, es una escuela gratuita que expresa todo el trabajo que hay detrás, todo el cariño y mimo que le pones a cada receta, la sinceridad de cada una, el arte y conocimiento transmitido, es un lujo siempre y venir a tu cocina es todo ello y mucho más.
    Un beso mi querida Nuria

    ResponderEliminar
  24. Es un auténtico pan, fabuloso, me muero por probarlo, con o sin acompañamientos, es lo de menos. Siempre me sorprendes con tus panes y hoy lo has vuelto a hacer. Sabía de él, pero no tanto. Ahora estoy contenta de ello. A Eniko la conozco poco, también me gustaría conocerla más.
    Siento no llegar nunca a tiempo, esta semana ha sido para mí muy complicadilla, aún respiro los coletazos. Muchos besos preciosa.

    ResponderEliminar
  25. El pan te ha quedado preciosisimo, una obra de arte que da pena comerse, asi mismo me imagino del aroma que debe haber quedado en tu cocina, estoy segura que estaba delicioso!
    Bs

    ResponderEliminar
  26. Desde el lunes para volver a dejarte un comentario ¡y estamos a jueves! (a ver si hoy lo consigo)

    El otro día me enredé tanto con mis divagaciones que se me olvidó darte las gracias por poner el enlace a mis tortas de aceite en tu entrada. ¡Eres un cielo!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  27. Nuria, cariño, creo que me voy a ahorrar el comentario de siempre, que si las masas no son lo mio, etc, etc. Como haces tantos panes me repito más que el ajo, jajaja. Vale, pues la entrada me la he leído agustísimo por todo lo que cuentas sobre el Sabbath, que no solo merece la pena visitarte por las recetas (y por ser tú, claro, niña) sino por todas las historias previas a la receta que como hoy me interesan más. Oye, empezamos el trasvase de tuppers porque aunque quisiera ni de coña me saldría ningún pan como los tuyos.
    Un beso gordo y que tengas un finde estupendo.

    ResponderEliminar
  28. Me encantan los panes, especialmente los dulces, y si son trenzados, y con una simbología detrás, ya me apasionan. Te ha quedado de lujo, y me parece estupendo el cambio de la mantequilla por aceite.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  29. Hola Nuria. Te ha quedado de lujo. Precioso. Además con una buena miga. ¡Olé por tu trabajo!

    ResponderEliminar
  30. Muy interesante la historia del pan y riquisimo, por lo que se aprecia en la fotos, este pan que has hecho.

    ResponderEliminar
  31. Querida Nuria, hacía tiempo que no visitaba tu cocina y, en esta oportunidad, el aroma de este estupendo pan judío me ha ido guiando hasta aquí. Soy fanática de este pan por su sabor, textura, esponjosidad y apariencia. Es verdad que la cocina judía tiene sus puntos interesantes, además de simbólicos y religiosos. Gracias a ella, tenemos la mayoría de las recetas dulces que se preparan con aceite en lugar de manteca/mantequilla, consecuencia de las reglas estrictas a la hora de alimentarse.
    Te ha quedado hermoso, tan bonito que da pena comerlo ;)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  32. SIN PALABRAS!! me has dejado extasiada... y con la boca abierta, no solo por la explicación sino por la preciosidad de pan que has hecho!! pero si da pena comerselo!! menuda gozada habrá sido su degustación!! Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  33. Si... Algo hacía el dulce te has inclinado, pero no es para tanto, acabo de ver: sopa de ajo, coca, pimientos rellenos, tortilla de pollo, tortillas mejicanas... Reina Guanche que hay de todo, y todo muy, muy apetecible.
    Como dirían por algunas zonas de mi tierra "mismamente" este challah... menuda pintaza tiene ¡maaadre mía! Lo tengo marcado para hacer en un libro de pan, hace muchísimo tiempo, pero como últimamente el gluten y yo no nos llevamos nada bien, ahí está y este tipo de panes me encanta... y el tuyo es precioso y ese trocito me haca daño.
    En fin que contigo no hago más que sufrir.
    Besazos Majestad

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?