18 de diciembre de 2017

Fideos con Almejas



Esta semana es la antesala de las fiestas de Navidad.
Casi todo el mundo ha adornado la casa, encendido las luces del árbol para el disfrute de los más niños y hasta montado el Belén. A las que tenéis hijos, nietos o familiares en edad escolar, todavía os queda ir a la "función", y disfrutar de vuestros retoños que estarán todos monísimos vestidos para la ocasión. Ya pasé esa etapa, pero te voy a contar una batallita de aquella época.

Cuando el mediano de mis hijos tenía cuatro años, fue elegido para representar la figura de San José en el portal de Belén de la guardería. No fue precisamente por lo tranquilo y buen niño, pues era revoltoso y un trasto de cuidado. Pero tenía una cara muy simpática y una sonrisa que derretía a cualquiera, y no solo a mí que era su madre.

Sinceramente, dudaba que el papel que le asignaron saliera bien, pero su profe era más optimista que yo. Así que antes de empezar a coser en casa la túnica de San José, operación a mi parecer titánica por mi alejada relación con los hilos y las agujas, estuve hablando con Aurora, para ver si el plan seguía adelante. Además, estaba interesada en el método que pensaba utilizar para que mi hijo se estuviese quieto. No soltó ni prenda, y me contestó que tenía muchos años de experiencia, que estuviese tranquila, que ya lo vería el día de la Función.

            


El día en cuestión, allí que nos fuimos todos, con el San José abriendo la comitiva familiar y mi hija que era bien pequeña llorando asustada por la barba que le había salido de repente a su hermano. Para convencerla yo estiraba de las gomillas que iban enganchadas en las orejas del San José para que viera que era una barba de mentirijillas. Mi hijo mayor por su parte también se preocupó de explicarle a la hermana que aquello no era más que ropa y barba de juguete.

Una vez en el teatro, nos acomodamos como público esperando el momento. Tras abrir el telón, todos los niños estaban colocados primorosamente. Empezó el Ángel a decir las primeras frases, que algunas se entendían más y otras menos, siguieron con otra conversación entre unos pastorcitos y en el público no se oía una mosca. El truco para que toda aquella trupe no se moviera de sus puestos, consistía en tener colocados estrategicamente unos platos llenos de gusanitos (ganchitos) delante de cada grupito de niños.
          

Pero el San José, o sea mi hijo, cuando quiso comer de los gusanitos que estaban dentro de la cuna del Niño Jesús, se encontró con que el Niño empezó a tirar del plato hacia si y a llorar a moco tendido porque no quería compartirlos; la Virgen María tomó parte y le riñó al supuesto marido, así que San José al que nunca le gustó participar en conflictos, dijo en alto a María:  -"Pues me voy del portal" . . . 

Y vaya si se fue.  Primero se dirigió al grupo de los Pastores; se comió con ellos los gusanitos que le compartieron, después se paseó por las Ovejitas y seguidamente pasó por las Estrellas . . . se recorrió todo el escenario comiendo de los distintos platos y cuando terminó, nos buscó con la mirada y desde una esquina del escenario, agachado en cuclillas y con las manos a modo de megáfono dijo con los ojos llorosos: - "Ven a por miiii mamááááá . . . no hay más gusanitos". 
Y yo, como mala madre, actué como si la cosa no fuese conmigo.

La historia terminó bien, la Virgen María se acercó a mi hijo, lo cogió de la mano y lo llevó al portal. El Niño Jesús le hizo un hueco en la cuna y terminaron los dos sentados comiendo los gusanitos que quedaban en el plato.
Moraleja: entre niños anda el juego y ellos se entienden bien sin que los mayores intervengamos en muchas ocasiones.

Hoy en día ese video hubiera sido viral, estoy segura de ello. Pero de aquél teatro, solamente me quedan algunas fotos, que no reflejan todo lo que os he contado, pero que mirándolas de vez en cuando nos sirven para echarnos unas risas, recordando la tarde del San José y los gusanitos.
Y toda esta historia para contarte que aquél día comimos fideos con almejas, estoy segura porque también tengo fotos del momento previo, antes de colocarle la barba al niño.

Espero que disfrutes de este sencillo plato, tradicional y marinero, porque está para chupar hasta la última cáscara.



{6 personas}

750 grs Almejas
500 grs Fideos gordos
1 Pimiento Morrón Verde
1 Pimiento Morrón Rojo
1 Cebolla
2 Dientes ajo
2 Tomates rallados 
Unas hebras de Azafrán
1/2 cta Pimentón dulce
1 Vaso de vino blanco
1 y 1/2 L de caldo de pescado
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal marina 
Agua mineral, si hace falta.





-  Ponemos las almejas en agua con sal por lo menos una hora para que suelten la arena.
- Picamos muy pequeños para el sofrito, los pimientos, la cebolla y los ajos.
- Añadimos aceite en un caldero para cubrir el fondo y cuando esté caliente, agregamos la cebolla y los ajos. A fuego medio esperamos hasta que esté casi transparente.
 - Incorporamos los pimientos y removemos para que se hagan por igual.
 - Rallamos los tomtes y los añadimos al sofrito.
 - Agregamos la sal, el pimentón y el vaso de vino blanco, esperamos que el vino se evapore. Unos diez minutos.
- En un caldero pondremos las almejas a cocer, en cuanto estén abiertas las sacamos.
- El agua de las almejas, la colamos y reservamos junto al caldo de pescado.
 - Mientras, en el mortero añadimos unas hebras de azafrán junto a una poca sal gruesa y lo pulverizamos, añadimos al guiso.
 - Incorporamos también el caldo y dejamos que rompa a hervir.
 - En ese momento añadimos los fideos, removemos, tapamos y esperamos el tiempo indicado por el fabricante. En mi caso, diez minutos.
 - Una vez cocidos, añadimos las almejas y movemos para mezclarlas.
- Tapamos y dejamos reposar cinco minutos. Si te gusta más caldoso, añade algo más de agua caliente.


Listo 

Ahora toca, disfrutarlo . . .


Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces, espero que seas feliz.

16 comentarios:

  1. Me derrito con estas historias infantiles, mis hijos desde los tres años hasta los doce fueron al aula de teatro y no te puedes imaginar las anécdotas que tengo, de ellos y de otros, por no hablar de fotos y vídeos. Ahora ya son mayores, pero les sigue gustando participar en este tipo de actividades cuando pueden.
    De tus fideos solo puedo decir que me encantan, y no solo con almejas, también con carne, pescado, etc. Curiosamente, no me preguntes porqué, esta receta la tengo asociada al verano, debe ser por la relación almejas-mar, pero en cualquier caso me parece un plato buenísimo que en mi mesa tampoco falta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya con los gusanitos! Jajajaja, pues ya le vale a la maestra tener paciencia para domar a la fierecillas, y es que no hay milagro que no haga una buena “fiesta de chucherías” jajajaja, todavía me rio con tu “teatro”, si es que parece que estoy viendo el de algunas de mis niñas, que la que más y la que menos también tenemos anécdotas que contar, ahora con risas, pero en su día con cara de ¡trágame tierra! Jajajaja.
    Vaya platazo de fideos tan ricos y con esos almejones que no creo que sea efecto óptico, pero se ven de escándalo, y claro que si, con semejante maravilla yo tampoco me olvidaría aunque no tuviera foto.
    Besitos, que pases una buena semana, aunque imagino que estarás súper ocupada con la cena de Nochebuena y el día de Navidad, yo estaré en mi cocina con mensaje navideño cual Reina de la Cocina de Nuestra Casa, Jajajaja. Nos vemos el domingo, aunque sea tras el visillo.

    ResponderEliminar
  3. Nuria precisamente mañana es la función de navidad de la guardería de Lara. Imagina tiernos infantes de 4 meses a menos de tres años (los más grandes empezarán a cumplirlos en enero) al sol de panderetas y villancicos.

    Me he reído muchísimo con la función de tu San José al que le faltó decir que el portal era un aburrimiento y las caras del personal viendo a ese carpintero que parece que en su vida le llevó la contraria a nadie comiendo gusanitos de grupo en grupo. Increíble ese final tan de mayores que surge espontáneamente de los niños. No creo que fueras una mala madre por no acudir a su llamada, a los hechos me remito, yo creo que tampoco habría salido corriendo, más bien me habría quedado pegada al asiento ante tamaño espectáculo ja ja ja.

    En unos años supongo que también tendré anécdotas así de mi pequeña Lara y por supuesto las compartiré con vosotros.

    Daría cualquier cosa por ver ese vídeo que nunca existió, sin duda los avances de nuestra época esto lo tienen de bueno (o no, porque para siempre quedará constancia de momentos así para vergüenza de más de uno ja ja ja)

    De tu plato ¿qué te digo? Esos fideos los prepara mi madre invierno sí e invierno también (inclso en verano) así que no me pueden saber más a mi casa y mi hogar. Creo que has acertad plenamente con la receta

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Nuria qué risa , aunque en ese momento te pondrías nerviosa , menuda anécdota más divertida jaja...
    Los niños son imprevisibles sin lugar a dudas y a esa edad para comérselos con sus gracias.
    La receta está para dejar el plato limpio, limpiooooo , quien lo pillara mamina , es de mis platos favoritos.
    Un abrazo y Feliz Navidad !

    ResponderEliminar
  5. Qué lástima que no hubiera móviles entonces, verdad? Nos hemos perdido inmortalizar esos momentos que a veces se pierden en la memoria, había que andar con la cámara de antes que era un incordio, la verdad, y las fotos tampoco tenían la calidad de ahora. Para colmo yo tengo memoria de pez y se me olvidan la mitad de las cosas... estoy apañada, cuando sea una anciana me habré olvidado de la mitad de mi vida sin necesidad de tener esa maldita enfermedad, jajaja. En fin, los platos de siempre tienen la virtud de trasladarnos a cualquier momento pasado solo con el aroma. Tus fideos están para chupar el plato, ya te digo.
    Un besazo de los gordos

    ResponderEliminar
  6. Hay Nuria no ves pero lo que me he reido leyendo la historia de tu niño San Jose jaja, los niños son auténticos y por mucho que avises ellos son ellos mismos por mucho que los disfraces, lo que me gustaría verlo, te juro que me reiría hasta quedarme muerta, la verdad esto es lo mejor, con los buenos momentos que nos hacen pasar.
    Los fideos con almejas es uno de los platos que más gusta a mi hija, te han quedado espectaculares de buenos y ricos, menuda pintaza, sabrosos a rabiar y que yo me relamía hasta los dedetes...Besss

    ResponderEliminar
  7. Bonita historia para acompañar a Tú también, bonita receta.
    Espero que pases unas fiestas rodeada de gente querida y nos sigas deleitando durante el año que viene con tus estupendas propuestas.
    Gracias Nuria.

    ResponderEliminar
  8. Ja, ja, si es que con los niños, la improvisación es lo que toca, pues no hay regla que sirva para todos los niños, lo que sirve para uno, para otro, nada de nada. Entiendo que cada vez que los recordéis os riáis, la historia se merece unas risas. Por cierto, yo también estoy de festivales navideños, ya tengo ganas de que acaben, o los festivales acaban conmigo, entre preparativos y ensayos, ya estoy un poco cansada. Y luego, que salga bien, que si sale bien, nadie se acuerda de que tú lo has preparado, el mérito siempre es para los niños y si sale mal, la culpa siempre es para la profe, ja, ja, esto es así.
    Bueno, nos traes una excelente propuesta para desgrasar entre polvorón y mantecado, pues unos fideos como estos vamos a tener que echar todos manos el día 26 de diciembre, comer algo caliente, decente y además rico, se agradece.
    Por cierto, ¡¡feliz navidad!! Espero que pases unas navidades estupendas en compañía de los tuyos. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Nuria. Si te digo que escribí anécdotas y trozos de vida de mi hijo hasta que tuvo 7 años... Después, con los años, leo y recuerdo cosas que había olvidado totalmente. Una pena, no haber seguido más tiempo.
    Lo que me he podido reír leyéndote. El niño apuntaba ya maneras de actor de teatro libre y su madre haciéndose la despistada. No me extraña, que de cuando en cuando recordéis ese día.
    Tengo una receta en el blog de fideos con sepia desde hace tiempo y como suele ocurrir, no la he repetido porque el blog hace que nos olvidemos y publiquemos otras nuevas.
    La tuya de fideos con almejas, me parece deliciosa y es de los platos de cuchara que no me importaría comer a menudo, así que me la llevo y la añado a mi lista de pendientes.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Nuria con lo que me he reído imaginando aquella escena,de verdad que debió ser muy chistoso ver aquel San José con su personalidad y determinación, y luego buscarte entre el publico, no imagino tu cara..., pues me encanta leerte mi querida Nuria, por fin en este ratito logro pasarme por tu deliciosa cocina que me lleva al mar, que aromas más deliciosos y que buena memoria tienes, pero es que ha sido un día inolvidable sin duda. Me gustaría saber la opinión de tu hijo, que de personalidad fuerte y determinada desde chico se veía, pues bien lo dices entre niños se entienden y la moraleja es competa.
    Tu plato una ricura para saborear y disfrutar, lo comería sin prisas, cada bocado un manjar de dioses para mí
    te mando un beso grande

    ResponderEliminar
  11. Hola Nuria!! Jajaja! No sé lo que más me ha gustado de tu entrada, si la anécdota o tu receta jaja! Me ha encantado y me ha recordado lo sin filtros que pueden llegar a ser los niños encima de un escenario jaja! Luca también es un trasto pero este año se pierde su función, por decisión propia! Yo quería que se quedará y nos iríamos después a Francia (nos vamos el viernes) pero él que no que no y que no! Quiere irse cuanto antes a ver a sus abuelos franceses y prefiere perderse la función...
    Lo que no me quiero perder yo es tu plato de fideos con almejas, madre mía qué pinta, me ha encantado! El marisco me gusta y cada vez más, le da un sabor a todo que me vuelve loca! Me llevo mi plato anda jeje!
    Un besote muy fuerte y muchos achuchones, disfruta mucho de estas fiestas y pásalo muy bien! Feliz Navidad guapa!!!

    ResponderEliminar
  12. Justamente dentro de hora y media me voy a la funcion de mi hijo ,eso si el mio solo va a cantar villancicos jajaja ,anda que no me he reido con la anecdota de tu hijo y los gusanitos ,que ya era atrevida la profesora por que tanto niño junto con gusanitos es peligroso ,vamos en las fiestas de cumpleaños cuando los niños eran pequeños siempre habia alguno que terminaba llorando por que no le quedaban ya .
    Hoy me ha enviado mi costillo un video la mar de simpatico en el que el niño le dice a su amadre que tiene que ir de castor a la funcion del colegio , la madre le dice castoooor y el responde si mama si soy el castor , la madre se pasa la ñoche haciendole el traje de castor muy bien echo con sus consiguientes dientes y todo , se lo pone al muchacho le queda como un guante lo monta en el coche y se van camino al colegio a la funcion y el niño canta ... castores venir a dorar al niño que acaba de nacer ... la madre al oirlo para el coche en seco como te puedes imaginar el niño tenia que ir de pastor jajjaaa si es que me parto.
    Bueno los fideos estan que se salennnn ,no has tardado nada en convencerme no veas como me tientas con las fotos, no dejan de decirme comeme uummmmmmmmm.
    Te ha quedado un plato de relujo no lo siguiente ademas de estar de muerte relenta .
    Te deseo tengas unas muy felices fiestas y un prospero 2018 !
    Bicos mil potita miaaaaa.

    ResponderEliminar
  13. Buenos días guapísima, me has sacado una sonrisa de buena mañana. Qué razón tienes con esta moraleja, la verdad es que hoy en día yo pienso que los niños están super protegidos y tienes que dejarles un poco volar. Como bien dices, que entre ellos solucionen los problemas. Me pareció muy inteligente la postura de la virgen María Jijiji. Hubiera sido viral ¡fijo!.
    Vamos con la receta, te diré que este plato me encanta, yo tengo también una receta publicada en mi blog de fideos a la cazuela. No me canso de comer fideos, ya sean caldosos o como fideuá, me gusta mucho. Con poco dinero elaboras una receta de lujo, sin más me despido deseándote unas bonitas fiestas navideñas, besos.
    Sil

    ResponderEliminar
  14. Nuria, yo tampoco me hubiese dado por aludida si mi niño me hubiera llamado desde el escenario, el pobre demandando a su mamá y tú en plan “mala madre total” ja ja ja, la de cosas que nos pasan con los niños y en los apuros que te meten. Hace mil años mi madre o quería atender a una persona que vendía algo, miel o queso (algo así) y mi hermano le abre y le dice: "Dice mi madre que no está" y el señor: "¿pero está o no está? y él: "claro que está, pero dice que no está"... ja ja ja. Mi madre muerta de risa dentro escuchando, desde luego nunca más lo mandó a cualquier cosa para hacerle el favor.
    Me encanta tu plato y casi nunca lo hago, ahira cuando recuerde a San José lo asociaré a estos fideos tuyos de hoy.
    Me he reído mucho con tu historia.

    Por cierto, te he dejado un mensaje privado por Facebook, para decirte que no hay manera de dejarte comentario ni desde el Ipad ni desde el Iphone. Lo voy a intentar ahora mismo desde el ordenador. Cruzo los dedos...ja ja ja
    Muchos besos y feliz Navidad

    ResponderEliminar
  15. Dios, como me he reído!! los niños son impredecibles, pero ahí está su gracia. Recuerdo muchas anécdotas de mis hijos por esas fechas cuando eran pequeños y me da pena lo rápido que ha pasado el tiempo... ahora a esperar a los nietos a ver si nos hacen reír también!! Un plato delicioso este que nos traes, con el frío que está haciendo sienta de maravilla. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  16. Feliz año preciosa, ya estoy por aquí no sabia si ya estabas tu también o no, veo que aun no pero veo que me quedo pendiente de ver esta receta.
    Hay no sabes como me he reído, parecía que veía al pequeño con mis propios ojos como se comía los gusanitos y reclamándote. bueno demasiado bien termino la función para ser tan pequeños, una anécdota mas para contar.
    Esos fideos son un plato delicioso, me apunto a comer contigo.
    Hasta pronto, mil besos!!

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?