2 de abril de 2018

Mantecado de Avilés / Bollo de Pascua de Avilés

 


Hoy, Lunes de Pascua es día de publicación.Y nada mejor que un bocado dulce típico de Avilés, para comenzar la semana. Volver al trabajo tras cuatro días de descanso . . . cuesta, que a lo bueno nos acostumbramos pronto y yo, desde el minuto uno.

Conocí este dulce hace unos meses, ya se habían pasado las fechas propias para hacerlo y decidí esperar el momento. Nos ha encantado la receta como había supuesto desde el principio, pero si cabe, la historia y la tradición que envuelven estas fiestas declaradas de Interés Turístico Nacional en el año 1.972 es lo que más llamó mi atención. Cuántas cosas se aprenden con los blogs gastronómicos, no dejo de sorprenderme de mi desconocimiento en tan y distintas costumbres locales.

Según he leído, la fiesta empezó allá por el 1.833 con una recién inaugurada Cofradía del Bollo. Pretendían organizar una fiesta en la que participasen todos los avilesinos del momento y olvidar las abstinencias, ayunos y vigilias de la Cuaresma. Ya sabemos que si una celebración va unida a la comida y bebida, la aceptación está servida; y esta empezó con algo tan sencillo como un bollo mantecado y una botella de vino blanco y casi como una broma, que se ha convertido un siglo después en un gran festejo popular.

   

El Domingo en Avilés, hay desfile de carrozas y bailes folclóricos y el Lunes, tras la misa en San Nicolás de Bari, el pregón. Después lo más esperado por todos: "La Comida en la Calle" donde multitud de personas ocupan unas enormes hileras continuadas de mesas con más de cuatro mil metros distribuidas por las calles y plazas del Casco Histórico, además de los parques que son elegidos por los más jóvenes. Y aquí ya si, bien sentados, disfrutan de la comida que llevan preparada de casa o encargada en los restaurantes de la ciudad. Con lo bien que se come por allí, debe ser un despiporre para todos los sentidos. . . babeo solo de pensarlo.

El origen de estos bollos se remontan al siglo XVII y a la emigración. Los asturianos llevaban en sus pertenencias cuando iban a "Hacer las Américas" unos panes dulces hechos con harina de trigo, manteca de vaca, huevos y azúcar que no endurecían ni se enmohecían. Seguro que la manteca cocida  tenía mucho que ver al respecto, pues este sistema se utilizaba antiguamente para conservar la mantequilla. De aquellos panes a estos bollos. . . solo se ha necesitado tiempo y un motivo diferente para disfrutarlos.

Centrándonos en el Bollo o Bizcocho, es costumbre que los padrinos los regalen a los ahijados el Domingo de Pascua. En realidad es un trueque, puesto que los ahijados regalan previamente a los padrinos, el ramo bendecido en la misa del Domingo de Ramos. El bollo tiene una forma peculiar recordando a un trébol, se utilizan tres moldes de hojalata o latón con diferentes medidas, que se fabrican en la zona y se encuentra facilmente en las ferreterías de Avilés. Tras sacar los bollos ya horneados de los moldes, se monta uno sobre otro sin que coincidan los salientes y una vez fríos se glasean. Tienen por norma general de dos a tres pisos, y las confiterías en estas fechas trabajan a contrarreloj para poder atender a la gran demanda. Se adornan con huevos de colores, plumas, pollitos, chocolates, flores comestibles  . . . imaginación y color no falta cuando va enfocado a los niños.
         
            

Aunque al leer los ingredientes puedes pensar que es un sencillo y tradicional bizcocho de cuatro cuartos, ya sabes, el que se hace empleando cuatro ingredientes y el mismo peso, la peculiaridad radica en que la mantequilla utilizada  está cocida o clarificada, con lo que eliminamos el suero y las impurezas, potenciando el sabor. La suavidad y textura del bizcocho es especial. Ah, y tampoco lleva levadura, por lo que hay que batir muy bien para airear la masa. Menos mal que las varillas eléctricas nos ayudan con esta labor, que una ya no tiene los brazos para tanto "meneo". Por supuesto, la materia prima es primordial, así que utiliza una mantequilla de primera y unos huevos de corral, y ya vas camino del éxito.

La forma del mío, no tiene nada que ver con el propio para estas fechas, pero no iba a detenerme el hecho de no contar con los moldes apropiados. Por más que intenté comprarlos por internet no los he encontrado. Utilicé uno alargado, donde horneo el pan de molde, que así es como se presenta el resto del año. No creas que los avilesinos iban a dejar pasar tanto tiempo sin prepararlo, aunque el día de Pascua lo engalanen de forma especial.

Tengo que citar a mi querida Belén {El toque de Belén} y agradecerle la receta, pues fue a través de su blog que conocí este rico bollo y toda la tradición que hay tras él. No te voy a contar nada de ella que no sepas, gran cocinera y mejor persona. No me extraña que ganaras un premio con tu bollo mi niña, te quedó precioso. He disfrutado mucho haciéndolo, más comiéndolo y leyendo información.

Ya sabes que me encanta indagar sobre el origen de las recetas y esta ha merecido la pena.

 No dejes de hacerlo, es delicioso.



{15 porciones}

Para el bollo:

250 grs de Huevos pesados con cáscara a temperatura ambiente
250 grs. de mantequilla clarificada
250 grs. de azúcar glass 
250 grs. de harina.
 
Para el glaseado:
Una taza de azúcar glass
Agua







- Se baten los huevos que deben estar a temperatura ambiente con el azúcar glass hasta que cambien de color y multipliquen volumen. Paciencia, serán al menos quince minutos de varillas.


- Añadimos la mantequilla clarificada, se sigue batiendo otro buen rato hasta integrarla por completo.
- El paso a paso para clarificarla puedes verlo aquí. Aprendí a hacerla gracias a Nieves.

- Agregamos la harina tamizada en varias tandas, poco a poco en movimientos envolventes de arriba a abajo hasta integrarla bien.
         

- Engrasamos el molde con mantequilla  o forramos con papel del horno, y lo introducimos en el horno precalentado a 170º durante 45 minutos. Necesité 60 minutos para el mío. De todas formas comprobar con una aguja por si sale limpia o necesita algo más de tiempo.
- Dejar dentro del molde diez minutos y desmoldar.
       

Preparamos la glasa. De este paso no hay imágenes, la cámara estaba cargándose.

- En un cuenco pondremos el azúcar glass y añadimos el agua a cucharaditas. Removemos hasta que tenga la textura a nuestro gusto. Si queda muy líquida, no tendrá el aspecto de escarchado  característico. Si por el contrario queda muy espesa, endurecerá y será demasiado dulce, eso si . . . muy fotogénica.
- Cuando el bollo esté frío lo bañamos por la parte superior sin esparcir, dejando que caiga el glaseado al capricho. Los "chorretones" por los laterales quedan bonitos.

Lo presento ya cortado, porque tenía a todos esperando para el café de sobremesa, había otras cosas dulces, pero no tiempo para entretenerme en hacer más fotos. Quedó precioso con la fina capa de glasa por encima.
¿Te corto un trozo?



Eso es todo por hoy. Nos vemos en unos días.
Hasta entonces, espero que seas feliz.


24 comentarios:

  1. La cofradía del Bollo te va a nombrar miembro de honor. De Avilés, de Burgos, de Cuenca...Pero qué bien te quedan siempre los bizcochos joía, si es que dan ganas de atravesar la pantalla y con toda la premeditación y alevosía que haya lugar llevarse el bollo debajo de la gabardina. De lujo!!! Bss

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que nada une e integra más que la comida, he podido comprobarlo en cantidad de ocasiones, la cofradía del bollo lo pensó bien cuando ideó esta celebración. Estoy segura que hay un ambiente con motivo de la misma envidiable que debería repetirse a menudo y en distintas ocasiones para limar asperezas y otras acritudes. Tu colaboración con este mantecado es de lo más dulce y rica porque tienes mano para ello, aunque tampoco hay que esperar a esta época para degustarlo, en una buena merienda también se le hacen los honores. Y es otra forma de ponerle buena cara a un lunes postvacacional, muy rica por cierto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Córtame dos, por si acaso...

    Hace un rato leía tus comentarios en mi blog y esperaba que hoy publicaras una receta poco tentadora y pecaminosa... Sí, sí... no podía estar más equivocada ¡menudo mantecado nos traes! Con su historia, sus moldes típicos, la fuente de la que lo has sacado, el vestido de gala y el traje de diario... ¡motivos no nos faltan para salir corriendo a preparar uno!

    Bueno sí, la ropa que misteriosamente ha encogido durante la semana santa y hoy hay pantalones en nuestro armario que se niegan a cerrar dignamente, así que sin necesidad de pisar la báscula (bastante susto da ya que sea lunes post cuatro días de descanso) sabemos que toca empezar a cerrar la boquita (y ni te imaginas la cantidad de comida que tengo en el frigorífico que sobró del viernes santo por no hablar de los dulces que por difícil que sea creerlo aún quedan también)

    Claro que yo ya tengo mi estrategia: consiste en cebar a mi señor esposo, que sus kilos a mí no me duelen ni me pesan ni me quitan el sueño, que arrase rápidamente con todo lo que queda y rellenar el frigorífico con lechuga, fruta y pare usted de contar ja ja ja

    A ver si lo consigo ¡ya te contaré!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa.
    Un bollo que me encanta, te ha quedado fabuloso y servido ya en trocitos solo falta un cafecito en un día lluvioso como el de hoy, que maravilla, te ha quedado esponjoso y con un color divino, lastima de un buen trocito...Bess

    ResponderEliminar
  5. Hola guapísima, espero que hayas disfrutado de la S.S. , desde luego con ese bizcocho seguro que lo has hecho!! menuda pinta rica tiene, nunca he hecho un bizcocho pesando los huevos enteros con cascara y todo, muy curioso este mantecado de Avilés, lo probaré!!Bs.

    ResponderEliminar
  6. Hola Nuria!! Unos vuelven al trabajo cuando otros empiezan las vacaciones ... Mi niño tiene sus vacaciones ahora y entonces yo también jeje! Como siempre me ha gustado mucho saber algo más que los ingredientes de tu receta jeje, saber de donde proviene cada postre tradicional es muy interesante y nos lo cuentas muy bien 😊 El bizcocho tiene que estar delicioso, la miga me ha encantado y ahora que llega la hora de la merienda me haría con unos cuantos trozos jeje! Un besote!! Feliz semana guapa!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta Nuria !! te ha quedado precioso y se que riquísimo, porque con esa receta para mi es una de las ricas, se hacen de mucha maneras y siempre con los mismos ingredientes, para mi de las que he probado hasta ahora esta es la mejor.
    Muchísimas gracias por haberme nombrado y me alegro tanto que te haya gustado y has contado la historia muy bien, has indagado un montón, hoy en la comida en calle había mas de 18.000 personas todas las calles con mesas y sillas.
    ME HA ENCANTADO CON MAYÚSCULAS. Nuria eres un encanto.
    El año que viene tendrás tus moldes en forma de trébol de 4 hojas, para que luzcas tus Bollos de pascua de Avilés.
    Un beso enorme.
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  8. Hola Nuria. Me alegra que hayas desconectado y espero que la vuelta a la rutina, no sea muy dura. Conozco este bollo por Belén y por otras asturianas que en su momento lo publicaron, pero nunca lo hice.
    Imagino que la mantequilla clarificada le dará un sabor único, también la glasa.
    Me llevo mi ración imaginaria y te agradezco que hayas contado su historia, que no recordaba.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Nuria, sin dudarlo imagino lo rico que estará. se ve la suavidad desde lejos. Si unimos que es receta de nuestra asturiana favorita y que tú lo reafirmas, no hay ni que dudar de que es una joya. Hoy precisamente he visto en la tele, la comida en la calle de avilés y me ha parecido genial. Todo el mundo compartiendo comidas en la calle. Yo sí que me apuntaría a eso pues se tiene que pasar en grande. un beso guapísima!!

    ResponderEliminar
  10. Nuria al igual que a ti me gusta mucho conocer de recetas y tradiciones, concuerdo con todo lo que dices porque por acá se aprende mucho, cuantas recetas, cuanta historia, que maravilla. Pues al leerte y ver aquello de la mantequilla cocida me llama la atención y es que ese tipo de mantequilla se conserva muchísimo, este mantecado lo guardo para hacerlo con el ghee que hago siempre en casa, el sabor que debe tener. En cuanto al molde, pues si no lo conseguimos creo que no vamos a dejar de hacer la receta, me pasó lo mismo con la Colomba. Se ve esponjoso y por supuesto que lo haré, un rico mantecado para esta semana de inicio de la Pascua y con el glaseado Mmmmm, que rico!!!.

    Te mando un abrazo grande y feliz semana ^_^

    ResponderEliminar
  11. Como para repetir, con esa presencia, hummmm
    Un besito.

    ResponderEliminar
  12. Pues si que lleva historia este bollo! Y qué bonito es conocerla.
    Ahora sí... como harían las pobres mujeres sin la batidora eléctrica y bate que te bate.

    Se ve super esponjoso!! Una rebanada acompañada de un buen café con leche debe de saber a gloria.

    Un beso y bienvenida a la rutina!!

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola Nuria!! Yo también tuve festivo ayer y recién que hemos llegado a la rutina y a la normalidad, ohhhh, qué pena, qué pronto se pasa lo bueno. En fin, no sé si he cogido fuerzas, pero lo cierto es que nos toca trabajar y trabajar de nuevo. Creo que a mí, sólo me consuela un mantecado como este.
    No lo conocía y me ha encantado tanto su historia como esos moldes peculiares (he ido a ver los de Belén, pues tenía curiosidad de ver como eran). Tiene que estar muy rico, y más con ese mimo que has tenido al hacerlo, con la masa bien aireada para que salga esta maravilla. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Me alegro de que hayas desconectado estos dias y que la vuelta al trabajo te sea leve a mi me ha tocado trabajar para no variar ,que bien me vendria poder desconectar solo que fueran dos dias .
    No me ves pero no dejo de hacerte la ola como seguro que hicieron en casa cuando probaron un trozo ,te ha quedado de relujo no lo siguiente.
    Me ha encantado conocer la historia del origen del mantecado ,en casa cuando lo hago tengo que hacer de dos en dos hay veces que no esperamos a que enfrie jajaja.
    Bicos mil y feliz inicio de semana wapisimaa.

    ResponderEliminar
  15. Sin palabras me dejas, entre la historia tan interesante y tu delicia de bollo, no sé yo si esta noche voy a poder dormirme a gusto, no tengo nada más que galletas en casa, pero no son suficientes para satisfacer el ansia que me ha despertado ver tu plato, así todo cortadito, de manera casi "obscena" diciéndome ¡¡cómeme!! Jajaja, pero mi niña ¿cómo se te ocurre publicar estas cosas después del atracón a torrijas semana santero que nos hemos dado en casa? Jajaja. Y no te digo ná de todo lo que ha caído entre una cosa y otra, porque ha venido una de mis niñas que es súper cofrade, pero como dice que ¡entre col y col, lechuga! Nos hemos montado unas merendolas de no te menees ¡quepa'qué! jajaja.
    En fin que me tienes como loca tomando apuntes, para ver si un día de estos cae esta maravilla dulce, que digo yo que entre tantos como somos no engorda tanto, jajaja.
    Besito y gracias por la "golosina".

    ResponderEliminar
  16. Pues un bollo muy rico y con mucha tradición, sí señora, una maravilla.
    besos

    ResponderEliminar
  17. hola linda :) menudo bollazo, dios qué pinta! nunca lo he hecho pero imagino el sabor porque lleva exactamente los mismos ingredientes que el sobao pasiego de mi tierra y en las mismas cantidades (sólo cambia que nosotros no ponemos lo de arriba). Me ha encantado como te ha quedado, las fotos que se ven todas las rodajas es un pecado mormal:). Un diez, viva la madre que te parióooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  18. que rico bizcocho, delicioso y esponjoso!
    Bs

    ResponderEliminar
  19. No sabía nada de estos bollos ni de estas fiestas del bollo pero seguro que me apuntaría sin rechistar! Buenos somos en este país que nos apuntamos a un bombardeo si después hay comida y bebida, jajaja.
    Este bizcocho, mantecado, bollo o lo que quieras (menudo lío de nombres) me parece asequible para mi, es cierto que recuerda al cuatro cuartos, pero por cierto yo miro el peso de los huevos después de cascarlos y ahora me entra la duda de si estoy haciendolo mal... el caso es que el bizcocho me sale buenísimo, jajaja.
    Un besazo preciosa, espero que hayas disfrutado mucho de estas minivacaciones y si se te han hecho cortas piensa que ya queda menos para las de verano!

    ResponderEliminar
  20. Espero que desconectaras durante las vacaciones.
    No conocia este mantecado o bizcocho y guardo la receta para probarlo, me encanta lo compacta que queda la masa.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  21. Vaya bollo fantástico! Lo conocí a través de Belén, pero no me he puesto nunca a hacerlo. Hay tantas cosas que haría, que no tendría tiempo en una larga vida que viviera de probarlas todas. No obstante se me van los ojos al ver estas delicias. Como siempre todo lo bordas y me haces pensar en que estoy perdiendo tiempo para ponerme con el bollo de Avilés. Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Holaaa Nuria!!!!! Después de toda la información y viendo las fotos, que ganas de pegar un buen bocado a este delicioso mantecado de Avilés además viendo el sobresaliente quecte ha dado Belén, más aún.
    Como siempre es un gusto pasar por aquí :) un abrazo cariñoso!!

    ResponderEliminar
  23. Holaaaa!
    Después de dos semanas con excesos gastronómicos y con 1 kilo y medio más en mi haber..., veo tu bizcocho y me muero por probarlo. ¡Qué bien te quedo!. El corte lo dice todo, y aunque no tuvieras el molde, no hacía falta. Lo importante es el resultado.
    Me ha encantado que no lleve impulsor. La miga se aprecia exquisita y yo también me apuntaría a estos festejos, para redondear a 2 kg jajaja.
    Besitos y feliz semana.
    Sil

    ResponderEliminar
  24. Hola mi niña vengo a ponerme al día, que hace días que no he pasado por aquí.
    Me encanta cuando explicas las historias porque haces que me vaya a esosaaños y lo viva, bonita historia.
    Y riquísimo ese mantecado y su fiesta, seguro que a Belen le ha encantado y ahora te da un premio a ti.
    Ahora me voy corriendo a ver esa galantina que has preparado que se me han ido los ojos tras ella.
    Un besote

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?