4 de diciembre de 2017

Magdalenas Integrales con Zanahorias {Aptas para diabéticos}



Hace unas semanas, mientras enredaba en la cocina, llegó mi hija y dijo muy seria: " Mamá, mañana me pongo a dieta".
Lo primero que se me ocurrió decirle fue: -" Vale, pero ¿Quieres que ahora te haga un bizcocho, magdalenas? . . .  algo así como una despedida de la buena vida . . .  las cosas dulces, ricas,   . . . en fin . . . de lo que nos privamos cuando decidimos deshacernos de alguno de esos  michelín que nos acompaña con cariño.

Dicho y hecho, en cuanto terminé de darle forma a unos panes y mientras esperaba que levasen, preparé la masa en cinco minutos porque más fácil no pueden ser estas magdalenas, pero no caí en la cuenta de decirle que iban a ser de zanahoría y además con harina integral.
Es que desde que el día anterior, me regalaron unos cuantos kilos de esta hortaliza, más otro par de ellos que tenía en el frigo, llevaba dándole vueltas a hacer alguna receta repostera. Había que darles salida y me acababan de ofrecr la ocasión.

  

No sabes la que me montó la dichosa niña cuando entró al rato y vio la masa ya dentro de los moldes a punto de entrar en el horno:     -"¿Pero esa masa qué llevaaaa?"     -"¿Esas cositas de color naranja es za-na-horiaaaa?"     -"Estás de broma ¿verdadddd?"     -"Vamos mamá, cualquiera que me conozca, sabe que soy antiverduras, y va mi madre y para despedirme de los dulces, me hace unas magdalenas integrales con zanahoríassss".   Y yo muy digna y muerta de risa:   - "Pues hija, si es que están tan ricas que ya verás".  . . .   Pero ella siguió con la cantinela.

Al rato, llegaron los tíos, y lo primero que les dijo fue:    -"¿Se pueden creer que mi madre me hizo unas magdalenas de zanahorias?    -" Ay, de tu madre nos esperamos cualquier cosa jajaja, ya sabes que le gustan las verduras y experimentar en la cocina.    - "Pero si no es la primera vez que meto verduras en las masas . . ."     - "Ah, ¿que nos las distes más veces a la chita callando?"      - "No, pero como les estaban tan ricas, tan buenas y duraba tan poco, tampoco explicaba mucho, la verdad. Miren el bizcocho de calabacín lo que les gustó".     -"Pues vamos listos, ahora no sé ni lo que como en mi propia casa"   (con esa vena dramática que manifiesta a veces . . . me parto de risa).

            

Un rato después: - "¿Y ya se pueden comer las mag-da-le-ni-tas? " (nótese el tono con retintín)
                                      - " Noooo, hay que dejarlas enfriar."

En cuanto estuvieron templadamente frías, sentados en la mesa de la cocina con un buen chocolate caliente, y haciendo los honores porque era sus magdalenas de despedida; allí estaba mi hija, sus tíos y la menda lerenda, dando buena cuenta de ellas. "Porque no pueden estar más ricas mamá, aunque tengas zanahorias . . .   - "Eso ya lo sabía, so puñeteraaaa".   - "Voy a coger otra que mañana empiezo la dieta". . . ¡¡¡ Hijos !!!

** La entrada que acabas de leer, está basada en hechos reales 😁 Tan solo he alterado el postre. Aquella tarde se trataba de un bizcocho integral con zanahorias endulzado con azúcar blanca, en vez de las magdalenas que traigo hoy horneadas con azúcar de abedul **




 {18 magdalenas}

150 grs Zanahoria rallada fina
4 Huevos L
150 grs Azúcar de abedul (misma cantidad si es blanca)
250 grs Harina integral de trigo
100 grs Aceite de oliva virgen extra
1 Sobre de levadura tipo Royal (Polvos de hornear)






- Batimos el azúcar con los huevos hasta que la mezcla haya blanqueado y doblado volumen.
- Agregamos la harina cernida, a cucharadas junto con la levadura y el aceite.
- Mezclamos bien.


 - Rallamos la zanahoria fina, la Incorporamos y mezclamos con cuidado para no bajar mucho la masa.
 - Llevamos al frigo un buen rato, yo la tuve casi dos horas. Verás cuando la saques que la textura ha cambiado, está espumosa.
 - Una buena idea es repartir la masa con una cuchara de helado.

 - Rellenamos las cápsulas 3/4 partes.
 - Llevamos al horno precalentado a 210º, pero bajaremos a 170º al introducir las magdalenas.
 - Media altura, calor arriba y abajo y 20 minutos después, están listas. Si las haces con azúcar blanca las puedes hornear a 200º durante quince minutos.




* Si eres más golosa que yo, añade 100 grs más de azúcar. Con lo que le gustó a mi hija el bizcocho, con las magdalenas no ha sido así, porque reduje el azúcar. Te lo digo para no llamarte a engaño y porque me gusta contarte las cosas como son.
* La primera vez que preparé esta receta fue en forma de bizcocho, en ese caso lo tienes que dejar en el horno a la misma temperatura indicada, pero entre 30 y 40 minutos. Molde de 24 cms.
 * Es importante batir bien los huevos con el azúcar, crear mucho aire, pues las zanahorias hacen que la masa pese y de esa forma queda más liviana.
 * Seis de las magdalenas las hice en moldes redondos y subieron mucho más, el molde era más pequeño, pero estos cuadrados que ves en las imágenes, que compré previamente para preparar Marquesas, eran más grandes y por eso creo que subieron menos. Además con el azúcar de abedul tenemos que tener presente que los bizcochos no suben tanto, aunque la jugosidad sigue siendo la misma.
 * Si eres de las que piensas que el aceite de oliva virgen extra es demasiado fuerte, te aseguro que no. Pero si prefieres, cambiálo por girasol.
 * Congelan muy bien, si las envuelves en papel film y las sacas un rato antes de tomarlas, parecen recién hechas.


 Voy poniendo la mesa,
no tardes que vuelan.



 Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces, espero que seas feliz.

30 comentarios:

  1. ¡¡Hola Nuria!! Pues malas fechas se ha puesto tu hija a dieta, yo me esperaría hasta después de navidades para despedirme a lo grande, pero grande, grande, ja, ja. Bueno, tal vez de esto fue hace tiempo y ya ha perdido esos kilillos que seguro ni le sobraban, a esa edad, todo lo ven desmesurado, cuando pasen los años, se acordará de esos kilillos de más, y ya le gustaría estar igual con el paso del tiempo. Yo misma, subía dos kilos y me parecía un mundo, ahora que peso ocho más, ya me gustaría estar con aquellos dos kilos de más. Ay, que vida más injusta, ja, ja.
    Yo no soy mucho de zanahorias cocidas, me encantan crudas, pero cocidas...¡¡Pero me encanta en bizcochos!! Le aporta muchísima humedad al bizcocho dejándolo jugoso y tierno, así que imagino lo ricas que tienen que estar estas magdalenas, y con harina integral y aceite de oliva, si hasta pareces que esto si lo comes adelgaza, ja, ja. En serio, son super ricas.
    (Nuria, que ya es diciembre, que creo que ya vamos a tener que ir empezando con las recetas navideñas, ja, ja). Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Así es Nuria, como la vida misma. Te leo y me veo,jjj. A veces trae cuenta no decir qué llevan las cosas hasta que las han probado, al menos. Aunque conozco a un personajillo que cuando se enteró de que el pisto lleva calabacín dejó de comerlo sobre la marcha.
    Lo bueno que tienen estos dulces con zanahoria es que una vez que los prueban ya les gustan. No pueden decir no cuando están tan buenos.
    Ni que decir tiene que tus magdalenas han quedado para satisfacer un gusto exigente. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que estan muy ricas tambien, habra que probarlas, besos

    ResponderEliminar
  4. Que bien te han quedado Nuria!!pues nunca hice unas zanahorias así y me han enamorado como todo lo que haces, con las magdalenas no me llevo muy bien que digamos, igual me salen bien como igual me salen mal jaja, nunca se como van a quedar y eso me da rabia no controlar lo que hago. Estas tuyas con zanahorias tienen que estar divinas de la muerte, vaya pintaza y de los kilos mejor yo no abro la boca, me entristece jiji...Bess

    ResponderEliminar
  5. Ese diálogo con tu hija alguna vez lo hemos tenido todas en casa, hay productos que por norma y a veces sin probarlos no les gustan y ya está. Da igual como los hagas o donde los pongas, si los ven empiezan a poner caras. Hasta que el hambre aprieta y entonces, si hay un chocolate caliente por medio mejor, deciden probarlos y hasta parece que les gustan. Pues mi querida amiga, a mi no me tienes que convencer, yo me como unas cuanta magdalenas de esas, que además son bien sanas, y me quedo tan a gusto. Y quien no quiera comerlas, que no lo haga, a más tocamos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Querida Nuria, la realidad siempre supera a la ficción, y tu relato es mucho más ameno y creíble que mil libros que me leyera, jajaja.
    Si es que estas niñas tienen unas caídas que pa'qué, jejeje, yo me veo retratada en esas, porque lo viví en mis propias carnes cuando allá por el pleistoceno, también le pedía a mi madre ponerme a dieta, y lo hacía, pero siempre era superior mi gula, que mi fuerza de voluntad, ahora soy un caso perdido, y me como lo que me echen, siempre con moderación y sin excesos, hasta el momento que me ponen por delante un bizcocho, ahí pierdo los papeles, jajaja, ¡Cómo me gusta xD! Jajaja.
    Tus magdalenas se ven superiores, y con ese chocolatito, daría gusto estar sentada tu mesa.
    Besos y gracias por contarme un precioso "cuento" justo antes de dormir.

    ResponderEliminar
  7. Fácil.Tendremos que probarla.
    La zanahoria va muy bien con los bizcochos y magdalenas.
    En Mairena del Aljarafe hay una cafetería donde ponen una tarta de zanahoria buenísima.
    Lo dicho probaremos la receta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa.
    Las magdalenas siempre son las reinas en una merienda y si son integrales, hummm
    Seguro que son éxito garantizado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Ay qué bueno lo de tu hija! Te leo y supongo que lleva a dieta un tiempo y estará ya estupenda para navidad. Yo soy la que hace una semana se plantó unos pantalones por la mañana que curiosamente estaban sospechosamente apretados, me subo en la báscula ¡y me dijo de todo! de todo lo que no quería oir, claro... Así que llevo ya una semana a dieta porque si espero a que pasen las navidades acabo redonda y buscando en las rebajas una talla más y me niego a ello.

    Ya me gustaría a mí haberme despedido a lo grande con estas magdalenas (o con el bizcocho de aquella ocasión) ya que yo fui más drástica y tomé la decisión sobre la marcha cortando por lo sano.

    Ya nos contarás qué tal le ha ido la dieta a tu hija, yo mientras tanto me guardo tus magdalenas

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  11. Vaya fechas que ha elegido tu hija para ponerse a dieta jajaja me rio por que yo ni antes ni despues de las fiestas ni nunca me pongo a dieta siempre la empiezo un lunes despues de comer y a la cena ya e he terminado jajaja si es que me rio pero ahora en serio ya quisiera yo esa fuerza de voluntaaaaaaaaaa pa mi .
    Te leia y me partia yo sola por que la primera vez ue hice un bizcocho de zanahorias en casa hace como 25 años me lo comi yo solita cosa que no me importo demasia todo conste pero mi costillo se nego rotundamente a ello , alguna vez mas lo repeti de nuevo para mi sola ,pero oye hace cosa de seis años la cosa cambio con el bizcocho de calabacin y calabaza se lo comieron sis rechistar y sin sabes que de que eran todo conste y aun asi despues de saberlo se los siguen comiendo y con el de zanahoria me paso igual un dia les dije por que no probaban un trozo y ahora se lo comen jajaja.
    Por cierto mi costillo dijo y pensar que llevo años sin comerlo por tonto jajaja ,asi que te entiendo perfectamente muchas veces protestan sin catar y luego una vez lo catan les gusta.
    Uummmmmmmmm pintaza tienen esas magadalenas y no dudo lo mas minimo que esten de rexupete te han quedado divinisimaaaaaaas.
    Posdata a ver cuanto le dura la dieta a tu hija por que con lo rico que cocinas no le sera tarea facil jajaja.
    Bicos mil y feiz semana wapisima.

    ResponderEliminar
  12. Meterle zanahoria a las magdalenas me parece una idea genial, tienen que estar para comerse hasta el papel de lo jugosas que te han salido.
    Si para colmo son ideales para diabéticos, es para darte un premio.
    Yo también he sido una maniática con los kilos de más, dile a tu hija que no es para tanto, lo importante es aceptarnos tal cual somos, siempre y cuando el exceso de peso no sea perjudicial para la salud.
    Te dejo cariños en abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. Jajaja aún me estoy riendo y haciendo muecas.Si es que estas niñas nos tienen locas es que te leía cuando hablaba tu hija y veía a mi hija haciendo esas caras, pero cuando lo prueban como les cambia la cara ehhh ains el bien rato que te pasado leyendote.
    A mi esas magdalenas me parecen de lo más rico y encima le has dado salida a una parte de esas zanahorias regaladas.
    Un besito mi niña

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, mientras iba leyendo, me iba acordando del anuncio de casa Tarradellas. La hija que discute con el padre.
    Vaya con tu hija, si al final le van a gustar las verduras y todo!. Bueno yo no puedo decirte más que te quedaron divinas.
    "Adoro" las magdalenas, de todos los colores y sabores, siempre que sean naturales, claro está.
    Yo con esa merienda me paso una semana sin comer Jijiji.
    Maravillosa receta y merienda.
    Besitos
    Sil

    ResponderEliminar
  15. Nuria, me han encantado tus magdalenas y tu historia con tu niña, es la vida real, nada de pelis ni libros, eso pasa o ha pasado en muchas casas y no hay más remedio que reírse.
    Me encanta la zanahoria para los bizcochos, le da una textura especial a la masa. Tampoco hay que decir necesariamente los ingredientes para no empezar a dar argumentos tipo: este engorda, ¿qué raro, no?, no sé si me gustará... hay que ponerlas en la mesa y a correr, que seguro desaparecen en el ratito del café.
    Muchos besos y feliz puente

    ResponderEliminar
  16. Que ricura, nunca se me hubiera ocurrido poner zanahoria a unas magdalenas.
    Como se nota la diferencia de las naturales!!
    Suelo hacer de vez en cuando y esta receta amiga, ya me la he guardado para probarla.Ya te contaré.Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Jajaja! Me parto contigo y con tu hija! Lo primero dile que se olvide de la dieta que entramos en el peor periodo para hacer tal cosa! Sería un sacrilegio jaja! Y ahora dile también que este más atenta a la cocina de la mami porque a saber qué le echas a sus platos favoritos jaja, lo mismo se lleva la sorpresa jaja!
    Bueno yo lo de echar verduras en los bizcochos o magdalenas estoy más que a favor, en mi blog lo has podido ver... y la zanahoria es la que mejor queda, bueno no, la verdad que todos quedan bien, la calabaza, el boniato y hasta el aguacate!! Dan un resultado exquisito como el de tus magdalenas ;) Voy para allá a zamparme algunas así no las come tu hija que esta con la dieta jijiji! Besotes!!

    ResponderEliminar
  18. Tengo ganas de hacer la famosa tarta de zanahorias, bizcocho o magdalenas. Me da igual. Pero tendrá que ser en secreto: de entrada, si digo que voy a hacer algo así con zanahorias me lo tumban seguro.
    Felicidades por tu receta.
    Un beso Nuria.

    ResponderEliminar
  19. jajaja me veo reflejada perfectamente. Mi hija es muy dulcera, pero en cuanto ve que "modernizo" alguna receta, ya protesta :"ya está mamá con sus experimentos" ¿pero, si sabes que nos gusta tal y como hacías tal receta, para qué le metes más cosas??? ¡¡Ya verás como la jorobas!! (pero nunca quedan ni las migas) jajaja. Pues bueno, que las magdalenas de zanahoria (igual que las de calabacín), se que están extraordinarias, de modo que felicidades MAMA!!!

    Un besín.

    ResponderEliminar
  20. Vaya con el móvil. He borrado el comentario. Eso me pasa por no releerlo.
    Repito:
    Pues vamos listos, ahora no sé ni lo que como en mi propia casa".
    La niña sabe perfectamente la madre que tiene y cómo cocina, pero si tiene esa vena dramática, cómo la va a ocultar.
    A ver si se mantiene firme con la dieta o la deja tan rápido como cambió de opinión con las magdalenas.
    Ya me llevo yo toda la hornada que tienen que estar deliciosas.
    El mío que no come nunca granada, al ponerle delante la ensalada de coliflor y granada tuvo que reconocer que estaba rica.
    Sí, ¡Hijos!, pero qué haríamos sin ellos.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  21. jajaja, real como la vida misma!!! En mi casa no hay remilgos para las verduras pero a Alicia, eso de hacer mezclas raras no le va. Así que he optado por no desvelar el secreto de los ingredientes que lleva!! pero imagino a tu hija y me parto, después de prostestar, venga comer, jajaja!! E fin , son así. Yo no te doy problemas con nada, aquí me tienes que me como lo que me hagas porque estoy segura de que todo es una delicia. Me da igual si son magdalenas o me haces el bizcocho. Un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
  22. Hace tiempo que me niego a decir en casa de qué están hechas las cosas, así de claro. Anda que no son especialistas en poner morros antes de probar cualquier cosa... te matas a cocinar y encima tienes que aguantarlos como si supieran más que tu, jajaja, y hasta ahí podíamos llegar! El día que superen la etapa tortilla francesa que es lo único que hacen, les dejaré opinar.
    De todas formas me encanta lo de encarar una dieta atracándote antes de todo lo que no vas a comer, jajaja, me parto... y me apunto. Yo estoy muy bien ahora, pero me da un poco de miedo el atracón de las fiestas,no creas, aunque mi cuerpo no aguanta lo de hace unos años y ese freno me salva.
    Bueno preciosa, un besazo enorme y mándame unas cuantas integrales que la pinta es coj..buenísima!

    ResponderEliminar
  23. Lo cierto es que no soy una experta haciendo magdalenas, pero después de ver lo perfectas y buenísimas que están las tuyas, mismo me entran ganas de intentarlo.
    Nunca he probado una magdalena de zanahoria, es algo que sorprende y, al mismo tiempo, dan ganas de hincarle el diente. ¡Todo un éxito tu receta!
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  24. Lo cierto es que no soy una experta haciendo magdalenas, pero después de ver lo perfectas y buenísimas que están las tuyas, mismo me entran ganas de intentarlo.
    Nunca he probado una magdalena de zanahoria, es algo que sorprende y, al mismo tiempo, dan ganas de hincarle el diente. ¡Todo un éxito tu receta!
    Ya que tengo el comentario escrito, te lo voy a enviar, no me daba cuenta que ya había comentado esta entrada, algo sí que me sonaba por incluir las zanahorias, pero no me había dado cuenta que lo había leído en tu espacio.
    Cariños y que tengas un buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  25. Jajaja Nuría me parto!! Eres tremenda contando las cosas. Es que parece que me pongo la tele y estoy viendo un culebrón de esos venezolanos jaja
    La zanahoria queda genial en los bizcochos, le da una humedad muy rica. A mi me encanta!! En magdalenas no lo he probado, pero me imagino que viene siendo lo mismo, solo cambia el molde. Te han quedado estupendas!!
    Me queda la duda si al día siguiente tu hija empezó o no la dieta :) Ya nos contarás!!

    Un beso y feliz fin de semana

    Ahhh y despierta que la Navidad ya está a la vuelta de la esquina ;)

    ResponderEliminar
  26. Hola Nuria
    Es que mira que eres mala, como se te ocurre, jeje... madre mía, con los ricos que están los dulces con verdura, son mucho más jugosos, pero claro, a esta gente joven le hablas de verdura y huyen como si los persiguieran, jejeje, pero mira, al final cuando las probó mira si le gustaron, ay...la juventud
    Para mi desde luego son estupendas, ya lo he dicho antes, me encantan los dulces con verduras, son deliciosos y estas magdalenas se ven espectaculares, me apuntaría a tu merienda ya mismo, muy ricas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Nuria querida, ya desde mi tierra natal, por fin logró venir a verte, después de leer e imaginar a tu hija me causa gracia y en parte una la comprende, porque en mi caso antes de meterme en los fogones en mi vida había probado pasteles o cosas de repostería con verduras, eso sí, siempre me han gustado las verduras. Luego al ver la textura tan rica que adquiere esta preparación, ese color tan bonito, y lo mejor el sabor que tiene es para dejar a muchos con la boca abierta, ya sea en versión pastel o magdalenas es una receta deliciosa, una muy buena manera de aprovechar las zanahorias, hace mucho que no preparo un pastel de estos, es más si fuera tu hija, te digo que entrarían sin chistar entre la dieta, porque con zanahoria, harina integral y bajos en dulce son una completa delicia, tal cual son perfectos y de todo mi gusto.
    Te mando un abrazo grande, has recordado estas delicias de magdalenas que tan bien quedan esponjosas y saludables y que espero repetir en casa de mis padres.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  28. Unas magdalenas deliciosas me las comía todas. Por cierto, recuerdale a tu hija que la operación bikini después de las fiestas, con los propósitos de año nuevo, que eso, solo se queda en propósitos, un beset guapa

    ResponderEliminar
  29. Estas me las guardo, no porque esté a dieta, sino por mi hermano que es diabético. Seguro que le encantan.
    Un beso guapa!!

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?