4 de abril de 2016

Pollo al Ajillo



Receta tradicional y sencilla a partes iguales.

Es difícil conseguir que una persona que se encuentra total y absolutamente inapetente, muestre el más mínimo interés por la comida. Mi madre lleva así unos meses, y por más que intento ofrecerle platos atractivos, es tal su desgana que aunque no tiro la toalla, si que me dan ganas a veces de tirarme de los pelos ¿para qué te lo voy a negar?

Todos los días, repetimos el mismo sainete: ¿que te apetece para comer? ¿que quieres que te haga? ¿te agradaría . . .?  y así hasta que al fin dice algo, sin ningún entusiasmo, no creas. Algo que yo cocino y ella casi siempre deja al menos la mitad en el plato, utilizando su técnica de camuflaje. Te quiere hacer creer que se lo ha comido, y guarda la carne, el pescado o lo que sea que haya ese día bajo la piel de la naranja, dentro de la del plátano o bajo la miga del pan.
Pero ya la tengo calada, y no me engaña como al principio. 

Aunque si calcula que le da tiempo, y pese a vigilarla con el rabillo del ojo {tarea que alterno con mis hijos para que no se vea presionada} lo envuelve todo en un pañuelo de papel y lo introduce en alguno de sus bolsillos con el mayor de los disimulos.
Y nos dice en voz alta que ya ha terminado. Claro que nos entra la risa, tras ver todo el proceso. Ese día ya sé que hay que darle una buena merienda y compensar, pero no le digo nada para evitar que le coja más manía a la comida.

La técnica del bolsillo la hacía yo cuando iba al comedor del cole. A ver sí al final va a ser verdad la creencia popular: Los niños y los ancianos hacen las mismas cosas . . . en fin.




El otro día, en respuesta al citado interrogatorio, respondió con algo más de interés:
- Pues mira niña, un Pollo al Ajillo . . . me dijo.
 Hecho !!! ahí estaba el pollo guisado a la hora del almuerzo. Se comió una buena pieza hasta con ganas, me dijo lo rico que había salido y hasta pidió un poco de pan para mojar.

¡¡¡ Ole ole y ole !!!

Bien contenta me quedé, no te puedes hacer idea.




      Es una receta tradicional, sencillísima y de las que se han hecho siempre en casa. 
 Está bien rico y jugoso el pollo cocinado de esta forma,
y la salsita no puede ser más sabrosa.
 Si no lo has hecho nunca, espero que te animes.


Para tres personas
 
* 1 Pollo troceado. Utilicé tres muslos con contra muslos.
* Vaso (de los de agua) de vino blanco.
* Zumo de un limón hermoso.
* Un poco de agua templada.
* Dientes de ajo al gusto, unos 3 por persona.
* Aceite de oliva virgen extra.
* Laurel y Tomillo.
* Sal Marina.
*Guarnición: papas fritas, arroz blanco, quinoa, ensalada . . . 

                 



- Pondremos un buen fondo de aceite de oliva en una sartén, calentamos.
- Añadimos los dientes de ajo enteros, con la piel. A fuego medio, esperamos a que se tuesten y retiramos, los necesitarémos más tarde.


- En el aceite ya perfumado, introducimos nuestros trozos de pollo limpios, sin piel y secos.
- Movemos hasta que estén bien sellados por todas partes y cuando empiecen a tomar color, añadimos de nuevo los ajos.


- Incorporamos el vino junto con el zumo de limón, el tomillo y el laurel.
- Lo dejamos hacer a fuego medio una media hora. Durante la cocción, movemos las piezas para que se hagan por igual.


 - Rectificamos de sal y tapamos hasta que la carne esté blanda.
 - Habrá evaporado casi todo el líquido y se quedará casi en el aceite.


- Mientras, vamos sacando la carne de los dientes de ajo y desechando las pieles.
- La mezclamos bien con una poca de agua templada.


- Cuando la salsa haya reducido, incorporamos la carne de los ajos, dejamos hervir dos minutos y listo para servir.


- Lo tradicional es acompañarlo de unas papas fritas, pero después de Semana Santa y con la cantidad de Torrijas que me comí, estoy haciendo penitencia propósito de enmienda {ya veremos lo que dura} y lo acompañé con quinoa cocida. Tan solo tienes que poner agua a hervir, añadir la quinoa y esperar doce minutos. La cuelas y ya está lista. Si es guarnición, con 50 grs por persona tendrás más que suficiente.


  Aunque no te enseñe muchas recetas con quinoa, es porque practicamente la preparo siempre de la misma forma, pero es un ingrediente que nunca falta en mi cocina. 
La tomo hace bastantes años, y quien me conoce, sabe que con un plato así soy feliz, me encanta.
  

La puse en el plato del pollo como guarnición, pero con las prisas de hacer las fotos y que no se enfriase la comida, me dejé el aliño en la cocina. Así que por no volver, me la comí añadiéndola al  tomate picado con perejil. Que también es una forma estupenda de tomarla y bien sabrosa.
  

Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces se feliz, o al menos, inténtalo.

30 comentarios:

  1. El pollo al ajillo es que va en los genes, en todas las casas se ha comido y en algunas, como en la mía, es una receta estrella. Acompañarlo con quinoa es una buena opción, yo tengo que consumirla porque no tengo costumbre de hacerlo, pero la veo en vuestros blogs y me apetece empezar a hacerlo también.
    En cuanto a la inapetencia de las personas mayores, sé algo de eso, es como la de los niños, queremos que coman por su bien con tal empeño a veces que los agobiamos y no nos damos cuenta lo difícil que es comer sin hambre, y que tampoco tienen ya la actividad que tenían y necesitan menos. Tu madre sabe lo que te preocupas por ella y por eso esconde la comida para que no te sientas mal, es el juego de la edad y de la vida, así también los disfrutamos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Nuria!! ¡¡Ay, cuando nuestros mayores no quieren comer, cómo nos desesperan!! Menos mal que este pollo al ajillo le ha despertado el interés, por lo menos por un día, que supongo que esto será así, unos días no comerá nada y otros te animarás de ver que parece que reacciona un poco. En fin, paciencia con ellos, y como bien dices, más vale no echárselo en cara, que sino, va a terminar por terminar de aborrecer la comida del todo.
    Y no me extraña que a tu madre le haya encantado este pollo, si es que no hay nada más que ver la pinta que tiene, para mojar pan y repetir una y otra vez. Besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. La verdad que cuando faltan las ganas de comer por mucho que lo adornemos , no hay forma, sé de lo que hablas y te entiendo perfectamente . Mira por dónde con este pollo acertaste , no me extraña, pues sólo verlo se abre el apetito. Ya me imagino la satisfacción que fué para ti que su madre se lo comiera.
    Un abrazo mi linda amiga.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nuria, por inapetente que esté tu madre es imposible negarse a este pollo. Qué rico, yo también pediría el pan, pero bien grande mi trozo, para chuparme los dedos. Qué gusto poder cocinar para ella!! Lo último que comió mi madre en casa fueron pimientos rellenos que le encantaban y aunque sé que no tenía hambre, no imaginas con que gusto los comió.Ah, y las torrijas!! Ahora cocino a mi papi, le voy guardando los tuppers para dárselos cuando lo veo el fin de semana. Lo que disfruta, jajja!! Yo encantada. Fíjate , aún no he probado la quinoa y viendo ese aliño de tomate me están entrando muchas ganas de hacerlo. Me lo apunto e mi próxima lista de compra.
    Mil besos tesoro y mil gracias por todo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues que felicidad si al final conseguiste que comiera , hay que ver lo que son los ancianos, a veces se comportan peor que los niños, y hay que tener mucha más paciencia con los ancianos que con los niños, pero bueno, allá llegaremos todos ¿Verdad?

    El pollo tiene una pinta exquisita Nuria, me encanta, mira el conejo al ajillo no me termina de convencer, pero el pollo, me requete chifla, lo "malo" es eso, que necesitas pan para el mojeteo, jajaja, que sin pan el plato no es el mismo. ¿No te parece?

    Besos y ánimo con tu madre !!!

    Feliz semana

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Que buena pinta que tiene!, la verdad que es fácil de hacer y tiene que estar buenísimo.
    Me apunto la receta :).

    Por cierto, he seguido tu blog ya que es muy interesante, te invito también a que visites el mio y si te gusta que te quedes en el.
    Un Beso!.

    ResponderEliminar
  7. Que pintaza tiene ese pollo al ajillo no me extraña que tu madre se comiera un trozo entero y pidiera pan pan mojar en la salsa ,yo lo hago solo frito con los ajitos y no le pongo el vino ni el zumo de limon uummmmmmmmm relamiendome estoy que lo sepas.
    No sabes lo que siento no poder meter la mano y dar cuenta de un buen plato con un buen trozo de pan y la quinoa con el tomate seguro esta de vicio tambien a ver si la encargo en le herbolario que nunca la he echo siempre la he comido fuera de casa.
    Te dire que las tacticas que usa tu madre para esconder la comida las hacen todas las personas mayores ,ya me gustaria a mi tener ese poco apetito por que ni enferma se me va jajaja.
    Solo te queda tener paciencia porque llega una edad que no les apetece nada asi como cada vez comen menos , incluso solo quieren tomar leche con galletas.
    Bicos mil y feliz semana potita miaa.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ay Nuria! No sabes cómo te entiendo,mes taba leyéndote y estaba viendo a mi madre a la hora de comer, toooooodos los días, y es que yo llevo así ya unos cuantos años. Debido a la cantidad de medicación que necesita, come solo lo que le apetece, que suele ser poca cosa, y claro luego llegan las consecuencias, anemia y más pastillas para recuperarse, hasta a mi padre le está sucediendo ya, así que cocinar para ellos es un aburrimiento, primero porque no les puedo preguntar qué les apetece comer, porque me dicen que lo que yo haga está bien, pero una vez en el plato hacen lo mismo que tú madre, lo tapam con las cáscaras de mañana o del plátano, y le ponen la servilleta de papel encima, en fin que tiene que ser cosas de la edad, que por lo que se ve, se vuelve viral, ja, ja, ja...
    A mí desde luego, el pollo por lo menos es lo que me comen bien, pero si se lo pongo muy de tarde en tarde.
    Besos preciosa, y nada seguiremos intentándolo, jajajaja...

    ResponderEliminar
  9. Que rico plato de pollo has preparado Nuri!! me encanta el polllo al ajillo y no lo tengo en el blog jeje, y el acompañamiento me parece maravilloso y de lo más rico, que bien te ha quedado, una comida sana y saludable que mi cuerpo agradeceria...Bess

    ResponderEliminar
  10. Hola Nuria
    Qué plato más rico. Además sencillo de preparar y muy económico, vamos que más no se puede pedir, verdad?
    A ti te ha quedado de lujo, las fotos parecen decir cómeme ;)
    Un beso guapa. Feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Holaaa, pues sí que tiene que ser un suplicio estar con una persona que no quiere comer, que desesperación. Menos mal que disfrutó con tu pollo al ajillo, mira, sus deseos fueron órdenes para ti y fue un éxito. En mi casa el pollo al ajillo lo hacemos con vinagre no con vino, le da otro sabor, más como si fuese una especie de escabeche. Que bueno, me encanta, la quinoa no la he probado aún, todo el mundo habla maravillas de ella, habrá que probarla.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  12. Paciencia, niña, ojalá con el paso del tiempo recupere poco a poco las ganas y el apetito. Tú se lo pones fácil,desde luego, con un pollo así, de mis preferidos, a cualquiera se le ponen los dientes largos.
    Un beso muy grande y ánimo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Nuria. Un plato de los de "fondo de armario". Básico y resultón, que arregla muchas horas de comer.
    Disfruta de tu madre, paciencia q se vuelven niños otra vez. Aprovecha su presencia, la mía se murió hace dos meses y no sabes cómo le echo de menos. Un beso y feliz receta.

    ResponderEliminar
  14. hola Núria, nos encanta este pollo, más o menos lo hago parecido con alguna hierba que otra, pero la base es similar, y la verdad que lo repetiría a menudo. El acompañamiento ya por si solo es otro plato muy apetecible y fresquito. Conozco el tema que comentas por tu madre, se necesita mucha paciencia y ánimos asi que te envio un fuerte abrazo y buena energía. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  15. Hola guapísima, tú no tires la toalla, a veces cuesta "batallar" con las personas mayores más que con los niños pero mira a veces hasta te sorprenden, como en esta ocasión que le encantó este delicioso pollo al ajillo.
    ¡Qué rico te ha quedado!, y es que le da un sabor tan rico el ajo...
    Me ha gustado que lo acompañes de tomate con quinoa. No la he probado nunca y precisamente el otro día la compré por primera vez, veo que es muy fácil prepararla -como el cus-cús-, así que ya estoy haciéndola.
    Besitos y mucha fuerza.

    ResponderEliminar
  16. Verdaderamente es un problema tener una persona inapetente...y mas si es mayor...lo se´porque mi madre que también vive conmigo tuvo una época así y es deprimente...aunque se le pasó y ahora es todo lo contrario, le apetece todo, incluso lo que no debe comer (es diabetica), en fin hay que adaptarse a lo que nos venga...
    A mi si que me apetece este pollo, al ajillo ,es de los mas ricos y en casa nos encanta!! Te ha quedado estupendo, como todo lo que haces!! Bs.

    ResponderEliminar
  17. Me imagino el alegrón que te dio cuando te dijo que le apetecía algo, hasta hubieras ido al fin del mundo a por lo que ella quisiera, que te conozco. De las veces que tuve a mi suegra enferma en casa, lo mejor era que no perdía las ganas de comer, creo que eso le ayudaba a recuperarse... no hay un día que no la eche de menos.
    Y de tu pollo qué decir, que levanta el animo de cualquiera, y tranquila que se irá recuperando y retomando su apetito poco a poco.
    Besitos para ella de mi parte

    ResponderEliminar
  18. No me extraña nada que rebañara el plato, ¡vaya delicia de pollo!. A mí me encanta.
    Y me alegro de que encuentres algo que le apetezca comer a tu madre. En mi familia no pierden el apetito jamás, por malos que estén o estuvieran, y, en los raros casos en que alguien está inapetente, nos preocupamos mucho, así que entiendo cómo te sientes cuando ves que no quiere comer nada.
    Pero, con las maravillas que haces, como este pollo, poco a poco se irá recuperando bien, seguro.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  19. Nuria recuerdo eso de guardarme la comida en los bolsillos en el comedor jeje, qué recuerdos. Bromas aparte espero que tu madre comience a tener apetencia, porque sin comer no se puede estar. Por lo menos este pollo se lo ha comido, a ver si es un buen comienzo. Yo también me lo hubiera comido sin rechistar, seguro que estaba rico rico.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  20. Ummm que rico te ha quedado, de toma pàn y moja, me apunto la receta ya que en Asturias lo hacemos diferente completamente, lo puedes ver en mi blog. Respecto a la cantidad de nueces creo que es alrededor de unos 300 a 350gr, pero no estoy muy segura porque siempre las peso con la cáscara.
    Besos guapetona

    ResponderEliminar
  21. Con la pintaza de este pollo no me extraña que a tu madre le apeteciera hasta mojar pan, hay que tener más paciencia con ellos que con los niños a veces, pero todo lo que hacemos por ellos es con gusto y con amor aunque a veces nos desesperen.
    Me ha encantado saber de la coincidencia de la poesía, es mágico no puedo pensar otra cosa, es esa conexión que tenemos con las personas que apreciamos y queremos aun sin conocerlas, como es nuestro caso, yo creo en ese sexto sentido que dicentro que tenemos las mujeres, hasta hay veces que creo que tengo siete,ja,ja ja.
    Un besito enorme guapísima y otro para tu linda madre que hoy ha sido la protagonista de esta receta.

    ResponderEliminar
  22. Nuria, no sabía que además tienes por añadidura este problema de desganas. ¡Pero no me digas que no es graciosa jugando a esconder comida! y luego ¿dónde echa lo que esconde? Mi hija aprendió a meterla en los agujeritos de los brick vacíos tenía una paciencia que ni el santo Job, mi hijo alguna vez metió el jamón cocido y el queso en la ranura del reproductor de vídeo, y mis hermanos y yo entre el brazo y el asiento de los sillones de mi abuelo ¡no veas cuando lo tapizaron! jajajaja...
    En fin que al final has dado con una receta que le ha apetecido, a mí también que conste, y espero que des con más antes de que te tengas que inmolar en la cocina, jjjjj. ¡Pobres mayores, me dan mucha ternura!
    Un placer venir a verte. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aprovecha cuando va al baño, para dejarlo dentro de la papelera ;) y cuando se le olvida y ya la acuesto, lo saco yo del bolsillo, para evitar males mayores jaja
      Si vieras cuando estábamos en el hospital, cómo se reía la compañera de habitación cada vez que hacía eso . . .
      Eso es lo que también me produce, una enorme ternura.
      Bsss

      Eliminar
  23. No me cabe duda que el pollo al ajillo tiene la capacidad de abrir el apetito, seguro que tu mamá recordó el aroma y el sabor de ese plato y por eso te pidió que lo hiecieras, me alegra que se lo haya comido y espero que mejore su apetencia.

    Gracias por visitar mi blog!

    ResponderEliminar
  24. Hola Nuria,
    Ya verás como tu mami te pide más veces pollo al ajillo ¡¡que tiene una pinta buenísima!! y se le va abriendo el apetito poco a poco, que esas cosas me imagino que van despacio. La quinoa nunca la he probado y se ve muy apetitosa con el tomate y el perejil.
    Muchos besos, guapa!! y que pases un buen finde.

    ResponderEliminar
  25. Hola preciosa, me he reído leyéndote, al final nos hacemos como los críos, peor, a ellos les pegas un chillido y !O te lo comes o.....! y todo solucionado cosa que con los ancianos no puedes, me has traído recuerdos jejeje.
    No me extraña que tu madre sucumbiera a este pollo, está divino, sencillo pero genial y sabes de que hablo. Bueno prepararle más veces este pollo a tu madre y que moje.
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  26. Mi querida amiga, ademas de buena cocinera que buena hija, y buena madre eres las tres cosas a la vez, como no se iba a comer tu madre este pollito si esta para dejar el plato brillante, tomo buena nota de como se hace por que nunca lo he hecho asi y me ha encantado su pinta eres unica para todo lo que haces, especialmente buena. Mil besicos de tu amiga que te quiere

    ResponderEliminar
  27. Es muy diferentes al pollo de mi madre, y sin duda se ve bien rico. Esta semana quiero preparalo como tú, gracias por hacer el paso a paso, asi queda bien claro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Que rico el pollo al ajillo, en todas las casas es la receta base, que no puede faltar y que siempre gusta,seguro que a tu mamá le gusto, se vuelven como ,os niños y hay que estar con encima de ellos, mucha paciencia guapa.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  29. Pues nada hija que has preparado un plato, francamente delicioso y que una vez las, es lo mas sencillo lo que a veces mas nos sorprende.
    Yo soy una amante del pollo al ajillo y cuando lo veo, se me van los ojos; ademas, le has dado un bonito acompañamiento, asi que te felicito por ello.

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?