3 de agosto de 2015

Caballa En Escabeche Picón


Esta es otra de las recetas que tengo guardadas en Borradores desde el verano pasado.
Las fotos del paso a paso las eliminé sin querer. Pero bueno, se entiende bien y espero que os animéis igualmente. Merece la pena.
Aunque el escabeche sea un método que se concibió para la conservación de alimentos, hace de esto bastantes siglos, llega hasta nuestros días practicándose habitualmente en muchas de nuestras cocinas. Y no sólo por el gusto de hacer conservas, que también, sino para disfrutar de lo rico que quedan los pescados o carnes, sumergidos en ese líquido tan aromático.


El escabeche que preparo habitualmente es en crudo, no frío los ajos ni ninguna otra verdura. Tan solo cuezo el pescado. Sirve igualmente para hacerlo con sardinas o atún.
Las caballas ahora mismo están muy bien de precio y en su mejor momento. Son fáciles de encontrar en el mercado y si te las llevas limpias para casa, ya tienes la mitad del trabajo hecho.


Las mías son regaladas. {Te lo conté hace poco en ÉSTA receta }. Las trajo mi hijo, que como sabes practíca la pesca deportiva, y tuvo mucha suerte. Ahora te digo los kilos que trajo, y me vas a envidiar un rato, sientate que voy: veinticinco kilos, pesadas en limpio.
Ala ¿cómo se te ha quedado el cuerpo? Cuando lo vi aparecer con semejante botín, no sabía si reír, o llorar. Es que cada vez soy más práctica, y pensaba en el trabajo que me quedaba por delante para organizar semejante festín.


 Esuve servida para una temporada y las prepararé de  muchas formas, para no cansarme y para experimentar también, no voy a negarlo.


Y ésta es una de esas recetas que empiezas a hacer jugando con los ingredientes, vas ajustándolos con el tiempo a base de repetir, y ya la dejas así porque es la que guarda el equilibrio que buscas desde el principio.
Gusta muchísimo y apetece compartir cuando tienes invitados, y si las metes en un bote y las regalas, el destinatario, no sabes cómo te lo agradece.
Vamos al lío, que esto se  hace en un plis plas, aunque tenga tiempo de espera.

  

* En un caldero profundo pondremos abundante agua. Añadimos un huevo y añadimos sal gorda marina, cuando el huevo empiece a flotar y salga a la superficie, paramos. Será la sal justa que necesita nuestro pescado.
* Cuando rompa a hervir el agua, introducimos el pescado y cocemos durante quince minutos a fuego suave.
* Una vez cocidas las caballas, las pasamos a un colador y las dejamos enfriar.

* Ya frías, eliminamos las espinas. Este es el trabajo más pesado, pero se quitan bien, pues la carne ya cocida, queda apretada.
* Utilizaremos un recipiente de barro o uno de cristal para empezar a hacer el preparado. No vale hacerlo en plástico o aluminio.
* Preparamos los ingredientes: Las hojas de laurel las partimos con las tijeras en trozos, al igual que la pimienta picona {sin las semillas}. Los ajos los laminamos finos.
* Vamos a montarlo ya: Primero una capa de caballa, después una de ajos, laurel y pimienta, de nuevo otra de caballa, ajos y laurel....así hasta terminar. Los trocitos de caballa, los utilizamos para rellenar los huecos.

Caballa con todos los ingredientes secos / Mezcla de escabeche / Caballa aliñada con el escabeche / Caballa en reposo.
 * En un cuenco hacemos la mezcla líquida. Siempre utilizo vasos de chupito, para medir mejor. La proporción es así:   1 de vinagre x 1 de vino x 3 de aceite.  Lo mezclo un poco con un tenedor y lo vierto por encima. Si veo que no quedan cubiertas las caballas, vuelvo a hacer la misma proporción y riego de nuevo hasta que quedan sumergidas.
* Llevamos bien tapadas al frigo y dejamos descansar como mínimo veinticuatro horas. Aguanta perfectamente una semana en la nevera, más días no he probado, pues según se termina, voy haciendo más.
Es importante no utilizar cubiertos metálicos cuando vayamos a coger la caballa, siempre de madera o plástico.
     

 Ya lo tenemos listo, en este caso para el aperitivo del Fin de semana. Pero en ensalada, están riquísimas también, de los bocadillos, ya ni te cuento. Y el líquido, ni se te ocurra tirarlo, que para aliñar, es puro manjar.
Por cierto, al no llevar espinas, hasta los protestones se lo comen . . . . y de qué manera.
        

 Ahora os enseño, cómo es la Pimienta Picona Canaria que utilizamos tanto en la cocina, como para hacer el Mojo Rojo.


Como sé que en la península es difícil encontrarla, podéis sustituir el picantito de este escabeche por guindillas. Pero no las troceéis, pues picaría demasiado. De esta forma sólo percibes un suave sabor picante, nada más. 
Al escabeche lo he llamado así, no porque sea picante, sino por el nombre de la pimienta.


Y eso es todo por hoy, nos vemos en unos días. 
Epero que seas feliz,  o al menos, lo intentes.

** Otra receta con el mismo pescado: Caballa en conserva.

15 comentarios:

  1. Estoy yo pensando que mi marido que también practica la pesca deportiva jamás ha llegado a casa con nada semejante a este botín. Realmente nunca ha llegado con nada y es que él captura y libera las presas y no se lleva nada.

    Por un lado lo agradezco porque me ahorro trabajo, pero por otro lado ya me gustaría a mí que llegase con esta cantidad de caballas (bien complicado porque lo más cercano que tenemos es un pantano ja ja ja)

    En fin, que me voy del tema, que me ha encantado tu receta y que esas caballas en escabeche tienen una pinta buenísima

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Nuria!! ¡¡No sabes la envidia que me das!! Y no te creas que es por los kilos de caballa que te trajo tu hijo, ja, ja, bueno, que también. Sino, ¡¡porque tengas recetas guardadas desde el año pasado!! Yo voy tan al día, que, a veces, he cocinado y hecho las fotos la misma mañana que por la tarde publico, así que fíjate, ja, ja. ¡¡Menos mal que casi siempre salen bien!!
    Bueno, respecto a las caballas en escabeche, se ven realmente fantásticas y es una buenísima forma de conservar la comida por más tiempo. ¡¡Riquísimas!! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. buenisima receta me encanta el escabeche y una pena por que en portugal las tiran no las quieren y vale como1 euro el kilo si lo se me traigo , pero tomo nota y esto siempre hay por lo menos alli y frescas, bes y ya por estos lares y con el pos vacacional, lo bueno pasa, gracias, bessssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Nuria, bendita la hora que tu hijo llegó con los 25 kilos de caballas, si no hubiera sido por eso, nos habrías privado de tantas y ricas recetas, que nos enseñas a hacer con ellas. Los escabeches, son una opción perfecta para preparar carnes o pescados, y así presentadas en tostaditas, es la manera ideal para poder apreciar todo el sabor de una delicia, que como tu bien dices, se cocina en un pis-pas pero es todo un lujo.
    Un millón de besos guapa, y gracias por tu receta, que me llevo con gusto y placer.

    ResponderEliminar
  5. Con lo que me gusta a mi la caballa....ya me podrías mandar unas poquitas de esos 25 kg!! que barbaridad, vas a tener caballas para todo el año!! jajaja.
    Muy rica la receta, yo tambien las pongo en escabeche, pero algo diferentes. Bs.

    ResponderEliminar
  6. A mi me encantan los escabeches Reina Guanche, y al igual que tu, tengo alguno que otro en el borrador sin publicar, lo mismo que chiquicientas recetas más... así se puso el pobre!
    Pero volviendo a los escabeches siempre los hago cocidos, en crudo los hacía mi madre, aunque eran diferentes al tuyo, pero muy ricos también... creo que un día tendré que probarlo, eso si, con menos sal... tengo el costillo hipertenso!
    Bico sonoro mi Reina y feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Te han quedado unas caballas de lujo en ese escabeche, nunca las hice así, y es que no soy yo de mucha caballa, pero esta receta no dejaré de hacerla me parece maravillosa...Bess

    ResponderEliminar
  8. Ay Nuria. Y yo con tu otra receta y ahora me traes ésta. Me requeteencantaaaa. No soy, ni puedo tomar picantes, pero sé de uno al que igual le apetece y mucho. Me la llevo.
    Lo de los 25 kgs me deja muerta, pero si yo con poco ya me he agobiado, pero es por culpa de este calor. No me apetece mas que comer sandía.
    Besazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  9. Un lujazo tu receta!!! toda una tentación, cariños

    ResponderEliminar
  10. Hola preciosa, menuda pintaza tiene esta caballa, yo no soy mucho de picante, pero por esta caballa haría lo que fuera, las fotos impresionantes y una chulada. Yo ahora estoy publicando recetas sin paso a paso, pero es que hace tanto calor en la cocina, que cuanto más lejos de los fogones mejor, jejeje, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  11. Madremia!! esto es un lujo... me encanta!! no se que decirte, sólo se que lo devoraría, jajaja
    apuntado queda, ahhhhh una cosa... estoy con lo de los limones, ya veremos en 3 semanas el resultado,
    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. Decidido. Quiero tener hijos jajajajaja ¡pedazo de botín! Y yo aquí en el mercado suspirando por unas caballas decentes, porque chica, me tienen una pinta últimamente que me dan ganas de pintarles los morros y las pestañas ¡demacradas totalmente! Yo soy de las de escabeche en frío, no se porqué, pero me gusta más. Todavía tengo algunas metidas en un bote en escabeche y me las voy racionando como si fueran caviar ruso jajajaja Pero están tan ricas....¡ay que ya me está entrando hambre! jajaja Besucooos!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por la receta. ¿Por qué no se puede utilizar un utensilio de metal para cogerlas? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, gracias a tí por llegar hasta mi blog.
      Los cubiertos metálicos no se deben utilizar en ningún tipo de salmueras o escabeches porque reblandecen el producto. Ocurre igual con las aceitunas y encurtidos.
      Siempre me lo enseñaron en casa así, y lo llevo como una doctrina.
      Besotes.

      Eliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?