10 de marzo de 2013

Pizza sobre fainá ... " Pizza a caballo "

            
      Hace ya unos años que utilizo diferentes harinas  para cocinar. Entre ellas está la de garbanzos, con la que se preparan unas recetas fantásticas.

      Y ésta de hoy es una de ellas, una " Pizza a caballo ", que no es más que una fainá que sirve de soporte a una pizza de harina de trigo.
       La fainá consiste, en una masa líquida hecha con harina de garbanzos,aceite, agua, sal y pimienta, cocida en el horno. Aunque también se la puede enriquecer con hierbas aromáticas y queso. Evidentemente yo utilizo la más sencilla, porque al servir de base a una pizza, ésta ya lleva bastantes ingredientes.
      La mezcla de sabores es absolutamente fantástica, y si os da la impresión de que es algo seco, y demasiada masa, nada más lejos de la realidad. Esta forma de comer las pizzas es típica de Argentina y Uruguay.
      Ya sabemos la importancia de la comida italiana en Argentina, y la fainá llegó hasta allí de mano de la colonia genovesa.

         
      Esta foto de arriba es la faina, y sobre ella, montaremos la pizza, yo creo que de ahí el nombre.


      Y ahora vamos a por la receta.

Necesitaremos para la fainá:  (para una fainá mediana, y utilizando la misma medida que la pizza que haremos después)


  • 100 grs de harina de garbanzos ( se puede comprar o hacerla en casa)
  • 200 grs de agua
  • 2 cdas soperas de aceite de oliva.
  • 1 fisco de sal.
  • Pimienta molida, con generosidad.
Cómo la haremos:


  • Ponemos en un cuenco la harina de garbanzos y la sal.
  • El agua se lo vamos añadiendo sin dejar de batir.
  • Añadimos el agua y la pimienta, y batimos de nuevo hasta ver que se integran totalmente.
  • Llevamos a la nevera y dejamos reposar al menos media hora.
  • Encendemos el horno a 210º
  • Al  molde donde  la vayamos a hacer, lo aceitamos un poco o ponemos papel de horno.
  • Vertemos la masa y la dejamos una media hora apróximadamente, tiene que quedar una masa cuajada. Vigilad, que ya sabeis que cada horno es un mundo.
Ya tenemos lista la fainá. Ahora preparamos la pizza que más nos guste. Cuando tengamos la pizza hecha, que sea de la misma medida que la fainá, colocamos ésta debajo y nos la comemos así.


      A mí no me gusta hacer la fainá muy gruesa, y procuraremos que el grosor de la masa de la pizza sea igual o parecido al de la fainá, por experiencia os digo que está mucho más rica de este modo.


Para hacer la pizza:
 *200 grs harina de trigo normal, *100 grs de harina integral, *50 grs de sémola de trigo, una cta de sal, *5 grs de levadura de panadero, *25 grs aceite oliva, *160 agua más o menos, ya sabéis que no todas las harinas son iguales, si veis que le tenéis que añadir algo más de agua lo hacéis  poco a poco.
      Hacemos la masa ( yo en la panificadora) , la dejamos reposar 1 hora para que se relaje el gluten y la  podamos trabajar mejor, hacemos una bola, la vamos extendiendo con el rodillo.
     Una vez formada le añadimos los ingredientes elegidos, en éste caso: tomate natural, queso, beicon, atún, champiñones y aceitunas negras y rematada con un poco de orégano.    
     La llevamos al horno precalentado, a 200º durante 25 minutos y lista para montarla sobre la fainá.
          
        
                                           Si os animais a hacerla, os aseguro que os sorprenderá.