19 de febrero de 2018

Tortitas de Carnaval



La entrada que tenía preparada para esta semana era otra bien diferente, pero tras una petición especial que me llegó de Marieta, traigo hoy las Tortitas de Carnaval que hacemos en casa.
Te aseguro que en esta ocasión me he tenido que dar un punto en la boca para no abalanzarme sobre el plato. En cuanto encuentre mi lámpara de Aladino, le pido al genio gruñón que vive dentro, el deseo de no tener que contar calorías ni engordar por mucho que le de al diente.

Todavía andamos de Carnaval. En las Capitales de las Islas ya se celebró el concurso de murgas, fue elegida la Reina del Carnaval y la semana pasada tuvimos el día grande con su Coso y su posterior Entierro de la Sardina. Pero todavía queda que siga la fiesta en todos los pueblos. Así que a poco que nos descuidemos, estaremos quitándonos la purpurina y guardando los disfraces casi, con las torrijas de Semana Santa. En el fondo la vida es como las bambalinas de cualquier teatro, siempre con prisas para cambiar el atrezzo porque se acabo la función casi sin darnos cuenta y hay que organizar la siguiente.

Y poniéndonos en situación, habrá que aclarar que los Carnavales antiguamente no eran para nada como los que conocemos hoy en día. Todos sabemos que estuvieron prohibidos durante décadas y se les enmascaró con la denominación de "Fiestas de Invierno". No fueron hasta los años 80 que se organizaron de forma profesional.

Si preguntas a la gente mayor (octogenarios sobre todo) te explicarán que los disfraces consistían en ponerse ropas que estuvieran por casa. Eran días de buscar en armarios, maletas, baúles y altillos  . . . sacar las enaguas, faldas, velos, tocados, sombreros y hasta los pantalones del abuelo. Los hombres acostumbraban a vestirse de mujer y pintarse los labios de rojo, las mujeres hacían lo propio y se disfrazaban de hombres en muchas ocasiones; simulando un buen  bigote tras haber quemado un corcho.



Por supuesto las ganas de fiesta y pasarlo bien primaban, así que se reunían en serenatas e iban de casa en casa donde se les ofrecía las tortitas de carnaval. Se lo pasaban estupendamente reconociendo a este o aquél vecino disfrazado de aquella guisa.
Los niños también disfrutaban de la fiesta, aunque lo hacían de día. Disfrazados iban por las puertas a pedir "huevitos" con los que después se preparaban las tortitas en casa.
Hoy todo ha cambiado evidentemente, mi generación entiende la Fiesta de Carnaval como una explosión de color, desfiles, plumas, carrozas, murgas, pasacalles, batucadas y mascaritas.

Y centrándonos en la gastronomía, te cuento que la repostería de esta época no compite en las Dulcerías porque es casera. Eso si, no esperes una receta única, porque cada familia le da su toque o lo adapta al gusto, aunque la base sea la misma. Desde quien le añade pan remojado en leche, hasta quien utiliza solamente harina; cambia el anís por ron o incluye calabaza, todas las opciones están riquísimas. No deja de ser una receta de aprovechamiento a la que se le dio un giro festivo. Aunque lleve la coletilla de "carnaval" en el nombre, se hacen en cualquier otro momento del año, hasta para desayunar un Domingo y alegrar a la familia.

Hoy te propongo una forma sencilla de hacerlas. Lo mejor es que siempre se comen en compañía y no faltan las risas en momentos como estos.

¿Te vienes a mi cocina a tomar alguna?




 {24 Tortitas}

2 Huevos L 
100 grs Harina de trigo
75 grs Pan duro
100 grs Azúcar
150 Leche entera
 1 Chupito de Anís dulce
1/2 cta Canela molida
Ralladura de limón
1 cta Matalauva
Aceite de oliva para freír


 




- En un cuenco ponemos el pan en trozos pequeños. Le añadimos la leche y el chupito de anís dulce.
- Dejamos que se reblandezca y reservamos.
- Añadimos los granos de anís (matalauva) en un mortero y molemos ligeramente.
- En un cuenco batimos las dos claras hasta punto de nieve.
- Añadimos el azúcar y las yemas, mezclamos bien.
 - Incorporamos la ralladura de limón, la canela y los granos de anís.
 - Añadimos la harina en tres veces, mezclamos bien antes de seguir la siguiente tanda.
 - Una vez todo mezclado, batimos el pan que teníamos en remojo y lo incorporamos a la masa.
 - Debe quedar una papilla espesa que dejaremos reposar un rato.
 - Calentamos abundante aceite de oliva en una sartén.
 - Con un cucharón (las salseras para este paso son estupendas) ve dejando caer masa para formar cada una de las tortitas.
 - Cuando las veas con color por un lado, le das la vuelta con ayuda de dos tenedores.
 - Ve sacándolas con un tenedor para eliminar aceite. Los trocitos que se vayan quedando en el aceite los retiras para que no requemen el aceite. Tienen que quedar tostaditas para que se hagan bien por dentro.
 - Las dejas sobre papel de cocina hasta que termines de freírlas todas.

Tan solo queda emplatar y llevar a la mesa. 
Deja que cada uno le ponga la miel que guste, y a comer.

         Cuando sobran algunas, me gusta "secuestrarlas" y dejarlas a buen recaudo. Al día siguiente migadas en el café con leche están de muerte  . . . con ese saborcito a anís . . . me estoy derritiendo ahora mismo.
 

   
Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces, espero que seas feliz.

24 comentarios:

  1. En casa también hemos preparado tortas fritas por carnaval siempre, además en cantidades industriales, pues servían para invitar a vecinos, amigos, familia y todo el que se apuntara, que eran muchos. En cada lugar se hacen según la costumbre, es la primera que veo que entre sus ingredientes lleven pan, pero no me ha disgustado la idea porque el pudin me encanta y debe saber parecido. De cualquier forma sirven para unir y celebrar y eso es lo verdaderamente importante, ahora toca carnaval, después semana santa y después ya veremos, pero la fiesta debe continuar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Nuria !!!
    Por aquí este año , el Carnaval estuvo pasado por agua, bueno el lunes tuvieron suerte y pudieron hacer el desfile sin mojarse, pero los demás días no . Qué rabia, con el trabajo y esfuerzo que les supone a lo largo del año , pero la climatología por mi Norte es así de caprichosa y ya se cuenta con ello, chubasquero encima del disfraz y si llueve, que llueva jaja...
    Por tu tierra es todo mucho más lucido. Mi marido en su juventud estuvo un año ahí y vino maravillado.
    Le preguntaré si probó estas tortitas o mejor se las hago y le doy una sorpresa, tanto si ya las conoce como si no , tienen que ser una ricura con ese toque de anís .
    Al ver que le pones pan a la masa me ha recordado a nuestros borrachinos.
    Estos dulces tradicionales son de lo mejorcito.
    Gracias por compartirlos.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Me voy a tu cocina con los ojitos cerrados reina.

    Los que hemos tenido la suerte de nacer y crecer en democracia no siempre somos capaces de valorar la libertad ni todos los derechos que tenemos. Y no hablamos de una historia tan antigua como para no darle la importancia que se merece a la vida que hoy podemos disfrutar porque podemos escuchar muy de primera mano relatos de padres y abuelos que vivieron épocas de muchas prohibiciones y restricciones.

    Pasando al tema festivo que hoy nos ocupa te adelanto que estas tortitas ¡me han encantado! ¡no podía ser menos! Desde que tengo el blog he aprendido muchísimas cosas y por ejemplo echo en falta repostería típica de Carnaval en mi pueblo ¡aquí no se hace nada para estas fechas! Así que voy a tener que adaptar recetas de vuestros pueblos y ciudades para la fecha.

    La receta me la guardo en pendientes que tiene todos los ingredientes para que me guste ¡tradición y reciclaje en la cocina! aunque en realidad ambos van siempre de la mano ¿no?

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Hola Nuria!! Yo no soy de carnaval, pero de tortitas me apunto!!:)
    Se ven deliciosas y más mojadas en esa miel!!
    Yo haría como esos niños, iría de puerta a puerta buscado los huevos jaja
    De verdad... no sé por qué el carnaval no me llama nada. Veo la gente que parece que solo ese día se quita la vergüenza jaja En fin... a quien le guste que la disfrute, tampoco me molesta.

    Un beso gordo!!

    ResponderEliminar
  5. Que delicia de tortitas, son todo un vicio!
    Bs

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Pero qué fiesteros sois, aún con carnavales y enterrada la sardina, ja, ja!! Pues sí, a este paso, cambias de paso carnavalero a los pasos de semana santa. Aunque, los valencianos aún lo tenemos peor, porque aún tenemos que pasar por los buñuelos de calabaza tan típicos de las fallas justo una semana antes de empezar con las torrijas de semana santa. Esto de que todo venga tan junto no me gusta, ¡¡no me da tiempo a desgrasar buñuelos y torrijas, ja, ja!!
    Y encima, me traes estas tentaciones, unas tortitas riquísimas, que por cierto, no conocía, elaboradas con pan duro, ideal para aprovechar ese pan que todos tenemos por ahí ya reseco. Pues nada, habrá que ponerlas en prácticas, otra receta que se va a pendientes. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes, Nuria.
    Tienes unos recuerdos preciosos de esas fiestas tan diferentes de Carnaval. Yo no tuve posibilidad de celebrarlos, porque en mi zona, ni me enteré que existieran, menos, viviendo en una familia con abuela extremista católica.
    Me ha encantado leerte y me hubiera gustado que siguieran siendo como los recuerdas, pero todo cambia y no tiene mucho remedio.
    Tus tortitas de reciclaje me gustan porque llevan ingredientes tradicionales, que me llaman a recordar olores y sabores, aunque nunca las haya probado.
    Me alegra que pudierais disfrutarlas entre risas y alegría.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Querida Nuria, yo de verdad es que no puedo con la vida, entre col y col lechuga, y mi cuerpo no da para tanta fiesta, entiendo que haya quienes disfruten de ellas como si no hubiera un mañana, incluso como dices, no acaban unas para comenzar las siguientes.
    Ya sé que soy un poco atípica, ¿dónde se ha visto una sevillana, que pas de bailar sevillanas (aunque sepa) y de sentarse a esperar entre la bulla, horas y horas paso tras paso, en Semana Santa? Pues sí, las hay, y una de ellas soy yo, que creo que para todo hay una edad, y yo aunque soy jovencísima, ya no tengo el cuerpo pa'farolillos, jajaja.
    Yo también perdería el sentío con estas tortitas, porque tienen una pinta pa'morirse del gusto. Y ni me quiero imaginar como estarán migaítas en el café, jajaja, ¡¡delicicosas!!
    Besitos y disfruta todo lo que puedas de tu isla, de tu carnaval, y de unas tortitas a mi salud.

    ResponderEliminar
  9. Ayyyyy que hambre me ha dado verlas... me comia unas cuantas, besos

    ResponderEliminar
  10. Nunca antes había visto estas tortitas y me han encantado, son parecidas a nuestras chulas pero las chulas no llevan pan, por eso digo parecidas, el caso es que estas tortitas me las comería de dos en dos y eso que la dieta me tira pero es que al ver esta delicia no me resisto guapa...Bess

    ResponderEliminar
  11. Nuria estas tortitas ya por su nombre y color llaman, el aroma si me lo tengo que imaginar..., que por las fotos y los ingredientes debe ser cada tortita un bocado especial y lleno de sabor. Todas las especias me fascinan, no sabía que era matalauva pero ya vi que es un tipo de anís verde. Las especias y el limón, con el aprovechamiento del pan duro, más todo el mimo que tienen... de verdad que provocan. Y lo de las calorías, siempre es bueno deleitarse alguna vez con estas delicias, porque radicales no podemos ser y menos si son caseras como las tuyas ^_^
    un beso y buena semana!

    ResponderEliminar
  12. Hola Nuria,
    pues antes los carnavales eran como más de verdad, no sé si me entiendes lo que quiero decir. Cada uno buscaba en el rincón de su casa algún traje del abuelo y se ponía lo primero que había. Ahora si no vas disfrazado divino de la muerte es como que encima vayas a hacer el ridículo, en fin eran otros tiempos, qué le vamos hacer...
    Si todavía estáis en fiestas me parece genial, seguir disfrutando. Hay que disfrutar los buenos momentos y si encima duran bastante, mucho mejor.
    Estas tortitas me gustan mucho, a mi el sabor del anís y encontrarme matalauva en los postres me encanta, con lo cual seguro que si las hago repito. Esto es como todo, siempre hay variantes como en casi todas las comidas.
    Pasa una bonita semana.
    Sil
    Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
  13. Tremenda pintaza y bien apetecible que se ven estas tortitas... me ha gustado mucho la receta y todo lo que cuentes del Carnaval.

    Yo no soy de carnavales, ni de Semana Santa, ni de Feria de Sevilla, ni Rocío, ni ná... es más, creo que soy una "atípica", jajaja... aunque sí me gusta conocer y aprender a preparar esto platos tan típicos y hogareños, que cada familia adapta a lo que tiene en casa y le da su toque personal.

    Bien que me sentaría contigo, al día siguiente a migar estar apetitosas tortitas en el café y charlar un ratito Nuria... Besos linda y que tengáis un buen final de carnavales.

    ResponderEliminar
  14. Aqui el carnaval estuvo muy pasdo por agua y se suspendio el desfile para el domingo que si hizo buen tiempo asi que aqui ya se han terminado los carnavales mas que nada por que a ver si podemos hacer un poco de dieta no sabes como me he puesto estos dias jajaja.
    No conocia esas tortitas pero ya sabes que como buena miembra del club culo veo culo quiero en cuanto pueda las hare.
    Uummmmmmmmmm de buena gana me tenias en tu casa para dar cuenta de unas pocas me encantaran no lo siguiente no dejas de tentarme con las fotos.
    Te han quedado de relujo y seguro estan de rexupete.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaa.

    ResponderEliminar
  15. Hola Nuria, creo que los carnavales son las únicas fiestas que no se han celebrado en mi casa. En Huelva se retomaron a partir de los 80, pero sinceramente no me han llamado la atencion. Tampoco mi madre hacía nada especial de dulces , ni nada. Pero me me encanta que vosotras los hagáis pues así voy tomando nota. Nunca es tarde para empezar , sobr todo si son cosas tan deliciosas como éstas. Dulces tradicionales, caseros , como me gustan a mí y de tu casa. MIl besos!!

    ResponderEliminar
  16. Espero que me hayas guardado algunas de las que "escondes", me voy a tu cocina ya mismo! Hoy hace un día de perros, un frio de narices y lleva todo el día lloviendo. Nada me apetecería más que estar contigo compartiendo un cafetito, unas tortitas y una buena charla (según lo escribo me apetece más, jajaja). Espero que algún día se cumpla y pueda darte una sorpresa.
    Besos enormes

    ResponderEliminar
  17. Pues no conocía estas tortitas... pero desde luego no me las pienso perder, a mi los dulces fritos me gustan mucho y si son tradicionales mejor. Me las voy a guardar para hacerlas en el próximo carnaval...o mejor me las como ahora y ya las publicaré el año que viene jajaja. Bs.

    ResponderEliminar
  18. Muero ahorita mismo por un par de esas tortitas. Me da igual que ya no sea carnaval, que no haya murgas ni disfraces, pienso hacerlas sí o sí. Aunque se a ciencia cierta que corro el riesgo de no comer sólo dos...me conozco y a veces me asusto de mí misma. Abrazos, princesa.

    ResponderEliminar
  19. Hola Nuria
    Claro que voy a tu cocina, con tal de probar esa exquisited lo que haga falta.
    Realmente tienen una pinta impresionante, las fotos hablan por sí solas.
    Aquí en algunos pueblos de Galicia las celebraciones de Carnaval empiezan casi un mes antes de los días más señalados, en cambio ahí por Canarias por lo que veo es al cotrario, lo prolongáis más allá de esas fechas.
    Quería hacerte una pregunta: ¿recibiste el correo electónico que te envie el mes pasado?
    Es solo por saber, pues no tiene ninhjna prisa.
    Un beso muy grande guapa. Se te quiere!!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Nuria! Si al final me tenía que pasar, de no tener el botón para seguir tu blog al final se me va la pinza y no me paso por aquí y como echaba de menos tu comentario esta semana ya pensé "cachis! Si no he entrado a ver su receta esta semana!!" Sin mencionar que ando bastante agobiada con mi tarta para 80 personas, sí! me han subido el número de invitados!! Aaaaaaaaaaaaaah!! De hecho me voy a tomar un descanso con el blog porque no puedo seguir con el ritmo...
    Creo que me gustaba más la manera de celebrar el Carnaval antes por lo que nos cuentas, me ha gustado saber un poco más de esas tradiciones, siempre nos aclararas muchas cosas y por eso también me gusta venir a visitarte! Sabes que gracias a ti ya nunca dudo de como se escribe "sobre todo"? jaja!!
    Y con lo que tampoco dudo es en lo rico que te han tenido que quedar estas tortitas! Y es verdad que por qué esperar a que sea Carnaval para comerlas!! Yo las comería todo el año igual que las crêpes, en Francia se comen para el día 2 de febrero pero yo en cuanto se me antojen las como y punto jaja!
    Un besito, voy a ver tu otra receta ;)

    ResponderEliminar
  21. Nunca he comido estas tortitas, pero me queda claro que han de estar bien ricas. Por cierto cuando encuentres la lampara me la dejas que haré yo las tortitas y le pediré el mismo deseo que tu a ver si me lo concede, jajaja.
    Un besito

    ResponderEliminar
  22. Te han quedado de cuento Nuria, ¡si me parecía que las habías hecho con el molde de marras, jjj! Yo estoy segura de que me quedarían fatal, se ve que dominas el material. Y como pinta la situación no las probaré fijo. Antes era mi persona más de fiestas y jolgorios pero ya no está uno para esos trotes, si para comer tortitas de carnaval. Aviso. Besitos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Nuria
    Para serte sincera los carnavales siempre me han dado un poco de mal rollo, más que nada porque eso de que se te acercara gente con mascaras horribles y tu no tuvieras ni idea de quien era, eso me ponía de los nervios, la gente mayor los disfrutaba más sanamente, se lo pasaban mucho mejor.
    Estas tortitas no las he probado nunca, pero ya te digo que no dudaría en comerme unas cuantas, se ven estupendas, una delicia, ya no te digo que me mandes porque llego tarde, jeje, muy ricas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Nuria, he estado en Madrid para encontrarnos con “nuestro rubio particular” y he estado despistada pues encima con el Iphone a veces escribes y se borra el comentario, paciencia con Mr. Apple.
    Vaya tortitas de carnaval, con esa miel chorreando en plan “a ver quién se resiste”, te han quedao preciosas y gulosas de gula y golosas de azúcar... ja ja ja
    Una imágenes ideales para demostrar que con cosas sencillas se pueden hacer grandes dulces.
    Mil besos y buen finde (en Cádiz, diluviando)

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?