9 de octubre de 2017

Solomillo Wellington


Señoras y señores, con todos ustedes: El Solomillo Wellington.

La primera experiencia con este famoso plato, fue un absoluto fracaso. La receta me la dio mi amiga Pilar un día que salimos de compras por el centro. Era una especialidad culinaria de su suegra, que bordaba cualquier plato que cayera en sus manos. Así que mientras me iba contando la receta, la fui anotando mentalmente y al llegar a casa la escribí punto por punto. Tan rico me contó que estaba, que me creó la necesidad de hacerlo en cuanto tuviera ocasión.

Te pondré en antecedentes: a Pilar, la cocina le gusta lo mismo que a un gato caerse al agua. 
Para ella una pechuga a la plancha con mayonesa casera es todo un logro culinario, y un sandwich mixto en el grill, comida caliente. Solamente entra en la cocina a encender la cafetera y regar el perejil que tiene plantado en la ventana. Ojo, que también se lo digo a ella cuando hablamos y nos reímos, no es una crítica. La vena culinaria no la tiene desarrollada, aunque le encanta comer bien (pero no engorda la muy suertuda) y es de fino paladar, por eso confié en su criterio. 

Por completar la escena, esto ocurrió hace un montón de años y yo que andaba ya emancipada y era la dueña absoluta de la cocina de mi casa, quise lucirme un poco con unos invitados. Pero a mi querida amiga se le olvidó contarme una serie de puntos importantes:  1) que había que sellar antes la carne, 2) que llevaba champiñones además de paté, 3) que tenía que estar todo frío antes de montar el plato sobre el hojaldre . . . Y con semejantes olvidos, el solomillo: 1) me quedó crudo, 2) el hojaldre mojado por los jugos de la carne, y 3) estaba soso e insípido hasta decir basta.



Todos estos olvidos, los confirmó vía telefónica con su suegra, cuando previamente la llamé para decirle te voy a matar anda bo-ni-ta, enterate bien de la receta que lo que hice el otro día, resultó ser un asquito incomible y no creo que en tu familia suspiren por un plato así. Le dije más cosas, pero no las transcribo por temor a que censuren el blog por indecoroso y malhablado.

El día que se me ocurrió hacerlo, metida en faena pensé que algo no iba bien y aún así seguí adelante.  Y al comprobar el resultado, la mala leche que me entró . . . uffff. Cuanto menos, me tiré de los pelos y solté palabrotas a diestro y siniestro yo sola en la cocina como una posesa barrio bajera, que si me oye mi madre o las monjitas del cole me lavan la boca con jabón Lagarto. Me salvó la situación antes de que llegaran los invitados del almuerzo, un lomo que de casualidad tenía guisado para llevar a una reunión de amigos en el campo al día siguiente; y menos mal que se me ocurrió abrir uno de los solomillos para ver cómo había quedado y saber que no se podía servir, pero vamos que casi me da un patatús, esa es la verdad.

Tardé meses en repetir la dichosa receta, ya con todos los cabos atados y rectificados, como tuvo que ser desde la primera vez. Pero nunca es tarde si la dicha es buena, y vaya si lo es. Esta carne está para lucirse a base de bien. A día de hoy cada vez que hablo con Pilar por teléfono, me pregunta: - "qué ¿cómo va el solomillo?" y siempre respondo: - "te voy a matar". Ayyy, las amigas ¿que sería la vida sin ellas, verdad?.                                                      

Ahora, nos ponemos el delantal, que te voy a contar todos los detalles "sin que se me olvide ninguno". Cuando tengas una comida especial, piensa en lo vistoso y rico que está este señor solomillo. 

Te va a quedar perfecto.



{2 personas}


1 Solomillo de cerdo (pesaba 275 grs)
50 grs Jamón Serrano
50 grs Paté
120 grs Champiñones
1 Diente de ajo
1/4  Vasito de Vino semi dulce
Aceite de oliva
1 Cda de Mantequilla
1/2 Plancha de Hojaldre
1 Huevo batido para pincelar
              Sal marina            


* Limpiamos el solomillo de grasa y telillas.
* En una sartén con un fondo de aceite de oliva, y la cucharada de mantequilla y sellamos por ambas caras. Si te gusta la carne bien hecha como a mí, dóralo un poco más, pues al salir del horno puede estar aún rosado.
* Sacar a un plato y dejar enfriar.
* Los champiñones los partimos en trozos muy pequeños.
 * Igualmente partimos el jamón también en trozos menudos. Si prefieres puedes dejar las lonchas enteras para envolver el solomillo, pero me resulta más cómodo así.
* Antes de cortar el hojaldre, siempre ensayo antes con un trozo de papel del horno para calcular la medida exacta que necesito cortar. Así voy a tiro hecho.
* En la misma sartén donde hemos dorado el solomillo, añadimos algo más de aceite y rehogamos los champiñones.
* Pasados unos minutos, añadimos el diente de ajo muy picado también.
* Agregamos el vino y esperamos a que reduzca el líquido. (la foto de este paso se me ha perdido).
 * Retiramos del fuego. Añadimos el jamón cortado y el paté. Tan sólo vamos a mezclarlo todo, pero no lo cocinaremos para que el jamón no quede duro, ya lo hará en el horno.
* La mezcla la dejamos enfriar antes de rellenar el hojaldre.
* Cortamos el hojaldre, según la medida que necesitemos, dejando el papel vegetal debajo para que nos sea más fácil envolverlo.
* Colocamos la farsa y repartimos sin llegar a los bordes. Prueba de sazón y añade sal si necesita.
* El solomillo lo situamos en el centro.
* Cerramos primero por uno de los laterales y después por el otro hasta dejar envuelta la carne.
* Con un tenedor sellamos los extremos.
 * Cortamos una tira de hojaldre para hacerle el adorno, como tengo el rodillo para hacer el enrejado (regalo de mi hija) en este caso lo utilicé. Si no lo tienes, puedes hacer incisiones como te enseño aquí o también aprovechar tiras de hojaldre sobrante y adornarlo como mejor te parezca.
* Damos la vuelta para que los cierres queden en la parte de abajo, así evitamos que se abra y se vean.
* Llevamos a la bandeja del horno y pincelamos con huevo.
* Colocamos la pieza del adorno encima, recortamos los bordes para ajustarlo al solomillo.
* Pincelamos de nuevo con huevo.
* Con un pincho de brocheta o la punta de un cuchillo, hacemos algunos orificios para que el vapor pueda salir mientras se hornea. Aproveché a hacerlos junto a las tiras de adorno para que no se notasen.
* Déjalo en el frigo al menos una hora.
 * Precalentamos el horno a 200º durante 20 minutos.
 * Introducimos el solomillo, seleccionamos la temperatura que indica el fabricante del hojaldre y lo dejamos hasta que está dorado. Me llevó 20 minutos.
 * Dejar reposar 10 minutos sobre una rejilla antes de servirlo. Los sabores se asientan y no te preocupes, guarda bastante el calor y no se enfriará.

La leyenda más extendida, es que Arthur Wellesley, primer Duque de Wellington, tras derrotar a Napoleón y a las tropas francesas en la batalla de Waterloo en 1815 y por hacer rabiar a los franceses un poquito más si cabe, como éstos ya contaban en su rica gastronomía con su exquisito " Boeuf en Croutê" (Buey en costra) y el Duque, que además de saber disparar y conformar estratégias era gastrónomo, se sacó de la manga en un arrebato de inspiración esta forma de cocinar el solomillo; y es por ello que lleva su nombre.
Aunque la receta original, llevaba ingredientes un tanto prohibitivos como la trufa, los ha ido perdiendo por el camino a medida que se extendía su popularidad. Desde entonces, cada vez que tenía una celebración no faltaba en su mesa un Solomillo así preparado. Pero como todas las leyendas, no es un hecho demostrado.



* El verdadero Solomillo Wellington se cocina con solomillo de ternera, pero además del precio más elevado, en casa no hay acuerdo con el punto de cocción. Mientras algunos la prefieren casi cruda, otros no la comen si no está totalmente hecha. Con el cerdo todos los tenemos claro: bien hecho y sin partes rosadas.
* La farsa del solomillo suele llevar cebolla, y se le llama "duxelles", pero en casa algunos tampoco lo comerían si la añado. Así que si no tienes problema con este ingrediente, la cortas bien pequeña y la sofríes lentamente junto a los champiñones. Al final puedes añadir un poco de nata para que mezcle bien, pero cuida que quede todo bien seco antes de rellenar.
* Con estas cantidades podrían comer tres personas si la comida es copiosa y has servido antes algunos entremeses. De utilizarlo como plato principal, es perfecta para dos.
* Como salsa para acompañar, esta vez hice una de pimienta verde. Pero te recomiendo que lo pruebes con ésta. El éxito está asegurado.
* Puedes también acompañarlo de unas papas pequeñas al horno o una ensalada como hice yo.
* Aunque el solomillo no te parezca muy grande, al ir recubierto con la farsa más el hojaldre, crece bastante en tamaño y con dos o tres rodajas quedas satisfecho.
* Otra opción es hacerlo con lomo de cerdo si sois muchos comensales, mi consejo es que lo ates para que no pierda la forma y dores bien a fuego medio bajo para que no quede crudo en el interior una vez horneado. Los pasos a seguir siguen siendo los mismos.
* Con el término Wellington, en la cocina se entiende que las preparaciones van envueltas con hojaldre. Admite otras variaciones, como el salmón Wellington y el cordero Wellington.

 Es un plato sencillo de realizar, pero entretenido. Perfecto para ocasiones especiales.

¡¡¡ Absolutamente delicioso !!!


Nos vemos en unos días, espero que hasta entonces seas feliz o al menos lo intentes.

24 comentarios:

  1. Le tengo ganas a este solomillo desde hace tiempo y si no lo he preparado ya es por temor a encontrarme con esos inconvenientes que muy bien has descrito. Empecé a practicar con el salmón envuelto en hojaldre, pero tengo claro que la carne no es igual que el pescado y he esperado a que alguna buena cocinera como tú explique la receta con pelos y señales y poder hacerla con mayor confianza. A ti te ha quedado perfecto, tu odisea wellington ha dado sus buenos frutos. A mi solo me queda agradecerte que nos hayas contado tu experiencia para tener en cuenta todos los pasos a seguir, con sus más y sus menos, y así poder llegar a tan rico término.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola ! según iba leyendo me estaba viendo en mi cocina la primera vez que lo prepare,solo que yo lo cubrí con bacon y no se veía el aspecto crudo del solomillo ,pero el hojaldre empapado con los jugos de la carne
    me gusta como te ha quedado con el champiñon ,voy a probarlo
    bss

    ResponderEliminar
  3. ¡Mi querida Nuria! Lo que me he reído al leer tu entrada de hoy y quizá no debería porque a mí me pasó algo similar cuando lo preparé. Fue una navidad (no recuerdo si estaba ya o no casada) cuando me dio por hacerlo todo con hojaldre. Si no es por mi madre el solomillo no lo sello (eso se lo debo a ella y sus años de pericia entre fogones) pero lo monté caliente en el hojaldre y ya sabes lo blandito que es y la facilidad que tiene para derretirse y hacer casi imposible manipularlo. Como estaba casi líquido envolví los solomillos (porque hicimos dos o tres) como pude, vueltas y vueltas de hojaldre, que sobraba por todos lados y yo acabé haciendo un mazacote... Menos mal que la carne estaba buena, pero al que le tocó un mazacote de hojaldre se acordó de mí y de toda mi familia ja ja ja

    Al ver tu entrada he caído en la cuenta de que no lo he repetido y esta vez debería hacerlo con todas las garantías de que saldrá de lujo como el tuyo

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Hola!! por diorrr que pintaza que tiene el solomillo, es una de las recetas que siempre he comido fuera de casa pero que nunca la he preparado yo. Así que me adjudico tu receta para posteriores. Te ha quedado precioso y doy por hecho que delicioso, me encanta ese dorado que me imagino crujiente :) un besote u muy buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajja, bueno Nuri, pero a la segunda va la vencida no?te quedo fantastico y se ve buenisimo¡¡¡¡, yo nunca lo hice, pero voy anotar tu receta par si me animo hacerlo me salga tan bonito y rico como a ti, un besote guapisima

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Hola Nuria!! Bueno, después de lo que te pasó con tu primer solomillo Wellington, y de tantos años cocinando tan bien como lo haces, ya habrás aprendido la lección, cuando se tienen invitados, hay que hacer esa receta estrella que más o menos todos tenemos y que sabemos que siempre te va a quedar bien. Y no es le momento de andar con improvisaciones, ni de preparar nuevas recetas, pues luego pasa lo que pasa.
    Ahora veo que lo bordas, que se ve super jugoso y seguro que está riquísimo, te aseguro que tus fotos hablan por sí solas.
    Yo he hecho sólo una vez el solomillo Wellington, y también nos lanzamos a la piscina mi madre y yo con él unas navidades, de todas formas, yo me fiaba bastante de mi madre, porque en los asados, te aseguro que yo no me fío nada de mí misma. Eso si, también hice mi propia versión de este solomillo, pues como a mi siempre me parece bastante reseco el solomillo, se me hace bola (bueno, me pasa con casi toda la carne), decidí abrir el solomillo como si fuera un tríptico y le metí todo el relleno y lo enrollé como si de un brazo gitano se tratara. Por fuera, su hojaldre, eso sí, le puse un poco de mostaza con miel para que se me pegara el hojaldre, y fue un todo un éxito. Además, le hice unas bonitas hojas de hojaldre para decorar y mis hermanos aún me recuerdan hoy en día, lo bonito y bueno que quedó. Al meterle el relleno por dentro, me aseguré que me quedara jugoso de verdad, porque ya te digo que no me fío nada de mí y los asados. Bueno, y mi madre, que también le dio su toque y estuvo muy pendiente de toda la cocción, que si me deja a mi sola, o lo había quemado, o lo dejo igualmente reseco. No lo volvimos a hacer más, mi madre me dijo que llevaba mucho trabajo, pero quedó en nuestra memoria (menos mal que por bueno, que otros asados navideños, lo hemos recordado por todo lo contrario, ja, ja). Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Ains lo que me he reido contigo loba seguro que tu amiga Pilar se estaba partiendo de la risa como yo cuando lo leyo ,que bien vienen esas esperiencias culinarias fallidas , seguro que desde entonces antes de hacer una receta por primera vez miras en otro sitio a ver si el procedimiento es el mismo y por supesto no se te ocurre prepararla cuando tienes invitados .
    Uummmmmmmmm pintaza tiene tu solomillo y no dudo lo mas minimo que este de rexupete , te ha quedado de relujo no lo siguiente se nota que lo tienes mas que dominao.
    Bicos mil y feliz semana potita mia.

    ResponderEliminar
  8. Hola Nuria!! Qué risa! Me ha encantado la anécdota con tu amiga la "nococinilla" jaja! Puede pasar lo que te ha ocurrido a ti pero también puede pasar que tu estés explicando una receta durante 3h a tu amiga y por muy motivada que esté ella no le salga porque la cocina no va con ella, eso es lo que me pasa a mi, por mucho que le explique todos los pasos a algunos, pues no hay manera. La cocina es complicada y cuando no tienes mano pues no sale y punto jajajaja!! Pobrecita, te estoy imaginando ahí rabiando en la cocina con tu Wellington incomible... Ay qué pena!
    En fin, lo volviste a intentar y ha valido la pena! Te ha salido un plato digno de un restaurante! Es super bonito y tanto el relleno como el solomillo se ven deliciosos! Es un plato que siempre me ha llamado la atención y lo tengo en mente para algún día ponerme a ello y tendré en cuenta tus muy buenas recomendaciones ;). Ah y me ha gustado muchísimo tu rodillo, qué maravilla!! Otra cosa, conocía el "Pâté en croûte" pero no el "Boeuf en croûte"... Jaja! He ido a cotillear donde el amigo google y tiene buenísima pinta también eh?? Jeje! Gracias por la información ;).
    Un besote fuerte y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  9. Nuria cariño errar es de humanos y más si se hacen las cosas a ciegas, y que tire la primera piedra quien esté libre de pecado, Jajajaja.
    Tienes que querer mucho a Pilar, porque la verdad es que si después del dispendio, me hubiera pasado lo que a ti, la “mato” sin remordimientos, jajajaja. La madre que la trajo, y tú desde luego conociéndola, ¡ya te vale! Jajajaja
    Buenísimo es poco, es un espectáculo en la mesa, que como dices, es laborioso, pero el placer de ver a tus comensales disfrutando en cada bocado, es la mejor recompensa.
    Como siempre, te luces en la mesa, y te luces en el post, que bien me lo he pasado, por cierto no taches tanto texto, que quiero leerte al completo y sin censuras, Jajajaja.
    Venga niña, ve repitiendo solomillo, que ahora sí que sí, me planto en tu casa en un periquete, jejejeje.
    Besitos y achuchones, gracias por hacerme disfrutar hasta el punto y final.

    ResponderEliminar
  10. Hola Nuri;
    que maravilla de solomillo, te quedo fabuloso y rico, estaría para no dejar ni un trocito. Hace mucho que no lo hago en hojaldre y eso que nos encanta, con un relleno así sería una delicatessen, valla corte y menuda pintaza tiene...Bess

    ResponderEliminar
  11. Hola, ya imagino el fracaso!! Sobre todo la decepción pues cuando hacemos hojaldres rellenos siempre queremos causar sensación por lo bonitos y resultones que quedan. Pero ahora , seguro que la suegra de Pilar, huebiera copiado tu receta porque te ha quedado de lujo, maravilloso y espectacular de rico y de bien presentado. Ese corte dice lo jugoso que habrá quedado, ainssss, qué bueno Nuria!! Un beso preciosa!!!!

    ResponderEliminar
  12. Que pinta tiene el plato!!!
    Pues nunca lo he hecho, y es más sencillo de lo creía, claro con todos los pasos que has puesto, para que salga perfecto.
    Será cuestión de probarlo, antes en casa para pillarle el truquillo, antes de ponerselo a mi invitados .
    Por cierto, mi tablero de Pinterest ya mismo va a cambiar el titulo de "recetas" a "El cuaderno de recetas ", todas las que pones, las voy probando.
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  13. jajaja, me has recordado a mi primer solomillo wellington...me pasó algo similar... tanto es así que no lo he repetido... tenía la receta en el blog , de las primeras y la pasé a borradores para repetirlo y hacer mejores fotos, y aun sigue en borradores...!!!y la verdad es que es un plato que me encanta... pero eso sí, que esté hecho, a mi la carne cruda no me va nada de nada, el tuyo está en su punto + , como a mi me gusta.. Bs.

    ResponderEliminar
  14. No creas que eres la única. El primero que yo hice, tampoco salió muy lucido (aunque sí que estaba muy bueno). Lo hice en varias ocasiones, pero por tener invitados, no he tenido la oportunidad de fotografiarlo. Te ha quedado impresionante, y nada como equivocarse para aprender y perfeccionarse. A la vista está este resultado. ¡¡De revista!!

    Un besín.

    ResponderEliminar
  15. Nuria, vaya risas con tu amiga Pilar y vuestra experiencia solomilllesca, yo nunca lo he hecho y lo he pensado mil veces. Seguro que me animo y lo preparo pronto. Muy bien explicado, muchas gracias por los detalles tan buenos para que salga de “10”.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. Menos mal que ahora con el tiempo te acuerdas de la anécdota con unas risas y tu amiga igual, pero me imagino la situación del pobre solomillo fallido que se quedó en el banquillo....jaja
    Qué pintaza tiene con esa presentación tan bonita! y de sabor debe ser espectacular!! por no hablar del corte, madre mía ¡lo has bordado!
    Muchos besos, guapísima!!

    ResponderEliminar
  17. Qué bueno, tu primera experiencia con el dichoso Wellington fue similar a la mía, a mí no me lo contó una amiga, yo lo probé en casa de mi suegra y a la chita callando, al poco tiempo, intenté sorprender a mi recién estrenado marido con la misma comida que tanto había elogiado en casa de su madre. Y lo mismo, no sellé antes la carne, el relleno...puaff, la masa toda blandurria no sé si sin cocer o recocida, vamos un verdadero desastre, eso sí... le puse un poco de huevo hilado por encima y me eché a reir... porque sorprendí y vaya que si sorprendí!, tanto que mi marido por la tarde me regaló un libro de cocina. El tuyo se ve delicioso y lo de hacerlo con cerdo, que quieres que te diga, un acierto económico por lo menos. Un abrazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  18. Hola guapa. Llego tardísimo a comentar, pero no a leer. Ya me llegó el email y leí la receta en el móvil. LLevo una semana de locos y hasta ahora, no he podido ver en condiciones esta maravilla de solomillo.
    Como a todos los que te hemos leído, la experiencia con la receta de tu amiga, la primera vez, hace sonreír, porque quién no tiene fallos de esos y amigas o tías o señoras en la pelu, que te dan una receta incompleta y después sale lo que sale...
    Nunca lo he hecho y dudo que fuera capaz de conseguir un resultado parecido. Queda precioso y perfecto. Me encanta.
    Con esa salsa, te aseguro que mi hijo no dejaría ni un trocito.
    Muchos besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  19. Nuria querida, logró venir hasta hoy luego de unos días perdida de la blogosfera, llego esta receta tan especial y te elo todita y te hago la venía por la insistencia luego de la aterradora primera expeciencia y todos los puntos clave que tu amiga no te dijo. Pero me encanta ver que lo hayas repetido, esta receta la hice hace un tiempo para el cumpleaños de mi costillo, con versión de Gordom Ramsey y fue un éxito. Ahora llego a tu cocina y veo esta receta con versión de cerdo y definitivamente es una delicia, sobretodo colo lo dices para cuando no hay acuerdo del punto de la carne roja, esta con cerdo esta perfecta. En mi caso recuerdo que la hice aquel mes, dos veces con lo buena que quedó, siendo la primera con jamón parma y la segunda con bacon, la primera el jamón lo dejé con lonchas completas y fue éxito porque facilito mucho el armado y le dio mayor consistencia a la hora de partir cada rodaja, no se si sea por el tipo de carne, pero ese punto fue clave. Ya la otra versión con lonchas de bacon, aunque rica, no le dio cuerpo y las rodajas se desarmaron, le eche la culpa al bacon. Pero bueno..., cosas que pasan, concuerdo contigo en que esta idea es de esas que deben estar entre las recetas "especiales", lleva su trabajito pero es un disfrute cada bocado. Por cierto ese regalo de tu hija es practico y lo vistoso que deja el hojaldre,
    me encanta tu versión Nuria, te mando un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  20. que maravilla de receta¡¡ me encanta.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  21. Para quedar como auténtica reina. Nunca lo he preparado ni probado, pero viendo el tuyo, ya me estoy dando ganas...

    ResponderEliminar
  22. A muchos nos han pasado cosas similares. Recuerdo de una amiga que intentó hacer una carne en salsa, que le habían contado, y le salió tan mala que después de cocinada tuvo que lavarla debajo del grifo y ponerla en arroz,jajaja. Después de todo una mujer "apañá" digo yo. Que siempre hubiese recursos para salvar desastres. Comulgo contigo en todos tus consejos y me los aplico que ya tienes experiencia. He preparado alguna vez el lomo de cerdo aunque no le he puesto jamón, hay como dices que tener precaución con el asado pues puede quedar seco o demasiado crudo. Sin duda un plato festivo, merecedor de un aplauso. Besillos.

    ResponderEliminar
  23. Pues demasiadas buenas indicaciones te dió tu amiga pilar para no gustarle la cocina jajajajaj, vaya apuro, ya me imagino la situación y el cabreo monumental que tomarías, a mi me ocurriría lo mismo. Ahora amiga, tengo que decirte que este si que lo has bordado ha quedado de lo mas apetecible, saludos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Nuria
    Siempre que vengo de visita por tu cocina me sacas una sonrisa, de verdad que es un gustazo leerte, qué pena no estar más cerca porque contigo es imposible aburrirse ;)
    Supongo que después de vivir los hechos que relatas te habrías dado cuenta que los experimentos no hay que dejarlos para cuando hay invitados, ese día hay que ir a tiro fijo y no arriesgar, salvo que tengas un plan B. Menos mal que pudiste echar mano de lo que tenías preparado para el día siguiente, que sino...
    El solomillo Wellington lo preparo de vez en cuando, aunque en mi caso siempre lo hice de ternera, pero la próxima vez probaré con un solomillo de cerdo a ver qué tal. Desde luego si me sale la mitad de bien que a ti ya me doy por satisfecha, porque las imágenes hablan por sí mismas, parecen decir cómeme!!!
    Besos guapa

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?