23 de enero de 2017

Atún en Vinagre


Esta receta empecé a hacerla gracias a uno de mis hijos.

Llevaba unos meses contándome, que cerca de su trabajo, hacían unos bocadillos de atún en un bar familiar que estaban de muerte. Ya me había picado el gusanillo, pero no se terció nunca pasar por allí a comerme uno con él.

Un día que tuve que servirle de chofer acompañarlo a hacer unas gestiones, y me quedé esperándole en el coche, llegó de repente con una bolsa y dos bocatas dentro. Qué sorpresa más bien recibida, porque era casi la hora de la comida, teníamos más hambre que Carpanta y un buen rato de carretera hasta llegar a casa.

Lo cierto es que nunca me ha gustado comer en el coche porque soy torponcia y me termino manchando. Pero con lo buenísimo que prometía estar el puñetero bocata y lo bien que olía, ni me importó el futuro lamparón que me iba a caer, y de hecho cayó en la camisa como no podía ser de otra forma. Desde pequeña me decían: "Esta niña se mancha con pan seco", y es cierto.




Mira que había insistido mi hijo una y ota vez en lo gustosos y ricos que estaban, te aseguro que se había quedado corto.
Durante el tiempo que nos duró el condumio, entre frases cortas del tipo: - "Está bueno ¿eh?" y la esperada respuesta: "Ummmm  . . . y que lo digas "  poca más conversación hubo.

Deduje mientras lo iba comiendo que el pescado no estaba cocinado, y así se lo comenté. Me respondió que eso él no lo sabía, porque la única información que le había dado el camarero tras meses y meses de insistencia fue ésto:

     - (Mi hijo): Entonces qué ¿me vais a decir cómo lo hacéis?  
     - (Camarero): ¿Has comido alguna vez boquerones en vinagre? . . . pues eso.

En ese momento, se me iluminó la bombilla junto a una gran sonrisa y le dije: Niño, pero si ya me has dado la receta. Días después cuando los hice, el veredicto fue: ¡¡ Los has clavado !!

Qué ¿se puede pedir más? pues venga, manos a la obra, que ésto está de rechupete.



1/2 Kg Lomo de atún
 1 Vaso Agua mineral
1 Vaso Vinagre de vino blanco
1 Vaso Aceite de oliva
1 cta Sal Marina
1 cta Bicarbonato
4 Dientes Ajo fresco
Un Ramillete Perejil fresco




- El lomo ya lo tendremos limpio y congelado. No lo vamos a cocinar y así evitamos el temido Anisaki. Eso si, el pescado tiene que ser super fresco.
- Cuando esté medio descongelado, lo cortamos en filetes finos.


- No deben llegar ni al medio centímetro de grosor, así que coge el mejor cuchillo que tengas.


- En un cuenco de cristal o cerámica (evitar los metálicos y el plástico) añadimos un vaso de agua mineral muy fría y la cta. de bicarbonato (lo del bicarbonato lo he copiado de mi amiga Macu)
- Introducimos todos los filetes que hemos hecho, tienen que quedar cubiertos de agua, si ves que falta, añade más líquido, a partes iguales.


- Agregamos el vinagre y la sal.
- Tapamos y dejamos reposar en el frigo entre 12 y 24 horas (yo los dejé 24)


- Pasado ese tiempo, lo colamos.
- El atún estará blanco y la carne prieta. El vinagre se ha encargado de cocerlo y blanquearlo.


 - Hacemos una picada con los ajos y el perejil.
 - La mezclamos con el aceite de oliva.


- En un cuenco de cristal o cerámica (no valen metálicos ni de plástico) vamos alternando una capa de filetes de atún, con otra de la picada. Así hasta terminar.
- Lo llevamos al frigo unas cuantas horas. Mejor comerlos al día siguiente, y listo.


¿ Te va apeteciendo? Te aseguro que es un vicio.




- La materia prima es muy importante, y en este caso el pescado tiene que estar casi vivito y coleando cuando lo compres, para que salga una receta memorable.
- Si tienes que añadir más agua o más vinagre, para que el pescado quede bien cubierto, sigue guardando las proporciones de líquido. Añade la misma cantidad de los dos.
- Hasta una semana, queda perfecto en el frigo, siempre bien tapado . . . más no he probado.
- El bocadillo en cuestión era así: pan baguette tostado - atún - cebolla en juliana - rodajas de tomate bien finas - pan. Para picoteo, lo hago igual, pero sin la tapa de arriba y en panecillos suecos caseros.

 Y ahora dime, que tú eres de los que te niegas a comer pescado crudo como yo . . . venga ya.


Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Espero que seas feliz, o al menos, lo intentes.