24 de octubre de 2016

Albóndigas de Choco en Salsa de Gambas


Si tuviera que describir este plato con una sola palabra, sería . . .

¡¡¡ IMPRESIONANTE !!!

Sinceramente no te puedes imaginar lo ricas que están las Albóndigas de Choco. Las comí por primera vez hace años en un Restaurante de la costa de Huelva, nada extraordinario por otra parte, pues allí este cefalópodo es una de las estrellas gastronómicas por antonomasia. En las Cartas, presentan el Choco en platos de los más variados y a cada cual más rico. Siempre me pareció simpático que a sus habitantes se les llame Choqueros, como apelativo cariñoso.

Tras preguntar a un amigo que venía en el grupo cómo se harían, deformación que me acompaña de siempre, y no sólo por tener el blog, conseguí la receta a través de su madre unos días después. Esta señora era famosa por la buena mano que tenía en la cocina, y no dudé que siguiendo sus instrucciones así quedarían de ricas las albóndigas que iba a hacer por primera vez. De hecho, se han convertido en una de mis preferidas.
       


Y siguiendo mi costumbre de visitar los Mercados de las ciudades que visito, el de Huelva no se podía quedar atrás. Qué buen género y que frescura en los pescados y mariscos; me fijé que había Puestos de Venta donde tan sólo vendían Chocos e incluso te lo preparaban para albóndigas, así sólo tenías que hacer la mezcla al llegar a casa. Antes de entrar nos comimos unos churros exquisitos y al salir, unas tapas de chocos fritos en un bar que había junto al Mercado, que estaban deliciosos y muy bien hechos. Vamos, que más días como ese y podria haber vuelto rodando a casa.

Los Chocos, también son conocidos como Sepia, Jibia, Xibia, Cachon, Txautxa o Sipia. Habitualmente los suelo cocinar a la plancha y le añado un poco de mojo verde por encima y están ummmm para morirse de ricos; pero si tienes alguna comida especial o celebración, además de no ser un plato muy conocido según qué zona, sorprenderás al más exigente y tiquismiquis de tus comensales preparando unas albóndigas como las que te presento hoy.
Ya te lo he dicho nada más empezar, es un plato sorprendente, y añadiría que brillante.

Por supuesto el Choco te tiene que gustar, y a mí me encanta. Es jugoso, tierno y dentro de la suavidad del sabor, te llevas un bocado de mar en cada trozo que comes. No soy nada incondicional, como bien sabes el pescado y toda su familia, me llama más que la carne.

                           
{ Para dos personas}

250 grs de Choco
1 Diente de ajo
1/2 Cebolla
Perejil fresco
Piel rallada de 1/2 limón
2 huevos
50 grs de pan
1 Hoja de laurel
10 Gambas o langostinos
1 y 1/2 Vaso de fumet de gambas
Colorante alimentario o cúrcuma.
Harina de trigo todo uso





- Cortaremos el choco a cuchillo en trozos muy pequeños. No vale hacerlo en una picadora, quedaría hecho una masa y no es la textura que buscamos.


 - Picamos finamente el ajo y el perejil (aunque veas en la imagen dos ajos, solo utilicé uno)


 - Batimos un huevo y le añadimos el pan desmenuzado para que vaya humedeciéndose.


- Llevamos todos los anteriores ingredientes a un cuenco, salamos y rallamos la piel de medio limón.


 - Mezclamos bien y dejamos reposar en el frigo durante un rato para que la masa coja consistencia.
- Con una cuchara, vamos cogiendo porciones y pasándolas por harina. Es una masa blanda, pero tranquila, que no se deshace. Pero si te resulta imposible de manejar, añade unas cucharadas de harina o de pan rallado.


- Después las pasamos por huevo y no te preocupes porque las bolas no salgan perfectas, es difícil con esa textura tan blanda. Pero al comer serán mucho más sabrosas.


 - Pondremos una sartén con aceite de oliva, y las vamos friendo. Se trata más de sellarlas bien que de dejarlas muy fritas.
- Las dejamos sobre papel absorbente para que eliminen el exceso de grasa y reservamos.


- En un caldero pondremos un fondo de aceite de oliva.
- Picamos una cebolla en trozos muy pequeños y sofreímos a fuego medio.


- Cuando la cebolla esté medio hecha, añadimos la hoja de laurel y el colorante o cúrcuma.
- Agregamos seguidamente el fumet de gambas (hacía poco que comimos gambas al ajillo y tenía el fumet congelado)


- Cuando empiece a hervir, añadimos las albóndigas.
- Tapamos, bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se hagan una media hora.
 

 - Dos o tres minutos antes de terminar, pelamos las gambas y se las añadimos, tapamos de nuevo y será el tiempo que necesiten para hacerse. Rectifica de sal si hace falta.
- Si ves que la salsa queda muy líquida, añade un poco de maizena, por el contrario, añade algo más de fumet.


  Listas para servir. Ve sacando el pan. Mucho pan, porque te hará falta.
Lo habitual es acompañarlas de papas fritas, pero con arroz blanco me pierden.

¿Te apetecen?


Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Espero que seas feliz, o al menos, lo intentes.


23 comentarios:

  1. ufffffffffffffffffffffffffffffffffffff es más que impresionante! me chiflaaaaaa, mi madre hace parecido pero la salen planos y lo llamamos delicias o buñuelos o depende jajajaja. Te han quedado apetecibles, bonitas,increíbles...uf, menuda receta la de hoy!enhorabuena. Un besoo

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Nuria!! Bueno, pues la pinta que tiene ya se sospecha que están buenas de verdad estas albóndigas. ¡¡Se ven tan jugosas y apetecibles!! Además, conforme lo has preparado y acompañado de arroz, es un plato de lo más completo. Yo ya he traído la barra de pan, porque creo que en esta salsita, va a ser imposible no caer en la tentación. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Estas albóndigas son una delicia, en casa nos encantan y aunque son un poco entretenidas por hacerlo todo a cuchillo, que te doy la razón, es como mejor quedan, merece la pena el rato de trabajo por el resultado exquisito que se obtiene. Menuda salsita rica les has hecho, ésta me la llevo, que yo las suelo poner con tomate y ya es hora de cambiar, y a mejor. Que jugosas y tiernas quedan, un bocado único. Cuando veo estas recetas creo que no tenemos conciencia de lo bien que comemos, nos las ponen en un restaurante y felicitamos al chef y en casa lo vemos como normal. Pues yo te felicito a ti, ea, por el peazo plato que nos has hecho hoy.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes Nuria. Me estoy riendo tela con lo de la anécdota de esa mujer con esas manitas de oro para la cocina pero con un malaje innato y esa cara que ya la hubiera querido para sí Manolete, y me río porque ayer leí una crónica de Antonio Burgos sobre el malaje sevillano y esta mujer me lo ha recordado, ¡qué prototipo!
    Ese detalle de averiguar la elaboración de un plato que te gusta creo que todos los que estamos en este mundillo lo llevamos como un sanbenito más, a mi me pasa cada dos por tres pero es inevitable, lo mismo que el paseo por los mercados de abastos, todo un regocijo para los sentidos desde mi punto de vista. Bueno, y de la receta solo puedo decirte que pareces de Punta Umbría de toda la vida, porque menudo aspecto tan delicioso, para mojar y mojar. Solo un apunte más, yo siempre con patatas fritas caseras y empapaditas de ese pedazo de salsa.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  5. hola Nuria, que rica receta, tomo nota.
    Gracias por visitarme.
    besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué buenas! Nuria, tus albóndigas y todas las albóndigas, de choco. Estabas contando tu periplo por la plaza de abastos de Huelva, y me estaba viendo allí, por la cercanía en la que vivo de Huelva, en una hora aproximadamente estamos allí, y son muchas las ocasiones que vamos exprofeso a comprar pescado, sobretodo en verano cuando estamos en la playa de El Portil.
    Aunque hace unos años que cerraron el mercado antiguo, y lo trasladaron a uno mucho más moderno.
    Y es que Huelva tiene un encanto especial, sobretodo en su deliciosa gastronomía, que yo me traigo para mi casa, cada vez que puedo, jejeje...
    Besos, y ve sacando uno de tus panes, que lo voy a necesitar pa'mojar.

    ResponderEliminar
  7. Tengo que hacerlas algún día se ve muy ricas, aunque he visto veces en los blogs estas tipo de albóndiga yo aun no las he hecho y me han entrado unas ganas de probarlas que no lo sabes bien.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Ese último bocado está diciendo cómeme, chiquilla que maravilla de plato. Yo las hago de merluza y están de vicio también, por cierto a ver si esta semana me da tiempo a ponerlas y si no para la que viene.
    Bueno si paso un día cerca de tu casa ya te aviso y me preparas este bocadito tierno con sabor a mar. Besazos guapa

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que le caíste en gracia a la buena señora y puedes compartir tiempo después la receta con nosotros. A mí las albóndigas de pescado me gustan bastante, así que me guardo tu receta que sólo con lo que cuentas y las fotos me hace la boca agua

    ¡Besos mil y feliz semana!

    ResponderEliminar
  10. Madre que pintaaaaa!!! no te digo na...me las llevo para un colaborativo en mi blog!! así no las pierdo entre tanto favorito como tengo...jajaja. Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  11. Dos veces las he hecho Nuria. Hace también dos veranos que supe de su existencia en Huelva, y desde luego que me gustaron ¡no me iban a gustar! sabiendo que por los blogs hay "ratones" por gustarles mucho el queso, yo debo ser gato porque a mí me va todo el pescado. Hice las albóndigas después de verlas en el blog de Elisa, me llamaron mucho la atención ¡y sorpresa! mejores que las que probé, le dije que las había hecho y se puso muy contenta, me preguntó que si tenía fotos, pero no las hice, le debía las fotos y por eso ayer publiqué de nuevo otras que he repetido sin dolor, jajaja, espléndidas, pero sin gambas esta vez (no tenía, es que no puedo tenerlas porque me las como,jjj), aunque sí hice la salsa con caldo de cocer gambas.
    Mira por dónde hoy me encuentro con ellas otra vez, debía ser un plato con medalla nacional, te han quedado irresistibles, de cabeza me tiraba encima si pudiera, he vuelto a tener ganas de comerme unas poquitas. Besos grandes.

    ResponderEliminar
  12. Hola guapi!! nunca hice albóndigas de choco, por aquí tenemos unos chocos de la Ría maravillosos y albóndigas nunca hice, como te decia, se ven divinas y con un sabor que me gustará probar, un plato de lo máas rico y bueno, me encnta Nuri y tomo buena nota...Bess

    ResponderEliminar
  13. Hola Nuria
    Cuántas cosas se aprenden por aquí, y sobre todo contigo. Hace unos días la mermelada de plátanoy chocolate y ahora las albóndigas de choco. La verdad es que nunca dejaré de sorprenderme. A mí me encanta el choco y si tu dices que están tan ricas habrá que probarlas Desde luego que tienen muy buena pinta, las fotos invitan a hincar el diente, lástima no poder hacerlo ;)
    Un beso muy grande guapa

    ResponderEliminar
  14. Hola guapísima¡¡ tengo que decirte que aún viviendo por la zona andaluza no he probado nunca estas albondigas, y si que me gusta el choco, pero casi siempre suelo comarlo asado, o en guiso. Me ha encantado el aspecto de estas albondigas, seguro que estan para chuparse los dedos y repetir... con toda esa salsita, deliciosas seguro. Ya que no me vas a mandar, jeje, me quedo con tu receta.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  15. Mi querida amiga, que ganas de entrar en tu cocina, de ver tus recetas, de leer tus entradas, de todo y que ganas de darte un gran abrazo pero eso se que lo tengo mas dificil jeje. Bueno ya sabes que mi ausencia a sido por caudas buenas, asi que te agradezco en el alma tus cariñosas palabras para mi hija, y para todos eres un sol, y que decirte de esta recetica que me ha gustado no me ha super gustado, la sepia que es como le la llamamos aqui me gusta muchisimo asi que imagina como me han gustado esas albondigas estoy segura que esa señora que te dio la receta le saldran buenas, pero a ti con ese cariño que le pones a todo son especiales, aunque la señora no tenga buen caracter seguro que no es tonta y a ti no tubo mas remedio qye tratarte con ese cariño, por que tu eres especial. Mil besicos cielo de tu amiga que te quiere mucho mucho

    ResponderEliminar
  16. Hola, por fin he llegado!! vengo del blog de Alicia y ya a relajarme pues te he dejado para el final y así poder hablar contigo sin prisas. menudo plato te ha salido, qué ricas , madre mía ( aunque te diré que a mi madre no le gustaban las albóndigas de choco, te lo puedes creer con lo que le gustaba el marisco y el pescado ? En casa me piden albóndigas de chocos sin tregua y en Navidad son sagradas , siempre el día 25 para almorzar. Tu receta me ha sorprendido pues hay miles de versiones de esta receta, yo sólo tengo una publicada pero pondré más , da mucho de sí esta receta, jajajaja!! cada maestrillo tiene su librillo, como suele decirse. Nunca he puesto el limón, pero voy a probar te lo aseguro y no añado el fumet de las gambas pues para mí el sabor del choco unido al de las gambas y al fumet es muy potente. Pero es algo personal.
    Lo que sí te digo hija mía , es que tu plato no tiene desperdicio, me pones un pan de los tuyos al lado y te aseguro que soy la mujer más feliz del mundo. Ainsss, si es que venir aquí es venir a disfrutar!!MIl besos preciosa!!

    ResponderEliminar
  17. Te han quedado de restaurante, aquí se hacen mucho también, en los bares te puedes pedir una tapa de ellas y flipas, las tuyas son un autentico escándalo de perfectas, se me antojaron :)))
    PD-Sí, Estoy perdida, me tengo que encontrar, pero debo estar bien escondida porque no lo logro :)
    Te debo mil emails, lo sé :(

    ResponderEliminar
  18. Bueno, bueno, bueno. ¡Menudas albóndigas más ricas! De quitar el sentido! ;)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  19. jajaja, me parto con tus historias Nuria, pero vamos a lo importante ME ENCANTA ésta receta, me chifla, me parece riquísima, sin dudar la voy a hacer, vaya pintaza!!! No te digo nada mas porque me estoy relamiendo...un besote grande.

    ResponderEliminar
  20. Que plato mas rico Nuria, me has trasportado a esos chiringuitos onubenses que hace tiempo no piso y a otra época, a mi primero año de facultad, mi mejor amiga y choquera por los cuatro costados y la cocina de su madre. Como nos gustaba que nuestras dos familias hubiesen encajado tan bien y que, cuando empezamos a compartir piso de estudiantes nos preparasen tapers de comida siempre para tres (las dos hermanas onubenses y yo). EL plato me encanta y como nunca he tenido la receta para hacerlo en casa... me la apunto!! 😚😚

    ResponderEliminar
  21. La señora que dices debía tener muy buena mano cocinando, o la mala leche se le iba en la cocina, porque yo cuando estoy de mala leche cocino de pena y en casa lo notan... vamos, que me lo como yo porque se lo que me ha costado, que si no... en fin, la receta tiene una pinta fantástica y esos pedazo de albondigones debieron durar nada y menos, no? A ver quien se resiste a ese platazo, guapa, me ha encantado!
    Un beso enorme y que disfrutes del finde!!

    ResponderEliminar
  22. Hola guapísima!!
    Síii, Impresionante tu plato de albóndigas e imperdonable haberme perdido hasta ahora tu post y muchos de los anteriores, que estoy viendo por ahí cada delicia de caerse imaginando lo buenísimo que está todo (pero tuve una buena razón para estar ausente estos días) A lo que voy, los chocos me encantan y estoy segura que voy a disfrutar como una enana con tu receta, qué rico!!
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  23. Tienen que ser unas albóndigas la mar de jugosas.

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?