3 de marzo de 2014

Scones



El Domingo por la mañana, me levanté con ganas de un desayuno especial.
Todos estaban durmiendo, y sabía que iban a tardar en levantarse por la hora de trasnocheo que llevaron.  Tras ir a la terraza y ver el día tan fantástico que hacía, me dije: " Mi niña, hoy te mereces un desayuno memorable ".
Y como de vez en cuando, no sienta nada mal darse un mimo, empecé a repasar mentalmente la lista de cosas ricas que me gustan a esas horas, y ganaron los SCONES en esta ocasión.


La receta la tengo hace veintimuchos años, los mismos que hace que comí el primero de una larga lista. No fue hasta unas semanas después de estar en Londres, cuando un amigo me dijo al salir de una exposición de Leonardo da Vinci, que íbamos a merendar a un sitio especial. { No os creáis que mi memoria es tan buena, es que estuve consultando unos cuadernos }.


He dicho especial ¿verdad?. La decoración era un canto a la primavera en aquél frío mes de Noviembre inglés. Había flores por todas partes: El papel pintado de la pared, El tapizado de las sillas, La vajilla..... un sitio encantador, aunque yo me encontraba un poco fuera de lugar. Era como haber entrado en la casa de una abuelita inglesa. Por supuesto no se tomaba café, sino té y pasteles, muchos pasteles.


Y claro, siendo por la tarde, nos pedimos un té y tomamos un plato variado de scones con todos sus acompañamientos. Madre mía, cómo disfruté aquella merienda. Los había simples, con pasas y con arándanos. Los que más me gustaron fueron con pasas y así son los que he hecho hoy.


Si nunca has probado los Scones, te puedo asegurar que están bien ricos. Son una especie de panecillos, pero con textura de galletas húmedas, que duplican su tamaño a lo alto en el horno y que se suelen rellenar con una nata que se llama "clotted cream" que está sincerament exquisita, pero es taaannn grasa, que necesitaría dos horas haciendo bicicleta para eliminar tal exceso.
Y como soy más bien vagueta para las cuestiones deportivas, simplemente los partí por la mitad, y los rellené con mantequilla y mermelada de frambuesas.
         

Por supuesto la receta no me la dieron en aquella tetería, pero cuando llegué a casa y se lo conté a Gill, la madre de la familia con la que vivía, me dijo muerta de risa por el entusiasmo, que ya le pediría la receta a su madre, que era la que siempre los hacía.
Un mes después, la tenía en mi poder.



**Hace falta también una yema de huevo batida para pintar los scones antes de hornear**
Este panecillo procedente de Escocia, pero típico en todo el Reino Unido, merece la pena probarlo. Siempre los he comido redondos, pero según la Wikipedia, también admite otras presentaciones.
Con esta cantidad han salido siete, yo te diría que tres por persona, es la cantidad perfecta....si no entras en un ataque de adicción, claro, ahí ya te los comes todos y te quedas tan pancha :)
Al final los repartí, no creáis, se fueron levantando mientras hacía la sesión fotográfica y claro, empezaron a decir: " Yo quiero, yo quiero" ¿Y quien puede negarse? yo no desde luego.
                             

 
En un cuenco añadimos: Harina, sal, levadura y azúcar.
  • La mantequilla que estará bien fría, la cortamos en trocitos y la añadimos a los ingredientes secos del cuenco. 

  • Con las manos desmenuzamos la mantequilla, queda una mezcla arenosa.


  • Le agregamos la leche y en cuanto veamos que está mezclada con el resto de ingredientes, paramos. No se trata de amasar como si hiciesemos pan, porque de hacerlo, los scones nos quedarían duros. Tardarás menos de un minuto.    

  • Añadir las pasas y mover sólo para repartirlas por la masa.
  • Dejamos la masa sobre la encimera y con el rodillo le damos sólo una pasada, lo justo para aplanarla y conseguir unos dos centímetros de grosor.

  • Y así extendida, la tapamos con papel film y la llevamos al frigo durante media hora más o menos, lo justo para que notemos que ha endurecido. {Algunas veces que he ido con más prisas no he guardado este paso y también quedan bien}
  • Ya fuera, con un cortapastas redondo, vamos cortando los scones y dejándolos sobre la bandeja del horno.  

  • Es importante no girar el corta pastas, es decir, ponerlo sobre la masa sin retorcer, y sacar la pieza. Le daremos la vuelta al poner la pieza ya cortada  en la bandeja, es decir, la parte que antes estaba en contacto con la encimera, será ahora la parte superior del scone, la que pintaremos.  

  • No hace falta separarlos mucho unos de otros, con unos breves centímetros será suficiente, ya que van a crecer a lo alto, no a lo ancho.
  • Pintamos la superficie con yema de huevo ligeramente batida. Hay quien los pinta con leche, pero la terminación me gusta más con el huevo. 
             

  • Los llevamos al horno precalentado, 200º, posición media y entre quince y veinte minutos los tendremos listos.
                          No hace falta que os repita, que estás buenísimos ¿verdad?
      
Comer aún templados y rellenos:  nata, clotted cream, lemon curd, mantequilla, crema agria, mermelada de frutos rojos.......


Y si no os gusta el té no es obligatorio, aunque ya puestos, hice el ritual completo y me lo tomé con uno bien rico.
En otra entrada los haré con queso, que son mis segundos preferidos.
                     Y esto es todo por hoy, espero que los hagáis, son una delicia.
 

 Hasta la próxima entrada y ya saben, sean felices o al menos . . . inténtenlo !!!

42 comentarios:

  1. Madre mía, qué aspecto!! me apunto la receta en pendientes, hace tiempo que quiero hacerlos y creo que ésta es la receta perfecta. Besos. azafrandehebra

    ResponderEliminar
  2. Así da gusta tener una madre que te prepara desayunos mega deliciosos!!Te han quedado divinos los scones Nuria!!Besos

    ResponderEliminar
  3. Con las frutas mucho mejores :=)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Primero decirte que me encanta tu vajilla inglesa; es muy parecida a la mía ;) Luce de maravilla con esos riquísimos scones, tan típicos. También yo preferiría comerlos con un poco de mantequilla y mermelada, que lo de la bicicleta cansa mucho jajaja Bueno, si me apuras con el lemond curd tienen que estar también de vicio. También me gusta la idea de tomarlos con queso... En resumidas cuentas, que me encantan

    Un besito, cielo

    ResponderEliminar
  5. Uffffffff que ricos¡¡¡¡ me comia ahora uno, ummmm besitos

    ResponderEliminar
  6. buenisimos, si pudiera me los cogia , con un té o café, oh que delicia!
    besines
    Silvia

    ResponderEliminar
  7. Creo que la primera vez que oí hablar de los scones, y se habla mucho, fue en uno de los libros que leí este verano: La isla de las mariposas. Eran terratenientes ingleses en las plantaciones de té de Ceilán, quienes se los merendaban a menudo en sus reuniones. Ahora cuando los he visto me he acordado de lo mucho que los celebraban y no me extraña nada porque tienen un aspecto super y con ese rico relleno que le has puesto la verdad es que se ven muy apetecibles. Me quedo con la receta de estos estupendos panecillos a ver si me animo yo también un dia de estos y los hago.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Te voy a dar un beso que ni el de Madonna a la Britney Spears,pedazo receton... los scones de pasas, mis favoritos, donde los veo los pido, siempre me traen buenos recuerdos y mejor sabor,una vez intente hacerlos y me salieron duros como una piedra,. Seguiré tus consejos a ver si hay suerte y lo consigo
    Un besazo y gracias por la receta reina mora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuriaaaaaa, los acabo de hacerrrr, no debería haberlo hecho,están que te mueres de ricos...operacion boya de playa en marcha
      Un besazo y gracias por la receta y los consejos, así no podian salir mal ;)

      Eliminar
    2. jajajaja, me alegro un montón.
      Ala a disfrutar, qué buen desayuno mi niña.
      Por cierto ¿no hay fotito? :)
      Besotes....boya de playa dice, pues no te queda ná pa eso.

      Eliminar
  9. Pues mira, yo no los he comido nunca y menos los he hecho... pero viendo lo que has conseguido tu y con ese relleno que se me hace agua la boca, y con esta receta y explicaciones tan detalladas, me voy a atrever a hacerlos. Aún no he merendado y ya voy teniendo hambre, con un cafetito estaran de lujo!!! que envidia...se ven deliciosos. Ya la tengo en favoritos. Bs.
    Julia.

    ResponderEliminar
  10. ¿Me crees si te digo que hoy iba a publicar unos scones salados? Pues eso, a última hora me eché para atras, pero ahí están, en la rampa de salida....jajaja. Me encantan estos ¿panecillos/galletas?, yo también los conozco desde hace muuuuucho pero igualmente, hacía muuuucho que no los probaba, ni siquiera acordarme de ellos hasta que empecé a volver a verlos por los blogs, me gustan de todas maneras, tanto dulces como salados y los tuyos quedaron geniales. Un beso corazón.

    ResponderEliminar
  11. Madre del amor hermoso como me has puesto de largooooos los dientes por que ya no me da tiempo que si no ya mismo me ponia hacerlos , ya mismo me guardo la receta en pendientes seguro estan de muerte relentaaaaa no hay mas que ver las fotos.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  12. Valeeeee, me has convencido esta vez. No hay que amasar ni dejar levar ni nada de eso que me da calambre. Te compro hasta el té, fíjate tú si me he trasladado a tu mesa desayunando, me he pasado por tu jardín, he visto el día tan precioso que cuentas y vengo con hambre... pero solo siete? no creo que sean suficientes, niña, ya estás haciendo unos pocos más, ya los relleno yo.. jajaja.
    Pues no te digo que no los haga algún día, en serio... si eso ocurre te lo contaré debidamente!
    Un beso muy gordo, que tengas una semana buenísima!

    ResponderEliminar
  13. Pues aunque los he visto en alguna ocasión circulando por la blogsfera, nunca los he preparado en casa y tampoco los he comido nunca fuera... Pero reconozco que hoy, viéndolos en tus fotos y diciendo a gritos "cómeme" me han entrado ganas de probarlos. Seguro que en casa nos encantan!!. Por cierto... me encanta el juego de te que tienes. Le va perfecto para acompañar a la receta de hoy.

    Un besazo guapetona

    ResponderEliminar
  14. Bueno...te puedes imaginar que la primera imagen, chorreando mermelada y asomando....mantquilla? me ha puesto los dientes largos.....después como siempre...ya me he inmiscuido en toda la historia...tanto que he babeado.....
    El apunte de la separación entre redonda y redonda....con cremimiento a lo alto, no a lo ancho....pues como que me ha dejado más trnquila.....ahora ya no me sorprende...me sorprendió cuando vi cómo crecía el hojaldre de los hojaldres de la cebolla caramelizada del Paco....ahora ya soy toa una profesioná del sector como te puedes imaginar....lo del clotted cream, lemon curd es algo que consumo todos los días, así que no tengo ningún tipo de problemas en imaginarme lo que es...osea sí.....

    Como también te imaginarás yo jamás me levanto un domingo por la mañana con ganas de un desayuno especial....porque si lo hiciera, me lo tendría que preparar yo...así que mejor no tener ese tipo de deseos....

    Te aseguro que probaré a hacerlo...lo de la mezcla de la mantequilla con el resto....no me ha acabado de quedar muy allá.....te juro que no jugaré al basquet con el resultado....:)

    Espero que este estupendo desayuno quiera decir que tus virus se han ido de paseo....

    Besitossss

    ResponderEliminar
  15. tengo muchísimas ganas de probarlos!! estoy enamorada de tu vajilla que lo sepas .)

    ResponderEliminar
  16. Me encantan los scones y he de confesar que no los he comido nunca, pero las fotos que veo de ellos siempre me ha gustado la forma, la textura, yo que sé que cada vez que los veo me apetece salir corriendo a probarlos. Me pillas un poco lejos, que si no...... ya merendaba hoy contigo. Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Me encantan los scones, los he hecho un para de veces y han volado, la pena es que a mis hijas no les gustan las pasas y los he hecho sin nada, bueno para ponerles luego mantequilla y mermelada, son deliciosos, te han quedado con una pinta sensacional.

    ResponderEliminar
  18. Nunca los he comido, pero viendo lo bien que te han quedado dan ganas de ponerse a hacerlos, aunque yo los haría para merendar, pues esperar que se hagan para desayunar no es lo mío, soy de las que la primera faena que hago es el café para desayunar y después ya lo que haga falta.
    La vajilla muy propia con los scones ingleses.
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Vaya entrada nos traes hoy. Espectaculares scones!! Los conozco porque estuve viviendo una temporadita por allí!!! Me encantan pero no sabía como se hacían, así que me la llevo!! Muchas gracias por esta maravilla!!! Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  20. Que pinta!!!! ahora mismo me comía uno!!!!!!encantada de conocerte, amiga, nos vemos.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Qué maravilla todo, la introducción, la fotografía, la explicación... me gustan los scones y lo que más me atrae de ellos es que no son excesivamente dulces (por no decir que no son dulces), al menos los que yo he comido tanto en Londres como en suelo patrio. Otra cosa que los hace muy atractivos es que su masa no necesita tiempo de reposo, ni levaduras "madre" ni "padre", vamos que hay más excusas para hacerlos que para no hacerlos. Tu si que sabes cómo empezar bien el día!! Un abrazo y tantos besos como scones...

    ResponderEliminar
  22. Que te levantaras con ganas de hornear, supone que tu resfriado a pasado a mejor vida, de veras que me alegro.
    Los scones están bien buenos y acompañdos de un buen té es como más me gustan...y si es en Londres, ya son palabras mayores, porque allí bordan las dos cosas, claro que esta receta habrá que guardarla, porque viene directamente de la pérfida albión y eso en este caso supone un plus.
    Un bico grade Reina Guanche

    ResponderEliminar
  23. Pues sí que ha sido casualidad!! Me guardo tu receta sin dudarlo ehh que me encanta probar variantes y más aún cuando lleva detrás una historia tan entrañable!! La primera vez que los probé, creo que fue del supermercado Mark and Spencer y fíjate que aún sin ser caseros quedé prendada de ellos... luego ya en panaderías, en teterías... pero los mejores en una panadería de Galway (Irlanda). Así que cuando el otro día los preparé para el cumple de Ángeles, me sorprendió el resultado tan parecido. ¡Me quiero coger una excedencia e irme allí unos cuantos meses! jajaja En serio, te quedaron fantásticos con su juego de té inglés incluido y tu forma de redactar me encanta, ya lo sabes.

    besazos guapa

    ResponderEliminar
  24. Yo nunca he probado los scones pero no me importaria empezar con estos,menuda pinta tienen ummmm.....tomo nota.
    Besets.

    ResponderEliminar
  25. Pero que ricos!!! yo los he probado sólo una vez, los hizo una amiga y nos invitó a merendar, pero eran más grandes. Tu receta me ha entusiasmado, parece tan tan facil que me iria ahora mismo para casa a hacerlos, pero claro, no puedo. Los haré, eso está claro, sólo espero que salgan tan guapos como los tuyos y así poder enseñártelos. Muchos besosss

    ResponderEliminar
  26. Qué hermosa historia y qué maravillosa receta, Nuria. Me encantan los escones. Me gustan desde antes de conocer su origen iglés, luego mucho más, por su puesto. Casualmente llevo varias semanas con ganas de escones con pasas de uva: los vi en una panadería pero a fin de cuentas me gustan más hechos en casa y sin embargo hasta ahora no me he dispensado lo suficiente para ponerme manos a la obra. Contrastaré esta receta tuya -original inglesa. con la mía y estimo que habré de quedarme con la tuya .... ja-ja !!
    besos mi querida. No me olvido de tu mail.

    ResponderEliminar
  27. Me encantan Nuria y te han quedado de lujo. Anoto un par de cosillas que no sabía y me parecen interesantes y la próxima vez que los haga comprobaré si hay diferencia.
    Me llevo un par, el té te lo regalo, mira que me gusta el olor, pero es imposible, no puedo con él, salvo el chaí y segur que es por las especias y la leche, me es imposible tomarlo.
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  28. Deliciosos,viendo como se cae la mermelada,la mantequillla,dan ganas de darle un bocado a la pantalla del pc,me apunto tu recetilla!!Besitos
    Carlos-Chocoboss

    ResponderEliminar
  29. Yo no los he probado nunca, pero yo tampoco me negaría a robarlos con la pinta tan maravillosa que tienen, ese es un desayuno de reyes, que ricos tienen que estar , ni que decir tiene que me llevo la receta, porque esto hay que probarlo si o si, jeje. Un besazo.

    ResponderEliminar
  30. me vuelven absolutamente loca, te quedaron divinos! besitos

    ResponderEliminar
  31. Pues no los he hecho nunca Nuria y te diré que es imposible tener mejor aspecto. Sin duda que probaré tu receta. Me encantan las recetas tradicionales, son mi debilidad.

    Un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  32. Una receta de lo más "british" eh? Nos encantan los scones (nunca los hemos comido con pasas, pero éstos prometen...). Y nos gustan con todos los rellenos posibles: son maravillosos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Mi querida Nuria! Qué linda eres con tus comentarios, gracias por el saludo de cumple también ¡ya ha pasado un mes!
    Me fascinan los scones, y tu te mereces un gran desayuno los domingos, muy bien pensado, supongo que la familia también lo disfrutó. Nunca los he hecho con pasas u otro relleno, pero me parece una excelente idea. Con mantequilla y mermelada son lo mejor!. Besotes

    ResponderEliminar
  34. Madre mía, como desayunais en tu casa, menuda envidia. Te han quedado impresionantes, nunca los he preparado pero me parecen ideales para el desayuno, tomo nota. Un beso guapísima.

    ResponderEliminar
  35. Me encantan los scones pero nunca he hecho en casa, ahora ya tengo la receta.
    PTNTS
    Dolça

    ResponderEliminar
  36. Mi querida amiga, aunque no sea la receta de esa teteria, estoy segura que esta es tan rica como aquella que con tanto cariño recuerdas, nunca los he probado, pero solo verlos me he enamorado, que hacierto has tenido dandote este capricho de desayuno, la verdad que a veces nosotras mismas tenemos que mimarnos, y eso esta muy bien, esta receta me la llevo tengo que hacerlos, por que son recetas joyas que no se pueden perder. Mil besicos cielo mio

    ResponderEliminar
  37. Buenos días Nuria. Maravillosos Scones los que has preparado, te han quedado francamente espectaculares y seguro que es un placer poder degustarlos, tanto rellenos o simplemente solos. La presentación y la fotografía sensacional.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
  38. Que ricos¡¡¡¡ llevo mucho tiempo que quiero probarlos, tomo nota me han parecido faciles.
    besos

    ResponderEliminar
  39. Me encantan los scones y esta receta procedente del país de origen de los bollos tiene que ser fantástica! Gracias por compartirla!
    Besotes y buen finde!

    ResponderEliminar
  40. Hola, los encontré!!! Que ricos!!
    Hoy a mi me han tocado ver dos recetas made in London. El Chutney que acabas de publicar, en el presente 2017 jeje y estos scones estupendos. Entonces, Nuria, tengo que entender, que realmente la receta lleva levadura tipo royal, como los hice yo también, y no levadura panadera como creía en un principio. Anda, mira, he aprendido algo hoy. Yo también me enamoré de estos pastelitos durante mi estancia en Londres. Que fue bastante breve, 6 meses. Pero tengo que reconocer que he comido más de 6 scones jeje. Siempre los compraba con mi hermana en las panaderías, porque eran mil veces más ricos que los que vienen en embalajes en los supermercados.
    Me voy, que es tarde, toca dormir. Buenas noches mi Nuria
    Eni

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?