15 de junio de 2015

Bocadillo de Chocos con Pan Negro

              

    El verano pasado, estando uno de mis hijos esperando la guagua {autobús} en la parada, paró un coche para preguntar dónde iba, y recogerlo si coincidían en el destino o parte del camino.
       Tengo que aclarar, que aquí es una practica habitual. Cuando ves a la gente local a la salida de los pueblos o esperando en las marquesinas, y aunque no hagan autostop, paras y preguntas. Yo lo suelo hacer también, aunque el tema autostop es algo que parece caído en el olvido ¿verdad?
   

      El asunto es que ese día precisamente, mi hijo iba de comilona a casa de un amigo y era el encargado de llevar el pan. Si sabes de mi afición, habrás adivinado que esas piezas hacía apenas un rato, estaban en el horno de mi cocina.
      A los pocos minutos de estar en el coche, la chica que lo recogió no pudo evitar preguntarle qué era lo que llevaba, porque el coche olía a tahona. Y él todo orgulloso le enseñó uno de los panes, y le explicó que los hacía su madre, osea, aquí la  
menda lerenda.
      Como iban a estar unos cuantos kilómetros juntos y dio la casualidad que la chica era cocinera en un hotel de la isla, a partir de ahí y como no podía ser de otra forma, la conversación versó sobre comida. Le explicó una receta de gran aceptación entre sus clientes, y mi hijo muerto de risa me la contó por teléfono.


     Y el pan de hoy lo hice con las recomendaciones de ella, pues yo nunca había utilizado tinta para teñir la comida. Según le contó, en su Carta los presentan en panecillos minis y en plan gourmet.
     Las últimas palabras antes de despedirse, fueron: -" Felicita a tu madre, que esos panes no los hace cualquiera " . . . ayyyy, que me puse como un Pavo Real {risas}.
    Aunque lo típico son los bocatas de Calamares, cuando fui a comprarlos, me encontré que eran de origen extranjero, y los Chocos que estaban al lado, procedían de Huelva ¿qué quieres que te diga? elegí el producto nacional.
    Vamos a hacerlos, verás lo rico que vas a comer.
     

                 

- 250 grs de Trigo.
- 125 grs Agua Templada.
- 10 grs Aceite Girasol u Oliva.
- 5 grs Levadura Seca Panadero.
- 5 grs Sal Marina Fina.
- 3 Bolsas de Tinta de Calamar o Sepia {las mías pesaban 4 grs} y quería asegurarme que el pan quedase negro de verdad.
    
- Ponemos todos los ingredientes en la cubeta de la panificadora y seleccionamos el  programa de amasado {quince minutos}
- Una vez terminado, dejamos descansar la bola diez minutos para que se relaje.

- Volcamos la masa sobre la mesa de trabajo y la partimos en porciones, las mías de 70 grs.
- Al no ser una masa de alta hidratación se trabaja muy bien.

- Hacemos bolas con cada una de las porciones.
- Si, te aconsejo que utilices guantes porque la tinta en crudo mancha.
- Encendemos el horno a 50º.

- Cada una de las bolas, las ruedas un poco para dejarlas en forma alargada.
- Como ves en las fotos, han salido seis porciones.

- Con unas tijeras le haces dos incisiones profundas, si prefieres hacer otro tipo de marca, elige la que prefieras.
- Apagamos el horno, y como está templadito, en veinte minutos tenemos los panes levados.

- Ahora, cogeremos una brocha de silicona, la pasamos por agua y mojamos con cuidado dentro de cada incisión.
- Precalentamos el horno a 250º.

- Pon unas semillas de sésamo tras haber mojado con la brocha.  Las semillas quedarán bien pegadas al pan.
- Bajamos el horno a 200º y horneamos los panes durante quince minutos. Posición media;  calor arriba y abajo. Si los quieres más crujientes, pulveriza las paredes del horno o antes de cerrarlo, echa un vaso con agua en el suelo del horno, se producirá un vapor considerable.
- Sacamos los panes y enfriamos sobre una rejilla.


- Limpiamos los chocos y los dejamos cortados en tiras. Salamos.
- En una bolsa de plástico pondremos bastante harina, introducimos los chocos y damos unas sacudidas para que queden bien cubiertos.
      
- Después los pasaremos a un colador, y tras darle unas cuantas sacudidas, veremos que eliminan harina, y se quedará la justa y necesaria para freír.
          

- En una sartén pondremos aceite de oliva en abundancia.
- Para saber el momento perfecto de freírlos, añado un trozo pequeño de cáscara de limón, cuando empieza a burbujear con alegría, empezamos a añadir el pescado.
   

 - Lo dejamos hasta que alcance el dorado que más nos gusta y lo sacamos a un plato, donde habremos puesto papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite.
 

    


En un cuenco, disponemos la mahonesa que creamos necesaria. Añadimos unas gotas de limón, un poco de ajo en polvo y unas semillas de amapola.
Lista para servir.
Las semillas harán un contraste crujiente muy agradable y el color que aporta, combina bien con el pan.
Aquí va todo a juego . . . ¿será por pijerío?

      El bocata ya te lo montas como más te guste, con mahonesa en las dos partes del pan, sólo por arriba . . . pero te recomiendo ante todo, que vaya bien relleno y que esté caliente.

      Ahora te voy a contar lo que pienso del pan negro. No sabe más que a pan, la tinta de sepia en mi caso, no le aporta ningún sabor. Es tan solo una cuestión estética, pero te aseguro que sorprenden en la mesa, y de qué forma. En casa hemos tenido opiniones de todo tipo, la mía, es que pienso repetir porque me dará juego para otras preparaciones.
      Mi madre los miró de medio lado, y dijo sin ningún pudor ni miramiento: ¡¡¡ qué cosa más fea, niña !!! así sin anestesia ni nada. Y ni siquiera los pobró, alegando que con su edad, era una mujer clásica {con ochenta y cuatro años, se lo puede permitir ¿no? así que eligió un panecillo blanco.
     Por cierto, los panes son tiernísimos. Así que si el color te da repelús, no te gusta o sólo utilizas el negro para vestir . . . puedes seguir la receta sin añadir la tinta. Lo vas a disfrutar igualmente, hazme caso.
     Y para acompañar la comida, llegando este tiempo de calor, en casa no falta nunca, nuestro vaso de gazpacho casero, faltaría más.


Y eso es todo por hoy, nos vemos en unos días. Ya sabes, sé feliz o al menos, inténtalo.

31 comentarios:

  1. Parece propiamente que se te hubiera achicharrao el pan en el horno, pero ya sabía yo que esto tenía truco porque eso no te pasa a tí ni de coña, y míralo si no te tengo calá, ahora es tinta de calamar. Y claro de qué va a ser el relleno, pues de calamares también, pero como ahí te falló el mercado, te fuiste a por sus primos los chocos y muy bien que hiciste porque están más buenos. Anda que en cuestión de originalidad, ya quisiera Ferrán Adriá tener tu inventiva. Te felicito por sorprendernos siempre con recetas sacadas del pais de las maravillas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nuria lo que no se os ocurra a vosotros , la verdad feos son, aun que imagino el sabor con los calamares y este pan , yo creo que para algun aperitivo pequeñitos pueden dar juego, yo como tu madre donde este un bocata de calamares de los de antes, aunque he de reconocer que impacta, gracias por la receta y si tengo ocasion voy a probar, que hace que no hago pan mucho mucho, pero sera cuando vuelva si encuentro calamares traigo, gracias y no se os ocurre nada bueno, bessssssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Negro, pero negro que te ha quedado este pan...ahora, es ideal para tomarlo con los calamares fritos...mi marido te pondría en un altar!! lo que mas le gusta es un bocadillo de calamares y lo segundo todos lo platos que lleven tinta de calamar...todo junto...para que le de un subidón!!! no sé si enseñarselos...jajajaj Bs.

    ResponderEliminar
  4. Sorprendente!!!!!
    Esa es la primera impresión, pero leyendo la receta y en toda su extensión, esto debe ser un bocado delicioso, Nuria!!!!
    Y me lo guardo, porque quiero ver la cara que ponen cuando lo vean por primera vez, jaaa,jaaaa
    Y como siempre, un expléndido paso a paso, así como esa preciosidad de fotos!!!
    Muchos besitos corazón!!!!

    ResponderEliminar
  5. Ay mi niña buenos dias !!!
    Qué orgulloso se tuvo que sentir tu hijo de ti y qué gusto cuando reconocen el trabajo bien hecho verdad ?..........Tus panes son siempre exquisitos , vamos que la masa y tus manitas de oro sois el tándem perfecto . Me encantan !!!
    Me ha hecho gracia el comentario de tu madre porque pensando en la mia también me diría lo mismo jjajajaja....son lo masssssss jajaja....
    Viendo ese bocata e imaginándomelo disfrutarlo en un entorno agradable, rodeada de buena gente y saboreándolo en todo su esplendor, podría definirse como la felicidad absoluta, esos pequeños placeres que nos ofrece la vida al alcance de la mano y que nos reconfortan de los sinsabores gratamente.
    Bueno mi sol, una gran entrada la de hoy (como siempre) . Un montonazo de besos y abrazos y feliz semana !

    ResponderEliminar
  6. Hola Nuria, según leía tu receta y veía tus fotos, me estaba imaginando la imagen en mi casa y a todos diciéndome, y además de ésto que hay más de comer???? La verdad que visualmente, a mi tampoco me atrae mucho, pero por mi afán de experimentar, claro que lo haría, si hiciera pan claro, que no lo he hecho en mi vida, he pedido que me regalen una maquinita de esas para hacer pan y no cuela... pero vamos que si me animo a meterme a panadera, fijo que experimento estos panecillos, besos!!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Alucinando me has dejado, Nuria!! A mi este pan me ha encantado, pero encantado, encantado. La próxima vez que tenga gente para comer o cenar lo pienso hacer, y seguro que los dejo a todos con la boca abierta. Sólo espero que no sean muy tiquis miquis y quieran probarlo, porque yo prefiero que tenga sabor a pan, pan y no tanto a tinta de calamar, ja, ja. Tu pan me ha convencido del todo, ya sea con chocos o sin ellos. Besitos y gracias por estas maravillas que siempre nos ofreces. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Y elegiste bien querida Nuria!! jjejejeje!! Como de Huelva , ay, ninguno! me pongo como un pavo real, vaya que parece que los he criado yo!jajaja!! vaya panecillos, nunca lo hubiera imaginado, no se me pasará traer tinta y probar. me ha encantado tu post de hoy, qué orgulloso estaría tu niño presumiendo de madre. Yo lo estaría. Un beso guapa y disfruta de la semana como yo de tu receta!!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta leerte!! siempre que entro en tu cocina esbozo una sonrisa, si es que eres muuuu linda y sabes escribir una receta como nadie. Te puedo asegurar que si le pongo el pan negro a mi madre me diría igual que la tuya jejejjej, ellas son de la época de escasez de pan y ahora les gusta comerlo blanquito, blandito y recién hecho, que leches........ya se privaron de bastantes cosas, no crees??? En fin que decirte sobre tu pan, sobre todo que llama la atención mucho y que en absoluto pongo en duda que no esté bueno, no hay nada más que ver esa miguita que tiene, se ven tan blandita......Besotes corazón

    ResponderEliminar
  10. hola!! uiii que negro este pan, que me ha entrado envidia de ver una cosa tan bonita!! pues ahora yo lo querré copiar... en pendientes, de esos pendientes que hacen cola claro, pues que esto tiene que estar de muerte. Que suerte encontrarse un a alguien que cuente recetas.. está genial, aqui lo del autostop está bastante olvidado... la verdad, ;) bueno lo dicho, ganas de probarlos! un beset, feliz semana !

    ResponderEliminar
  11. Pero que me haceis ultimamente todas con las fotos??? Que maravilla, escuchas los aplausos?
    Estoy flipando ahora mismo con la receta de hoy, a que ni te has dado cuenta que he sido yo la que le dio el mordisco al bocata? si es que ademas llevo con antojo de bocata de calamares desde hace meses y el otro dia compre unos congelados para cuando ya no pueda resistir más y vas tú y me pones un pan NEGROOOOO que voy a tener que hacer en cuanto encuentre la tinta, si no tendre que comprar unos chipirones y rebuscar la bolsa porque este pan hay que hacerlo sí o si, aunque solo sea por ver la cara de las niñas...que pasote Nuria!
    Me estoy imaginando a tu hijo con una cestita llena de pan en plan Caperucita...a mí no me hubieran durado ni dos segundos
    Un besazo panadera

    ResponderEliminar
  12. jajaja me ha encantado el post! Qué graciosa tu madre! La verdad es que yo de pequeña también le ponía pegas a mamá con los calamares en su tinta...y esa cosa negra tan rara se come? jajaja
    Pero este pan que hoy has hecho llama muchísimo la atención! qué pasada! Lo tengo que probar! (seguro que está exquisito!!!)
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  13. jajajajaja... Ya me imagino a tu hijo con la cabeza bien alta, súper orgulloso de su mami... Ayyyyy estas mamis cocineras! Pues oye, esos panecillos son súper originales y con el relleno de chocos fritos ya me muero. Pues la idea me encanta, así para hacer pequeñitos en plan aperitivo. Mmmmm... deben tener un sabor a mar extraordinario. Me encanta la idea. Muchos besos guapetona

    ResponderEliminar
  14. Oleeeee y oleeeee..!!! que pasote de panes...Nuria..!! estos son los del Machin..no? angelitos neegrooss..jaja
    pues casi me los salto porque me tienes el face vetao y me han saltado como si tuvieran vida propia en la lista de lectura.. me ha encantao que contases la historia , porque ya no puedes ser más lista..con cuatro cosas que te ha dicho tu criatura ira que panes más chulos pijos nos platificas en tu mesa..con los guantes tambien habia pensao , que no veas el tiznaco ese que luego se quedan las uñas de toxicomana que no veas.. pero la mejor tu madre..jaja..esas madres que no tienen filtro son la leche , anda..dile que el suyo me lo envias por paloma mensajera que me muero de curiosidad de saber como está ese pan, aunque digas que no sabe mucho...yo como Santa Tomasa..si no lo cato no me lo creo..
    Un abrazo grande como TU ..

    ResponderEliminar
  15. Hola guapísima, me imagino como te pondrías al oir las alabanzas de esa cocinera que llevo a tu hijo y no es para menos, eres una gran cocinera y por lo que veo lo has puesto en practica inmediatamente. Me he reído al ver en Google lo de la cara rara, la verdad es que el color te echa para atrás, pero estoy segura que esta riquísimo y si encima lo rellenas con esos calamares, que te voy a decir, de lujo, besotes preciosa
    Sofía

    ResponderEliminar
  16. Que chulada querida Nuria, eres la reina de los bocadillos!!! Me chiflan los bocatas de calamares son de mis preferidos, con éste pan ya me parecen de 10. Y por supuesto que puedes pavonearte por ahí de buena cocinera, porque lo eres. Un beso guapetona.

    ResponderEliminar
  17. Pedazo bocata de chocos que me has puesto por delante, para no dejar ni miga, je, je, je...Yo hace poco vi el pan negro en internet, y me llamó la atención, porque hasta hace poco no me dejé convencer por mi marido, para probar la tinta en el arroz, y ahora me encanta, es lo que tu dices de sabor nada, es todo espectáculo visual. Que por cierto tu has sabido, resaltar soberbiamente, con esas semillas de sésamo, que hacen un contraste precioso.
    Me ha encantado, yo de pan poco, solo el de la panificadora, pero con lo cuquis que te han quedado, me los apunto para sorprender una noche que quedemos con alguien para comer en casa, porque el efecto es arrollador.
    Besos guapa, y enhorabuena por ese hijo, que te hace sentir tan súper orgullosa y viceversa.

    ResponderEliminar
  18. Buenos noches guapisima, pero como me molan estos bocatas Nuria!! Por supuesto estaba claro que no se te habian achicharrado el pan, jajajajjajaja, sospechaba que habia tinta por medio, jajajajjaja, me han encantado.
    Un besote
    Ettore

    ResponderEliminar
  19. Tengo la receta en pendientes, precisamente hoy lo comentaba en casa, los hace un panadero famoso de aquí, Daniel Jordá y también de otros colores y sabores.
    Aunque sean tan oscuros, te han quedado muy chylos, perfectos con su relleno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Estoy encantada siempre cuando vengo a leer un artículo tuyo Nuria.
    Felicidades por impressionar a la cocinera.amiga de tu hijo! !
    Estos panecillos son raros si pero a la vez curiosos y nove dosos..asi que me encantan.y si! Los probaría. .no como tu mama jejw
    Besoa Nuria..perdona por las faltas..se me da mal escribir en móvil. .jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Hace muchos años algunas cosas salían de mi horno con ese mismo color... y sin tinta, jajaja. Fuera de bromas, me imagino la cara de la gente cuando sacas estos panecillos a la mesa, hija, te debes quedar con todos y con razón! Jamás he visto un pan de este color, son raros de c**ones, perdona que te lo diga, jajaja. Que están buenísimos, viniendo de tu horno ,no lo he dudado ni un momento, hay que ver qué pedazo de artista del pan estás hecha!!! Me has dejado flipada.
    Un besazo hermosa

    ResponderEliminar
  22. ¡Pero qué peaaaaazo de artista de revista estás hecha! ¡Panes negros! Y tan bonitos te han quedado! (Sigo alucinando) No me extraña que la cocinera te echara flores. El campo entero te echaba yo encima! (sin bichos, que luego pican y escuece). Mira que he hecho panecillos de colores. Me gustan mucho unos rosas ( del color de los ingleses churruscados en la playa) hechos con agua de cocer remolachas que quedan muy cucos rellenos de cosas verdes (de comer). Pero tus panes negros me han conquistado tanto que me los pido para el finde. Vamos, que los voy a hacer a cholón y así tengo en el cogelador para hacerme la gourmet cuando me haga falta jajajaja Creo que lo único malo de que sean negros es que como se quemen un poco no te enteras hasta que te los zampas. De todas maneras si dices que la tinta no le da sabor voy a intentar hacer un bizcochaco negro, que con unas fresas encima tiene que quedar la mar de bonito. Bueno! que me voy!...de momento los panes y voy que chuto jajaja Un besazo grande!

    ResponderEliminar
  23. Menda lerenda, que no se te resiste nada, mira que he visto estos panes otras veces con hamburguesitas de esas que se ponen ahora para parecer más "fisnos" pero a mí no me han dado ganas de comer este pan hasta verlos con esos calamares de Huelva. Mira que nos gusta un pan y un invento, así tenemos acostumbrados al personal y hasta se hacen expertos en dar a conocer las recetas de su madre.
    PD. bonita costumbre esa de llevar en el coche a los que esperan el bus, sencilla manera de seguir fomentado la solidaridad y la buena vecindad .... claro que eso queda en pocos sitios, suerte que vivas en uno de ellos. Mil besos.

    ResponderEliminar
  24. Hola querida Nuria , pues a mi me parecen super bonitos, un contraste estupendo con los chocos, que dicho sea de paso deliciosos y además nacionales, que lo mejor siempre lo nuestro ala, ya hechaba en falta uno de tus panes que siempre me gustan a mi y a todos los de mi casa, iba leyéndote e imaginaba las caras de los invitados ja,ja,ja, yo también los haré cuando tenga visita que siempre gusta sorprender y que tu hijo presuma de madre panadera es evidente con las maravillas que cocinas.
    Un besito enorme y feliz semana guapísima.

    ResponderEliminar
  25. Por fin llego a ver este maravilloso pan si es que no hay nada que se te resista , el color que tiene es una pasada y seguro que rico esta un rato por que mira que me gustan los bocadillos de calamares pero la tinta de calamar no me gusta naaaaaaaa sera que las veces que la he usado he puesto mucha no se pero a mis chicos les pasa igual asin que tendre que irme a tu casa para dar cuenta de elllos por que llevo un ratin babeando con las fotos que lo sepas.
    Como siempre receta y presentacion son de 20 points.
    Bicos mil y fleiz semana potita miaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  26. El que te comente hoy, no quiere decir que no haya visto esta maravilla de panecitos. El color, el sabor, el tamaño, el relleno... maravillosos, pero sobre todo, la gran satisfacción que te habrá producido ver el resultado y el éxito obtenido.
    Sabes que me encanta panear. Hoy, a pesar de todo, he horneado un pan experimento mientras hacía otras cosas, es decir, pan de levados largos, amasados... muy grande y mucho sabor, pero no válido para publicar todavía.
    Cuando me relaje, me lo miraré e intentaré hacerlo porque me ha encantado.
    Besazos

    ResponderEliminar
  27. A sus pies (aletas) mi sirena!! Que lo miro y lo remiro y no me lo puedo de creer...esto sólo lo podía hacer alguien como tú, que belleza!!! Si es que no hay pan que se te resista. Me has cautivado. Mira que no soy yo de andar con masas, pero creo que esta vez no voy a poder por menos...porque me imagino la cara que van a poner si algún rato los saco a la mesa. Eres genial!!! Un abrazo y millones de felicitaciones, que te las mereces todas, todas.

    ResponderEliminar
  28. Le tengo unas ganas enormes al pan negro, lo vi hace ya un tiempo a un super chef, creo que era Sergi Arola aunque no lo recuerdo bien, y desde entonces me apetece hacerlo un día. Mi chico cuando vivía en Madrid me llevaba a la Plaza Mayor a comer bocatas de calamares, creo que si le enseño esta entrada lo mato del ansia jajajaja. Por cierto, en Murcia lo de llevar los paisanos a la gente ya no se estila pero en el pueblo de mi santo, en Asturias, todavía es muy habitual que los vecinos se paren y te pregunten a donde vas si te ven caminando por la calle. Impresionante estos panes y la receta, un besazo!!!

    ResponderEliminar
  29. Oye amiga,ya veo que cuando ti dices que los panes son negros no te andas con chiquitas!!!!!, jolín, son negros , negros!!!!. Bien sabe Dios que te aprecio muchísimo como bloguera y como amiga, pero yo digo como tu madre..."que feitos que son, ja,ja.....y que conste que no soy nada racista. El caso es que elegante tienen que resultar n la mesa, originales y como fondo de armario seguro que no tienen precio, pero a la hora de metérselos en la boca eso ya es otro cantar. Y mira que a mi me pierden los chocos!!!.
    Bueno haré un esfuerzo por tratarse de ti, pero tengo que cerrar los ojos, vale?, ja,ja..

    Un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  30. Me han encantado tus panes Nuria, yo también quiero probar a hacerlos, la tinta la tengo en el frigo, sólo tengo que buscar el momento para ponerme con ellos. Me anima que no sepan a nada, más por los demás que por mi, aunque habría estado bien que supieran a calamares, pues ya puestos te los ahorras y como hoy el prota es el pan ¡pues tan ricamente! jajaja. Muchos besos guapa.

    ResponderEliminar
  31. Lo que yo te diga... otra receta para aumentar la lista. A mi me encanta la tinta, tanto, que en la pescadería cuando estoy por allí y alguien no la quiere ya me llaman, la uso para muchas cosas, pero al pan aún no había legado, pese a tener alguna receta seleccionada, eso si, no es tan negro como el tuyo, supongo que llevará menos tinta.
    Y oye, Reina Guanche, para mi gusto no le podías haber puesto un relleno mejor.
    Bicos gordos mi Reina

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?