15 de enero de 2018

Tortillas Integrales de Harina {Cocina Mexicana}




Ayy mi madre, lo que me ha costado volver a escribir la primera receta tras las fiestas navideñas.
Y es que te voy a contar la verdad: después del tiempo que me llevé en la cocina, las comilonas, los trasnocheos, montar mesas, lavar manteles, guardar la cristaleria y recoger hasta la última bola del árbol, lo que menos me apetecía era visitar blogs, hablar de comida, hacer fotos y preparar alguna entrada. Tenía la sensación de estar empachada.

Si me conoces un poco, sabrás que la cocina mexicana es una de mis debilidades. Fijate lo que me gusta, que hace ya un tiempo asistí a un curso de cocina de allá, precisamente para conocer más platillos de esta cultura culinaria. Muchas de esas recetas ya fotografiadas y listas para publicar, estaban en el disco duro que se me borró hace unos meses, así que tengo todavía el cabreo pertinente la excusa para volver a repetirlos y subirlos al blog.

Tener tortillas preparadas en mi casa es tan normal, como comer cualquier pan que salga del horno. Y cada dos o tres días hago una remesa porque me solucionan mucho. Que llega alguien sobre todo yo jajaja con hambre del trabajo o de clase y hay que esperar a que termine de preparar la comida, te comes una tortilla enrollada con jamón y queso y matas el gusanillo . . . o llega la hora de la merienda y tienes gana de algo dulce, en vez de pan, calientas una tortilla y le pones unos trocitos de chocolate dentro y sales de la cocina más contenta que unas pascuas . . . y no me digas para la cena. A esas horas ya estamos de capa caída y el ritmo del cuerpo no da para más de puro cansancio; pues cada cual se va calentando sus tortillas, se le añade que si unos tomatitos, un poquito de lechuga, unas rodajitas de aguacate, una salsita picante de tomate y unos trocitos de pollo cocido . . . y ala, a cenar como reyes y sin enredos.
             
               

Hasta ahora, siempre hice las tortillas con harina blanca, pero las harinas integrales me tiran mucho y tenía que probar si quedaban buenas y merecía la pena.Y vaya si quedan ricas, están escandalosas. No, no son difíciles, y seguramente las primeras no te quedarán perfectamente redondas, pero como todo en esta vida, es cuestión de práctica.
Cuando tenemos comidas familiares, en muchas ocasiones son las protagonistas. Me encanta en esas ocasiones, sacar a la mesa muchos platos con variados ingredientes para que cada uno se las vaya componiendo al gusto. Terminan siendo unas reuniones divertidas, con una mesa la mar de colorista y todos sin excepción, bromeamos con tener un gen mexicano, porque no es normal lo nuestro con esta cocina, cómo nos gusta !!


  
  {30-32 tortillas}

500 grs Harina Integral de trigo
100 grs Aceite de girasol
325-375  grs de Agua mineral a punto de hervir
1/2 cta de moka de Levadura tipo Royal {Polvos de hornear}
12 grs Sal marina fina






- En la cubeta de la panificadora, pondremos el aceite, la levadura (polvos de hornear), la sal y la harina.
- Seleccionamos el programa de amasado que dura quince minutos. Dejamos que los primeros cinco minutos se mezcle todo bien.
- Mientras pondremos el agua en un caldero y esperamos hasta que rompa a hervir.
- En ese momento la añadimos a la cubeta. Reserva un poco de agua por si no te hace falta, todas las harinas no se comportan igual.
- Terminado el programa, tienes que comprobar que la masa queda lisa, pero blanda. No se debe pegar a las manos, pero estará bien hidratada.


-  Volcamos la masa sobre la encimera y empezamos a separar porciones. Lo hago pellizcando la misma masa.
-  Dale forma de bola rodándola sobre la encimera o entre las dos manos. Como está caliente, la masa es muy agradable para manejarla.

- Ve colocando todas las bolas en una bandeja juntas y tápalas para reposar durante media hora. Este reposo es muy importante para poder formarlas más tarde.
- Coloca abundante harina en un plato para empezar a aplanar las tortillas. Coloca la primera que empezamos.

- Ve aplastando las bolitas, enharinándolas por las dos caras. Sacude para eliminar el exceso de harina.

- Colócala sobre la encimera y con el rodillo trabaja la tortilla para estirarla, no presiones mucho el rodillo. Situa el rodillo en el centro de la bola y aplana en dirección contraria a tí.
-  Vuelve a colocar el rodillo en el centro de la bola y aplana hacia tí.

- Ve girando y pasando el rodillo, y cuando veas que está bien fina, estira un poco los bordes con cuidado y verás cómo te queda redonda . . . o casi.

- Tengo la costumbre de formar unas cuantas antes de empezar a cocinarlas.
- Pon la plancha a calentar a fuego medio y espera a que esté caliente para empezar a cocinar la tortilla. Del 1 al 9 las hago en el 5.
- Al momento de dejarla en la plancha verás que empiezan a formarse burbujas, espera un poco más y le das la vuelta a la tortilla.
- Cuando  ya la tienes asada por las dos caras, sacas la tortilla del fuego y colócala entre dos paños gruesos hasta que termines de hacerlas todas. Suelo utilizar un mantel doblado varias veces para que resulte más grueso y guarden bien el calor.



- Una vez frías las puedes guardar en una bolsa de plástico, si no hace mucha calor no necesitas ni dejarla en el frigo. Las tengo siempre en la panera bien envueltas y aguantan varios días sin problemas.
 - Cuando las vayas a comer, calienta la plancha a fuego medio, y una vez alcance tamperatura, les das vuelta y vuelta. Verás que hasta llegan a hincharse de nuevo y volverse flexibles y suaves para enrollarlas sin problema.
- Utilizo dos planchas a la vez para ahorrar tiempo. Una es de hierro fundido, la que ves en las imágenes, la otra es de una batería de acero alemana de doble fondo. También sale bien en la segunda, pero en la de hierro me gusta más el resultado.



22 comentarios:

  1. Ya te echábamos de menos Nuria, aún cuando te entendemos perfectamente, pero aunque yo también he cocinado todo lo del mundo, tenía ganas de volver a la rutina y entre ellas la principal, el blog, que es una de las que más me gustan. Tus tortillas son reflejo de tu cocina, hacer una masa, trabajarla de maravilla y presentarla de lo más apetecible, amén de nombrar numerosas posibilidades de utilización. Yo seguro que las compraré, pero tendré en cuenta todas tus sugerencias, que no tienen desperdicio.
    Bienvenida a tu familia virtual.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Nuria, qué bueno que volviste... te echábamos de menos!!!!

    Yo amo también las tortillas mexicanas y las hago en casa muchas veces, quizás no tanto como tú, pero sí que de vez en cuando me hago unas cuantas sobre todo para las cenas. Siempre las hago con harina integral y me gusta más, incluso, que con harina blanca; además, por si algún día te animas a probarlas... échales algunas semillas como sésamo, pipas de girasol o calabaza o lino... ya verás que el toque "crunchy" les va genial, además de aportarles un montón de beneficios y buenos nutrientes. Besos linda y me alegro de verte de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Ya estaba yo echándote de menos y pensando que tu publicación no me había saltado o bien que te había tocado la lotería y pasabas de nuestro trasero vilmente ja ja ja

    Tal y como lo cuentas es normal que ni ver comida ni hablar de ella quisieras, pero el año sigue su ritmo y yo agradezco que vuelvas a asomar tu cabecita por la cocina y nos traigas estas tortillas.

    Sí, comparto gen mexicano contigo, y si eres de las que le pones mucho picante a todo ¡primas hermanas vamos a resultar! con estas tortillas tengo una relación de amor-odio. Hay épocas en las que las comemos muchísimo y otras que estamos saturados y dejamos de consumirlas. Ahora mismo me has pillado en una buena racha, de hecho este finde preparé un pastel salado con ellas ¡que está para chuparse los dedos! y hacía casi dos años que no había preparado ¿ves a lo que me refiero con la relación amor-odio?

    Eso sí, tiro de las industriales por falta de tiempo, pero al ver que no son tan complicadas y que la panificadora juega su papel ¡creo que voy a animarme un día y hacerlas caseras!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Nuria!! Entiendo perfectamente las pocas ganas que tenías de volver al blog. Yo, como no tomé vacaciones en él no me dio ninguna pereza, pero volver al trabajo después de dos semanas de vacaciones, ¡¡eso si que me dio tremenda pereza, ja, ja!! Por cierto, feliz año nuevo.
    Y qué versatilidad tienen estas tortillas, nunca hubiera pensado en darles tanto usos, pero gracias a ti, ahora se me han ocurrido muchas más. Muy buena la opción integral, realmente estupenda. Hoy me voy corriendo, que tengo que empezar a trabajar ahora mismo. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Nuria, me encanta verte por aquí de nuevo, aunque vengas empachada jeje.
    Sabes yo compro alguna que otra vez las tortitas, hay algún viernes que cambio la pizza por unas fajitas de carne, yo nunca me he atrevido a hacerlas, pero como siempre tu me lo pintas tan facil y divino que yo me digo eso esta chupao mira que facil es como lo explica mi amiga Nuria.
    Así que intentare hacerlas la próxima vez.
    Oye las puedo hacer igual pero con harina normal? las mismas cantidades? ya me dirás estaré pendiente a tu respuesta.
    Un besazo mi niña

    ResponderEliminar
  6. Querida Nuria, no sabes como te entiendo, yo llevo dos semanas publicando, y se me está haciendo muy cuesta arriba, sobre todo porque me ha pillado con los borradores llenos de ideas y fotos, pero recetas incompletas, o no me gusta el resultado, por eso es como empezar de nuevo, tengo que ir cocinando para poder seguir publicando, nunca me había visto tan pillada.
    Y con le del gen mexicano, no me extrañaría, a mi me habrás oído cientos de veces decir lo de mi otra vida china (por lo del arroz) o de mis muy antepasados italianas (por la pasta) porque cuando algo me gusta, lo hago hasta cansar, jajaja.
    Tus tortillas son un recurso quita hambres muy socorrido, se lo voy a enseñar a mi santo, porque él es es de la cocina exprés, la que se hace en O' y de donde no hay, te monta un festín, jajaja.
    Besos, y bienvenida de nuevo. Que pases una feliz semana mi niña.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Nuria, feliz año nuevo ante todo, ayer precisamente me pasé por aquí y vi que no habías publicado nada desde las fiestas. Me imagino lo de la recogida, es terrible lo que se trastea en una casa en navidades, entre manteles, manchas de vino imposibles, bolas del árbol, adornos desperdigados por toda la casa y cuando cierras la caja y piensas: "hasta el año que viene" ¡zas! aparecen unos pequeños "papanoeles" y otra vez a cuestas con la caja. Me pasa siempre.

    Bueno, te diré que este tipo de tentempié me encanta aunque lo integral no te creas que me gusta demasiado, pero creo que las podré hacer igual con harina de trigo blanca... creo, ¿no?

    Dejaré tu receta en mi Pocket para cuando termine la dieta, bueno, la dieta nunca acaba, quiero decir hasta que me quite los kilos que se acumulan y acumlan casi sin darte cuenta y siempre en los mismos sitios... ja ja
    Muchos besos y me ha alegrado verte otra ve en tu cocina virual.

    ResponderEliminar
  8. UMMMMMMMMMMM que ricas¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Hola Nuria!!
    que alegría volver a verte de nuevo, feliz año guapa.
    A mi me paso lo mismito, quede hasta el gorro de recoger, limpiar y de cocinar, tenía la misma sensación de empacho, por favor, ya han pasado y no lo creo!! y en tres semanas de lleno ya en los carnavales pero a mi estas fiestas no me afectan mucho gracias a dios.
    Las tortitas nunca las hice y tampoco comí muchos platos de cocina mexicana, creo que son picantitos y a mi el pique me gusta, las haré para probarlas tienen una pintaza y no tienen nada que ver a las que vemos en los supermercados, como se sabe todo lo casero es especial y ati las masas y estas cosas te quedan espectaculares...Besitos

    ResponderEliminar
  10. Todos nos sentimos empachados después de tantas fiestas, comidas, luces, whatsapp edulcorados y bolas de Navidad. Los Reyes nos gustan casi más que todas las fiestas juntas y ahora, como tu, vuelta a la vida...normal.
    Nunca hago estas tortillas pero mis hijos si. Se las preparan para cenar aunque suelen comprarlas ya hechas.
    No me parece difícil la elaboración. Tendré que aprender para cuando vengan a casa...
    Gracias por tu nueva receta y nueva versión de estas tortillas.
    No sé cómo lo haces pero sacas tiempo de donde no lo hay!!!

    ResponderEliminar
  11. Cómo te entiendo... cuesta trabajo volver después de tanta fiesta , comidas, cenas, reuniones...un poco saturadas, si...pero no hay más remedio!! Además es siempre un placer pasar por tu cocina!! Suelo hacer tortitas, pero nunca las he hecho integrales, las probaré!! Bs.

    ResponderEliminar
  12. Hola Nuria, por fin apareces!!! pues a mí me ha ocurrido lo contrario, estaba deseando volver a la rutina y no se me ha hecho pesado volver al blog. recuerdo perfectamente tus aneriores tortillas. a mí me gusta la cocina mexicana epro nada las tortillas que se compran, me parecen de plástico, quizás por eso no sean frecuenes en casa. Así que n tengo más remedio que probar las tuyas, e éxito está asegurado. ahora tengo un poco de lío, te contaré más despacio, cuando tenga un ratito más libre. mil besos preciosa, te echaba de menos!!

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa me alegro de que estés de regreso!!
    Me imagino que ahora que estás de dieta echarás de menos las comilonas, esas que te han empachado jaja

    Ya veo que nos vendes las tortitas desde por la mañana hasta la noche! Pues a mí me has convencido ya que nos aconsejas unos rellenos que quitan to el sentio!!!
    Con la harina integral quedan muy morenitas, no las había visto antes. Me gusta!! ;)

    Un besote y feliz 2018!!!

    ResponderEliminar
  14. Y yo pensando si te habria tocado un pellizquito de la loteria jajaja si es que una aunque este empachaaaaada de tanto comer no puede evitar seguir comiendo aunque luego no pueda cenar , a mi tambien me cansa recoger todo lo de las fiestas navideñas ,es lo malo poner se pone pronto pero recoger .
    En fin que me alegra que hayas vuelto a retomar el blog de nuevo ya te echaba en falta , solo he echo tortillas dos veces y no me han durado tanto que quieres que te diga aqui somos de buen comer ,me han gustado mucho estas con harina integral que seguro si duraran mas dias ya me las imagino con el chocolate uummmmm que se le va hacer si soy una lamboreteira.
    Como siempre receta y fotos del paso a paso son de 20 points.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  15. Nuria, qué ricas!! Y que solución más buena para "casi todo".
    Me gusta mucho leerte, guapa.
    Qué tengas un 2018 estupendo! Te sigo...

    ResponderEliminar
  16. Nuria, muy feliz año! Tienes razon, ahorita todos estamos algo empachados de todas esas comidas de fiesta. Que ricas tortillas de harina! La receta es casi igual a la que hace mi mama y no solo se ve que te quedaron suaves, tambien te quedaron muy bonitas! Igual que tu, en mi casa siempre tiene que haber tortillas, me encantan!
    Bs

    ResponderEliminar
  17. Madre mía! ¿Y quién no está todavía empachado? Jijiji
    Pues sabes, no tengo idea de comida mexicana, japonesa o china, soy un cero en conocimiento culinarios de estas gastronomías.
    Eso no significa que no me gusten, pero como no tengo "a mano" salsas y demás productos necesarios pues nunca me da por cocinarlos.
    Estas tortitas las veo muy prácticas para tener siempre a mano y hacer una cena rápida o picoteo en un momento.
    A ver..., que seguro nos traes en breve un rico relleno.
    Bienvenida de nuevo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Hola Nuria! Pues sí que nos hemos cruzado el lunes, faltó poco para encontrarnos jeje! Bueno pues ya estoy aquí para enmaravillarme (no sé si existe esa palabra jaja) delante de tus tortillas! Siempre las compro porque a nosotros también nos gusta mucho la comida mejicana aunque no la comemos lo bastante para mi gusto! En fin, veo que no parece muy difícil hacer estas tortillas caseras, un poco laboriosas pero fácil ;). Nunca las he probado con un relleno dulce pero seguro que están iguales de ricas que con salado mmm! Me llevo un par de ellas y así me las relleno de las dos cosas jeje! Un besote fuerte y feliz fin de semana querida!!

    ResponderEliminar
  19. Hola Nuria¡¡ por lo que he leído no he sido la única a la que le ha costado volver, tienes más razón que un santo, jeje, escapa una de las navidades harta de ver y comer comidas, no precisamente ligeras, hasta las mismas narices, jeje, pero todos los años repetimos igual, jeje.
    Tus tortillas se ven divinas, en mi casa les encantan, les ponen de todo, la verdad es que quedan muy ricas con lo que les pongas. Nunca he probado a hacerlas en casa y lo cierto es que tengo tus tortillas de maíz guardadas, pero eso, acabo antes en el super, jeje, te prometo que me voy a animar y las voy a hacer....lo dicho, te han quedado estpendas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  20. diooooos!!! la mejor manera de volver a los ruedos blogueriles, si señora, por la entrada de México!!! Una receta de las que hacen que resbale una lagrimilla, por lo menos a mí. Por lo que leo tu también eres de las que queda un poco saturada de las navidades, sus comidas, cenas, árboles, belenes, bolas y guirnaldas!!! Un enorme abrazo y sigue trayendonos recetas tan estupendísimas.

    ResponderEliminar
  21. Hola Nuria. Esta receta no pude venir a comentarla y sabes que me gusta porque soy de tortitas, crêpes, panes planos...
    No sé si te enterarás porque no suelen avisar, pero te las han elegido en paseo por la red de Directo al paladar.
    Me alegro mucho.
    Besos.
    https://m.directoalpaladar.com/gastronomia-en-internet/paseo-por-la-gastronomia-de-la-red-13-recetas-para-dar-la-vuelta-al-mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias mi querida Marisa por el aviso, ahora pasaré a verlo. Como bien sabes, estas cosas hacen ilusión.
      Besotes mi niña, feliz Domingo.

      Eliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?