12 de septiembre de 2016

Panecillos Suecos


¿¿¿ CÓMO ESTÁN USTEDESSS ???


Estoy desentrenada después de dos meses y pico sin escribir una entrada. No voy a decir que se me ha olvidado, porque es como montar en bici; pero siempre se tiene emoción y nervios por el reencuentro. Nos pondremos el delantal y disfrutaremos de una nueva temporada de recetas ricas, sabrosas y bien apetitosas; y por supuesto cuento contigo.

Espero de corazón que hayas pasado un buen Verano. Te diré que no me quejo para nada del mío, ha estado muy, pero que muy bien y ha sido bastante gratificante. Desconectar por un tiempo hasta de las cosas que nos gustan, es estupendo para despejarse mentalmente. Además, he hecho una gran nueva amistad, nos volvimos íntimas rapidamente. Se llama Tum-bo-na y ha sido mi compañera de siestas, lecturas y mira-estrellas nocturnas con mantita. Seguro que seguimos con tan buena relación aunque hayan terminado mis vacaciones, queda mucho tiempo por delante con buenas temperaturas y pienso alargar mi espíritu veraniego todo lo que pueda.

Estos días atrás, ni te imaginas las vueltas que ha dado mi cabeza. No tenía nada claro con qué receta hacer el retorno. Que si salado, que si dulce, que si un pescado, que si un marisquito, que si una riquísima verdura, que si una buena carne, que si una bebida fresquita . . . pues al final nada de lo que tenía previsto. Traigo una coquetona bandeja de panecillos, que como ya sabes, es  lo que más disfruto haciendo en la cocina.
    
       


Empecé a prepararlos el año pasado. Durante unos días que estuve fuera de casa, mis fieras se comieron tooodo el pan que dejé horneado, y créeme que era bastante. Así que compraron unos paquetes de panecillos suecos y se convirtieron en el nuevo vicio familiar. En cuanto volví y tuve tiempo, metí las manos en harina para hacerlos caseros.

Reconozco que con las primeras hornadas, probé la resistencia de los empastes de toda la familia y casi me llevo por delante alguna muela ajena. Así que tras varias prueba-error-prueba-acierto ahora si que si, te traigo la receta mejorada, irresistible, fácil y riquísima; para que te queden tan estupendos como los que ves { y que viva mi abuela !! }

No te haces idea de todas las cosas tan apetitosas que hemos podido untar este Verano sobre ellos. Han estado presentes en todas las comidas tardías, en las cenas informales a deshoras; y los ricos y animados desayunos de los que llegaban de amanecida y coincidían con los que se acababan de levantar {pertenezco a los del segundo grupo}. Tengo que admitir, que si por mí fuera, podría comer así toda la vida . . . unta que te unta, y picoteando un poco de aquí y otro de allá. En un mundo ideal, debería ser así, la cruda realidad no entiende estas cosas.

   

425 grs Harina de trigo
180 grs Leche entera 
1 Huevo
6 grs Levadura fresca de panadero
45 grs Aceite Oliva Virgen Extra
5 grs Azúcar
10 grs Sal Marina

          

- Pondremos todos los ingredientes en la cubeta de la panificadora.
- Seleccionamos el programa, sólo amasado que dura quince minutos.
- Después dejamos la masa descansar otros quince minutos y la volcamos sobre la mesa de trabajo.


- Separamos porciones de 25 grs.
- Con la mano ahuecada, le damos forma de bolas.


- Una vez todas formadas (entre 25-27 piezas) las hacemos rodar de alante hacia atrás, para darle forma de croqueta.


- Vamos dejando todos los panecillos en la bandeja del horno, con bastante separación entre ellos.
- Tienen que levar hasta que tripliquen volumen, con una hora y media fue suficiente. En invierno será algo más y si tu cocina es más calurosa que la mía, acortarás tiempo.


- Precalentamos el horno durante quince minutos a 250º.
- Introducimos los panes a media altura, durante diez minutos, y bajamos la temperatura a 210º.
- Esperamos a que estén fríos para cortarlos por la mitad y volverlos a hornear.


- Volvemos a colocar los panes ya abiertos en la bandeja del horno y los hornearemos por segunda vez, durante quince minutos a 210º. Cuando los saques, déjalos sobre un paño de algodón o una rejilla.
- Tendrás que repetir la operación porque en una bandeja no te cabrán todos. Al haberlos partido por la mitad, hemos doblado la cantidad.


- Cuando los hayas tostado todos, apaga el horno, vuelve a colocarlos sobre la bandeja. Ya no hace falta que estén ordenados, vuélcalos sin importar que haya unos sobre otros.
- Déjalos dentro del horno hasta que esté frío, se terminará de tostar el interior de cada medio pan con el calor residual.
   


Qué ¿te animas?
   
 
  


- Al ser un pan seco, te aguantará bastantes días si los mantienes bien guardados. Los suelo conservar en bolsas de congelación con cierre zip. Cuando se acerca alguna fecha de celebración familiar, hago hornadas dos o tres días antes para tener suficiente cantidad.
- Es importante que estén fríos antes de cortarlos por la mitad y volver a hornearlos, si lo haces antes, se quedarán hundidos por el lateral que empiezas a cortar y la miga aplastada. Merece la pena esa pequeña espera, te lo dice una mariaimpaciente.
- Punto importante también es el levado, al triplicar volumen, una vez tostados serán verdaderamente livianos y conseguiremos el mismo crujiente de los comerciales.
- Es un pan crujiente, pero frágil al mismo tiempo. Si se te cae uno al suelo, se romperá. Cuando empecé a hacerlos le añadía agua, pero la dureza final tras tostarlos era increíble. Se me ocurrió cambiarla por leche, en cuanto leí la palabra Brioché en la bolsa de los originales, así conseguí que quedaran perfectos.
- Al sacarlos del horno por primera vez, te los podrías comer. No deja de ser un bollito de leche. Aunque su apariencia tras el primer horneado es la de un panecillo blanquecino, está bien hecho por dentro, que es lo importante. Y todavía le queda pasar de nuevo por el horno.
- Por supuesto, te sirve tanto para dulce como para salado. En casa gustan mucho en el desayuno, así no tienen que perder el tiempo en hacer tostadas. La ley del mínimo esfuerzo, vaya.
- Los integrales en este caso quedan riquísimos también, ya te los enseñaré en una próxima entrada porque las cantidades cambian ligeramente. Son mis preferidos.

            

Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Espero que seas feliz, o al menos, lo intentes.
 

28 comentarios:

  1. buenos días guapísima!1 entrada triunfal después del verano!! estos panecillos le abren el apetito a cualquiera...como tu dices, en dulce y en salado deben estar para comer y no parar!! bienvenida de nuevo. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Lo primero, bienvenida.
    Lo segundo, estupenda receta para un reencuentro: pequeña, coqueta, cotidiana y festiva a la vez...solo depende de lo que acompañe al panecillo.
    Muy buenos, o eso parecen. Algún día me meteré a practicar panes. Cuando lo he hecho me ha encantado.
    Un abrazo y adelante, Nuria.

    ResponderEliminar
  3. Al final todas volvemos al redil, pues aunque las vacaciones blogueras se necesitan y vienen de maravilla, también se echa de menos este compartir recetas y confidencias. Has acertado de pleno con la preparación de regreso, anda que no apetecen esos panecillos ahora para un aperitivo, y yo con el dip de aguacate a punto para untarlo en ellos. Que ricura por favor, lo pienso y me entra hambre, por eso no hay que privarse, nos ponemos a ello ya.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nuria querida!! Qué alegría verte por aquí de nuevo. Nos dejaste un buen sabor de boca con aquello helados increíblemente buenos y ahora nos vuelves a poner a babear con estos panecillos tan maravillosos. Qué bien cocinas hija!! Me ha encantado tu receta y lo bien que la explicas... a ver si yo me animo a hacerlos algún día, porque este tipo de pan tostado en forma de "barquitas" me encanta y suelo tener siempre en casa. Te mando un beso muy grande y te deseo lo mejor en tu regreso. Besos linda.

    ResponderEliminar
  5. Nuria, te echábamos de menos, aunque ya te has pasado por mi cocina.
    El verano ya veo que ha sido muy completo, ahora mi niña, que me dejas "despatarrá" con tu nueva amistad, jajajaja...
    Yo también me haría la mejor amiga del alma, de esa tumbona tuya, cuantas siestecitas y lecturas infinitas mirando las estrellas, habréis compartido.
    No me extraña que tuvieras cantidad de panecillos guardados para salir del apuro, a mí ya te digo yo que comería mas de un día a base de panecillos, paté, queso, etc, etc. Porque un idilio veraniego como el tuyo, hay que saber aprovecharlo, jajajaja...
    Bienvenida y sigue deleitándonos con cosas tan ricas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Hello, hellooooooo!!!! Ya no hay ECO???? Jajajajaja... Yo como tú, casi dos meses con el chiringuito cerrado, y te confieso algo, me daba una pereza volver, porque yo también he hecho migas con mi tumbona y he sido muy feliz de tener tanto tiempo libre. Pero bueno, ahora retomamos rutinas, que también viene bine.
    Esos panecillos tienen un pinta estupenda. Con lo que a mi me gusta comer pan tostado por las mañanas con mantequilla y mermelada, es un gustazo! Te han quedado de cine preciosa. Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Hola preciosa, ya estamos por aquí y disfrutando de esos deliciosos panecillos suecos, que si solos tienen que estar buenos, no te digo con ese relleno que le has puesto, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  8. Hola Nuria
    Qué contenta de que hayas vuelto..., y contenta sobre todo al ver que todo ha ido tan bien este verano. Yo tampoco tengo queja del mío, aunque fue más ajetreado que el tuyo porque estuvimos con obras en casa, en la cocina para ser exactos, pero ahora que todo el lío de las obras ha quedado atrás, estoy como una niña con zapatos nuevos con mi nueva cocina ^-^
    Por cierto, cómo sigue tu madre? espero que bien. La mía ya sabes que también está malita, tiene demencia, pero está estable y yo con eso ya soy feliz.
    Bueno, me enrollo y hablo de todo menos de lo que nos ocupa. Me encantan esos panecillos, tienen tan buena pinta y dices que están tan ricos que tengo que probarlos como sea. Ya te contaré qué tal.
    Seguimos en contacto.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  9. Hola guapisimaaaaa!! Que bien que has vuelto, espero que te lo hayas pasado divino, estos panecillos los haré ya te lo digo, no me quedarán como los tuyos eso ya lo se, pero que lo intento seguro, vaya maravilla de panes, ya lo creo andarian delante para todo, este verano, a mi para desayunar, dipear, o merendar, que bien que te han quedado no me canso de mirarlos, gracias por la receta mi niña, ya te contaré. ...Bess

    ResponderEliminar
  10. Bienvenida!! Menudo descanso, ya veo que has cargado pilas y nos traes recetas maravillosas, como siempre.
    Como dice una amiga mía: -Para aprender perder, esto es lo que nos pasa a las que buscamos la exquisitez en la cocina. Tú lo has conseguido con estos panecillos, solo con verlos ya se aprecia lo ricos que quedaron.
    Tomo nota!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola guapísima! que difícil debe ser alejarse de tu amiga tuM-bo.na jajaj pues no te despidas del todo que allí tienes verano para mirar estrellas para largo, aquí también quedan, como diría Amaral, días de verano y yo voy a aprovechar lo que pueda.
    Mira he comprado unos panecillos suecos en mercadona este verano que estaban muy ricos, pero cuando leí los ingredientes, entre ellos bastante grasa de palma (ya sabes) me dije que ni los terminaba. Por lo tanto tu receta es un acierto total, porque ni me había planteado que caseros podrían quedar como te han quedado a ti. Menudo bocado tienen, untados con lo que sea, yo igual que tú, comería de picoteo todo el verano...no tenemos remedio!
    Me alegro mucho de tu descanso y de tu disfrute :)

    ResponderEliminar
  12. Holaaaaaaa!!!!! Qué alegría verte publicar y además tan contenta!!Volver es lo importante , ya veo que has desconectado bien, descansado ( lo que se puede ) y ahora a volver a la normalidad que tampoco es malo. ya tengo pan nuevo pra hacer, guardado en mis pendientes, en cuanto pueda me pongo a ello que esta receta es de las mías, aunque ya sabes que tengo tarea pendiente. Me han encantado estos panecillos, además tenerlos preparados y sólo untar es toda una gozada. Mil besos preciosa, te mando un achuchón muy grande!!

    ResponderEliminar
  13. Buenas noches querida Nuria. Mira que me alegra que tu vuelta de "tumbonear" en tus vacaciones bien merecidas, sea con una receta de pan. Sabes, de sobra, que a mí, también es lo que más me gusta hacer, pero mira si el verano me ha tocado, que hoy es el segundo día, que no tengo ni una miga de pan en casa. Es verdad, que necesitamos desconectar de alguna manera de cosas que nos gustan para dedicarnos a otras.
    Sigue "tumboneando", que en tu tierra, seguro que encuentras muchos días para hacerlo sin excusa.
    Yo ahora, disfruto, por primera vez en estas últimas semanas de calor sofocante, de la soledad de mi terraza de la playa, en la que ya ha desaparecido cualquier signo de veraneante. Es una gozada y mira... igual tengo que usar más mi hamaca a estas horas.
    Gracias por pasarte a ver mi mermelada, que es otra cosa que nos une. Me viene genial que hayas puesto a prueba todos los empastes familiares para regalarme esta receta de panecillos suecos que nunca he hecho y que estoy segura, de que están muchísimo mejor que los comerciales. Seguro, que has probado más de una mermelada untada en uno de ellos, o más de uno...
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Nuria te leo y creo que las próximas vacaciones las voy a vivir contigo ¡hazme hueco en tu casa! soy muy delgada y ocupo poco (ojos de gato con botas ON que tú has de imaginar)

    Me alegro un montón que a pesar de que igual alguna muela haya caído con las pruebas de estos panecillos al final dieras con la receta. Cayeron empastes por una buena causa,no hay duda.

    Creo que has regresado con una receta ideal, a mí al menos me has conquistado y estaré aquí receta tras receta.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  15. Te voy a copiarrrrrrrrrrrrr
    Te voy a copiarrrrrrrrrrrrr

    Jajajaja, que lo sepas, que esta receta la hago SI o SI, me encantan estos panes, los compro siempre, y si me gustan los industriales, no quiero imaginar los caseros.

    Tengo que organizarme porque ahora con la cosa de trabajar, tengo poco tiempo, pero ... tengo que hacerlos y disfrutarlos como lo has hecho tu este verano.

    Yo este verano me lo he pasado trabajando, que si bien es cierto, divertirme, no me he divertido, la verdad es que me ha hecho feliz pasar el verano trabajando, ya que llevaba mucho tiempo en el paro, y bueno ... que la cosa parece que va para largo, así que ... GENIAL jejeje.

    Un beso mi guapa, ya tenía yo ganas de meterme entre fogones y venir a ver a todas mis amigas cocinillas

    ResponderEliminar
  16. Bieeen!!! Has vuelto y cargadita de panecillos para untar y untar

    ResponderEliminar
  17. Uy, Nuria...que yo estoy desentrenada hasta con los comentarios! se van antes de que acabe de decirte lo mucho, muchísimo que me gustan tus panecillos y lo contenta, contentísima que estoy de que hayas vuelto descansada y feliz de tus vacaciones. Un beso fuerte, guapa!

    ResponderEliminar
  18. jajaaj venimos tod@s desentranad@s y desconectad@s pero eso es bueno, en vacaciones hay que desconectar que si no.... estos panecillos se ven riquísimos y los puedes acompañar al gusto...bsts guapa

    ResponderEliminar
  19. En primer lugar bienvenidaaaaaaaaaaaa ya se te echaba en falta me alegra que hayas tenido un buen verano y no podias haber elejido mejor receta estoy deseando poder encender el horno para hacer estos seguro que deliciosos panecillos uummmmmm.
    Me marcho a cenar que mis chicos me reclaman de buena gana les aparecia en la cocina con una bandejita de ellos seguro que me perdonaban que estuviera bogeando jajaja.
    Bicos mil potita mia.

    ResponderEliminar
  20. Hola guapisima bienvenida de nuevo a la carga. Yo si que estoy desentrenada llevo mucho sin publicar y aun me quedan creo unos dias, pero tengo que decirte que ya tengo el gusanillo.
    Que ricos esos panecillos y que decir si son caseros, que son un lujo tendre que probarlos pero me da miedo si me salen bien va ser un no parar de hacerlos jeje.
    Un besazo nos vemos por aqui.

    ResponderEliminar
  21. Buenos días Nuria y encantado de tenerte de nuevo entre fogones. Me alegro de ese pedazo de verano que te has pegado y de tu desconexión tan necesaria para retomar el día a día.
    Me encantan estos panecillos para la presenatción de la nueva temporada y la de juego que pueden dar en casa.
    ¡¡Un abrazo y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola Nuria! Estoy encantada con tu vuelta pues he dudado que lo hicieras y que hubieras decidido, como en su día ocurrió con nuestra querida amiga Inma Vega. Estos días atrás pensé hasta en dejarlo yo, jajaja, y me acordé de ella. La verdad es que se me ha hecho un pelín cuesta arriba volver, más aún cuando tienes siempre asuntos que no se resuelven solos y que necesitan de gran parte de tu tiempo. Tienes que perdonar que no pueda estar al cien por cien, es eso o es nada. Me alegro porque estás de vuelta y con los ánimos a flote, ese es mi deseo para siempre.
    Me dejo de romanticismos y me voy a la "molla" jajaja, es decir a tus panecillos, que por lo que veo deben ser una verdadera exquisitez, sé que no los voy a probar si no me pongo a fabricarlos yo ¡ah! me huelo que de momento no es posible aunque tengo antojo. Ya veremos. Un beso fuerte para tu madre y para ti.

    ResponderEliminar
  23. Hola guapísima, me encanta leerte de nuevo!!! Estos panecillos tienen una pinta estupenda, seguro que son puro vicio. Me alegro que tuvieras buen verano, y que vuestras muelas sigan enteras después de las pruebas de los panecillos!!!
    Por cierto, por fin he encontrado el xilitol!!! Estoy deseando probarlo, así que tendré que meterme a cotillear tu blog para aprender como usarlo. Un besote.
    besosdecanelaymenta

    ResponderEliminar
  24. Hola!! que bien volver con los panes recién salidos del horno, pintan genial!!! ya voy pensando en hacerlos, como dices los integrales tb tienen que ser una maravilla, untar sin parar, porque entran por la vista totalmente, me encantan ;) feliz finde, besos!

    ResponderEliminar
  25. Holaaaaaaaaaaaaa Nuria preciosaaa!!!!!!
    Qué alegría encontrarte de nuevo, con las pilas bien cargadas y con ganas de seguir cultivando esa nueva amistad!!!!! Jaaaaaa, jaaaaaa
    Yo aún me lo estoy pensando ;)
    Me ha encantado esta receta y sobre todo que el trabajo duro ya lo han hecho en tu casa (así nos evitamos la visita al dentista)
    Como siempre fantásticamente explicada y poniéndonos los dientes largos:)
    de nuevo, me alegro muchísimo de reencontrarnos , un besazooo enooooooorme y Feliz Regreso!!!

    ResponderEliminar
  26. Hola guapísima. Qué gozada de panecidollos. A mi como a ti me chifla andar untando y untando. También me inclino más a prepararlos con harina integral, seguro que todavía están mas ricos. Un beso guapa¡¡¡

    ResponderEliminar
  27. Que pintaza tienen Reina Guanche, y además nos los has vendido también que te compro la bandeja entera, casi estoy oyendo el crujir de cada uno de ellos, y me llega el aroma de mil cosas ricas para untar... que poder tan evocador!
    Bicos ruidosos

    ResponderEliminar
  28. Nuria me alegro que hayas pasado unas estupendas vacaciones y me alegro mucho mas tenerte otra vez de vuelta jejeje. La verdad es que de vez en cuando una necesita desconectar un poquito del blog para poder volver con más fuerza y energías.

    Los panecillos me parece una pasada. Esta es otra receta que me apunto y mientras espero con impaciencia a tu publicación de los panecillos integrales, para ir practicando voy a ir haciendo estos. Ya te contaré!!

    Besos

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?