25 de abril de 2016

Rosquillos en Sartén



  Los Rosquillos de hoy son una de las recetas estrella de mi madre.

Y tuve la suerte de hacerlos mano a mano con ella, apenas hace unos días. Después de preguntarle si quería que le horneara un bizcocho para merendar, me contestó de forma contundente que prefería rosquillos. Como le consiento todo lo que quiera y siempre le digo :
" ¡¡es que te tengo muy mimada!! " . . . y ella se ríe, porque sabe que es cierto; hice la masa sobre la marcha y la dejé reposar.

Entretanto, acomodé la mesa de la cocina junto al fuego, acerqué el sillón de mi escritorio, y la senté confortablemente para que los formara.  Ya cuidaba yo de freirlos y pasarlos por el azúcar.
No pensé que iba a aguantar tanto, pero terminó la masa como una campeona. Claro, que ir sacándole fotos mientras enredamos con alguna receta, siempre le produce tanta risa, que
se le hizo más amena la tarea.

  


No acostumbramos a cocinar juntas, ya sabes que está mayor {85 otoños tiene la moza} y además, nunca le ha interesado la cocina salvo honrosas excepciones {Pollo con salsa de almendras, Paella, Pestiños, Huevos rellenos, Torrijas, Tarta de manzana}. Pero estos
roscos siempre fue ella la que los hizo e invariablemente por mucho tiempo que pase,
siguen siendo un éxito.

Son de lo más sencillo, y junto con el Colacao para los niños y el café de los mayores, acompañaron muchas de las meriendas de mi infancia. Me encantaba cuando me envolvían dos o tres para comerlos en el recreo, hasta rebañaba el azúcar que quedaba suelto por el papel de plata.



Somos un país con una variedad increíble de estos dulces tan caseros. Normalmente el nombre de la rosquilla/rosquillo/rosquete, va acompañado de la coletilla de un santo, del lugar de procedencia o de uno de los ingredientes : 
. . de San Blas, . . de Santa Teresa, . .de San Antón, . . de Palencia, . . de Alcalá, . . de Ledesma, . de Anís, . . de Matalahúva, . . de Naranja, . . de Limón. Así podríamos estar hasta aburrirnos.
Y las coletillas que más simpatía despiertan siempre : . . . los de mamá, y por extensión
 los de la abuela.
Oye, como que provocan ternura y dan confianza ¿no te ocurre a ti también?

Estoy segura, que practicamente en todas las casas, existe una receta infalible de roscos por la que suspiran del mayor al más pequeño; que con sus mínimas variantes y ese toque especial, los hace únicos ¿verdad? Sé que en algunos sitios, se elaboran en fechas señaladas, pero en mi casa siempre fueron atemporales. En cuanto mi tía veía el fondo de la olla donde los guardaban, advertía a mi madre para hacer una nueva remesa.



Las cantidades, están anotadas en El cuaderno de recetas por cacillos, cucharadas y cáscaras de huevo, pero como así iba a ser más difícil aclararse, he ido pesando todo. Sólo hay un ingrediente que siento decir es un poco a ojímetro: la harina. Si, esa medida infalible de abuela: la que admita. Pero no se puede dar en gramos exactos, todas las harinas no se comportan igual.

                     

{Para unos 60 roscos}

1 Huevo L
6 Cdas. Aceite Oliva Virgen Extra (60 grs)
Piel de Media Naranja
 6 Cdas Azúcar (180 grs)
6 Cdas Vino Blanco (75 grs)
6 Cdas Leche ( 90 grs)
1/2 cta Bicarbonato
Harina de trigo, la que admita. En mi caso fueron 485 grs, pero puede ser entre 475-500grs
Azúcar Blanca y Glas para rebozar (200 grs)
Aceite Oliva Suave o Girasol para freír (750 grs)

 ** Al no llevar ningún aromatizante, el protagonista absoluto es el Aceite de Oliva Virgen Extra. Una maravilla de nuestra cocina, del que podemos presumir por su calidad inigualable**



 


- Vamos a freír la piel de la naranja en el aceite de oliva que utilizaremos para la masa. Siempre añado un poco más, porque se consume algo, y así queda la cantidad necesaria.
-  Para utilizarlo debe estar frío. Retiramos la piel antes de añadirlo a la masa.
 

- Separamos la  yema de la clara y batimos ésta última a punto de nieve (tan de nieve, que casi no se ve jaja)
 

- Incorporamos la yema e integramos.
- Seguimos con la leche, el vino y el aceite, que debe ya estar frío.
 

- Agregamos el azúcar y una vez disuelto, empezamos con la harina tamizada


- Con movimientos envolventes vamos integrando la harina.
- Añadimos el bicarbonato.



- Seguimos añadiendo la harina poco a poco, siempre tamizándola antes.
- Cada vez tendrá más cuerpo la masa, pero todavía no el suficiente como para formar los roscos.
 

- Un poquito más de harina, y al tocarla notamos que se pega sólo un poco. La masa final tiene que ser algo pegajosa, pero manejable. Paramos de añadir harina y dejamos reposar la masa una media hora.
- Pasado el reposo, cogemos porciones pequeñas con una cucharita de postre. Da igual que no sean todas las porciones exactas, son roscos artesanos.
  

 - Nos untamos las manos con aceite de oliva y colocamos la porción sobre la palma de la mano.
- Como si fuese plastilina, y con ayuda de la otra mano, hacemos una bolita.
Ole, las manos de mi madre !!


 - Introducimos el dedo índice para formar el hueco y ahora entre los dos dedos índices vamos agrandándolo.


 - Untamos con un poco de aceite la mesa de trabajo y vamos dejando los roscos ya formados, esperando a ser fritos.


- En una sartén profunda, añadiremos el aceite de freir. Siempre añado un trozo pequeño de piel de limón y cuando burbujea, es la señal de que el aceite está en su punto. Del 1 a 10, pongo el fuego al 5. Si pones el fuego muy fuerte, se tostarán rapidamente, pero quedarán crudos en el interior.
- No incorporamos mucha cantidad de roscos al mismo tiempo para que el aceite no se enfríe.
- Al principio se hunden al fondo, pero en un momento salen a la superficie y empiezan a crecer.
 

- Los vamos moviendo de uno y otro lado, hasta que tengan un bonito color dorado. Es importante moverlos para que crezcan bien, truco de la experta {mi madre}
- Los sacamos y pasamos a una bandeja amplia con un plato colocado en el fondo, puesto del revés. Así van eliminando el exceso de aceite. También puedes utilizar papel de cocina, pero de ésta forma se hacía antes de incluir en nuestras cocinas papel a tutiplén.


 - Cuando todavía están templados, pondremos en un cuenco azúcar blanquilla mezclada con azúcar glas y los emborrizamos hasta terminar con todos. Es importante que no estén fríos, para que queden impregnados.


 Una vez fríos, están listos para comer y si eres capaz de esperar hasta el día siguiente, están más buenos si cabe.
Para conservarlos, los dejas dentro de una olla bien tapada, puede pasar una semana y seguirán estando buenísimos.

         

Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces sé feliz, o al menos, inténtalo.

38 comentarios:

  1. a ver, vayamos por partes como dijo Jack el destripador...lo primero dcirte que no sabía que se llamaran también rosquillos o rosquetes, siempre oyendo rosquillas..ya ves tú, me encanta haberlo aprendido. Luego lo de tu madre..qué gracios que se ría mientras la haces fotos,85 no está nada mal, y asi muchos años más :) pero he echado de menos una foto de tu madre!!!!jooo me he quedado con ganas de verlaaaaa. Los rosquillos de diez,me ha encantado la receta, un besucooo para las dos

    ResponderEliminar
  2. parecidisimas a las mias, en casa se llaman rosquillas economicas y la verdad buenisimas con unos ingredientes que tenemos todas, me han dado ganas de hacerlas ,como me gustan, gracias y bessssssssss

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor de hacer estos estupendos roscos en tan buena compañía es el ratito de charla y recuerdos que conlleva. Y por supuesto la alegría que le produce a todo el mundo que llega y se los encuentra. Aún siguen cumpliendo muy bien su función de merienda con café y cola cao, y mientras se pueda que así sea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Nuria!! ¡¡Pues qué día tan bonito tuviste que pasar cocinando ese día los rosquillos de tu madre con ella!! Y más si normalmente no soléis cocinar juntas. Yo también he hecho con mi madre "roscos" típicos que ella solía hacer para semana santa. Los de ella eran muy laboriosos, y al día siguiente ya estaban un poco duros, pero tenían un sabor buenísimo. Mis hermanas siguen haciéndolos en pascuas como hacía ella. Desde que falleció hace cuatro años, yo he sido incapaz de hacerlos. Me sigue doliendo todavía y creo que en vez de un homenaje, lloraría a moco tendido mientras estuviera haciéndolos y me saldrían un desastre. En fin, algún día espero poder hacerlos.
    Los tuyos se ven perfectos, y más teniendo al lado a la "maestra", que la experiencia es lo que cuenta, y bueno, yo creo que tú también te estás ganando ser una experta en rosquillos, porque en lo demás, ya sabemos que lo eres. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Nuriaaaaa, guárdame unos cuantos, vengo luego que hoy con prisas.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita entrada Nuria cariño!!!!!
    Me ha dado un escalofrío de emoción leyéndola, porque es muy hermoso imarte con tu madre mano a mano haciendo estos delicioso rosquillos, me la imagino tan laboriosa dandolos forma y riéndose con las fotos...
    Y el resultado....aiiiinnnnnnsss me comía una docena porque tienen que estar riquíiiiiisimos ;)
    Nada, que la des un abrazo de mi parte a tu madre :)
    Y para tí otro abrazote enooooorme con todo mi cariño!!!!

    ResponderEliminar
  7. Como me recuerda a mi madre, también vive conmigo y al igual que la tuya no le gusta mucho cocinar , solo la repostería tradicional y los embutidos de la matanza, se le dan de maravilla...Un poquito mas joven, 81 añitos pero está estupenda!! sus roscos son los mas ricos que he probado y tambien los tengo en el blog, roscos de la abuela mercedes...casi como los de tu madre...que díselo de mi parte, se ven estupendos!! seguro que si los pruebo y me encantan!! la pinta no puede ser mejor!! un beso para las dos!!

    ResponderEliminar
  8. He venido tan aprisa a leerte que he visto paella de pestiños..!! jaja , pera que luego he hechao el freno de mano y me la he vuelto a releer.. las gafas no me hacen falta para ver el pasote de rosquillos que te os habeis marcao !! desde luego que tu moza estará paga contigo consentidora!! que disfrutaita te la tienes , fijate que la mia no me la veo yo con esa paz dejandome hacer guisotes que ella es muy ella..!!
    en fin Nuria , que gustazo de rosquillos y que se dejen de chominás los americanos que donde se ponga uno de los tuyos que se quiten esos que veo por ahi..he dicho
    besitos achuchaos

    ResponderEliminar
  9. Me vuelven loca, no he probado exactamente los que has hecho tú, pero no tengo límite con las rosquillas... están tan bueníiiiiisimas que no me conformo con una ni dos ni tres,jajaja. Con esto del ordenador he perdido una receta de rosquillas de anís que hice antes de Semana Santa, osea, que he perdido las fotos y me llevaban los demonios porque además voy a tener que volver a hacerlas... y significa comerlas,jajaja. Bueno, las tuyas se ven riquísimas (como todo lo que haces por otra parte)
    Un beso a la cocinera y a la madre de la cocinera!!
    PD: me alegro de que te gustaran los huevos al queso.

    ResponderEliminar
  10. Oh me encantan, y eso que soy poco rosquillera, pero es como los bunyelos de cuaresma que todo el año están geniales, que coges uno y coges dos, asi doraditos y esponjosos, muy deliciosos!! felicitaciones a la mami, crack!!!! un beso ;)

    ResponderEliminar
  11. ¡Uf! Ya estoy aquí, ¡que día llevo! Pero no podía perderme por nada del mundo esto rosquitos que me están diciendo "cómeme", en casa son el dulce perfecto todo el año, como en la tuya; a estas alturas ya habría perdido la cuenta de los que hacíamos en casa, cuando mi madre se metía en la cocina, pero ahora es que estoy que me tiro de una oreja y me alcanzo la otra, ¡qué de cosas tengo que hacer y no hago nada! ja, ja, ja... Además, dicho sea de paso, estas navidades pasadas hicimos mi santo y yo una cantidad ingente, para toda la familia, y hemos terminado de roscos hasta el gollete, pero no hemos tirado ni uno, porque cuantos más días tenían, mas ricos se ponían, siempre y cuando estén bien tapados y conservados en un lugar fresco y seco (como dicen en las etiquetas ja, ja, ja...)
    Besos mi niña, en cuanto tenga un huequillo, me pongo con la faena, que pases buena semana.

    ResponderEliminar
  12. Benditas manos las de tu mami ,siempre me gusta ver tus paso a paso pero hoy me ha gustado muchisimooooooooo mas ,que bien esta para sus 85 otoños y que bien lo tuvisteis que pasar las dos haciendo los rosquillos y las fotos del paso a paso.
    Mi madre tambien hace las rosquillas midiendo por el cascaron del huevo , poco a poco va haciendo menos cosas ,hace cuatro años que se quemo friendo empanadillas no le dejamos que este sola cuando se trata de freir a ver si un dia me la traigo a mi casa y puedo guardar la receta como has echo tu ,estas recetas no pueden perderse.
    Como siempre receta y fotos son de 20 points.
    Bicos mil y feliz semana wapisima.

    ResponderEliminar
  13. Mandame unas poquitas que se ven muy ricas jeje que yo preparo el café!!
    Un besote grande

    ResponderEliminar
  14. Hay, hay!! te quedan unas poquitas?? jo que pintaza y me han entrado antojo de ellas nada más verlas y con una receta de tu madre más si cabe, cuanto disfrutarias con ella haciendolas, ellas sin pesar ni medir nada les sale todo divino, las rosquillas son de los duldes de sartén uno de los que más me gustan, lo que no me gusta de ellas es que luego corre a ducharte ese olor a fritura me puede jaja, pero por las rosquillas lo que sea, me tiro al aceite si hace falta, que bien te han quedado reina mia, lastima no estar más cerca que me tenias en la puerta de tu casa con el dedo en el timbre hasta que me abrieras la puerta jijiji...Bess

    ResponderEliminar
  15. Como me quedé con el cante por aquí he venido a ver la sorpresa que nos tenías preparada y ya he visto que "habemus rosquillos"jajaja. ¡Me encanta! No sé si son(están) más ricos los rosquillos o vuestras madres, que puede que os den tarea, pero ahí están aún para que las "achuchéis"que yo, por desgracia, la perdí cuando aún era muy joven. Tanto, que no tengo su receta de roscos, y doy fe que para mí eran deliciosos.
    Tendríamos que hacer recopilación de recetas, hacer un ranking, probarlos todos y hacer elecciones (no las que van a hacer nuestros "dichosos políticos", que no saben hacer ni un rosco (una "o") con un palillo jjjj...) Felicidades a tu madre por su receta y que sepas que me dais envidia. Muchos besos.

    ResponderEliminar

  16. Los recuerdos infantiles son siempre muy bonitos. Al lado de tu madre, aprenderás mucho y además disfrutar de su compañía es lo más. Sus años de sabiduría no quedan nunca en saco roto. (Deseo puedas hacerlas a su lado muchas veces más)
    La presentación es perfecta con ese paño tan lindo.

    FELICIDADES POR ESTA BUENÍSIMA RECETA.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hola Nuria, me jhas traído tantos recuerdos!! Los tengo todos en mi mente, cada día. En navidad hice rosquillas y pestiños con mi madre, así sentada a la mesa de la cocina con mis hijas, y dos diás antes de que... bueno ya sabes , hicimos las torrijas. Aprovecha todo lo que puedas, cada instante y momento, yo sé que lo haces. Claro, que tu madre es una campeona, así has salido tú, de tal palo tal astilla, jajaja!! Unas rosquillas irrepetibles y únicas, las mejores seguro.Un beso preciosa y mil gracias !!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Nuria
    Qué entrada tan bonita, tanto por la receta en sí misma, como por lo que relatas.
    Seguro que tu madre y tú os lo pasáteis genial haciendo rosquillos. Cuídala mucho y dale todos los mimos del mundo para que podáis seguir haciendo las dos juntas esos rosquillos muchos años más. Y sobre todo, disfruta todo lo que puedas con tu madre... Sabes, yo tengo a mi madre con Alzheimer y no te imaginas cuánto me gustaría poder pasar un rato con ella como el que tú nos relatas en esta entrada... Aun así me siento inmensamente afortunada de tenerla a mí lado. Solo le pido a Dios que no tenga que sufrir nunca, que siga siendo feliz cómo lo es hasta ahora, y que pueda tenerla aun muchos años conmigo. En fin, perdona por ponerme meláncolica...
    Por cierto, los rosquillas tienen una pinta estupenda, de buena gana me llevaba un par para el desayuno de mañana :-)
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  19. Hola Nuria, ya he venido a ver tu receta estaba intrigada, y es que tu madre también es de la edad de la mía y que casualidad las dos, la misma receta y ese homenaje a nuestras madres que se lo merecen todo, a la mía tampoco es que le encantara cocinar, le gustaba algunas cosas, pero lo hacia bien, y es que las rosquillas ellas las hacen genial jejje,a mi me regaña si les añado levadura en vez de bicarbonato Jajjajaaj.
    Os han quedado espectaculares y me encanta el homenaje a nuestras madres, son especiales y únicas.
    Me ha encantado tu entrada y dale un abrazo enorme para tu mama y otro para ti por esta entrada preciosa
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  20. Llego tardísimo, pero es que ando cansada y sólo comentando el Asalta blogs, estuve horas y no visité a todos. Menuda suerte tiene tu madre con tenerte y tú de disfrutar de ella hasta en la cocina.
    Aquí el término que utilizamos es "rollitos" y hacemos de muchos tipos, en mi casa, siempre al horno. Los de anís, me encantan y los de naranja, ¡cómo no!.
    Estos rosquillos de tu madre, con vino, con tanto azúcar, deben quitar el hambre hasta cuando no se tiene.
    Me encantan las recetas tradicionales y de familia y es una pena que no pueda comerlos, porque te aseguro que caía más de uno.
    Dale un beso a tu madre y felicítala y a ti otro, por hacerla reír mirándote cocinar y hacer fotos... por cuidarla y darle tanto cariño. Sé de buena mano, que cuidar y tener mayores en casa, es complicado.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  21. Qué ricos!!! A mi también me traen recuerdos estupendos de infancia, son totalmente una delicia, y lo que los hace todavía más especiales es hacerlo así, en familia, con alguien a quien quieres y disfrutar juntas. Momentos únicos. Un besote.

    besosdecanelaymenta

    ResponderEliminar
  22. Hola guapi!!! Estas rosquillas/rosquillos heredadas de familia son de lo mejor que hay. Si es que, antes con poco se hacían muchos dulces y muy ricos. Yo tengo una receta de rosquillas de la madre de una amiga, que también la guardo como oro en paño. En cualquier momento me pongo a ello. Bueno guapa, ya sabes, mándame una cajita de estas para desayuno. Muaks

    ResponderEliminar
  23. Menuda moza, en pleno rendimiento, ya quisiéramos muchos estar así a su edad y si cuando tus hijos te dicen porque no haces lo de la abuela, te entra una añoranza y mucha ternura, en cuanto a los rosquillos o las rosquillas, que decirte que te han quedado para servirme ahora mismo un cola-cao y tomarme un par o cuatro de ellas, besos preciosa
    Sofía

    ResponderEliminar
  24. Hola Nuria, que recetón más bueno y que suerte poder hacerlo mano a mano con tu madre, recetas de rosquillas o rosquillas hay muchas y siempre la más rica es la que nos hacían nuestras madres de pequeñas, yo también recuerdo las que me mandaba la mía para el recreo también envueltas en papel de plata, ja,ja,ja. Yo no tengo su receta que también estaba muy buena y recuerdo que también freía la cáscara de naranja para darle sabor, así que la receta seria muy parecida a esta tuya, también hecha al ojimetro, ja,ja,ja.
    Un besito enorme y feliz semana guapísima.

    ResponderEliminar
  25. Qué bien, Nuria, que a tu madre se le antojaran las rosquillas y encima prepararlas juntas!! ya me imagino el buen rato que pasásteis! Estas recetas de ellas hay que seguir haciéndolas, cuántos buenos recuerdos traen de meriendas con cola cao, como bien dices.
    Lo que no sabía es lo de poner las rosquillas sobre un plato boca abajo para quitar el exceso de aceite, aunque supongo que también lo haría mi madre o mi yaya y que yo sólo tendría ojos para las que ya estaban emborrizadas de azúcar...uy, qué ganas me están entrando de coger una de las vuestras, con lo deliciosas que os quedan!!!
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  26. Aquí estoy mi Reina, venía a sufrir por llegar tarde y no poder coger un rosco... pero nada de eso,he pasado un rato excepcional, eres tan buena escribiendo que me has metido en tu cocina, viviendo un momento mágico y lleno de ternura... que suerte tenéis las dos de teneros y de disfrutar de la mutua compañía, que sea por muchos años!
    Los rosquillos se ven divinos claro, con dos cocineras así, no queda otra.
    Bicos sonoros a las dos

    ResponderEliminar
  27. Que buena pinta! están para empezar a tomar y no parar. bicos

    ResponderEliminar
  28. Que buenos recuerdos me has traído, esas rosquillas las hacía mi madre, y mientras estaba leyendo, parecía que estabas en mi casa.
    Ella tampoco lo hacía en días señalados.
    Me has dado una idea genial , para plantearle a mi madre, hacer una tarde rosquillos.
    A ver si consigo que me anime.
    Muchas gracias por la receta y por la idea.
    Besazos para las dos.

    ResponderEliminar
  29. Hola Nuria, gracias por las palabras de ánimo dejadas en mi blog, eres un cielo.Me gusta mucho esta receta y la entrada, hablas con tanto cariño... desde luego te buscaste la mejor compañia para hacer la receta, estoy segurisima de que fueron unas horas muy agradables y entretenidas. Las rosquillas os quedaron geniales, enhorabuena a las dos, ya sabes, nos pilla muy lejos, si no fuera por eso me presentaba a la hora del café, tiene que estar riquísimas.
    Un besazo enorme y feliz fin de semana¡¡

    ResponderEliminar
  30. Hola Nuria, siempre que vengo a visitar tu blog me encuentro con recetas estupendas. Pero lo que más me gusta es lo bien que cuentas las cosas, describes las escenas que se pueden ver sin estar allí. Me gustaría saber hacerlo tan bien como tú. Unos roscos bien ricos los de hoy.
    Dale a tu mamá un beso,las personas mayores son siempre una fuente de sabiduría.
    Un besito de Marta.

    ResponderEliminar
  31. Madre mia, que delicia de rosquillas!!!!, y no me extraña las mamis son las mejores cocineras del mundo, que bien que las hayáis echo juntas, es todo un lujo.
    Estas recetas hay que guardarlas como oro en paño, son todo un tesoro.
    Gracias por visitar mi blog, me quedo de seguidora para no perderme nada.
    Un besazo cielo.

    ResponderEliminar
  32. Mi querida amiga, de esta receta es todo agradable, hasta la causa por la que las has hecho darle el capricho a tu madre , eres unica siempre te lo digo pero la verdad que me sale del corazon, bueno te dire que aunque ya sabes que soy la mas golosa del mundo , mi cuerpo da fe de ello jejeje, los dulces de salten son mis favoritos y las rosquillas mucho mas, conforme iba leyendo todas las que han nombrado me hubiera gustado tomarme una de cada sitio jejeje, pero mas que ninguna estas tullas que con la ayuda de tu mami estoy segura que saben a gloria bendita .Un abrazo muy muy grande cielo

    ResponderEliminar
  33. Cuánto mimo y cariño hay en esta receta. Se aprecia en las fotografías. El paso a paso extraordinario, y la manera de hacerlos inmejorable.
    Tienes razón, estas recetas son 100% fiables y quedan muy, muy ricos. Lástima que den tanto trabajo, aunque tu madre tenía que estar para "supervisar" el trabajo bien hecho.
    Felicidades y sigue disfrutando de tu mami con tanto cariño y mimo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  34. Hola guapa, ando ya por aquí que eres hora. Me pasa algo muy curioso con los rosquillos, es que me encantan pero no sé por qué, nunca os hago, no sé si por que necesitan tiempo y paciencia o porque me da miedito la cantidad de aceite que deben absorber, sea lo que sea, no me pongo nunca. Sin embargo, me comería toda la fuente acompañada de un buen café ummmmm , nada tú a darle caprichos a la mamí que ahora len tocan a ella los mimos.
    Pd. bonitas manos que tiene la señora y mucho arte liando roscos. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  35. Nuria, querida, qué buena receta y qué lindo que hayas sacado las manos de tu madre. Yo también tengo las de la mia en una recete que hice hace mucho... brócoli con patatas. Me encantan los roscos o rosquillas caseros. Mi madre también los hacía siempre cuando éramos chicas... Ahora ella ya con sus 83 años no puede estar de pie en la cocina tanto tiempo... y son mis hermanas, que viven cerca de ella, las que los hacen. Yo tengo hace tiempo pendiente esta receta... me encantaría también publicarla para hacerle un homenaje a mi madre y a todas las madres, como la tuya... que nos hacían unas meriendas sanas y estupendas con loa que tenía más a mano. Besos linda.

    ResponderEliminar
  36. Hola Nuria, como me gustan éstas recetas, las recetas de mamá son las mejores del mundo mundial. Tienen una pinta increíble, no me extraña que de pequeña arrebañaras hasta el papel, yo también lo haría. Un besote muy grande reina.

    ResponderEliminar
  37. Hola guapa !
    He estado unas semanas desaparecida y venía a saludarte y ya veo que tü también llevas dias sin publicar . Espero que todo esté ok .
    La entrada de estas rosquillas , más emotiva no puede ser y es que este tipo de postre a mi también me traen gratos recuerdos de la infancia ...Mi madre tiene un añito menos que la tuya y ella también las hacía , es un gustazo y un privilegio poder seguir diafrutando de ellas y de su cocina .
    Me ha encantado todo mi Nuriia ! Un besazo para las dos.

    ResponderEliminar
  38. A buenas horas mangas verdes !!!

    Pero ... es que he estado desaparecida , disfrutando de unas vacaciones y antes de ellas preparándolas, jajaja, así que espero me sepas perdonar.

    Ya he llegado y evidentemente a estas alturas ni una mijita de azucar debe de quedar.

    Muero de amor por los roscos, y estos se ven especialmente bellos y deliciosos, que arte tu madre, ponerse a hacer rosquitos sentadita mientras tu le haces fotos, ainsss que ternura mi niña, que ternura.

    Tengo una amiga-gemelita (Isabella) del blog La rana de azúcar que cada año por mi cumpleaños me mandan roscos (rosquillas) que a su vez le manda su madre a ella, vamos son las rosquillas, con más kilómetros de la historia (Viajan de Jerez a Santa Cruz de Tenerife y de Sta Cruz de Tenerife a Madrid) jajaja, pero es que son los roscos más ricos que he probado nunca.

    Ahora deberé probar los de tu mami (su receta) para comparar.

    Besazossss

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?