8 de febrero de 2016

Caracolas Rellenas de Manzanas & Pasas

         

Por mucho que nos organicemos, la vida a veces  -tan caprichosa ella-,  se encarga de trastocárnoslo todo. Me despedía en plena Operación Polvorón y vuelvo por Carnavales, aunque no era esa mi intención, ni mucho menos.
Una accidentada caída de mi madre y el consiguiente paso por el quirófano, ha hecho que hasta hoy no sea posible sentarme a escribir la entrada y retomar un poco mi vida cotidiana. 
Han sido días interminables, con miedo y sin saber cómo saldrían las cosas. Pero al fin vemos la luz y aunque la recuperación será larga, estamos en casa.
Nunca mejor dicho: " Hogar, dulce hogar". 
Gracias a todas las que habéis mostrado vuestra extrañeza por la ausencia y los correos recibidos, aunque casi todo el mundo pensaba que andaba de vacaciones . . . já, 
nada más lejos de la realidad, os lo puedo asegurar.
Ya sé que me habré perdido unos guisos y postres riquísimos de vuestras cocinas, pero poco a poco iré volviendo a visitaros, aunque mi tiempo es ahora mucho más limitado.
No me enrollo más y os dejo con la entrada que tenía preparada para la vuelta . . . 
                  



Creo que no conozco a nadie más goloso, que al segundo de mis hijos.
Desde bien pequeño, si había algo que le gustase de este mundo, era una dulcería. Por ende, su mayor castigo era que lo dejases sin ella. Recuerdo una tarde, que después de comprarle sus 25 pesetas de chuches en el kiosko, hizo una buena trastada {algo habitual en él, porque era revoltoso hasta decir basta}. Llevaba la bolsita bien agarrada con sus cinco gominolas para no perderlas mientras conducía su resistente e inseparable triciclo,
cuando llegó la inevitable regañina.
Le dije que se había quedado sin ellas y que tenía que tirar la bolsa con las chuches a la basura.
Esa cara de pena mientras lo hacía, no tiene nombre. 
Se pasó toda la tarde en el parque, sin querer subir a los columpios; con unos morritos de
"toy muenfadao"  y dando vueltas con el triciclo. Cada vez que pasaba por la papelera, se bajaba de él y asomaba la cabecita para ver si sus chuches seguían allí . . . cómo sufrió ese día.
Tanto, que no debía tener más de cuatro años y a día de hoy, aún lo recuerda ¡¡ pobrete !!



Bueno, todo esto para deciros que fue él, el que también descubrió un pequeño obrador donde hacen las caracolas más ricas que he comido nunca. No hay nada como tener un buen goloso en casa, para que encuentre verdaderos tesoros.
Ya me lo venía diciendo hacía semanas. Cuando tiene que trabajar algún Domingo, entra tan temprano que lo llevo en el coche. A esas horas que no están ni puestas las calles, hay un obrador de los de antaño. Con su panadero bien empolvado después de toda la noche trabajando.
Aún abre el hombre la puerta para que entre todo el que pasa por ahí, que suelen ser los que van de amanecida tras una noche de fiesta, o los muy madrugadores para trabajar.
Mientras, él va colocando en las grandes cestas el pan, y en los expositores los dulces, queques y bollería que ha ido horneando.
El olorcito desde bien lejos ya te lo puedes imaginar, para removerte hasta el último de los sentidos.
Y la ternura de todo lo que he probado de allí, te haces una idea.

           

Sigo que me enrollo.

 Pues uno de esos Domingos, y no muy espabilada aún por el madrugón, me dijo mi hijo que esperase un momento y salió con una caracola en la mano.
Para la vuelta me dijo, y la fui comiendo mientras conducía de regreso a casa.
Madremía ¡¡¡cómo estaba de buena !!! si hasta paré el coche en el arcén. Tenía que desentrañarla un poco y poder observar con más detenimiento, qué porras llevaba de relleno.
Era la caracola más jugosa y tierna que había probado jamás.



Esa misma semana volví para comprar algunas más, había que seguir con la investigación.
Y tras algunas pruebas y ajustes, lo he conseguido.

Y ahora, vamos al lío.

           
MASA PARA LAS CARACOLAS: 
  • 100 grs de azúcar
  • 7 grs de sal marina
  • 80 grs de mantequilla a temperatura ambiente (no derretida)
  • 1 huevo mediano
  • 280 grs de leche entera (añade 250 grs para empezar y el resto si lo ves necesario)
  • 500 grs de harina de fuerza
  • 18 grs de levadura fresca de panadero o 6 grs de levadura seca    
RELLENO DE LAS CARACOLAS: 
  • 40 grs de pasas 
  • 35 grs de vino moscatel, zumo de naranja o coñac
  • 2 ctas de canela molida
  • 2 manzanas asadas
TERMINACIÓN:



-  Primero asaremos las manzanas: Lavamos, descorazonamos, tapamos con papel film y llevamos al micro diez minutos. Si quieres, puedes añadirles un poco de canela molida.


- Una vez frías, sacamos la carne de las manzanas y aplastamos con un tenedor.


- Las pasas las bañamos con moscatel y llevamos al micro un minuto. También quedan muy ricas si las sumergimos en zumo de naranja o coñac.
- En la cubeta de la panificadora pondremos el huevo, el azúcar, la mantequilla a temperatura ambiente, la leche templada y la levadura fresca de panadero.


- Por último añadimos la harina tamizada y la sal. Elegimos el programa de amasado, que dura 15 minutos.
- Dejamos reposar la masa media hora antes de empezar a trabajar con ella.


- Volcamos la masa en la mesa. La dividí en dos para hacer dos rulos iguales. Le damos forma rectangular. Si se pega un poco, unta las manos y la mesa con unas gotas de aceite de girasol.


- Repartimos las manzanas asadas y las pasas bien escurridas.


- Terminamos el relleno, espolvoreando con la canela molida.
- Desde la parte más estrecha, enrollamos.


- Con un cuchillo que no sea de sierra cortamos las piezas. Fui poniendo dos dedos de medida y cortando, salieron nueve piezas de cada uno de los rulos, así que tuve dieciocho caracolas. Si no divides la masa, las piezas serán el doble de grandes, te saldrán unas nueve en total.


 - Precalentamos el horno a 50º.
 - Podemos colocar cada trozo en la bandeja del horno, o como yo lo hice, en un molde de magdalenas, previamente pincelado con aceite.
  

- Dejamos que doblen volumen dentro del horno apagado. Una hora las dejé, a temperatura ambiente pueden ser dos horas ahora en invierno. En verano se acortará la espera.
- Preparamos el brillo pastelero. Reservamos.
- Pincelamos con huevo batido y horneamos durante 25 minutos a 180º.


 - Ya templadas, las  pintamos con el brillo pastelero, sacamos de los moldes y dejamos enfriar sobre rejilla.


¡¡¡  Listas !!!


- Si las haces fuera de los moldes, deja bastante separación entre ellas cuando las coloques en la bandeja del horno, crecen en el levado y después mientras se están horneando.
- En verano tardan mucho menos tiempo en subir la masa, pero el día que las horneé acababa de llover, y se iba a eternizar con la temperatura de la cocina.
- Tuve que añadir dos cucharadas más de harina para manejar la masa, ya sabemos que no todas son iguales.
- Como toda la bollería, el momento óptimo de comerlas es el día que las haces, aunque al llevar  un relleno tan húmedo, al día siguiente siguen estando bien ricas.  
- Congelan estupendamente. Las envolví individualmente y las saqué una semana después. 
Quité el film y las dejé a temperatura ambiente.

          Divinas              


Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces se feliz, o al menos, inténtalo.


27 comentarios:

  1. Cuanto me alegro que ya estésen casa y mmáso menos bien, estas cosas son secundarias Nuri, lo primero es lo primero y cosas aasíocupan todo el tiempo y mmás que hubiera, lo importante es que vaya mejorando y poco a poco, estas caracolas te han quedado maravillosas, que pintaza por favor...Besss

    ResponderEliminar
  2. Mi reina cuànto lo siento , la vida es muy puñetera , nunca podemos dar nada por sentado porque ella se encarga de estropearnos todos los planes . Ahora ya en casa , seguro que todo irá mejor , aunque sea poco a poco . Mucha fuerza y mucho ánimo y un besito curalotodo para tu mami .
    Respecto a la receta , qué gusto ese estudio de campo que has hecho previamente jajaja....así las demás ya vamos a tiro fijo jajaja...Menuda pintaza que tienen , quien las pillara ...
    Un abrazo , ánimo .

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Nuria!! Yo era de las que pensaba que las vacaciones te habían pasado factura y que te estaba dando pereza volver, pues sabes que eso pasa algunas veces después de los parones. ¡¡Y ojalá hubiera sido eso!! Bueno, por lo menos ya estáis en casa y ahora hay que armarse de paciencia hasta que todo vuelva a la normalidad y tu madre cure bien, que es lo más importante.
    De todas formas, yo me alegro que vuelvas a estar con nosotros y que hayas empezado con algo dulce, que casi todo el mundo anda por aquí de dieta y se agradece ver algo que no sea ensalada, ja, ja.
    Yo soy la siguiente persona más golosa que conoces, y también me gusta descubrir nuevas cosas (dulces, claro está). Aunque reconozco que cada vez me gusta menos lo comprado y mucho más lo casero. Así que no sé como serán las caracolas que venden, pero las tuyas se ven increíblemente espectaculares y hasta aquí llega esa ternura que tienen tus caracolas. ¡¡Y como tienen que oler recién horneadas!! ¡¡Qué antojo!! Besitos.

    ResponderEliminar
  4. A que hora se toma el café en tu casa, porque me voy para allá rápido a probar esta delicia. Besoss

    ResponderEliminar
  5. Esa es mi Nuria, haciendo de tripas corazón, y echándose a la espalda lo que le echen.
    ¡Qué ricas! Desde luego hay que tener tu talento para hacer estas caracolas tan divinas y solo a base de cirugía pastelera, ja, ja, ja... A mí desde luego me la pones por delante, y del poco tiempo que tardaría en zampármela, casi ni me daría cuenta a qué sabe, por lo que tendría que repetir, ja, ja, ja...
    Bueno me voy que tengo una cita importante, y luego te escribo preciosa, que ya he leído tu e-mail.
    Besotes gordos, gordos. Me alegro de tu regreso. ❤️❤️❤️

    ResponderEliminar
  6. Tu si que eres DIVINA!! ains , que ganas tenía de ver tu "normalidad" aunque sabemos que estarás haciendo un sobre esfuerzo para llevarlo todo adelante , por eso esta entrada me la guardo enterita que además de riquisimas te las valoro el doble si cabe..porque tienen doble merito florecilla mia!!
    Me encanta leerte , si parece que me has cogido de la mano para ver al hombre este tiznao de blanco..jaja eres lo más .. bueno , te lo voy hacer cortito , que tampoco quiero que te de un mareo con tantos comentarios ( que lo van a petar fijo) .. cucha, que te cuides mucho y que de visitas a las cocinas , las justitas... nos saludas si quieres como cuando estabas con un dedo solo que me molaban mogollón esos mmm...ricooo..jaja...
    y lo más importante , que ya te lo dije... dale un besito grande a la mami y relaxing..
    como decimos por aqui.. darre del un el dos..vale??
    Un besazo amore, y sigue destripandole al panadero este los dulces , que buen olfato tienes joia

    ResponderEliminar
  7. Querida Nuria, ojalá que poquito a poco todo vuelva a su ser, tu madre se vaya encontrando mejor y vuelva la calma al hogar.
    Te lo deseo de corazón.
    Mientras disfrutaremos de estas delicias, que claramente muestran su ternura...qué ganas de darles un bocado;)
    Y por las visitas no te preocupes, lo primero es lo primero.
    Mil besos y un abrazo muyy, muyyyyy cariñoso!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola preciosa! Yo echándote de menos, era de las que pensaba que todavía no habías vuelto de las vacaciones. Aunque ahora ya me extrañaba un poco, la verdad! Y es que como bien dices, no sabemos que nos depara la vida. Cuando suceden cosas de estas no nos queda otra que parar nuestras vidas hasta nuevo aviso. La familia es la familia. Espero que tu madre esté perfectamente y que todo haya ido de maravilla. De las caracolas solo te diré que no sé que me gusta más, si la masa o el rellano, porque yo cuando veo esos rellenos de manzana asada muero de amor. Bueno mi niña, tómatelo con calma. Poc a poc. Te mando muchos besos desde Mallorca. Muaks

    ResponderEliminar
  9. Lo mismo no te lo crees, pero iba a mandarte un correo para ver si te pasaba algo, me parecia que tardabas en publicar demasiado tiempo... pensé que estabas otra vez con tu lesión de brazo...siento lo de tu madre, la verdad es que las caidas a determinadas edades son muy peligrosas...me alegro que se esté recuperando.
    Estas caracolas deben ser una gozada comerlas, yo las hice con nocilla, pero creo que voy a probarlas con este relleno también!! son muy tentadoras!! Bs.

    ResponderEliminar
  10. Divinas no...Satánicas, es como lucen...que parecen la mismísima serpiente que tentó a Eva, que están diciendo a gritos "comemé, ven y comemé" Vaya pinta rica,rica. Lo que más me anima a hacerlo es el tema panificadora y aunque no soy yo muy paciente con los tiempos de espera, creo que mi hermana se lo merece, pues le encantan las caracolas y estas tienen una pinta e ingredientes que no pueden fallar. Bss

    ResponderEliminar
  11. Que pinta mas buenisima, espero hacer esta receta muy pronto besitos.
    Me quedo por tu blog

    ResponderEliminar
  12. Hola, qué alegría volver más o menos a la normalidad, verdad? Esto significa que todo va mejor. pero aún así, tómate tu tiempo y sin agobios que todo más relajado se lleva mejor, después los estrés pasan factura, te lo digo yo-
    la receta como siempre , pues divina, como bien dices. Lo de poder congelar es perfecto, ya sabes que yo sin congelador no soy persona, jajaja!!
    Bueno tesoro, cuídate, como te dije da un beso muy grade a tu madre y millones para ti!!!

    ResponderEliminar
  13. Madre mía Nuria. Yo también pensaba que andabas perdida de vacaciones y al igual que Julia pensaba escribirte un correo el fin de semana. Se me pasó y hoy publicas para sorpresa de todas y a la vez con alegría por tu vuelta.
    Siento muchísimo lo de tu mami. Estos temas de hospitales en gente mayor, son pesados y a veces tristes.
    Una vez en casa, el estrés del ingreso se suaviza, o al menos, eso espero.
    También deseo que todo vaya a mejor. Cuídate mucho porque a los cuidadores os hace también falta.
    Tu hijo el goloso, "llepol" se le llamaría aquí, palabreja que no sé si te habrá enseñado Macu, tuvo un ojo certero y tú mucho más al conseguir ese maravilloso resultado.
    Me llevo en la retina la pinta de estas caracolas. Rellenas de manzana, aún me gustarán más.
    Besos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Me alegra saber que todo ha salido bien, ¡menudo susto!
    La receta tiene dos de mis ingredientes favoritos así, que sin duda lo haré.
    besos y muchos animos

    ResponderEliminar
  15. Me parece mentira que estés ya por aquí ¡¡¡¡te hemos recuperado!!! He leído tu e-mail, sí, y me he quedado perpleja con lo que te ha ocurrido, bueno a tu madre. Me alegra que al fin todo vaya mejor y que los ratos peores hayan pasado. Dale de mi parte muchos besos, cada media hora, o así, dos o tres, los besos curan a los mayores¡de verdad! jajaja.
    De tus caracolas lo que te puedo decir es que me han dejado boquiabierta por su aspecto y por lo bien contadas que están, que he tomado la receta y que probaré a ver que me sale a mí ¿? De mí no te preocupes, si te ocupo tiempo no pasa nada, visita a quién puedas, yo te querré igual. Besazos Nuria Eme.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, menos mal que todo ha salido bien, espero que tu madre ya esté completamente recuperada. Menudo susto.
    En cuanto a las caracolas, me han parecido una auténtica pasada, así que, aunque yo no soy precisamente una "artista" de las masas, tengo que animarme a hacerlas.
    Me llevo la receta, a ver si le echo valor y me pongo con ellas.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  17. El que la sigue la consigue, y te han quedado deliciosas, con ver las fotos se puede apreciar lo ricas que quedaron.
    A mí me encanta este tipo de dulces, además que no te gustan las pasas pues le pones otro relleno y listo.
    Un saludo,
    Sil

    ResponderEliminar
  18. Hola Nuria, me alegro de que al final todo haya salido bien y que ya estéis en casa, la verdad es que yo pensaba que estabas tomandote un respiro, pues menudo respiro, no? bueno, seguro que ahora todo va genial, en casa seguro que se recupera estupendamente.
    Las caracolas estupendas, acompañadas de un cafelito seguro que sientan de maravilla, se ven irresistibles.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  19. Joooo ni te he enviado un corro pensaba que estarias de vacaciones desconectada y tomandote un descanso del blog , cachis .
    Cuanto siento que tu madre haya tenido esa caida y su pasada por quirofano me alegra que todo haya salido bien ,dentro de lo malo por lo menos aunque tarde en reponerse ya esta en casa y eso es mas llevadero que los dias de hospital donde el tiempo no pasa.
    Me encanta todo lo que lleve manzana y estas tartaletas se ven deliciosas no lo siguiente , con tu permiso tomo nota en cuanto pueda me pondre a ellas seguro estan de muerte relenta no lo siguiente te han quedado de relujo.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaa.

    ResponderEliminar
  20. Aleluya, aleluya!!!! por fin de vuelta, si que te hemos extrañado, como no?. Si es que por aquí a poco que te descuides hasta vamos a pasar lista y todo. Me complace saber que tus problemillas/ones se van arreglando. Como dice un amigo "No hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista". Pero la vuelta ha sido triunfal, menuda receta y menuda historia. Sabes, de todo lo que me has contado me quedo con el fragmento de que tu hijo te compró una para tí, para hacerte más dulce la vuelta. Será que los mios son más ariscos y no tienen esos detalles. Me la llevo que yo también soy tan golosa como tu hijo y que también cuando me enfado "Toi, toi muenfadá".

    Besotes gordos gordos con achuchón incluido.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  21. Siento que no estuvieras de vacaciones sino que tu mami se haya caído. Vaya susto, espero que se vaya recuperando y poco a poco pueda volver a su vida normal. Ahora te queda cuidarla, en casita y muchos ánimos para las dos.
    Qué rica las caracolas que has hecho, no sé cómo estarían de ricas las del obrador, seguro que mucho. Pero las tuyas se ven de lo más rico. Yo me las guardo porque me apetece mu8cho probarlas. Que se mejore tu mami!!!
    Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa, me alegro que todo haya salido bien. Y estas caracolas te han quedado de lujo, acompañadas de un café son una delicia.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  23. Cuanto lo siento Nuria, te echaba el falta pero pensaba que era cosa de las vacaciones, que yo este año también las he pillado largas, que tu mamí estuviera de hospital es lo peor ahora por fortuna ya esta en casa y toca cuidarla y darle mimos. Y bueno la caracolas menuda gozada, ya lo creo que tienen que estar riquísimas y mira para tu hijo que listo que te compro una porque ya sabia que no ibas a parar hasta que consiguieras hacerlas igual, ja,ja,ja.
    Un besito enorme cariño y feliz finde.

    ResponderEliminar
  24. Yo no te hacía de vacaciones, pensé que estabas recuperándote de tu hombro, como estoy en la misma situación y no acabo de ponerme bien, di por hecho que ti te pasaba lo mismo Reina Guanche. Siento muchísimo lo de tu madre, habrán sido momentos duros, menos mal que ya estáis en casa... y ahora tendréis que con mucha paciencia ir recuperando poco a poco la normalidad, ojalá se pronto, pero a veces no lo es tanto, y lo importante es no desanimarse, con el tiempo llega a ser una experiencia más aunque te quede alguna secuela, y lo sé de primera mano.
    La receta es gloriosa igual que la entrada, te imagino aparcada al lado de la carretera haciéndole un disección a la caracola... eres única mi querida Nuria! Mil gracias por la investigación y por la receta, ya la llevo a mis pendientes urgentes y la voy a disfrutar a tu salud y a la de tu madre.
    Bicos corazón

    ResponderEliminar
  25. Mira que me he pasado veces por aquí, echándote de menos y preguntándome ¿Dónde estará ésta Nuria?...Me alegro que tu madre ya esté mucho mejor, seguro que han sido días difíciles, asi que ahora para adelante! Vienes con una receta muy rica, me encantan éste tipo de masas y con la manzana me parecen ideales. Bienvenida de nuevo querida Nuria, un besote.

    ResponderEliminar
  26. Mi querida amiga, antes de nada decirte que me alegra en el alma que tu madre este mejor, te escribi un correo, y tambien te puse un comentario ,por que estaba muy extrañada de no verte por aqui, ,pensaba que algo estaba pasando, pero por fin ya veo que esta todo controlado y que como bien dices habeis visto la luz, cuanto me alegro de que ya estes en casa, Bueno cielo decirte que yo tambien he estado un tiempo desaparecida , pero por el carnaval que hemos tenido mucho trabajo y he podido pasar poco por el ordenador, ya veo que has llegado con una rica y dulce receta, que tiene la mejor pinta del mundo, seguro que esta caracola esta igual o mas rica que la de ese panadero que has descrito tan bien que parece que lo estoy viendo, Bueno cielo que aunque sea desde la distancia aqui estoy para cuanto necesites que te quiero mucho y que os mando a toda la familia un monton de besos y uno muy especial para tu mami

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?