25 de septiembre de 2015

Pimientos Secos



Secar alimentos es una antigua forma de conservación. 
Aunque hay distintos sistemas para conseguir deshidratarlos, hoy vengo con el más sencillo y que nos brinda La Naturaleza: el SOL.
Habitualmente se suele hacer este paso desde finales de Agosto, que es cuando las huertas se llenan de pimientos. En esta ocasión opté por unas Pimientas Piconas que encontré a muy buen precio una tarde que entré en mi frutería habitual.
Al día siguiente, ya las tenía preparadas y enristradas en el porche. Han tardado unas tres semanas en estar listas, pero claro, el factor ambiental y la humedad del lugar son determinantes para que se necesite más o menos tiempo hasta conseguir el objetivo.
Si nunca has enristrado pimientos, te aseguro que es una forma muy sencilla de proporcionar un rico sabor a nuestras comidas, salsas y guisos. Puedes elegir cualquier pimiento que no sean muy carnoso, del tipo: Palmera, Picona, Choricero, Ñora, Cuerno de Cabra, Padrón, Piquillo, Piparra y Guindillas,

NECESITAREMOS
  

CÓMO LO HAREMOS

* Revisamos que las pimientas estén sanas y no tengan magulladuras.
* Eliminamos el polvo con un paño seco. No se te ocurra lavarlas. El agua puede quedar entre las hendiduras y provocar la proliferación de hongos durante el proceso de secado.


* Enhebramos una aguja de coser lana con hilo de cocina. Yo no corto el hilo, porque no se la cantidad que necesitaré, así que voy cosiendo las pimientas y cuando termino, lo corto.

* Vamos pasando la aguja por la parte más gruesa del pedúnculo, así con todas, hasta terminar.


*Cuando ya las tenemos enristradas, cortamos el hilo. Listas para colgar.


* Buscaremos una parte de la terraza donde de el sol practicamente todo el día. Ya solo es cuestión de esperar unas semanas y ver que se han secado completamente. Si donde vives hay mucha humedad por la noche y no están bajo techo, te aconsejo que las entres en casa.  Al día siguiente, vuelves a sacarlas.
* Es bueno revisar de vez en cuando, para comprobar que no haya ninguna picadura y que alguna se esté estropeando. Si esto ocurre, es mejor eliminarla.


* Y pasado el tiempo, ya están secas nuestras Pimientas Piconas.


* Para conservarlas puedes dejarlas enristradas en alguna zona de la casa {en la cocina sirven hasta de adorno} o las puedes conservar en un bote de cristal bien cerrado. No hace falta que quites el pedúnculo ni las granillas hasta el momento de utilizarlas.
* También puedes optar por pulverizarlas y añadirlas de ese modo a los guisos y mojos
  { AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ }


Nos vemos en unos días.
Hasta entonces, se feliz, o al menos inténtalo.

21 comentarios:

  1. Que recuerdos me traen estas ristras de mi infancia cuando ayudaba a mi abuela a colgar pimientos, ajos, cebollas,...Y como estaba todo de adornado colgado por las paredes. Otro tipo de alimentos se secaban a la sombra, como el pescado y los embutidos. Ahora no puedo hacer nada de eso porque vivo en un piso, tan solo cuando voy al pueblo a casa de mis padres me encuentro con algún que otro tenderete que hace mi madre. Así que me ha encantado ver el tuyo con tus pimientos al sol.
    Buen finde. Bsts

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo las ristras de pimientos puestos a secar que hacía mi abuelo. Él los ataba de los rabos y una vez secos mi abuela los colgaba enristrados en la despensa (al menos durante un tiempo porque yo recuerdo verlos allí puestos)

    Hace mucho tiempo que no los veía y me ha hecho mucha ilusión porque me ha traído un montón de recuerdos

    ¡Besos mil y feliz y dulce fin de semana!

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado maravillosas, que genial idea, yo tengo unos en el huerto que no se que variedad es pero son picón es, probaré a hacer este tipo de secado, aunque aquí en el norte hay más humedad y no se yo
    , te han quedado increíblemente bonitos.......Bessss

    ResponderEliminar
  4. Pues secos quedan bien bonitos :-)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  5. Una información buenísima y muy útil, a veces no los compro porque los venden en bandejas muy grandes y yo no uso tantos, ahora ya se que hacer con ellos, gracias. Un besote.

    besosdecanelaymenta

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Nuria! Algo tan sencillo que no se me había ocurrido nunca. Todos los años enristro los pimientos para el invierno y voy atando uno por uno, con el lío que se me arma a veces. Ahora ya me has dado la solución. Genia! Un beso enorme y pásalo muy bien donde sea que vayas!

    ResponderEliminar
  7. Muy buena idea a mi no se me ha ocurrido los conservo de diferentes maneras pero esta no lo tendré en cuenta!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Eres una cajita de sorpresas, niña, mira qué cosa más chula me traes hoy! Por cierto, hasta quedan preciosas para decorar la cocina, verdad? Cuánto aprendo contigo!!
    Un besote, cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Asi lo hace mi madre y lo hago yo...todos los años conservo unos pocos secos, porque para algunas recetas vienen muy bien!! Bs.

    ResponderEliminar
  10. Los he visto así muchas veces en casa de mi abuela. Los ataba por el rabo y se colgaban para secarlos, se formaban ristras. Cuanto tiempo de aquello.
    Muy buenos consejos.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Nuria!! Mis abuelos por parte de padre vivían en santa bárbara de casa, un pueblo de la sierra del Andévalo, alguna vez en mis entradas he hablado de ello, bien pues la cocina era enorme y con vigas de madera en el techo. Cuando entrabas en ella aquello era un espectáculo, en una mitad se colgaban los jamones ( mi abuelo se dedicaba a cría y venta de productos del cerdo ) y la otra mitad se dedicaba a colgar ristras de ajos, tomates , cebollas , pimientos de todas clases... A mí me llamaba la atención muchísimo todo pues yo vivía en Huelva y a eso no estaba acostumbrada, a aquella decoración para mí tan "rara", a mi madre no se le ocurría colgar las cosas de comer en la cocina, jajaja!!
    Con el tiempo también esa imagen quedó en mi recuerdo y tú me los has traído de nuevo a mi mente.
    El año pasado mi hermano me trajo un montón , algo exagerado de pimientitos picantes,los hice en conserva ( publicados están) pues ponerme a ensartar y después colgarlos ,pues la verdad , la cocina de mi abuela no es la que tengo yo ,jejeeje!! A tí te quedaron estupendos y es una gran idea el que hayas publicado cómo se hacen, pues seguro que no muchos conocen la manera de hacerlo. Como siempre aciertas!!
    Un beso amiga, que pases un feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  12. Nuria, que recuerdos me has traído tan bonitos, cuando era pequeña, mi madre colgaba en el cuartillo de la azotea, los pimientos, ajos, y todo lo que se podía secar, para tener un buen repertorio en invierno, hoy ya no lo hace y lo cierto es que yo tampoco, pero no me importaría poder probar estas guindillas, que seguro dan un buen sazón a tus guisos.
    Besos mi niña, feliz sábado!!!

    ResponderEliminar
  13. Práctico, bonito lo que nos propones es tu post, a la mayoría nos trae muchos recuerdos, besicos linda

    ResponderEliminar
  14. Perfectas en guisos y salsa...me encantan.
    Un placer volver por tu cocina.
    Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  15. Mi abuelita secaba chiles y siempre tenia algunos colgados en su cocina, toman un sabor delicioso!
    Bs!

    ResponderEliminar
  16. Mi abuela primero y mi madre despues siempre han conservado asi las guindillas pero las dejaban secar unos dias al sol y luego las colgaban en el desvan ,en la bodega de mi madre aun hay algunas colgadas desde hace años ya han perdido su color y no sirven para cocinar pero ahi siguien nos da pena tirarlas y ver la pared vacia.
    Un post fantastico al igual que el paso a paso para no variar.
    Bicos mil y feliz domingo wapiismaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  17. ¡Cuánto tiempo sin ver pimientos secos! qué buen sabor dan y qué bonitos quedan! Lástima el "estar a la sombra"...bueno, jaja, quiero decir que mi piso no está orientado adecuadamente, pero ésto ¡no caerá en saco roto! dejaré ristra allá donde vaya.
    Un besote, feliz domingo!!

    ResponderEliminar
  18. Me encantan! y los haré, recuerdo cuando lo hacía mi padre el pobre que nos ponía en fila y nos decía que íbamos a hacer collares. La verdad es que luego están de rechupete, este año no hemos cogido casi ninguno del huerto, bueno del huertecillo, jeje.
    Me ha gustao!! besos ;)

    ResponderEliminar
  19. Nuria veo estas ristras de pimientas y recuerdo a mi abuelo, que siempre las tenía colgadas en su cocina. Ese hombre, comiera lo que comiera, siempre le picaba una pimienta de la p... de la madre al plato, y siempre decía que no picaba jajaja. Muy interesante la entrada para quien no sepa como secarlas. Un besote!

    ResponderEliminar
  20. ¡Y aquí llego echando el higadillo! ¡Menuda semana, maja! Si es que lo mío con los médicos es un amor imposible. Dicen que me quieren, que me quede, yo no quiero, intento marcharme, me secuestran y allí me paso una semana haciendo la ameba castigada sin comunicarme con el mundo. ¡Qué rollo! Y claro, yo viendo estas cosas pero teniendo que guardar corriendo el móvil por si aparecía alguien de repente y echaban la regañina jajajaj como una parvulita en clase con las seños jajajaja Pero bueno, parece que ya me dejan vivir unos días más y ¡cómo me iba yo a perder esto! ¡con lo que me gustan a mí las guindillas/pimientos secos! Yo tengo el privilegio de arramplar con todas las guindillas piri-piri del pueblo en Portugal y traérmelas para secarlas. Por aquí lo de los pimientos picones como que pasan de venderlos porque la gente es un poco...gente. Como me dijo el frutero una vez (no hace mucho) que le pregunté por ello: "¿y eso para qué? ¿para hacer mojo? Si eso lo venden ya hecho! Mira, hay uno de una marca que se llama Salsas Asturianas (o algo así) que está muy bueno". Mi contestación fue: "claro, como todos sabemos el mojo es asturiano" jajajaja En fin, una lástima.
    Lo que nunca se me había ocurrido es lo de la aguja! Siempre me paso ocho horas poniendo en práctica un cursillo que nunca hice de nudos naúticos. Así que te puedes imaginar los episodios. Que sudo y todo! jajajaja Un besaaaaazo enorme!

    ResponderEliminar
  21. Hola Nuria. Vaya, gracias por tu comentario, y vaya chasco, pues ví que Sonsoles tenía los pimientos, ahora deduzco que los ha compartido, no sé no me entero muy bien, je, je. Bueno, lo que le decía a ella te lo digo a tí.Los pimientos me acercan a mis recuerdos y a mis padres a quien sólo veo un par de veces al año. Que casualidad que te estés leyendo el libro!! tengo que buscarlo.. Un saludo y perdona ;)

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?