22 de enero de 2013

Lentejas, mamá, por favor.

        
           
      Mi hija en especial, es una loca de las lentejas.
Así que cuando lee que al día siguiente, las previsiones del tiempo anuncian intervalos nubosos y descenso de las temperaturas, siempre dice lo mismo:
       - ¿ Sabes qué hace mucho que no guisas, mamá? Lentejas, mañana podías poner unas ¿no? me apetecen un montón.
      También es una loca de las verduras, vamos, una loca..... en el sentido, que como las vea, le da un síncope.
      Así que, como estas lentejas están cocinadas por, y para ella, las hago totalmente a su gusto, pero con mi mano derecha, es decir verduras sí, pero que no se vean.      Si sois de los que tenéis el mismo problema verdulero que yo, pero no queréis dejar sin lentejas a vuestros hijos, éstas se las comen y pedirán repetir, os lo aseguro.

                   
      Y lo cierto es que sé que la cocina no es una ciencia exacta, y que cuando haces recetas ya más que sabidas, el ojímetro es la medida estandar, pero si te dicen en casa, esta receta la tienes que poner en tu blog, aunque casi todo el mundo sabe hacerla, empiezas a medir los ingredientes de forma escrupulosa para que le salgan bien al que viene detrás.
      Bueno, mi niña, espero que cuando las hagas, te salgan tan ricas como tú dices que están las mías.
                                                   Ahora, vamos al lío.

Necesitaremos:  {para 4 personas}

  • 250 grs de lentejas de tu preferencia. Me gustan las tipo pardinas y las Lanzarote.
  • 2 zanahorias medianas, o una grande.
  • 1 lata mediana de tomate triturado (400grs)
  • 1 pimiento verde mediano, de los de asar.
  • 2 ctas de pimentón dulce.
  • 1 papa grande o dos medianas, partida en trozos rotos.
  • 2 clavos de olor.
  • 1 cta de sal gorda.
  • 6 cdas de aceite virgen.
  • 1 cda de arroz blando cocido por comensal.
  • Chorizo (opcional).
CÓMO LAS HAREMOS:

         
   
  • Quitamos la piel de las zanahorias, eliminamos el rabito del pimiento y los nervios, y junto al tomate triturado, batimos todo hasta dejar un puré fino.
  • Ponemos el aceite en el fondo de una olla a calentar.
  • Le añadimos las verduras batidas y dejamos que sofría.
  • En uno de los extremos de la zanahoria, pinchamos los clavos de olor, así los podremos quitar sin problemas.
  • Dejamos algunos trozos de zanahoria sin batir, si no tenemos problemas con encontrarnos verduras en el plato.
  • Mientras, preparamos las papas. Las pelamos y partimos en trozos rotos.
  • Si vamos a añadir chorizo, quitamos la piel y partimos en rodajas.  
  • Esperamos que el sofrito esté bien hecho a fuego lento y le añadimos las lentejas bien lavadas.
  • Las cubrimos con agua, le dejamos unos dos dedos por encima del nivel de las lentejas.
  • Añadimos las papas troceadas, el pimentón y la sal marina.
  • Las dejamos cocer a fuego mínimo, al chup chup, unos cuarenta y cinco minutos.
  • Si vamos a añadir chorizo, lo haremos ahora también.
  • Vigilamos por si necesitamos añadir más agua a media cocción. Si es así, el agua la añadimos caliente.
  • En cuanto estén blandas, retiramos del fuego y a comer.
                   
    A TENER EN CUENTA:
          -  Desde que las cocinemos, hasta el momento de servirlas, absorberán más líquido y quedarán más secas. Así que puede que necesitemos añadir algo más de agua, lo  haremos en el último momento y daremos un hervor.
          -  Si podéis hacerlas la víspera, estarán más buenas, cuando tiempo y ganas las hago por la noche para comerlas al día siguiente.
          -  Los clavos de olor, los quitamos antes de llevarlas a la mesa, le dan muy buen sabor, pero si te comes alguno, es muy desagradable.
     

          -  En casa nos gustan espesas, y ponernos una cucharada de arroz blanco cocido y otra cucharada de vinagre de jerez  en cada plato antes de empezar a comer.

                  
                    A disfrutarlas, y ya sabes, el que quiera las come y el que no las deja.