9 de julio de 2012

Quinoa a mi manera

 


      Lo mío con la quinoa fue un flechazo.
      Saborearla por primera vez, fue extraño. No te recuerda a ningún sabor conocido, aunque hagas una rápia busqueda mental para comparar el parecido. 
     Me dijeron que se asemejaba a la nuez, pero yo no lo comparto. La textura es diferente a todo lo que hayas probado. Cada vez que la comes, te va gustando más.
Al final te preguntas ¿cómo he podido vivir tantos años sin ella?
     Ayyyy, es que me tiene loca. Es la niña bonita de mi cocina. Y le he contagiado el gusto en casa a más de uno, pero como me gusta a mí a ningún otro, lo reconozco.
    La probé hace ya unos años y desde entonces no falta en casa, se puede cocinar con multitud de ingredientes, tanto dulce como salada. Pero desde luego ésta es la forma que más nos gusta, aunque estoy abierta siempre a probar nuevas preparaciones.
            




      Los granos son bastante pequeños, y hay que estar atentos para que no se pase de cocción pues entonces pierde la gracia. Es igual que si se te pasa el arroz.
     No me gusta que sobre, pierde mucho en textura y sabor. Así que intento hacer las cantidades que voy a gastar en ese momento. La primera vez que la hice la verdad es que no tenía muy claro cual era el punto exacto, yo diría que cuando vemos que el grano se va quedando trasparente y empieza a verse con claridad los bordes blancos. 
Ahí llega al momento de colarla.
    Así la hago y así os lo cuento, espero que os guste tanto como a nosotros.
NECESITAREMOS PARA CUATRO PERSONAS:
 
  • 250 grs de quinoa, muy bien lavada (este paso es importante)
  • 150 grs. de guisantes naturales o congelados, pero no de lata.
  • 1 bandeja de champiñones laminados o una lata de champiñones de buena calidad.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 latas de atún.
  • Un poquito de aceite de oliva virgen.
  • Una guindilla. Si no les gusta a todos el picante, utiliza guindilla molida en tu plato una vez servido.
  • 1 lata mediana de tomate triturado, o 6 tomates hermosos.
  • Sal marina.
CÓMO HACERLA:
         

- Vamos a hacer primero el tomate frito: ponemos en un caldero profundo {para evitar salpicones}  dos cucharadas de aceite virgen y el tomate triturado. Agregamos la sal marina. Dejamos hacer a fuego bajo hasta que tenga la consistencia deseada.Tardó una hora.


 - Cuando ya esté el tomate casi hecho, pondremos en un caldero agua a hervir, y agregamos los guisantes, en este caso estaban congelados.
- Mientras, lavamos la quinoa bajo el grifo hasta que el agua salga transparente.


 - Cuando los guisantes están casi cocidos, añadimos la quinoa.
- A partir de ahora contamos 12 minutos exactos, y colamos la quinoa con los guisantes. Hay que dejarlos un buen rato porque eliminan mucha agua.


 - Mientras, añadimos un poco aceite en una sarten y sofreímos los champiñones con los dientes de ajo.
- Cuando estén a nuestro gusto, añadimos la quinoa cocida y bien escurrida.


- Le añadimos tomate frito al gusto y mezclamos bien.
- Por último le agregamos el atún bien escurrido del aceite.



                                                          Lista para comer.
                                                    

1 comentario:

  1. Yo también soy una enamorada de la quinoa!!! Esta primavera mis sopas de fideos llevaban más quinoa que pasta. :-D

    Así tiene que estar muy rica. Apuntado, de nuevo.

    Besotísimos!!!

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?