26 de septiembre de 2012

Palmeritas con chocolate


El  fin de semana siempre hago alguna chucheria para endulzar a los golosos de la familia, así que para darle gusto a todos he hecho tarta de queso y palmeritas con chocolate.Estas últimas no las había subido todavía al blog, así que aquí las dejo. Son muy fáciles de hacer y lo cierto es que están muy ricas, quedan super crujientes y  con el chocolate hacen una pareja estupenda. Claro que a alguien que le guste el chocolate,  éste hace pareja con casi cualquier cosa.

Lo más complicado quizás sea enrollar el  hojaldre, pero vamos que con unas explicaciones del paso a paso, le pillais el truco enseguida, y si eso es lo más complicado lo demás es coser y cantar. Las próximas las quiero hacer de huevo, que esas sí que me recuerdan a mi niñez y a un obrador que teníamos cerca de casa y hacía unas gigantes y buenísimas, bueno no adelantemos acontecimientos y de momento vamos con estas pequeñas y con chocolate.

Necesitaremos:

        
  • Un paquete de masa de hojaldre, he utilizado del Lidl.
  • Azúcar para espolvorear.
  • Chocolate fondant.
Cómo lo haremos:

  • En primer lugar vamos a desenrollar la masa de hojaldre, con cuidado para que no se nos rompa, está muy pegada al papel.
  • Ahora de forma generosa vamos a espolvorear bien de azúcar, se puede poner un poco de almendra molida junto al azúcar y queda buenísimo también, pero no a todos los de casa les gusta, así que no la he puesto esta vez.
  • Ayudandonos del papel empezamos a enrollar poquito a poco, una sola vez, y a esa fila doblada le ponemos más azúcar por encima, y le pasamos el rodillo por encima, sin apretar apenas, sólo queremos que el azúcar penetre un poco en la masa.
                     
  • Volvemos a enrollar otro poco, y añadimos azúcar de nuevo al trozo que hemos enrollado, pasándo el rodillo nuevamente.
  • Así hasta llegar a la mitad de la lámina de masa.
  • Ahora empezamos a repetir la misma operación con la otra mitad : doblar, poner azúcar, pasar rodillo, doblar otro poco, poner azúcar, pasar rodillo.....
  • Cuando tengamos unidas las dos mitades, empezmos a cortar rodajas como de un centímetro, hasta terminar con la tira.

  • Ponemos el chocolate a derretir al baño maria.
  • Encendemos el horno a 200º para que vaya calentándose.
                    

  • Ponemos papel de horno sobre la bandeja que vamos a llevar al horno, y disponemos las palmeritas bien separadas, pues con el calor se expanden bastante.
  • Una vez todas dispuestas sobre la bandeja, con la palma de la mano aplastamos  levemente una por una cada palmerita, al quedar más prieta se hace mejor.
              
  • Introducimos la bandeja durante quince minutos aproximadamente, cuando veais un bonito color las sacais.
  • Al sacarlas estarán un poco blandas, no pasa nada, en cuanto las pongáis sobre una rejilla y se empiecen a enfriar se irán endureciendo.
  • Ya sólo queda bañar las palmeritas con el chocolate derretido, he puesto en este caso el chocolate en un biberón y he ido haciendo la forma una por una. Otra forma de bañarlas es poniendo el chocolate en un cuenco, y agarrando con cuidado las palmeritas las vamos pasando por el chocolate sólo por una cara.
  • Una vez frías las he metido cinco minutos al congelador para que el chocolate se secase bien y listas para comer.
             
   Que aproveche!!!

**Me ha llamado mi comadre para decirme que las ha hecho para el cumple de un sobrino, y que han sido un exito total, ella las ha adornado con chocolate blanco y negro y también fideos de chocolate, por aquello de los colorines infantiles, así que desde aquí, Felicidades al cumpleañero!!!
      

14 comentarios:

  1. Hola Nuria, muy fáciles y vistosas tus palmeritas. Seguro que no quedaron ni una. Que tengas buen día. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapetón, no ha quedado ni rastro, y ni tiempo me ha dado a probarlas. Pero me han dicho los que se pusieron morados, que estaban buenísimas.
      Un besote, buen día.

      Eliminar
  2. Me gustan estas palmeritas, lo único malo que veo es que hasta que no se acaban no paras de decir...bueno otra...esta es la última.....otra más....lo dicho muy ricas, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se parecen bastantes a las que se compran, pero claro, tienen menos porquerías y eso se agradece. Son como las pipas, no se puede parar, tienes razón.
      Besotes.

      Eliminar
  3. Super bonitas y delicadas, y con chocolate, mas me gustan todavía. Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maBel, sí es que lo casero siempre sabe mejor. Pero que te voy a contar a tí, que eres una reina en la cocina.
      Besotes mi niña.

      Eliminar
  4. Que bonitas y tentadoras!! Tu tentando a las un poco golosas que no pueden ni deben .jaja.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes Núria, te mando a mis hijos y rápido acaban con las tentaciones, ni probarlas he podido, fijate si se dieron prisa jaja
      Besotes preciosa.

      Eliminar
    2. Mándamelos, porque el que tengo en casa, se raciona lo que le hago, para disfrutarlo más!! jaja. Asi que cuesta no pecar jaja

      Eliminar
    3. Ayyyy, no sabes lo que me estás pidiendo jaja
      Besotes.

      Eliminar
  5. Nuria que buena pinta tienen estas con chocolate, ya estoy deseando de ver las que te recuerdan a tu ñiñez, no lo puedo remediar, pero son las recetas que mas me gustan, las de nuestra ñiñez, disfruto mucho con ellas y con sus historias. Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto las haga, y me salgan ricas las pongo y te aviso, verás como son para relamerse.Un besote gordo para tí también mi niña.

      Eliminar
  6. Quiero 200 para la comunion de mi niña.....besos Mk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ser para tí 2000 y un millón si quieres.
      Besotes gordos mi niña!!!

      Eliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?