27 de marzo de 2017

Hojaldres de Astorga




Menudo dulce facilón que traigo hoy. Y bien rico, que además es lo que importa.
No se necesita tener ninguna dote pastelera para que te quede así de guapo, y si no a las pruebas me remito ¿me han quedado preciosos o no? claro que si, y viva mi abuela.

En un viaje que hice por tierras leonesas, tuve la oportunidad de pasar por Astorga y visitar la ciudad. Impresionante el Patrimonio Artístico con el que cuenta. Por cierto que fue hace unos Veranos y hacía un calor, que ni los parroquianos estaban acostumbrados a esas temperaturas. Tras un buen pateo por la Plaza Mayor y alrededores, visitamos el Palacio Arzobispal, me gustó muchísimo {más por fuera que por dentro, todo hay que decirlo} y es que fue diseñado por un arquitecto que me encanta, Gaudí.

Llamativo el constante trasiego de peregrinos que hacían el Camino de Santiago. Claro, los astorganos están más que acostumbrados, a tanto caminante, pero para mí fue una novedad ese tipo de turismo. Si casi me dolía la espalda nada más ver el tamaño de las mochilas XXXL que llevaban a las espaldas. Tontamente entorno los ojos y cuando me imagino así de cargada, pienso que caería de espaldas sobre esa mochila y quedaría cual tortuga panza arriba pataleando al aire y sin remedio de recolocarme decentemente. Cosa que en la vida real no ocurrirá jamás, porque soy comodona para este tipo de actividades. Disfruto de paseos al aire libre, pero eso de viajar con la casa a cuestas, no está hecho para mí.

     

Y más arriba me he quejado de la calor ¿verdad? pues siguiendo a mi anfitriona, me llevó a comer un Cocido Maragato, que también es típico de allí. Cuando me lo dijo, callé por prudencia, pero pensé que no iba a ser capaz. Pero oye, dice el refrán: " En el comer y en el rascar, todo es empezar "  y qué verdad es. Comenzamos con la carne y los rellenos, seguimos con los garbanzos y terminamos con la sopa. Entre medias, rodajas de tomate . . .  y no fue eso todo, que todavía nos atrevimos con unas natillas y rematamos con un chupito de queimada. Para hacer mejor la digestión como nos dijo el camarero no lo sé, pero me empezó a subir un calorcito por la cara y un sopor por todo el cuerpo, que deseando estaba llegar al coche y como yo no conducía en ese tramo del viaje, dar una cabezadita hasta llegar a nuestro destino. El próximo que me coma por aquellas tierras, mejor con frío como el que hace ahora. Qué dura es la vida del turista ¿verdad?

Entre las compras que hice, no faltó una caja de los famosos Hojaldres y unas docenas de Merles. No te diré que la receta de hoy es la de los auténticos, porque no es cierto. Éstos están muy buenos, pero aquellos . . . ummmm tienen su aquél. Me quedó la pena de no comprar unas cuantas tabletas de su afamado chocolate, pero ante el temor de que se derritiesen, preferí dejarlo para mejor ocasión. Precisamente hace unos días celebraron el SICA {Salón Internacional del Chocolate de Astorga} menudo espectáculo tentador que tuvo que ser aquello ¿verdad?

Según he leído, estos dulces se vienen haciendo desde hace unos sesenta años, siendo la precursora una confitería llamada La Confianza. Ante el éxito obtenido, quince o veinte años después, empezaron las demás. Para realizar el hojaldre, no utilizan mantequilla, sino margarina, porque opinan que se lamina igual al hornearse pero no baja de volumen al darle el baño de almíbar al final, que es lo característico. Y aunque ellos lo bañan en glucosa, jalea de manzana, agua y azúcar, sumergiéndolos treinta segundos, a nivel casero, se le sustituye por un enmelado suave.

Y ya no me enrollo más ¿empezamos?



{Para quince pasteles}


 1 Plancha de hojaldre.
Mantequilla para pincelar
 1/2 Vaso de agua
1/2 Vaso de azúcar
4 Cdas de Miel sabor suave
Unas gotas de limón
1 Huevo para pincelar




 - Dividimos la plancha de hojaldre por la mitad. 
 - Cada mitad en rectángulos, los míos de 6 x 5.
               

- Pincelamos una parte con mantequilla, así le damos más sabor al hojaldre y la parte que pondremos arriba, se pegará mejor.
- A la otra parte del hojaldre, le hacemos el típico orificio con un descorazonador de manzanas o una boquilla redonda de manga pastelera (también se puede perforar las dos partes del hojaldre, dejando el orificio abierto de arriba a abajo, el resultado a nivel gustativo, es el mismo)


- Emparejamos poniendo el hojaldre que hemos perforado sobre el pincelado de mantequilla.
- Y ahora batimos un huevo y pincelamos la superficie, nos quedarán con un brillo monísimo.


- Encendemos el horno a 200º, lo precalentamos un rato antes.
- Introducimos la bandeja a media altura y los dejamos hasta que estén tostados. En mi caso han necesitado 20 minutos.


 - Mientras, preparamos el almíbar: pondremos en un caldero la miel, y le añadimos el agua.


 - A continuación el limón y dejamos cocer a fuego fuerte unos minutos, hasta que veamos que se espesa un poco el almíbar.
- Bajamos el fuego y empezamos a introducir los hojaldres. Yo cuento hasta diez y les doy la vuelta.


 - Vuelvo a contar diez, y los saco del almíbar. No se te ocurra sumergirlos empujándos en el almíbar, perderán mucho volumen y quedarán demasiado empapados (de los errores se aprende)
- Los voy colocando en una bandeja, cubierta con papel de horno y los dejo hasta que estén fríos.





- Siempre digo que el hojaldre que más me gusta es el del Lidl. Pues en esta ocasión utilicé el de la marca Casa Tarradellas, y tengo que decir que me ha encantado el resultado. No hay más que ver cómo se diferencian las finas capas y el volumen tan estupendo que alcanza. Así que recomendado al 100%. (Publicidad gratis, si es que no tengo remedio). Si lo ves en el super, échale mano y mételo en el carro, te va a encantar.
- Te aconsejo que el hojaldre esté bien frío para manipularlo. Es cierto que para desenrollar la lámina es mejor sacarla un rato antes del frigo, de esa forma no se rompe. Una vez extendida, la puedes llevar al congelador unos quince minutos o un buen rato al frigo si no te cabe, ya verás qué bien lo trabajas así.
- Cuando le des el baño de almíbar, no se te ocurra hundirlos, pues perderían mucho volumen, sólo hay que contar hasta diez y darles la vuelta. Los tendrás listos y perfectos.
- De un día para otro, quedan más ricos . . . si puedes retenerte.


Voy preparando el café, no tardes que desaparecen en un plis plas.

  

Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Espero que seas feliz, o al menos, lo intentes.

32 comentarios:

  1. Hola Nuria!!! Menuda receta nos traes hoy! Me encantan los hojaldres de astorga!!!
    Nunca los he probado en casa, pero me anoto tu receta para hacerlas! Qué pintas!!!
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  2. si te han quedado igualitos!!! al leerte me ha dado la risa porque yo también estuve hace unos años y también hacía un calor de muerte, a ver si va a haber sido la misma época quien sabe, o el mismo día jajaajaja.Te comiste un cocido? eres mi heroína jaajajjaa, con el calorrrrr, qué campeona. Fuite a ver el museo del chocolate? es genialllll, y las tabletas están ricas pero tampoco es del otro mundo así que no te quedes con las ganas ;) oye, que me ha encantado tu receta y como lo cuentas todo con esa gracia :))) un beso fuerte
    nota: cuando veo a la gente peregrina me entra una pereza por el cuerpo...qué moral hija, yo paso jajaajajja

    ResponderEliminar
  3. Mmmm... nunca he comido los auténticos hojaldres de Astorga, pero sí he probado los d3 "caja" envasados... y seguro que no son lo mismo...
    Peor viendo lo bonito que te han quedado y lo fáciles que son de hacer, a lo mejor me animo a prepararlos para alguna ocasión que se tercie. Me ha encantado la forma de que has contado el mode de hacerlo y la historia de tu paso por Astorga... yo tampoco estoy echa para cargar mochilones tan grandes... jajaja!! Besos linda, y hasta dentro de poco.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor de las buenas reposteras como tú es lo bien y fácil que reproducís lo que encontráis por esos caminos de Dios. Yo dudo que tus hojaldres no estén tan ricos como los originales de Astorga, las que tenéis mano en lo dulce sabéis darle el punto exacto a estas preparaciones. Por lo que puedo ver, aspecto apetitoso tienen, así que mejor sabrán, eso seguro. Ya voy para allá.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Nuria cuentas las cosas tan bien que las veo en forma de película jaja. Si me vieras a mí lo poquita cosa se soy, entonces esa mochila es que aplastaría, así en seco. En mi caso sería Pepi abajo, mochila encima jaja

    Bueno... me voy al dulce éste que me rechifla, y que cuanto más empapado en almíbar está más me gusta. Con lo rico que es eso de tener los dedos pegajosos y lamiarlos :)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. pues ya estoy tardando en hacerlos, ya te contaré! un besito

    ResponderEliminar
  7. Si que son facilitos, pero son un bocado delicioso, bueno a mi , me encantan!! y eso que no he probado los originales...me prometo a mi misma viajar por la zona y darme un festín con ellos!!por ahora me quito el deseo haciéndolos en casa. Una pinta estupenda tiene los tuyos, envidia me da no poder meter la mano y quitarte unos pocos!! Bs.

    ResponderEliminar
  8. Me encantan éstos hojaldres, bien pringosos, ummmmmmmmmmmmm se me hace la boca agua¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. A ver si esta semana no voy asomando a tu cocina sin poder dejarte un comentario hasta quién sabe cuándo...

    Estos hojaldres me han encantado, pero tu relato de la visita a Astorga ¡más aún! si hasta me parecía que era yo la que se comía el cocido a cuarenta grados ¡no sé cómo pudiste! Creo que yo el chocolate lo hubiera comprado. Mejor una tableta derretida que un antojo insatisfecho ja ja ja y en todo caso, si llegado el caso la tableta goteara me lo zampo (o sorbo) por el camino y todos tan felices ¡después del cocido y el chupito de perdidos al río! ja ja ja

    Los hojaldres te han quedado muy bien y aunque yo soy pro LIDL total voy a ver si para estos menesteres pruebo un día el de Casa a ver qué me parece

    ¡Besos mil !

    ResponderEliminar
  10. Nuria el hojaldre es lo que más me gusta de la repostería, después de mis adorados bizcochos, por supuesto.
    Estos Hojaldritos de Astorga son para perder el sentí, he tenido la suerte de comer los de La Confianza en muchas ocasiones, y son un vicio; ya solo me faltaba saber como se hacen, jajaja...
    Por cierto no sé si conocerás los Nicanores de Boñar, son los hojaldres de mantequilla, espolvoreados con azúcar glasé más ricos del mundo mundial, son también de León, y a mi me vuelven loca.
    Bueno en realidad a estas horas, me comería lo que me pusieran por delante, porque a pesar de haber cocinado dos comidas diferentes, en mi boca todavía no ha caído más que un café pelado y mondado, porque no soy yo de probar comidas, todo lo cocino a "ojímetro" con buenos resultados, para mi sorpresa, jajaja...Ni tampoco suelo picotear entre horas, a no ser que alguien me incite, así que un par de hojaldritos de los y¡tuyos, me los reservas para mi ratito del café, que me los comería con mucho gusto.
    Besos mi niña, que pases una tarde muy dulce.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Hola Nuria!! Yo también he probado este hojaldre y también me gusta mucho y es que cuando el postre se sustenta sólo en el hojaldre, es mejor que sea de buena calidad y sobre todo fresco, que ya casi nunca utilizo los congelados, pues la diferencia es abismal, pero bueno, nunca está de más tener un poco de hojaldre en el congelador, ja, ja.
    Pues estos dulces son super famosos, pero yo no los he probado y viendo lo fáciles que son, es para animarse a hacerlos una tarde libre en casa y nos recuerden mientras los comemos a esa magnífica tierra. Besitos.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡ buahhhhh!!!!!
    Simplemente fantásticos, Nuria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Nuria qué bonitos y ricos te han quedado, a mi me encantan y cuando he ido a Astorga en alguna ocasión, me los he traído para aquí ejej. Me apunto a merendar. besitos guapa :-)

    ResponderEliminar
  14. Holaaaa, ay Astorga, que bonito y rebonito, me encanta esa zona, todo el Bierzo, Ponferrada, León, ayyysss que ganas de volver!!
    No sabía que estos dulces eran de Astorga, yo los llamo simplemente mielitos, son fáciles de hacer y deliciosos. El cocido maragato no lo comí pero el botillo....ay el botillo, si es que cuando te vas de allí ya no cabes en el coche jajajajaja
    Que dura es la vida del turista, es verdad, cuanta razón tienes, pero bueno, todo sea por la causa!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  15. Hola!! Ya voy saliendo que esa bandejita tan bien preparada es para mí. No sabes o que me gustan. Ya sabes que para mí un duslce de hojaldre, un cabello de ángel, o algo con miel son manjares de dioses. Me gustan mucho más que el chocolate o natas y cremas. Aunque a nadie le amarga un dulce. te cuento que mi madre tuvo que dejar de comprar los hojalf¡dres de Astorga porque yo no tenía fondo!!! madre mía como me gustaban desde pequeña, jajajaj!! Ahora , cuando los veo paso de largo porque sé que con uno no me conformo, ainssss, qué pena!! Así que estoy disfrutando con los tuyos como no te imaginas, porque dices que no son como los de allí, no me lo creo que todo lo clavas. Un beso preciosa y disfrútalos. Yo me voy con mi recetita bien gurdadita que un día me doy el capricho!!

    ResponderEliminar
  16. Mi preciosa amiga, cuanto he visto estos hojaldres he pensado , mi amiga nos quiere engañar, esta foto esta hecha en el mejor escaparate de una confiteria de astorga, jijijiji, pero al seguir leyendo la verdad que me has convencido que estan hechos por ti jijiji, la mejor repostera del mundo, que maravilla como te han quedado de preciosos, y como tienen que estar de ricos, eres una artista , y todo lo que haces esta impecable. Mil besicos mi Reina de tu amiga que te quiere

    ResponderEliminar
  17. Cuanto me he reído con la tortuga panza arriba eres autentica reina, a mi me pasaría lo mismo, vivo casi al lado del camino Portugués y lo mismo esas mochilas enormes que solo con verlas me duele a mi la espalda, que barbaridad yo tiro la mochila más alto que la luna. En Astorga no estuve pero si en León y también me encantan estos hojaldres y tampoco los hice y te juro que no tardaré, me encantan, por navidad a mi madre que no le falten los hojaldres de Astorga esos de la caja azul pero nada tienen que ver con los de allí, te han quedado espectaculares y maravillosos y en estos momentos me zamparía más de uno...Bess

    ResponderEliminar
  18. Querida Nuria. Estuve en Astorga y tierras leonesas, hace casi 3 años. También hacía mucho calor, me gustó mucho y no olvidaré qué pensé al ver gente metiéndose entre pecho y espalda el cocido. Fuiste muy valiente.
    Estos hojaldres no los recuerdo, pero igual es mi cabeza, porque con lo dulcera que soy, no puedo evitar pararme en cada pastelería que me encuentro.
    Te han quedado preciosos y son sencillos. Lo buenos que deben estar, ni lo pienso, porque me entra mono de dulce ahora mismo.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  19. Tampoco es para tanto Reina Guanche, una mujer como tu, no me la puedo imaginar despanzurrada, yo he hecho el tramo gallego con la casa a cuestas y llegué a Santiago, así que si yo puedo tu también... te aseguro que la experiencia vale mucho la pena! Eso si, lo hice en junio cuando el calor todavía es llevadero, si hace mucho calor no me llevo ni a mi misma, las temperaturas extremas no me van nada bien!
    Y de los hojaldres que te voya decir... que son hojaldres y que me gustan todos, los de Astorga, los tuyos, los míos y los de la pastelería de al lado... un vicio!
    Biquiños sonoros guapa

    ResponderEliminar
  20. Hola Nuria!!
    ¿Ya tienes listo el café?, me tomaría un par de Hojaldres contigo., tienen que estar riquísimos.
    Este dulce no lo he probado.Pero ya no tengo excusa, con la fantástica explicación que has dado.
    Por cierto ya he hecho los espaguetis con col lombarda y me ha encantado.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  21. Seguro que desaparecen en un plis plas. Menuda pinta tienen.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hola Nuria...tu eres de las mías, los paseos que sean reposados, sin prisas y como una carga la ropa y las llaves para poder entrar en casa, jaja
    Con respecto a los hojaldres... te han quedado de lujo, serán facilitos pero también tienen su aquel, como tu has dicho si los bañas demás te los cargas, mi primera intención cuando he empezado a leer era hacerlos bucear para ponerles el baño, jeje, menos mal que estas tu ahí para avisar...se ven deliciosos, me apunto al café con bandeja de hojaldres incluida, jeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. La de tiempo que hace que no los hago oiga hace ocho años los hacia muchisimo a mi costillo le encantaban pero como con todo de lo que abusas terminas cansandote y un dia de repente me dijo que no los queria comer mas en una buena temporada y ni los he vuelto hacer ni comprar.
    Te han quedado de relujo no lo siguiente una pena no poder dar cuenta de alguno porque me marcho con los dientes largos largos .
    No te imaginas lo que me gustaria que volvieras de vacaciones Astorga algun dia por que esta a unos 45 minutos de mi casa e iria pipitanto a verte y si ahi no te apetece volver no me importaria nada que vinieras a verme ya sabes que aqui tienes tu casa.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  24. Vaya me tienes contenta, sabes me tienes babeando delante de la pantalla del ordenador, no te puedes imaginar lo que me gustan, yo también los tengo en el blog son uno de mis dulces preferidos
    Si me guardas media docena cojo el primer avión que salga y en un par de horas estoy allí.
    Pero te he dicho que me encantan.....
    Un beso mi niña

    ResponderEliminar
  25. No los he probado y creo que a partir de ahora será porque no quiero hacerlo, con tus instrucciones me será difícil equivocarme, no te digo yo que de pronto me de por empujarlos en el almíbar ¡aprenderé! Sigue contándonos que seguro tienes por ahí escondidos más postrecillos como éstos. Gracias, querida Nuria Eme. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  26. Me encantan reina mora! no sabes cuanto. Todos los bollitos/pastelitos borrachos me encantan a rabiar y es un gusto que compartía con mi abuelo. Todo lo que estuviera mojado en almíbar nos lo zampábamos con un placer inmenso :-) Preciosa receta! Hasta la vista Miss Eme :-D

    ResponderEliminar
  27. Regalazo Nuria me ha hecho con la entrada de esta semana.
    ¿Qué te voy a decir como buena leonesa?, pues MARAVILLOSA entrada.
    ¿puedes creer que todavía no he elaborado nunca estos deliciosísimos dulces?, no tengo perdón.
    Te han quedado perfectos, ummm, qué color, qué textura...
    También hablas sobre los peregrinos ¿qué te voy a decir como buena peregrina?, una de las mejores experiencias de mi vida, así que no lo descartes (en serio). Aquí te dejo mi experiencia por etapas por si te apetece leerla: https://lostelaresdesil.blogspot.com.es/p/recetasd-thermomix.html
    Sobre el cocido maragato, pues ya ves!, poca cosa jajajaja. Deseando probarlo (en breve). Dicen que el mejor está en un pueblo con encanto muy cerquita de Astorga: Castrillo de los polvazares.
    Puedo imaginar lo que disfrutarías de mi tierra, y es que se come tan bien...
    Besitos y dulce tarde.

    ResponderEliminar
  28. Mira, si hay que caminar un poquito para luego zamparse un pedazo de cocido y acabar con esos hojaldres divinos, pues oye, se hará un esfuerzo... leve, jajaja. Ya me cuesta caminar sin nada en la espalda, que hasta el bolso me molesta y me acaban doliendo los hombros y la espalda... vamos, que mejor yo llevo el coche, y recojo a quien haga falta... y luego nos vamos a comer, jajaja.
    Tus hojaldres, un vicio. Que ganas de darme un atracón, madre!!
    Besitos gordos

    ResponderEliminar
  29. Mmmmm como me gustan los hojaldres de Astorga!!! Mi marido antes viajaba mucho en tren y en Astorga se subía una señora vendiendo hojaldres así que casi siempre me traía una caja y es que tengo un recuerdo tan bueno desde pequeña que no me puedo resistir cuando los veo. Probaré a hacer los tuyos caseros ahora que mi marido ya no viaja!!

    A mí el hojaldre que más me gusta es de la marca Frimca, viene congelada y trae dos placas. Hay que extenderla un poco y aún así sube muchísimo.

    Beso guapa!!

    ResponderEliminar
  30. Nuria, creo que te has lucido por todo lo alto con estos hojaldres que te han quedado preciosos. Además, los has explicado tan bien que es casi imposible que a alguien no le salgan perfectos. Son magníficos para acompañar un café y una buena charla. Me han encantado porque, además, son bien sencillos. ¡Estupendos!
    Un beso grande y que pases una hermosa semana.

    ResponderEliminar
  31. Hola Nuria! Qué tarde llego :( También lo digo porque seguro que ya no queda ni uno jeje! No conozco este postre típico pero tiene muy buena pinta y parece fácil de hacer ;) Menos mal que hoy en día ya tenemos buenísimos hojaldres en el comercio porque yo aún no me atrevo en hacerlo casero, demasiado laborioso! Pero viendo lo que has conseguido se confirma lo que digo, se ven perfectamente las capitas del hojaldre, qué maravilla! Te ha quedado fabuloso ;) Un besote!

    ResponderEliminar
  32. Hola Núria, no me extraña que desaparezcan rápido, se ven de lo más apetecible, súper buenos!!. No los he probado nunca y ganas no me faltan, qué bien te han quedado, y la presentación, como siempre, muy bonita y elegante :) Muchos besos!!

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?