17 de octubre de 2016

Alubias Blancas con Chorizo



De niña siempre terminaba castigada delante de un plato igual a éste.

El día que ponían alubias blancas, era un drama para mí. Con suerte, conseguía colarle algunas cucharadas al plato de mi hermano, que era mi compinche en estos menesteres, mientras los mayores no miraban.
Pero vamos, que el engrudo que se me formaba era de órdago y la imposibilidad de comerlo, porque de verdad que yo ponía empeño pero es que no podía; se traducía en unos llantos, que los oiría medio vecindario. Con decirte que por aquella época no me dejaba invitar para comer en casa de ninguna amiga, por el miedo a que ese día hubiera alubias en su casa . . . imaginate hasta donde llegaba el horror que les tenía.

Hoy sigue siendo la legumbre que menos preparo, doy paso prioritario a las lentejas { aquí } o los garbanzos { aquí y aquí }, pero al menos dos veces al año, hago un potaje de alubias blancas siempre por petición de mis hijos, lo como y hasta lo disfruto de verdad. En casa gustan así, bien colorados y con chorizo. Lo único que he ido cambiado con el tiempo es el pique, le damos un poco de alegría con el embutido picante, pero por lo demás respeto la receta del guiso que hacía mi tía,  que tantos lloros y disgustos infantiles provocó.

Un plato sencillo, humilde, de diario, económico y equilibrado. Aunque le añadimos chorizo, no tiene por qué ser un plato grasiento y pesado. Calculo dos rodajas por plato y acompañado de una ensalada y una fruta, me parece una comida estupenda y nada copiosa.

Aprovechando un día gris oscuro y algunas nubes lloronas, a petición de mi hija hice el primer potaje de la temporada . . . el radiante sol y los veintitantos grados salieron, cuando la comida ya estaba hecha . . . ahhhh, se siente !!! . . . todos a la mesa que empezamos.





500 grs de Alubias Blancas
1 Cabeza de ajos
1 Pimiento Verde
2 Zanahorias
2 Cdas Tomate Triturado
2 Papas medianas
Un buen trozo de chorizo picante o dulce, según preferencia
2 ctas Pimentón dulce
1 Hoja de Laurel
Chorretón Aceite de Oliva Virgen
Sal Marina
Chorretón de Vinagre



"Explicada al detalle, porque mi hija quería que lo contara como si me tuviera a su lado en la cocina, mientras los cocina por primera vez".

- Ponemos las alubias en un cuenco profundo y las cubrimos de agua, tienen que quedar sumergidas para que al hidratase sigan teniendo agua, así que deja unos tres dedos por encima que las cubra.
- Este paso se hace por la noche, al menos tienen que estar 12 horas en remojo.

- Al día siguiente, vemos cómo han crecido.
- Las colamos para eliminar ese agua del remojo que no nos sirve.
- Las llevamos a un caldero amplio y añadimos la sal y la hoja de laurel.
- Agregamos la cabeza de ajos y las 2 cucharaditas de pimentón dulce.
- Incluimos también las 2 Cucharadas de tomate triturado y agua hasta cubrirlas.
- Las zanahorias las pelamos y cortamos por la mitad,
- El pimiento lo lavamos y añadimos entero, sin el pedúnculo ni las semillas.
- Ponemos el fuego fuerte y cuando rompa a hervir, vamos retirando la espuma que se forma en la superficie.
- Asustamos las alubias con un poco de agua fría, y esperamos que vuelva a hervir. Las asustaremos dos veces más. {Asustar = cortar el hervor con agua fría}
- Añadimos un chorretón de aceite, como unas 3 Cucharadas en total.
- Bajamos el fuego y tapamos durante una hora. Movemos de vez en cuando por las asas.
- Pasado ese tiempo las alubias estarán duras todavía, le quedará una media hora más o menos, tiempo suficiente para añadirle las papas cortadas en trozos rotos y el chorizo en rodajas sin piel.
- Cuando se hayan cocido las papas, probamos para ver si las alubias están listas. Si no es así, dejamos un poco más hasta que estén blandas.
- Sacamos el pimiento, dos o tres cucharadas de alubias y una de las zanahorias junto con un poco de caldo.
- Batimos hasta dejar un puré fino y lo añadimos de nuevo al guiso. Quedará un caldo trabado y bien rico.
- Movemos con cuidado con la cuchara para que se integre bien.
- Dejamos cocer diez minutos más ya destapado.
- Rectificamos de sal si hace falta.
- Ya en el plato, cada uno le puede añadir una cucharadita de vinagre, realzará el sabor del guiso.

Listo para comer
¡¡¡Todos a la mesa!!!


 Al día siguiente está mucho más rico.



         Eso es todo por hoy, hasta la próxima entrada. Se feliz, o al menos, inténtalo.

24 comentarios:

  1. Son las legumbres que menos consumo y no es porque no me gusten, sino por costumbre. Además las tuyas, tal y como las has cocinado las encuentro buenísimas y nada pesadas. Pues la moraleja ha de ser que esto es una señal para que las vaya haciendo y disfrutando de un buen guiso de cuchara que para eso me gusta el otoño ¿no? Pos claro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ummmm a mí me pasaba lo mismo que a ti cuando era niña, y es que mi madre mezclaba las alubias con garbanzos y eso ya era el no va más, yo no podía con ello y creo que hoy en día me ha quedado un trauma 😅😅 y es uno de los platos que no cocino a penas.

    Tengo la "suerte" de que de la huerta saco bastantes alubias y encima en el pueblo siempre hay quienes da. Este año tengo que hacer propósito y cocinarlas más que me pasa como a ti, que lo que más hago son lentejas.

    No sé si sabrás, pero yo le suelo añadir un poquito de camino por aquello de los aires, y funciona!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tus judías tienen una vista que apetece comerlas. Pero yo no puedo comerlas, no porque no me gusten, sino porque las digiero fatal y se me pone el estómago hinchadísimo, y estoy verdaderamente molestar toda la tarde. Pero a mi hijos les encantan y de vez en cuando las hago, pero muy de vez en cuando, por ese motivo. Las tuyas te han quedado muy ricas!!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Nuri;
    Pues al contrario que a ti a mi han gustado siempre, te cuento, en casa mi abuela tenía un huerto enorme y la mujer así tenía unas alubias hermosisimas, bueno pues somos dos hermanas y a mi hermana jamás le gustaron las alubias y era tal el repelus que le daban que la condenada iba al huerto y arrancaba las plantas de las alubias para que se murieran y mi abuela no pudiera cochecharlas, yo me chibaba y le daba unas tortas que no veas, luego me las daba ella a mi, y me llamaba chibata y yo que se más jaja, pues a día de hoy con una cucharada le sobran y le bastan y a mi me rechiflan, se platito te lo dejaba yo impecable, que delicia, te han quedado de 10....Bess

    ResponderEliminar
  5. Uff...buenísimas Nuria.
    Un plato bien rico y tradicional.
    En agua las tengo yo p
    ara preparar mañana y comer al otro día, un plato de víspera.
    Excelente receta de toda la vida. Un beso. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches, guapa. En mi familia las alubias sólo formaban parte de otros guisos, pero guisadas así, sólo en la familia de mi marido. A mí no me van nada y tampoco las preparo. Seguro que te quedan espectaculares y por eso te las piden en casa y si a ti ya te van gustando, mejor que mejor.
    Besazo fuerte y feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. hola, estoy leyendo tu entrada y te cuento que siempre fui una niña de las que comían de todo y bien, pero lo de las alubias me superaba. Era lo único que no podía. tengo miles de hostorias con la s alubias sinembargo ahora me gustan, las como con gusto de vez en cuando aunque siempre doy prioridad a garbanzos y lentejas, jejejejeje!!
    pero te aseguro que me comería con mucho gusto un platito de los tuyos, sí que no dudaría en ir a tu casa a comer aunque me pusieras lentejas,!!! Mil besos!!

    ResponderEliminar
  8. Buenos días Nuria, la escena me resulta de lo más familiar, en mi caso, eran las lentejas las que me provocaban ese rechazo y el pasar un mal rato aunque el paso del tiempo y el prepararlas a mi manera, ha conseguido que junto a este plato de alubias se conviertan en mis favoritos. En mi casa es al revés que en la tuya, yo no las preparo tan a menudo como me gustaría porque no es plato de devoción para mis hijos bueno, como ninguna legumbre, pero a mi me pones esta plato delante y te doy dos besazos bien sonaos.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Uff, pues yo, casi ni te cuento con las comidas!! Al igual que tú llorabas con el plato de alubias blancas delante, yo lo hacía con prácticamente todos, y a desesperación de mi madre. Que viendo que no comía prácticamente ningún día, ya optaba por engargantarme la comida sin más. Y no fue hasta los diez años, que nació mi hermana, que me dejó en paz. ¡¡Qué mala comedora he sido y qué lata le he dado a mi madre!! Aunque ahora hay muchas cosas que ya me gustan, la lista de las que no, siguen siendo, por desgracia, aún un poco grande. En fin, poco a poco.
    A mi las alubias blancas aún me las puedo comer (sobre todo el chorizo, ja, ja), pero las pintas, si que no puedo con ellas ni en pintura, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Ya apetece comer platos de legumbres. Te quedó un plato delicioso¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Nuria, me gustaría poder decir, que a mí tampoco me gustaban las judías blancas, pues aunque las prefiero pintas, me gustan todas, ya ves tengo buen saque y nunca he dicho que no a nada, siempre rebaño el plato, aunque sea de judías, jajaja...
    Por cierto que las cocinas muy similares a las que yo hago en casa, yo sin triturar nada, que en casa no me ponen pegas. Y además también por cierto, mi padre le pone un chorrito de vinagre siempre en el plato, dice que le da vidilla, aunque yo no lo hago, no soy yo muy de vinagres, en fin ya ves por fin algo que no me vuelve loca, jajajaja...
    Besitos mi niña, que pases una feliz semana.

    ResponderEliminar
  12. Te pasa lo mismo que a mi...es la legumbre que menos pongo, porque es la que menos me gusta, lo cual no significa que no me guste...todo lo contrario...están muy ricas cocinadas con chorizo...!!pero también doy prioridad a las lentejas y los garbanzos...jejeje. Bs.

    ResponderEliminar
  13. Hola bonita¡¡¡ me quedo con este plato desde ya, jeje, a mi me encantan y en casa caen casi todas las semanas, la unica que pone algo de pegas es mi hija, pero que quieres que te diga, de lo que hay en la olla se come, sino quere mucho que coma menos, es lo que hay. Las has preparado divinamente, tienen que estar muy ricas, fijate si me han entrado ganas de comer un plato que me parece que a mi hija mañana no le voy a alegrar el día, jeje, se ven buenísimas Nuria.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa
    A mí de pequeña tampoco me gustaban, pero ahora las como sin problema,eso sí, muy de vez en cuando. Y las hago muy parecidas a las tuyas. Están de vicio, mejor incluso de un día para otro, porque es como si se asentaran los sabores.
    Un beso muy grande, Nuria.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Nuria! Me dejo caer por aquí a ver que se cuece, jajaja, y me encuentro un plato de los suculentos que tanto me gustan. Lo cierto es que hago más garbanzos, y sobre todo lentejas Estos platos de cuchara me apasionan, aunque antes no. Se cambia de gustos con el tiempo y se aprecian más las cosas con fundamento. Tú has bordado el guiso y lo has hecho muy apetecible, si no fuera porque hoy comimos cocido, mañana ponía las alubias. Un beso grande. ¡Ah! algo tardé en arreglar los limones, pero al fin pude usarlos en tu receta marroquí que luce hace unos días en mi blog.

    ResponderEliminar
  16. Uy a mi era el guisado de ternera, no había forma, se me hacía bola y eso ni iba ni para arriba ni para abajo jajaja Me ha hecho gracia eso de que lo preparas unas dos veces al año, vamos, que sigue sin matarte jajaja En mi caso era al contrario, en mi casa jamás comí alubias porque a mi madre no le gustan y las probé en casa de un amigo y me encantaron!!! curioso, verdad? tu plato realmente fantástico.

    besos

    ResponderEliminar
  17. Uummmmmmmmmmmm que ricas tienen que estar esas alubias por que no puedo que si no me llevaba dos platos para comer que lo tengo que hacer en nada pues esta semana trabajo de tarde asi que no tengo tiempo de pasarme por vuestras cocinas a babear ,seguro que estaran de rexupete no lo siguiente ademas de quedarte un plato divinisimo.
    Bicos mil wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  18. Me encantan los platos de cuchara y el de judias lo hago muy a menudo en el invierno, las tuyas tienen muy buena vista. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Pues ya somos dos, o unas cuantas por lo que veo. A mi tampoco me vuelven loca, es más, las hago para los demás y yo paso... en todo caso le pongo bien de chorizo aunque esté más graso, porque es la única manera de que me las coma más a gusto, jajaja, pero encima engordan!! Pues otro motivo más, no? Eso si, tu plato tiene buena pinta, las cosas como son, que dan ganas de meter la cuchara aunque sean alubias.
    Un besote preciosa

    ResponderEliminar
  20. Nuria de pequeña me pasaba igual ¡menuda bola se me hizo durante mucho tiempo con las alubias! Además mi madre las cocinaba a menudo y para más inri las hacía con garbanzos ¡pesadilla total! Cuando crecí hubo muchos años en los que no volví a probarlas (menos mal que ya pasaron los años en los que me obligaban a comer cosas que no me gustaban) y no fue hasta que me casé cuando un día me acordé de hacer unas alubias (que a mi marido tampoco le gustaban y no las comía en su casa por cierto) y nos encantaron. Son muy similares a esta receta de tu tía que nos traes y caen no muy a menudo pero sí caen tres o cuatro veces a lo largo del otoño y el invierno.

    Como supondrás por la extensión de mi comentario me ha encantado tu entrada de hoy

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  21. Hola Nuría, creo que de pequeñas nos pasaba esto a la mayoría, lo que me costaba comer un plato de legumbres y ahora me encantan de todas las maneras, como se cambia. Estas te han quedado muy buenas con ese choricito se ven muy ricas.
    Besoss

    ResponderEliminar
  22. Holaaaa, jo, a nosotros nos las hacía mi madre puré porque era verlas y se nos atragantaba el cole de por la tarde. Luego me compraba un chicle bazoka en el puesto verde jajajjajaja
    Ahora la legumbre ocupa un lugar muy destacado en mi mesa, a mi hija le gustaron desde que le salieron los primeros dientes y a mi me chiflan. De la clase que sean, me da igual, las tomamos así, todo en crudo y nos encantan. Hoy con este día gris, de perlas. Yo mañana lentejitas pardinas jeje
    (No sé cuantos años tienes pero espero que te acuerdes del chicle bazoka jeje)
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  23. Hola Nuría, las mias con mucho chorizo por favor... jaja, pero que platazo que nos traes, a mi es que me encantan las alubias asi, con chorizo. Lo de las papas lo probaré como tú lo haces, me gustará.
    Ahh, el mango en polvo, lo conseguí en Cocinista, pero estoy segura de que tiendas de especias lo tienen.
    Un beso y muy feliz domingo!
    Silvia.

    ResponderEliminar
  24. Yo reconozco que también es la legumbre que menos cocino pero cuando lo hago la verdad es que me saben riquísimas como estas tuyas que solo hay que ver esas fotos y con ese chorizito ummm, se ven deliciosas!!
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?