18 de abril de 2016

Lubina Salvaje con Gambas al Ajillo


Soy feliz cuando me regalan pescado . . .

. . .  y libros que no sean superventas, tazas de desayuno, cajas de lata, huevos decorativos, perfume, un jamón con chorreras, cualquier tontería porque te acordaste . . . o me invitas a un café. Pero cuando mi hijo sale a pescar y trae buenos ejemplares, no sabes la sonrisa que se
dibuja en mi cara.
 
El Viernes quedé con él para comer, y cuando llegué a recogerlo, se presentó con una bandeja enorme muy bien envuelta y me dijo: abre el maletero. Esa noche había ido a pescar y consiguió cinco Lubinas.
Dos de ellas eran bien grandes (pasaban del kilo y medio) y las otras tres eran de doble ración. Así que en cuanto llegué a casa, y mientras las limpiaba, iba pensando en cómo prepararlas.

Las dos mayores, lo tenía claro, esas eran para hacerlas a la sal. Así que las dejé con cabeza y escamas y sólo las abrí para sacarles las tripas el relleno. Las demás, quedaron como Maria Antonieta, sin cabeza, y abiertas para hacerlas al horno . . . o ya vería.

    


Limpiar pescado no es tarea agradable para muchos, e incluso insoportable para otros tantos. No es algo que me vuelva loca, pero reconozco que cuando me pongo los guantes y cojo las tijeras, me convierto en una pescadera amateur que hasta doy el pego.

Mi hija, cuando entra en la cocina y ve que estoy en pleno proceso, sale pitando de allí, y se tapa la boca del asquito que le provoca.
Lo mejor es cuando añade : - "No sé, cómo te gusta hacer eso mamá". Y se queda tan pancha.
Sólo pienso : - "Ole tú !!! ¿y a tí quien te ha dicho que me gusta?"  Pero habrá que hacerlo ¿no?

   


La Lubina de hoy era de las pequeñas, pocos gramos le faltó para alcanzar el medio kilo una vez limpia. Sin complicaciones pero de una forma exquisita, te dejo mi propuesta por si te apetece probar. Suele gustar a los que no les gustan el pescado, y no es una incongruencia lo que digo. Pero al ser tan suave, cuando lo prueban, con frecuencia comentan eso, que no sabe a pescado.

También se le llamá Róbalo. Es un pescado blanco, de carne magra, con un sabor muy fino al paladar. Y bien valorado en las buenas cocinas. No te voy a detallar todos los nutrientes y vitaminas que tiene, para eso tenemos a mano a doña wikipedia, que lo explica estupendamente.


{Para dos personas normales, o una muy hambrienta}


- Lubina de 1/2 kilo, ya limpia
- 2 Dientes de ajo
-1 guindilla
- Perejil fresco (sólo las hojas)
- 12 gambas o langostinos
- Aceite de oliva virgen extra
- 2 tomates de salsa
- 2 puñados de guisantes congelados o frescos {no valen de lata}
- 2 Papas medianas


        

Vamos a tardar quince minutos en tener el plato listo, pero tendremos que hacer varios pasos a la vez. Tres fuegos encendidos al mismo tiempo y tener la mesa preparada porque hay que comerlo caliente.

- Preparamos la guarnición.
- Pelamos y cortamos en gajos las papas, y partimos los tomates por la mitad.
- Ponemos un caldero con agua y cuando esté hirviendo, añadimos las papas y los guisantes. En 10-12 minutos estarán listos.
- Sacamos y colamos, reservamos hasta el momento de servir.


- Abrimos la lubina y la salamos por las dos caras.
 
- Partimos los ajos y la guindilla.


- Picamos el perejil y pelamos las gambas.


- Todo preparado para irnos al fuego.



 - Ponemos una sartén antiadherente a fuego fuerte, y esperamos a que esté bien caliente para añadir la lubina. Tres minutos por cada lado será suficiente. Empezamos por la parte de piel abajo.


 - Mientras, en otra sartén, pondremos unas gotas de aceite de oliva virgen extra y asaremos el tomate otros tres minutos por cada cara. Añade sal en el último momento.


- Al mismo tiempo, pondremos un buen fondo de aceite de oliva virgen en una sartén y cuando esté caliente pero sin humear, añadimos los dientes de ajo y la guindilla.
- Cuando el ajo empiece a burbujear, añadimos las gambas y cuando éstas empiecen a cambiar de color, añadimos el perejil picado y apartamos del fuego. Ya terminan de hacerse con su propio calor. Rectifica de sal.


  Sólo queda montarlo. Pondremos la lubina en la bandeja de servir, repartimos las gambas con parte del aceite por encima. La guarnición junto al pescado,y con el mismo aceite de las gambas, aliñamos las papas.

  ¡¡¡ A disfrutar !!!


Hoy no me podía entretener en poner la mesa ni en hacer muchas fotos, el pescado había que comerlo caliente. Hay platos que se pueden recalentar y no hay problemas con ellos, pero esta lubina, bien merecía una atención inmediata.
¿No te parece?


Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces sé feliz, o al menos, inténtalo.


32 comentarios:

  1. A mi que me lo den limpio por favor porque si me pongo en modo pescadera al final hay escamas hasta en el carné de identidad. La lubina es uno de mis pescados preferidos por lo jugoso y blanco que es. Ya sabes que a mi estas preparaciones me gustan lo más sencillas posible para no restarle sabor al pescado, por lo tanto la tuya me parece riquísima, sencilla de elaborar, con buena guarnición y más sana y rica imposible. Vamos que el plato de presentación a mi me duraba un suspiro. Y me quedaba tan ancha oye.
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Nuria!! Lo del jamón con chorreras me lo vas a tener que explicar, ¿cómo es ese jamón? ¿un jamón vestido de faralaes? Ja, ja.
    Bueno, yo soy de las que le gusta el pescado de verdad, además prefiero los pescados con espinas, que para mi son mucho más sabrosos. El mero, por ejemplo, me lo como, si es fresco, pero prefiero mil veces antes una dorada o una lubina por muchas raspas que tengan. Yo he comido mucho pescado salvaje, porque como antes vivía cerca de un pantano, era muy fácil que alguien nos dieran lucios, truchas o black bass o algún pescado típico de nuestro río. Y saben a pescado-pescado. Y yo también prefiero arreglar el pescado mucho antes que la carne, por ejemplo, a mi me das un pollo entero y monto una auténtica escabechina, ja, ja. El pescado lo mimo mucho mejor y hasta cuando compro boquerones para hacer anchoas les pido que no me lo arreglen porque prefiero hacerlo yo mismo. Antes era más asquerosa para ello, ja, ja, pero con el tiempo todo se normaliza.
    Tu lubina salvaje para mi es un bocado exquisito, ¿cuándo dices que comemos? A la sal también me apunto, ¡¡qué rica y jugosa está así!! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. De "Dos orejas y vuelta al ruedo", que diría un taurino....
    Babeando me dejas con esta maravillosa receta y ese pescado fresco, fresco...todo un lujo, si señora;)
    Se salta la pantalla, que ricaaaa Lubina XD!!!
    A tu hijo la enhorabuena y a la niña...qué si no fuera por lo artista que es la madre no podría disfrutar estas maravillas ;)
    Un besazo enooooorme y muyy feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  4. me encanta la lubina y es un pescado que compro a menudo...fíjate que este finde hemos comido lubina, pero con salsa de almejas...muy rica por cierto. Esta tuya me la guardo y así tengo para variar!! ajaja. La userte tuya es tenerlas recien pescadas y bien fresquitas!! Besos guapa.

    ResponderEliminar
  5. No me extraña que te pongas tan contenta con un regalo así, y más que te lo traiga recién pescado tu hijo.
    Todavía no es hora, pero me están entrando unas ganas locas de comer, claro que poniéndome por delante de los ojos semejante manjar del mar ¿quién es la guapa que se resiste? díle a la lubina que tiene toda mi atención!
    Un beso, feliz semana guapísima.

    ResponderEliminar
  6. Hola preciosa !
    Tu sonrisa de oreja a oreja pero la del pescador seguro que le dio dos vueltas jaja...lo digo con conocimiento de causa, pues mi marido es aficionado a la pesca deportiva y cuando se da bien el día, la cara de satisfacción que trae es para sacarle foto, no hace falta ni que me diga que pescó porque con verlo ya sé si fue bien o regulín jaja....Soy una privilegiada porque él lo limpia también , con lo cual, me evito ese proceso que agradable no es, desdeluego .
    El sabor de este pescado que nosotros llamamos robaliza , es superior , nada que ver con el comprado , verdad ?....Se ve delicioso Nuri, ya me imagino como lo has disfrutado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Eres una máquina, niña. Yo habría destrozado el pescado porque no soy nada ducha en eso, pero en la pescadería me lo dejan estupendo, además tampoco nadie me regala nada de pescado... bueno, una vez mi suegro hace muchos años me trajo diez kilos de corvina y me acordé de él durante días,jajaja. Por aquel entonces tampoco me apasionaba el pescado así que te podrás imaginar lo que salió por mi boca.
    Bueno, esas gambitas me chiflan, y ese aceitito encima del pescado le da un sabor increíble, así que ole y ole por esta lubina deliciosa!!
    Un besazo preciosa.

    ResponderEliminar
  8. !!Madre mía Nuria!!. Esto es un lujo de plato, una lubina salvaje ya solo a la plancha es un pecado. Cuando ere pequeña mi padre también salía a pescar y aun recuerdo el sabor de las doradas , lubinas...nada que ver con las que compramos ahora.
    Menudo plato y por cierto jejeje, mi hija hace y me dice lo mismo y mi pensamiento es el mismo que el tuyo, serán espabiladas jejeje.
    un besote y disfruta de las que te quedan

    ResponderEliminar
  9. No te creas que a mi me gusta mucho limpiar el pescado tambien ,tengo que ponerme guantes sino despues ya no me presta comerlo y lo mismo me pasa con el pollo y mira que me gusta , tu hija cuando se independice tendra que limpiarlo si no lo compra en la pescaderia o no se lo limpian alli por que aqui segun que pescado sea no te lo limpian.
    Madre del amor hermoso y dices que no te has detenido en las fotos si son preciosas aunque no hayas puesto la mesa ,vaya que si merece una atencion inmediata me imagino el olorcito que habia en tu cocinaaaaaa uummm.
    Que bien que tu hijo te surta de pescado ,la lubina salvaje no tiene nada que ver con la que se compra yo pocas veces la puedo comer pero cuando es asi hago fiesta.
    Me imagino tambien como estarian las mas grandes a la sal uummmmmmmmm me voy pipitando por que me llegan las babas hasta las rodillas.
    Como siempre receta ,fotos del paso a paso y presentacion son de 20 points.
    Bicos mil y feliz semana potita mia.

    ResponderEliminar
  10. Hola Nuri!!! no he podido visitarte esta semana pasada, un virus medejo incapaz de hacer nada, bueno ya estoy por aquí al cien por cien o eso creo!! que suerte tienes con ese hijo, anda que yo lo comeria a vesos, pero sabes yo tengo una hija y igualita a la tuya, en su casa no cocina apenas pescado porque le huele fatal, para eso esta la casa de mama!! hay que ver como son, en fin!! con un material así imposible que no quede bien el plato, con esa frescura y esa calidad pongas lo que le pongas yo me como hasta las espinas como los gatos guapa jaja...Bess

    ResponderEliminar
  11. Nuria ¿porqué a mi nadie me regala pescado? (buaaaaaah).
    No me importaría que fueran 20 kg como las caballas que te regalaron el año pasado, ja, ja, ja, ... Pero lo que sí te digo es que no me importa para nada limpiarlo, es más yo soy de las que a excepción del escamado y destripado, lo demás lo suelo hacer yo en casa, porque en la pescadería que compro, las niñas no son muy habilidosas con las tijeras y el cuchillo, ja, ja, ja..., o quizás es que yo soy demasiado "puntillosa"
    Delicioso tal cual, para que complicarnos la vida, ¡¡Me encanta tu plato!!
    Besos, que pases una noche perfecta.

    ResponderEliminar
  12. Ya te digo que habia que meterle el tenedor , quien pudiera!! oye , que la envidia me corroe con este peazo lubina que me he tenido que ir a por las gafas de sol de lo reluciente que las dejao tia!! de rechupete.. te ha quedado ,las fotos hablan por si sola .. pero ese hijo!! ese hijo es un tesoro , jaja pera , que me estoy acordando cuando has dicho lo de abrir el maletero y me ha recordado a las pelis de gansters enseñando el cadaver jaja.. vaya tela si es que esa lubina de kilo y medio hace más bulto que yo!!
    en fin , que la he disfrutado virtualmente guapa , pero a la otra vendré con el baberito puesto que lo he dejao todo chorreandico
    un abrazo guapísima , ya hablaremos de todo un poco por el lado oscuro..enga besitos

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Nuria! Me he dejado caer por aquí para contemplar con la boca abierta tu pescado delicioso al que no le falta "ni piquito", para mí lo quisiera. Y hoy vamos de pescado que mis popietas, ahora expopietas han traído cola de eso mismo, jajaja ¡me divierto de lo lindo con estas cosas! Por si no has vuelto por mi blog te digo que he rectificado y me he quedado tan requetebién, no soy nada pretenciosa y sé de mis limitaciones, yo no pretendo nada con mis recetas, ni quiero, básicamente lo hago para divertirme y pasar mi tiempo libre con la afición que tengo y si de camino a alguien le gusta lo que publico mejor.
    Y es verdad que he llamado popietas a los filetes de pescado "desde que se lo oí" a Arguiñano, jajaja, y lamento mi error, pero gracias a mi equivocación todos aquellos que pasen por mi blog sabrán distinguir una cosa de otra y además cuando en un restaurante de postín les pongan en la carta:"Popietas a la ruiseñora"(es un decir,jjjj)ya sabrán de qué va la historia. Siempre que me equivoque corregiré, creo que es honesto.
    Muchos besos y muchas gracias por la indicación, si no es por ti, Concha y Mª Dolores no lo arreglo.

    ResponderEliminar
  14. Holaaaa, no conozco a nadie al que le guste limpiar pescado, pero vamos que si hay que limpiarlo se limpia y no pasa nada. No soy yo de las de que asco o expresiones así. Menuda suerte tener pescado recién idem jeje, que hijo más majete que te pesca y todo. La lubina con estas gambas al ajillo ganan mucho, jo, me gustan a rabiar. Te ha quedado un plato completo y super rico.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  15. Quién pillara tu lubina salvaje, madre mía que sabor tendría. Yo la he comido en el norte, y desde luego que no se me olvida su sabor. Pero como tú la has preparado debe de estar riquísima. Menuda receta de buena Nuria.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Menudo regalo te hizo tu hijo ¡que contenta te pondrías! La verdad que estos detalles se agradecen un montón. Ya debe hacer ilusión pescarlo, imagínate luego si lo puedes cocinar...
    El comentario de tu hija es el típico comentario de adolescentes que hemos hecho todas, pero bueno como no queda otra...
    Lo mejor viene después, cuando lo sirves a la mesa y lo comes ¡que satisfacción! un plato delicatessen.
    Feliz día,
    Sil
    Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
  17. Hola!! estoy disfrutado como no imaginas con este pescado, recién pesado y encima por tu niño ( seguro que te sabe mejor )y directo a la mesa pero me estás poniendo los dientes largos, qué maravilla, yo quierooooooo!!!!!! Y qué bueno lo has preparado, con todo su sabor!!A mí me vas poniendo el que reservas para los muy hambrientos, que yo soy de la hermandad del pobre, reventar antes que sobre, jajaaj!! Un beso preciosa y perdona por venir tan tarde y contestar comentarios con retraso, pero ahora tengo que dedicar un poco más de tiempo a mi padre y mi hija me confiscó el portátil para un trabajo.

    ResponderEliminar
  18. Adoro la lubina, es uno de mis pescados favoritos junto con el bacalao.

    El otro día sin ir más lejos hice lubina para comer, pero la hice al horno con unas patatitas y un poco de cebollita, sin más, y así con solo esos ingredientes estaba de lujo, así que ... tal y como tu la has preparado tiene que ser una exquisitez y encima pescados frescos , cogidos por tu hijo, ¿qué más se puede pedir?

    A mi limpiar pescado no me gusta nada, de nada, pero como aquí no se pesca, que se compra en la pescadería jajaja, pues ya lo traigo limpito.

    Besotes mi niña y felicidades por esta receta tan deliciosa, sana y facilita

    ResponderEliminar
  19. Que ricura de pescado, me encanta la lubina y más si la puedes cocinar así de fresca.

    Me encanta la receta de hoy,
    Ya tengo receta para cenar.
    Gracias un besazo enorme

    ResponderEliminar
  20. Felicidades cielo, es un lujo poder cocinar algo tan rico como esas lubinas recien pescadas y encima por tu hijo, puedes estar orgullosa.
    Y entiendo a tu hija jejeje, a mi no me gusta limpiar pero para nada el pescado pero a veces que remedio queda verdad?
    Te ha quedado de diez lo que daba yo por un plato como ese para mi cena.
    Besotes mi niña

    ResponderEliminar
  21. BUENA RECETA LA DE HOY, NURIA. RICA RICA Y DE TODA LA VIDA. LA NOVEDAD: HACERLA CON UNAS GAMBAS AL AJILLO. ¡BUENA IDEA!
    UN BESO ENORME GUAPA COCINERA.

    ResponderEliminar
  22. Que buena pi ta Nuria , no me extraña nada de tu sonrisa de oreja a oreja con semejante regalo, es un pescado que me gusta mucho pero para mi desgracia es de piscifactoría que comprarla salvaje se sale de mi presupuesto, en las fotos ya se ve la calidad del pescado y a mi tampoco me importaría limpiar esas 5 y otras 5 más, ja,ja ja, además así con esas gambas al ajillo será deliciosa pues un pescado así de bueno poco le hace falta para degustar su rica carne.
    Un besito enorme guapísima y feliz semana.

    ResponderEliminar
  23. anda, a mi tambien me encanta que me regalen lubinas recien y con este platito, estan perfectas, que ricas, bessssssssssssss

    ResponderEliminar
  24. Muy bueno tu blog, explicaciones claras, y excelentes fotografías. La receta pinta bien, pero por estos lares conseguir lubina es misión imposible y los langostinos están por las nubes, ni te cuento el aceite de oliva extra virgen ¡todo un lujo! Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Que lujazo!!! no hay nada como el pescado salvaje, y si encima va tan bien acompañado, la perfección. Que suerte la tuya!! Un besote

    besosdecanelaymenta

    ResponderEliminar
  26. Jajaja, a mí me cuesta una barbaridad limpiar el pescado, pero con ese pedazo de lubina no me importaría "sacrificarme",jejejeje.
    Con gambas tiene que quedar riquísima, me parece una receta estupenda.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  27. Hola guapa
    Me temo que a mí me pasa como a tu hija. Lástima que ahora yo no tengo quien me haga el trabajo "sucio" porque mi madre está enferma, sufre demencia, y lógicamente no puede, pero aún así yo no soy capaz y acudo a una buena vecina a que me lo haga. Me dá un poco de verguenza, pero...
    Tu lubina te ha quedado perfecta, me la llevaría para la comida de hoy del mediodía encantada, porque es de esas cosas que sin probarlas sabes que te van a gustar :-)
    Biquiños

    ResponderEliminar
  28. Yo soy de comer pescado, me gusta más que la carne pero de ambas como poco, tampoco me importa limpiarlo, en clase de cocina nos lo hacen limpiar, pero si el pescadero me lo deja limpito para mi ideal. Recuerdo cuando era pequeña, vivía en un pueblo así que a veces viajábamos a la ciudad al mercado, mi madre aprovechaba y compraba buen pescado, recuerdo cómo olía esa sección, igual que hoy en día, jeje, pero no lo soportaba, así que le pedía a mi madre que se diera prisa, entiendo a tú hija cuando sale de la cocina, es un olor tan característico que no soportan todos.
    Me gusta la lubina, al horno, a la plancha, con verdura asada, siempre es un delicia de menú tener un buen plato como este en la mesa, y sí, tienes razón, foto y comerlo enseguida que frío no vale la pena.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  29. Holaaaaa guapa! Ando un poco perdida últimamente pero ya estoy por aquí de nuevo.
    Yo soy mucho más feliz cuando me lo dan cocinado, jajajaja porque nunca se como preparar el pescado, al final siempre lo acabo haciendo a la plancha o al horno. La lubina me chifla, así que ya sabes, si quieres hacerme feliz... Marchando una de estas para Mallorca. Muaks

    ResponderEliminar
  30. hola!! yo aquí veo dos recetas en una, ya sin gambas al ajillo tiene que estar de muerte... Y tambien veo dos personas normales en una, muy hambrienta, jeje, yo!
    Me encanta este pescado, es de los que más me gustan y ten por seguro que siempre es bienvenido en casa, también me hace muy feliz. Un beso enorme y buena semana!

    ResponderEliminar
  31. Buenos días Nuria, no cabe la menor duda que eres mujer de gustos variados y con un sentido del humor de los buenos, porque es para hacerte la ola con lo del jamón con chorreras, me encanta, y me pirro por esta lubina sin domesticar que tiene un aspecto para alzarte en monumento, deliciosa y con una guarnición de lujo, qué maravilla tener pesca natural a mano.
    Un abrazo y feliz semana!

    ResponderEliminar
  32. No había tenido tiempo de ver las recetas que habías publicado en mi ausencia de la red, y ya sabes que para mi son sagradas, y con razón, porque si no vengo me pierdo esta maravilla, me encanta la lubina salvaje... la de pisci ya no tanto! Chapeau por la forma de prepararla, es la mejor manera de disfrutarla con todo su sabor... y creo humildemente que una cosa así no necesita atrezo mi querida Reina Guanche... ese tenedor con ese trocito es de lo más elocuente.
    Bico mil y buen finde

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?