22 de marzo de 2013

Brioche Portugués, para Loli.


Soy de las que piensan que la familia te viene dada, pero que los amigos, son la familia que tú vas eligiendo en tu viaje por la vida.

 No presumo de tener muchos, pero sí de tenerlos muy buenos. Hoy es el santo de una  amiga muy especial y aunque nunca celebro santos, sí quiero regalarle este pastel, aunque sea virtualmente porque una vez más, no estaremos juntas. Va por tí Loli,  mi  Loli.

Resumir nuestra relación en una entrada, ahora que lo pienso es difícil, porque nos conocemos hace más de dos décadas y hemos compartido muchas cosas juntas, pero dejaré algunas pinceladas.

Recuerdo perfectamente que nos conocimos un Domingo por la tarde, ninguna viviamos en nuestra ciudad de procedencia y por motivos de trabajo nos encontrábamos allí, eso hizo que la amistad fuese más estrecha desde el principio, te apoyas más.

Sus hijos y los míos se hicieron inseparables y jugaban juntos en el parque... y en su casa... y en la mía, hemos compartido viajes, charlas interminables, penas y alegrías, y en un momento muy difícil de mi vida, ella con su marido y toda su familia, dieron un paso al frente y se posicionaron a mi lado, apoyándome incondicionalmente y eso me llegó al corazón. Eso no se olvida.

Tiene una familia chicle, como yo digo, porque no es que estén unidos, es que se quedan pegados, y tan felices, que van a todas partes juntos. Es una madraza, inmejorable esposa y en los últimos años una abuela babosa.

 A lo largo de todos estos años, no he estado presencialmente en acontecimientos importantes de su vida : la muerte de su padre (más bueno que el pan, y plantaba los pimientos verdes más ricos del mundo) ni en el bautizo de su nieto o la boda de su hija. Pero las circunstancias de la vida mandan y no siempre puede estar una, donde le gustaría. Pero cogemos el teléfono y nos ponemos rapidamente al corriente de los asuntos de las dos. Desde aquí le quiero decir que la quiero un montón y a su familia también, porque son mi familia y así los siento. La vida es más bonita con amistades como la suya.



Algunas veces he hablado de ella como cocinera,   AQUÍ  o   AQUÍ  porque lo hace estupendamente, y ahora viene la sorpresa : no tiene ni idea que tengo un blog de cocina. Así que en cuanto publique esta entrada, la llamaré para decirle que me busque en internet.

 Como digo en la presentación del blog, a mí ciertas cosas me dan vergüenza y si os digo la verdad, muy pocos amigos saben que tengo un blog de cocina ¿ soy rarita ? puede ser.

Loli, este brioche tan rico va por tí, para que lo hagas y lo disfrutes tanto como nosotros, que nos lo hemos comido a tu salud.

Y ahora, vamos al lío.

Necesitaremos:

              
  • 500 grs. de harina de fuerza. ( Puse 450 harina normal y 50 de gluten de trigo.)
  • 70 grs de azúcar glass.
  • 90 grs. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 120 grs. de leche templada.
  • 3 huevos.
  • 1 cta. de sal.
  • 7 grs. de levadura seca de panadero o 20 si es fresca.
  • 1 huevo para pintar.
  • azúcar en perlas para adornar.
  • cerezas en almíbar para adornar.
Cómo lo haremos:

        
  • Agregamos en la cubeta de la panificadora  los ingredientes en el siguiente orden : Leche templada,mantequilla en textura pomada, huevos batidos, azúcar glass, sal, harina y levadura. Seleccionamos el programa de masas, (en mi caso el nº 6 que dura 1:50 minutos hablando de la panificadora de Silver Crest) que incluye el amasado y levado.
  • Si lo hacemos de forma tradicional, ponemos la harina en forma de volcán, hacemos un hueco dentro donde colocaremos el resto de los ingredientes y trabajaremos la masa hasta que no sea pegajosa. 
  • Una vez haya terminado el programa, nos engrasamos las manos y la superficie de trabajo con mantequilla.
  • Forramos la bandeja del horno con papel de hornear. Colocamos el aro de un molde desmontable, que retiraremos antes de hornear.
                      
  • Vamos formando bolas de 75 grs, nos saldrán 9 bolas y colocándolas de forma circular por dentro del aro.
  • Con el resto de la masa se hace una bola más grande que colocaremo en el centro.
  • Volvemos a dejar reposando, tapado y en algún sitio sin corrientes,hasta que doble el volumen. El horno es perfecto para este paso.
  • Cuando veamos que ya ha levado, precalentamos el horno a 180º.
  • Pintamos el brioche con el huevo batido, espolvoreamos el azúcar en perlas y colocamos las cerezas.
  • Horneamos durante 20 o 25 minutos, posición en el horno media baja. Estad atentas que ya sabéis que cada horno es un mundo. El mío en 20 estaba perfecto. Si os pasais con el tiempo quedará más reseco.
  • A media cocción tapar con papel de plata para que la superficie no se tueste demasiado.
        
  • Listo para sacar del horno, dejaremos que se enfríe antes de comerlo. 
Las fotos no le hacen justicia a lo precioso que quedó, pero se me hacía tarde y tuve que ayudarme de luz eléctrica, y no es lo mismo. Parece mucho más tostado de lo que estaba en realidad.
 Sólo con un café está buenísimo o se puede también tomar con mermelada, o salado con jamón y queso.... una delicia en toda regla.


* Fuente: La maleta de Boston  (tenía la receta guardada desde que la publicó).