1 de mayo de 2017

Chutney de Tomates Cherrys




La primera vez que probé el Chutney fue en Inglaterra, y me supo a rayos.
A los pocos días de estar allí, la familia inglesa con la que vivía, preparó unos sandwiches para el Lunch y cogí uno. Mira que me gustan los sabores raros y probar de todo, pero aquello me superó. Me lo comí con tooodo el asquito del mundo, y disimulando por simple educación, pero prometiendo para mis adentros, no comer algo por aquellos lares antes de preguntar . . . por si las moscas.
El sandwich en cuestión era de pan integral, con queso derretido y chutney de melocotón, ahora te hago una ola si me lo preparas, pero en ese momento casi me muero.

En una cena familiar, semanas después, volvió a estar presente el dichoso Chutney. En esa ocasión era de mango y el plato principal era una carne asada. Sin poder escabullirme, lo tuve que comer de nuevo. Pues oye, como que me gustó tanto, que repetí algunas cucharadas más. Desde entonces, me volví una incondicional de esa salsita rara, como yo la llamaba. Me venía bien para utilizarlo sobre cualquier cosa, sobre todo con queso. Ha llovido mucho desde entonces, pero te aseguro que son de esos sabores que permanecen en la memoria.

                       

Donde vivo, con bastante población inglesa, hay gran facilidad para encontrar buenos Chutneys artesanales; pero lo que son las cosas, nunca se me había ocurrido hacerlo en casa.

El Verano pasado durante las vacaciones, me dediqué a entrar lo justo en la cocina, dándome el capricho de hacer muchas de las recetas guardadas en pendientes; pero que no son vitales para el día a día. Es decir, las que puedes utilizar para comidas festivas, picoteos o acompañamientos y sorprender gratamente al personal; pero no comida de batalla. Entre esas monerías estaba este chutney, que en las reuniones navideñas de este año, fueron un éxito rotundo. La pena es que solamente me queda un bote, que de momento está guardado como un tesoro.

               

         

750 grs Tomates Cherrys
2 Cebollas Rojas medianas
2 Manzanas
150 grs Vinagre de Vino Blanco
75 grs Azúcar de Abedul ó 75 de Azúcar Moreno
1/2 cta de Jengibre en polvo
1/2 cta Semillas de Alcarabea
3 Guindillas enteras {opcional}
1/2 cta Cominos Molidos
1/2 cta Semillas de cilantro
4 Clavos de olor
1/2 cta Cardamomo molido
1/2 Rama de Canela
1/2 cta Sal Marina

El Chutney es una salsa de origen Indio. Los británicos aprendieron a hacerla durante la época colonial, y la adaptaron a su gusto. Se popularizó en cuanto empezaron a fabricarla de forma industrial en el Reino Unido, a mediados del siglo XIX. Sin lugar a dudas, son los responsables de que haya cruzado fronteras. A día de hoy cuenta con verdaderos adeptos, entre las que me encuentro.

Ésta salsa~confitura, se compone de frutas, verduras, vinagre, azúcar y especias. Así que su sabor, es así: agridulce. Chutney en lengua hindi es Chatni y equivale a decir salsa. La cocción se hace a fuego bajo, para obtener una buena textura y un mejor aroma y sabor. Lo puedes envasar y conservar durante bastante tiempo como cualquier mermelada.
Sirve para acompañar carnes, pescados, patés, quesos y sandwiches . . .  o para que se lo coman a cucharadas, a menos que te descuides.

Te animo a hacerlo, merece la pena. Como todas las recetas tradicionales, se mantienen sobre unas bases, pero no hay reglas fijas: ajustas el picante, el dulzor y las especias a tu gusto. Después de probar cantidades, ésta es la que más se ajusta a lo que estaba buscando.

No hará falta que te explique, lo feliz que puedes hacer a alguien con un bote de regalo
¿verdad?






- Lavamos bien los tomates y eliminamos los rabitos. Los míos eran ecológicos y caseros.
- En un caldero amplio, ponemos los tomates junto a la cebolla, troceada pequeña.


- Añadimos también las manzanas troceadas en cubos.
- Encendemos el fuego al máximo y sin dejar de mover, esperamos a que el conjunto empiece a soltar los jugos. 


- En una gasa pondremos las especias, y cerramos formando una muñequita.

- Cada vez tendremos más jugo en el caldero, es momento de introducir las especias.



- Agregamos seguidamente el vinagre y el azúcar.


- Y por último el jengibre, que al ser en polvo, no lo dejé con las otras especias.
- Bajamos el fuego (del 1 al 10, déjalo en 3) 
- Hay que mover de poco en poco, aprovechamos para aplastar los ingredientes en cada ocasión.         

- Casi al final de la cocción, rectificamos de sal. Tardaremos en hacer el chutney una hora más o menos.
- Retiramos las especias.


- Cuando se hayan evaporado los líquidos, y veamos que la preparación está melosa como una mermelada con tropezones, hemos terminado.


- Esterilizamos los botes, en mi caso, sin las arandelas metálicas, con el sistema de Chus
- Llenamos con el Chutney, cocemos quince minutos, sacamos los botes una vez fríos del agua y damos la vuelta que se haga el vacío.
     



- Es una receta de lo más sencilla, pero necesita su tiempo, para hacerla a fuego lento y que los sabores se amalgamen como deben.
- Con estas cantidades me han salido dos botes de 450 grs.
- Si no te molesta encontrarte las especias cuando lo estés comiendo, las puedes añadir sueltas, pues tras la prolongada cocción están blandas. Pero si me encuentro un clavo en la boca, me da un asquito que me muero, y prefiero hacerlo con muñequita.
- El Chutney se hace con azúcar moreno, pero si no quieres o no puedes tomar azúcar, lo sustituyes por tu edulcorante habitual sin ningún problema.
- Es mejor esperar unos días antes de consumirlo, mejora considerablemente el sabor.

                   

Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Espero que seas feliz, o al menos, lo intentes.

32 comentarios:

  1. Rico no, riquisimo seguro que está!! no lo he probado nunca y no lo he hecho en casa, pero al ser un agridulce, seguro que me encantará porque a mi esos contrastes de sabores son los que más me gustan. Me guardo la receta, siempre es bueno tenerla a mano para hacerla y que mejore que sea tuya!!Bs.

    ResponderEliminar
  2. Querida Nuria. Me ha avisado Julia y a continuación, venía tu comentario. Si es que son tantas las coincidencias, que sólo faltaba que el chutney fuera de lo mismo. Así y todo, coinciden algunos de los ingredientes. Me parece que este verano harás buen acopio de esos preciosos y deliciosos tomatitos (quién pudiera tenerlos cerca) para preparar más botes de chutney.
    Con lo adicta que soy al tomate, me guardaré la receta, porque cuando los haya buenos en verano, lo prepararé. Con un buen pan y queso, o a cucharadas.
    Pasa un feliz día y que vivan nuestras coincidencias, que al menos, nos hacen reír.
    No olvides votar.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Holaaaa, yo no sé muy bien que es el chutney, no lo he probado nunca. Puede ser de sabor agridulce? no sé si me gustaría pero la pinta que tiene es muy buena. Es mejor la idea de poner las especias en muñequilla porque a veces no resulta muy agradable encontrarte continuamente con ellas, lo que importa es el sabor.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Nuria!! Hace unos años a mi tampoco me gustaban nada estas mezclas, pero hoy en día todo lo agridulce me encanta, eso si, con el picante no creo ya que mejore, todo lo contrario, creo que cada vez me gusta menos. La verdad es que siempre me imagino a los ingleses en navidad con estas salsas con el asado y por lo visto, tú has tenido unas navidades un poco a la inglesa, ja, ja.
    Tu versión casera del chutney me ha encantado, ideal para sacarlo en una cena en la que queramos quedar como la reina de Inglaterra, je, je. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Nuria confieso que yo nunca he hecho un chutney en casa, lo he comido alguna vez, incluso mi santo lo ha preparado para alguna comida especial, pero en cantidad justa para que no sobre. Me ha encantado saber tu método, y que además se puede conservar como las mermeladas, según leí una vez en un súper blog, era peligroso y se aconsejaba hacer la cantidad justa para consumir en dos o tres días máximo (no hay que creer todo lo que se lee en internet, aunque sea el Papa quién lo firme Jajajaja...), así que me has dado la solución ideal para la cantidad ingente de tomates cherry que siembra mi padre en verano, y que me como, como si fueran pipas, jajaja...¡qué ricos!
    Este receta me la apunto en mi PDA para que no se me olvide, porque me ha gustado más que comer con los dedos, jajaja....
    Besos mi niña, feliz día del trabajo y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  6. No hace mucho que me he aficionado al chutney, lo mio fue amor a primera vista, probarlo y llevármelo a casa fue todo uno. Hasta ahora lo he hecho de mango y manzana, pero no pienso privarme de algunos sabores más. Recetas hay tantas como ingredientes nos gusten, y como de tomates aún no lo he probado, creo que me apropiaré la tuya para cuando encarte, que lo mismo es bien pronto. Tiene un aspecto sensacional con esa presentación tan chula en sociedad que le has hecho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ese Chutney es una pasada, yo hago mucho el de mango, pero este me lo apunto ya!
    Besotes mil.

    ResponderEliminar
  8. Hola Nuria
    Todas tus recetas me encantan, pero ésta de las que más. Aquí donde vivo aun hace mucho frío, pero a mediados o finales de este mes tengo pensado poner tomates cherry en la huerta que tenemos al lado de casa, y cuando los tenga hago esta receta sin falta, porque solo de imaginarme el aroma y la mezcla de sabores se me hace la boca agua.
    Por cierto, los tarros me encantan, son ideales para un regalo, y más con el contenido que llevan ;)
    Un beso muy grande guapísima. Hasta pronto

    ResponderEliminar
  9. holaaaaa
    jajaaja me mondo contigo, te imagino muerta de asco y poniendo buena cara jajajajajajajaaa,eres la caña. Pues yo no sé qué cara pondría porque te puedes creer que nunca lo he comido? te lo jurooo. Oye tienes que mandarme (si quieres) una foto tuya pq me encantaría ponerte cara, me chiflan tus comentarios jaajja me paso un buen rato. Me ha encantado la receta, pienso, es más, estoy segura, de que pondría cara de alegría poruqe me en encantaría :))) un beso fuerte

    ResponderEliminar
  10. No hace mucho dí con un libro en el que parecen varias recetas para hacer Chutney, aunque me llamó mucho la atención nunca lo he probado y sin duda a leerte me apetece mas aun probar a preparar Chutney casero, estoy segura que nos va a sorprender gratamente.

    ResponderEliminar
  11. Mmmm... qué buena pinta!!! Adoro el chutney y todo tipo de salsas (mejor caseras, como la tuya) que podamos añadir a nuestros comidas, son todo un vicio, la verdad. Tu chutney tiene un aspecto espectacular y ya estoy pensando en preparar algunos botes en cuanto empiece mi cosecha de año de tomates. Ahora mismo las plantitas están pequeñas pero confio, en que como el año pasado y el anterior... la cosecha sea fructífera... besos guapa y gracias por recordarme esta receta.

    ResponderEliminar
  12. Hola Nuria!!!!
    Qué recetón nos traes hoy!! Yo probé el chutney por primera vez en Madrid: nos lo pusieron en una tosta con queso de cabra y me encantó!!!
    En casa lo hicimos un par de veces, pero me llevo tu receta para repetirlo!
    Tiene ua pinta increíble!
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  13. Hola Nuria!! Que recuerde creo que no he probado nunca un buen Chutney, el nombre siempre me ha llamado la atención y tengo pendiente hacer uno de otra bloguera que puso antes de navidad, el suyo era de mango y m chifla esta fruta! Y también me encanta lo agridulce así que creo que me va a gustar. Con tu receta ya tengo 2 pendientes jeje porque con tomatitos cherrys tiene que quedar bien rico también, la textura y el color son excepcionales! Me imagino comerlo a cucharadas con un buen queso maduro mmm!! Estoy salivando! Un besote fuerte guapi!!

    ResponderEliminar
  14. Hola mi Nuria !!!
    Pues en mi casa no les gusta, no hay forma , la última vez que lo preparé ni lo probaron, así que no he vuelto a hacerlo porque al final para mi sola, como que no.
    De todas formas, esta receta se va para la carpeta e igual lo vuelvo a intentar.
    Ya te contaré jaja...
    El aspecto es formidable, solo ver las fotos y los ojos se me han agrandado como platos jaja..
    Un besín preciosa.

    ResponderEliminar
  15. No he comido nunca una salsa de este tipo; veo recetas por esos mundos de blogueros pero no me tienta hacerla. Quizás algún día pruebe...¿por qué no? y en ese caso seguiré tus indicaciones.
    Por cierto me encanta "la muñequita". ;)
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola Nuria! Nunca lo he hecho, y tanto es mi desconocimiento por este tipo de salsas, que el otro día cogi un libro en la biblioteca, 'todito' de recetas de chutney, figúrate.
    Veo tu receta tan bien explicada y con un resultao espectacular, que me entran ganas de mojar pan, o tortitas, o lo que se tercie.
    Me encanta lo especiada que h hecho la salsita.
    Gracias por tan rica receta. Quien te iba a decir a ti que terminarías alabando esta salsa ¿verdad?.
    Buenas noches.
    Sil
    Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
  17. Por lo que nos cuentas veo que al principio te costó un poco que te gustara esta "salsita rara" (jajaja esto me ha encantado) pero ahora ya queda claro que te encanta y que bordas la receta de este chutney casero

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Me ha pasado con más de una cosa Reina Guanche, de probar y no gustarme nada y ahora ser de mis alimentos favoritos, sin ir más lejos, los tomates, porque la primera vez me supieron a rayos y no volví a probarlos hasta muchísimos años después en que me conquisto una ensalada por su color y decidí probar... me encantaron! Y además aprendí la lección y siempre le doy a las cosas una segunda oportunidad.
    Los chutneys me gustaron desde el principio, me pareció una mezcla muy original y con algunos alimentos casan divinamente. El tuyo tiene muy buena pinta, así que comete ese tarro y haz más.
    Besiños Mi Reina

    ResponderEliminar
  19. Ves Nuría... si es que siempre hay que insistir con todo, hasta con el paladar para al final terminar rendida jaja
    Menuda olla que has preparado, ahí tendrás ya para unos cuantos añitos, digo yo ehh. A no ser que ahora que te gusta tanto te lo comas a cucharadas en el sofá viendo una peli jaja.

    Un besazo guapa!!

    ResponderEliminar
  20. Te quieres creer que nunca he probado el chutney ese, anda mándame un botecillo de esos, jeje es broma haber si me pongo un día y lo hago así lo pruebo y te digo que me ha parecido.
    Imagino que con un trozo de pan y un trozo de queso debe de estar muy rico, tiene muy buena pinta.
    Un besito

    ResponderEliminar
  21. Hola Nuria.
    Suele pasar con muchos ingredientes o alimentos, en mi caso el más reciente es el aguacate, no lo soportaba de ninguna forna y ahora me los como hasta solos, jeje.
    Ese chutney desde ya te digo que no lo he probado nunca, la verdad es que por los ingredientes que lleva pienso que si que me gustaría, así que para salir de dudas y poder probarlo, ya que que lo de los correos entre tu y yo están fatal y nunca nos llega nada por parte y parte, jeje, si que me voy a llevar tu receta porque a mi si que me a gustado a primera vista, jeje, se ve rico.
    Un besazo enoooorme.

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola Nuria! Una semana más vuelvo a ir como pollo sin cabeza pero no llego demasiado tarde a tu cocina para disfrutar de esta maravillosa receta. Creía que era la única que no ha probado el chutney pero ya leo que alguna más hay.

    Reconozco que me llama mucho la atención pero que no lo he hecho aún porque a mi marido estas "mezclas raras" como él las denomina no le gustan y me lo acabaría zampando yo solita ¡que mira tú que problema! pero tampoco es cuestión de cebarse que tengo el biquini a punto ja ja ja

    Los cherrys me encantan, pero ni padre no los cultiva, a ver si se anima y me pone aunque sea una plantita, y si no siempre puedo hacerlo con tomates de su huerto que dan un olorcito... ya me imagino combinado con mucho queso (otra de mis adicciones y no me enganché a él hasta que visité Tenerife, pero esa es historia para otro día) y se me hace la boca agua

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  23. Hola!!! Sabes que lo voy a probar, qué buenisimo tiene que ser este chutney. Y como me gustan estos aromas de especies que desprenden, y es que van bien para tantos platos, que envidia me da ese bote, jeje.
    Me ha enamorado, un beso!! y muy buena semana ;)

    ResponderEliminar
  24. Niria, me río al leerte, que mal se pasa cuando algo no te gusta y te lo tienes que comer x educación jeje y lo cierto es que algunas de esas cosas acaban por gustarte.
    Hace unos, ya algunos en casa de unos amigos probé el chutney de pimientos por primera vez, nunca había probado ninguno y me encantó, lo he hecho alguna que otra vez en casa, incluso alguno dulce para acompañar postres.
    Este de tomate no lo he preparado nunca, me lo guardo que llega el veranito y las visitas inesperadas, siempre viene bien tener reservas para un picoteo.
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  25. A mi también me gustan las mezclas raritas, un botecito de tu chutney me vendría genial ahora que vuelvo a la vida, jajaja. Se me ocurren un montón de usos, combinaciones clásicas o más extrañas (es que estoy en fase eufórica) Solo tengo una maldad que decirte... me dices donde guardas 750 tomates cherry??? Jajajaa, me voy con el cuento a otra parte y a pensar en qué ceno, que estoy disfrutando como una enana.
    Un beso enorme y feliz día de la madre, cariño.

    ResponderEliminar
  26. Hola Nuria, he venido a buscar tu receta de scones con pasas, y me he visto parada con ojos como platos leyendo esta entrada. Sabes que me encanta el picante, y me encanta experimentar. No sabes como disfrutaba oliendo la comida India, en Londres, yendo a casa, subiendo tres plantas a pie, con vecinos indios que cocinaba sin parar jajaja. Me encanta la cocina India. Y puedes estar segura que este chutney la voy a probar a preparar. Buenoo, me voy a buscar estos scones que a mi marido le encantan.
    Besotes y un fuerte abrazo mi Nuria
    Eni

    ResponderEliminar
  27. Hola Nuria! no sé si me gustan más tus recetas o tu forma de contarlas con esa chispa y salero. Eso de tener que tomarte el primer chutney de tu vida con cara de póker debió ser un trago...pero mira qué bien que a la segunda ya estuvo mucho mejor y fan incondicional; eso suele pasar también con muchos platos a los que nos negábamos de pequeñas y luego descubrimos lo que nos estábamos perdiendo, aunque no fueran "tan raritos" jaja
    Pues nada, probaré! que con las especias y los tomates cherry me has ganado para la causa y ya me voy chutando ;-) Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  28. Pues a mi me ha encantado desde la primera vez que lo comi y eso que era comprado y nada que ver con el que se hace en casa , ya he echo varios y todos me han encantado ,como no me llevo la receta de este tuyo seguro que esta para ponerle un piso .
    Como siempre receta y fotos son de 20 points , me marcho haciendote la olaaaaaaaa para no variar.
    Por que no se puede meter la mano que si no ya estaba dando cuenta de el.
    Bicos mil y feliz finde asi como dia de la madre wapisimaa.

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué buena receta!. Es un acompañamiento ideal para montones de cosas.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  30. Estupenda receta, aunque no me parece que sea para principiantes.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Madremia que lapsus he tenido con este chutney , peeeerdón!! Nuriaa
    que me liao , como estuvimos de charlas el otro dia ya ni cuenta que habias publicao
    si te digo la verdad , ni casero ni comprao , no los he probado nunca.. y no será porque no me gustan los mezclotes , pero lo mismo es que no he tropezao con el que me gusta , este siii que siiii que lo compraba , que pa esto soy mu perra ... no sé si me gusta más todita la información que has puesto o el chinchin este jaja eres una maestra en todo , leches .. Nuripedia te voy a llamar a partir de ya !!

    Un besito Nuria , perdona el lapsus
    y de paso le das otro suavecito a tu mami
    felicidades a las dos !!

    ResponderEliminar
  32. Antes de nada quiero darte las gracias por tu comentario y enviar para tu madre un montón de cariños, dile que para mí, las madres son sagradas y siempre me inspirarán admiración, respeto y amor ¡cuídala mucho ahora que puedes hacerlo y disfrutarla!
    En cuanto a tu receta, la voy a leer detenidamente y anotar algunos pasos, esperaré a recoger los tomates de mi huerta y la haré, tiene que ser deliciosa.
    Lo que suelo hacer todos los años es mermelada de tomate que, con el queso untuoso, está de muerte.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?