5 de febrero de 2018

Sopas de Ajo {Estilo Leonés}



En casa de mi madre durante el invierno, se practiban con asiduidad tres sopas: la Sopa de fideos, La Sopa de Picadillo y la Sopa de tomate que sigue siendo mi preferida por muchos años que pasen. Más allá, el mundo sopero estaba por descubrir.

En una ocasión que vino a visitarnos uno de mis primos con su mujer, nos enseñó a hacer la Sopa de Ajos, y debo decir que nos gustó mucho y que la recuerdo perfectamente aunque era una adolecente por aquél entonces. Después quedó en el olvido y no la volvieron a cocinar nunca más. No fue hasta la incursión en el mundo bloguero que la retomé y de vez en cuando la hago para mí solamente, porque en casa no cuenta con ninguna aceptación, y mira que está rica.

El otro día, visitando a mi amiga Silvia, {Los Telares de Sil} vi que tenía publicada unas Sopas de Ajo, y me llamó la atención porque es diferente. Su sopa no lleva jamón, ni chorizo, pero si tomate; y eso no lo había visto nunca. No podía ser más sencilla y más rica a la vez pensé, y la hice para comerla el Domingo. Me he pasado el fin de semana entre platos de cuchara con el frío que está haciendo.

Silvia con esta sopa  rememora la infancia, porque su abuelo la tomaba casi a diario y ¿sabes una cosa? para mí estas recetas son las mejores, las que llevan recuerdos añadidos y sencillez en la composición, pero un sabor de los que se graban en la memoria. Y qué porras, que sabemos que nos nombran a los abuelos, y nos añade un pellizco de ternura, además de tener la garantía de ser una receta fetén. Así que si, mi querida Silvia, tu yayo Adolfo cenaba como un Rey casi todas las noches de los frios inviernos Leoneses.

Por cierto, si alguna vez la Reina Isabel II de Inglaterra os llama a casa para ir a comer, no le preparéis esta sopa. Leí hace poco que detesta el ajo y tiene prohibido cocinar con él en Palacio. Como si el olor de la cocina le fuera a llegar al salón con la de metros que tendrá de distancia.. Aunque cuando estuvo por aquí la mujer de Beckham, también corrieron ríos de tinta y dejó buenas críticas por el olor a ajo. Lo que se pierden con tanta finura y pijería  . . . madreeee 😁



{Para 2 personas}


6 Dientes de Ajo
50 mls. Aceite Oliva  para freir los ajos
1 Cda. Aceite Oliva para cocer el tomate
1/2 cta Sal marina
750 mls. Agua mineral 
1 Tomate maduro
1/2 Cda. Pimentón picanto o dulce según gustos
150 grs Pan duro
1 Huevo por persona



           

 - En un caldero ponemos el agua a hervir, con la sal, el aceite y el tomate pelado.
 - Una vez hervido el tomate, se machaca en un mortero.
 - Añadimos la pulpa al agua donde lo hemos hervido previamente. Reservamos.
 - Cubrimos el fondo de una olla con aceite (50mls) y añadimos los ajos laminados.
 - Hazlo a fuego medio para que tomen color poco a poco.
-  Cuando los ajos están rehogados, se retira la olla del fuego y se le añade el pimentón. En mi caso picante porque me gusta que la sopa quede "alegre".
- Se remueve bien para mezclar sabores y agregamos el pan cortado en rodajas finas.
 - Removemos nuevamente todo y vamos añadiendo el caldo donde hemos hervido el tomate, poco a poco para que el pan vaya embebiendo.
 - Después añadimos un huevo por comensal, en mi caso un huevo en medio. Removemos la clara para que se mezcle con la sopa.
 - Tapamos y dejamos descansar cinco minutos.
 - Tiempo suficiente para que el huevo se cuaje bien, la yema quede hecha pero líquida y la sopa lista para servir.

   ¿Te apetece un plato?





- La Sopa de Ajo, es un plato saciante y contundente, así que te recomiendo comerla a mediodía. Una ración es suficiente para quedar satisfecha sin necesidad de tomar nada más, aunque seas de buen diente. Te aseguro que si rematas con una pieza de fruta, harás un menú completo.

- Normalmente el huevo se añade crudo y se remueve con el conjunto de la sopa para que quede mezclado, pero a mí me gusta romper la yema cuando lo estoy comiendo. Manías mías.

- Silvia explica muy bien en su blog, cómo debes hacerla tanto si te gusta la sopa más clara o espesa. Sea como sea, no dejes de prestar atención a todas sus indicaciones para que te quede bien rica.

 


Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Hasta entonces, espero que seas feliz.

24 comentarios:

  1. Mis abuelos también tomaban esta sopa casi a diario, de forma diferente, sin tomate, y con nombre distinto, la llamaban "sopa gata" nunca he sabido de donde viene el apelativo. En mi opinión creo que da igual que se utilice un ingrediente más o menos, depende de la zona donde se ubique hay una costumbre u otra, para mi lo importante es que es de esos platos que han perdurado en el tiempo, de abuelos a hijos y nietos, y por algo será. ¿Quizás porque está buenísima y es sencilla? A lo mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Mmmm... me has abierto el apetico, Nuria, yo tengo esta sopa hecha en el blog, pero de forma muy distinta... más al estilo andaluz, como mi hermana Concha, con caldo del puchero. Así, como la presentas, a través de tu amiga Sil, reconozco que también debe quedar de lujo, así que al ver que es tan fácil, más ganas aún me han entrado de probarla.

    Te mando un fuerte abrazo y nos vemos prontito, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Bueno Nuria a mí me pones unas sopas de estas o la de Sopa de ajo a la andaluza (las tengo en DBM) y te beso las manos, me haces más feliz que una perdiz, jajaja, y es que llevo un otoño e invierno súper sopera total, las cremas y las sopas me han "abducido" totalmente, y me la paso haciendo ollas enormes para ir sacando cuando, derrengada llego a casa sin ganitas de ná, jajaja. ¡¡Qué ricas!!, una sopa bien calentita es lo máximo, la comería a todas horas.
    Por cierto que llevo semanas queriendo subir una versión un poquito diferentes pero que están para quitar el hipo, y es que donde se ponga una cuchara, que me quiten lo demás.
    Espero que el frío pase pronto, aunque la verdad prefiero este tiempo, de calor ya nos hartaremos en cuanto llegue la primavera y el verano que seguro con lo seco que tenemos el tiempo, este año vendrá potente.
    Besos mi niña, y sigue disfrutando de las temperaturas suaves de tu isla, que seguro son mucho más agradables que las que tenemos por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Las sopas de ajo son uno de los platos preferidos de mi marido para esta época invernal, sobre todo los días de intenso frío como los que estamos sufriendo desde hace cinco días , aunque las hago diferentes .
    En un principio me ha llamado la atención lo del tomate, pero después instintivamente he recordado una sopa de tomate que solía preparar antes a la que le añadía pan y parmesano, creo que la tengo publicada, luego voy a mirar porque mi cabecita ya no da para mucho más jjajaaa...
    A la gente menuda esta sopa no le suele gustar, es cierto , pero no saben lo que se pierde .
    Me ha encantado esta entrada Nuria . Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  5. Hola Nuria. Yo la descubrí por mi suegra y ella le ponía jamón y yo no lo soporto cocido.
    Se la hago a menudo a Carlos y estoy segura, de que ésta con tomate le va a gustar.
    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Pues te digo como le dije a Silvia, nunca he probado esas sopa seré la única? y mira que se ve rica, vamos que tengo que probarla para no decir que aun no la he probado.
    Vaya con la reina Isabel, pues si que nos a salido tiquis mikis no?
    Un besito grande

    ResponderEliminar
  7. Toda la razón Nuria, el abuelo de Silvia cenaba como un rey, porque son las recetas sencillas y de toda la vida las que son verdaderos manjares que perduran en nuestros recetarios por mucho tiempo que pase. Ya sabes que hace poco hablaba de las modas culinarias en mi blog y no me voy a repetir con el tema porque ambas somos de la misma opinión.

    Tengo pendiente hacer esta sopa con tomate porque así no la he comido nunca. Para mí la sopa de ajo no lleva jamón y chorizo, si la incorpora la llamamos sopa castellana ¡diferencias de un lugar a otro!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. Hola Nuria!!
    nunca he comido sopas de ajos y eso que las sopas me pierden, aquí no hay costumbre de hacer esa sopa, desde luego yo nunca la he visto en ningún sitio. No dudo que estaría deliciosa, y cualquier día la haré para mi, seguro que en casa pasa como en la tuya, una receta sencilla y no por eso menos rica, que bien te ha quedado y que rica la veo...Bess

    ResponderEliminar
  9. Qué te voy a decir Nuria..., pues que me ha hecho muuucha ilusión pero mucha, mucha.
    Te diré que esta receta es "top ten" hasta el día de hoy. Nada menos que (espera que lo voy a ver) 39153 visitas, figúrate.
    Aparte de ricas, (yo también las hago con pimentón picante), como buena leonesa me gusta mucho el picante.
    El recuerdo de mi niñez, con mi querido yayo Adolfo haciendo "sus sopas de ajo", y yo diciéndole: yayooo, yo también quiero, pero que queden poco caldosas, a la sartén. Y él sin rechistar me preparaba "sus sopas" con todo el cariño del mundo.
    Hoy desde el cielo estará súper contento al ver su receta publicada en tu blog. Todo un detalle.
    Como bien dices, llenan mucho, así que hay que tomarlas al mediodía y como plato único. Con este frío y el pimentón picante ¿quién dijo frío?
    Muchas gracias y feliz semana
    Un fuerte achuchón.
    Sil

    ResponderEliminar
  10. Qué te voy a decir Nuria..., pues que me ha hecho muuucha ilusión pero mucha, mucha. Para mí fue más que un padre, por eso el cariño tan grande.
    Te diré que esta receta es "top ten" hasta el día de hoy. Nada menos que (espera que lo voy a ver) 39153 visitas, figúrate.
    Aparte de ricas, (yo también las hago con pimentón picante), como buena leonesa me gusta mucho el picante.
    El recuerdo de mi niñez, con mi querido yayo Adolfo haciendo "sus sopas de ajo", y yo diciéndole: yayooo, yo también quiero, pero que queden poco caldosas, a la sartén. Y él sin rechistar me preparaba "sus sopas" con todo el cariño del mundo.
    Hoy desde el cielo estará súper contento al ver su receta publicada en tu blog. Todo un detalle.
    Como bien dices, llenan mucho, así que hay que tomarlas al mediodía y como plato único. Con este frío y el pimentón picante ¿quién dijo frío?
    Por cierto, tú has explicado perfectamente los pasos a seguir. Igualmente, gracias por hacer deferencia a mi blog.
    La reina Isabel no sabe lo que se pierde, y qué te voy a decir de la señora Beckham jajaja.
    Muchas gracias y feliz semana
    Un fuerte achuchón.
    Sil

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Hola Nuria!! Ala, ala, que esta receta la he hecho, la hice al poco de que Silvia la publicó en su blog. No la había probado antes, y la vi tan fácil y con el frío que ya apretaba, que hice la sopa en casa. A mi marido le gustó mucho, y se lo dije a Sil. Y cuando las recetas pasan de generación tras generación, pues como que aún te llaman más, e intentas prepararlas aún con más amor. Es contundente, es verdad, pero te reconforta a tope, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Nuría!!
    El temporal que está haciendo de frío creo que nos da antojo de que comer.
    Esta sopa, como dices es una sopa de nuestros abuelos, pocos ingredientes y que llenaban bien el estomago y además calentaban bien el cuerpo.
    Se ve sensacional!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  13. Yo nunca le pongo chorizo ni jamon pero claro aprovecho el agua de cocer los chorizos ,no veas que sabor tan rico le da a las sopas de ajo ,mi abuelo las cenaba muchas veces en invierno era su sopa preferida junto a la de fideos .
    Hace unos dias me la prepare para mi aprovechando que hice cocido y no veas como me puse a la noche fue mi cena pese a que es un plato fuerte dormi de maravilla pese a que mi costillo me decia que harian daño jajaja.
    estas tuyas te han quedado de relujo no lo siguiente ademas de estar de rexupete y la reina de Inglaterra no sabe lo que se pierde al no comer ajo ,en mi casa te digo ya que no podira comer porque junto con la cebolla me gustan y no se los quito a ningun plato venga quien venga a comer jajaja.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  14. Querida Nuria. Qué agradable leer una receta castellana de manos de una canaria...o más que leerla comprobar que la haces y que además te sale deliciosa.
    Las sopas de ajo son un tipo de sopa que se incluye dentro de la cocina de aprovechamiento y que, en épocas de gran necesidad y escasez, solucionaba el estómago a más de uno. Agua, pan duro y ajo con pimentón era la base de una comida pobre pero silenciadora de barrigas vacías...Ya cuando se podía o se pudo se añadieron otros alimentos que la hicieron más nutritiva como el huevo, el tomate y ya un lujo asiático poder realzar su calidad con un buen jamón.
    Creo que las familias que pudieran hacerla y que tuvieran "posibles"adaptarían la forma más rica en nutrientes pero la realidad es que durante la guerra, posguerra y años de escasez esta sopa pobre llenaba las cazuelas de las casas de muchas personas que salieron adelante después de aquellos años.
    Mi abuela paterna la hacía y escalfaba un huevo y yo recuerdo esta escena en su cocina cuando yo era pequeña. Ya por entonces mi abuela vivía con mis padres y mis hermanos y la vida era otra cosa. Siempre la recordaré. Después mi madre de vez en cuando se las cocinaba a mi padre y así sucesivamente.
    Segovia, en concreto, tiene dentro de sus cartas gastronómicas las sopas de ajo que junto con el cochinillo y el ponche hacen las delicias de tantos que nos visitan para comer.
    Gracias por fijarte en una receta tan nuestra, tan de Castilla, tan de casa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Mi familia es de origen zamorano y por allí la sopa de ajo está considerada casi un reconstituyente, cada casa tiene su forma de hacerla, por ejemplo en la de mi madre no se freía el ajo, se machacaba en el mortero con la sal, el pimentón y se le añadía o bien una cucharada de manteca o de aceite de oliva, eso se echaba en el agua hirviendo, ahí se dejaba unos minutos y luego se volcaba sobre el pan migado. Ya tienes otra versión para los días fríos. Un enorme abrazo corazón y tienes razón...Ay que ver lo que se pierden algunos tiquismiquis con lo de no comer ajo.

    ResponderEliminar
  16. No te puedes imaginar lo bien que nos vienen las sopas de ajo que acabas de hacer para los que vivimos en Castilla-León, el frío no ha apoderado de estas tierras y apenas nos deja asomar la nariz a la calle.
    Cuando llegué a Castilla, me enseñaron a hacerlas y, cuando les añadía tomate, lo hacía en salsa, con una o dos cucharaditas bastaba, lo rehogaba con el ajo y el pimentón y luego ya echaba el pan, hace tanto que no las hago...
    Pero... ¿Quién dice que no a unas sopitas tan ricas como las tuyas?
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  17. Nuria, cariño, hoy no te voy a dar la razón. Le tengo una manía a las sopas de ajo que ni te imaginas! De niña mi madre nos atiborraba, por cierto que ella era de León pero no recuerdo que las hiciera como las tuyas, pero nunca me gustó y aunque mi paladar ha ido mejorando con los años hay ciertas cosas que me niego a comer, todo tipo de vísceras por ejemplo y las sopas de ajo entre otras cosas. Y no es por el ajo, que es casi lo que menos me importa, jajaja, pues anda que no pongo ajo a todo y me quedo tan pancha! En fin, que entiendo que en casa te las comas tú solita, jajaja.
    Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  18. Pues como es lógico no la había visto, entonces no sabía de ti. Si, he probado esta sopa hecha por un leonés, concretamente de Riaño y fué de noche, jjj. Te prometo que no me cayó mal, jjj. Sin embargo ocurrió hace ya algunos años y había olvidado cómo hacerla. No dudes que la voy a hacer. Muy agradecida a las dos os mando un besazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Nuria
    Que quieres que te diga, la reina Isabel no tiene ni idea de como comer bien, pues no sabe lo que se pierde, jeje. En mi casa esta sopa se hacía muchas veces, a mi padre le encantaba, yo en casa la hago poco y cuando la hago tiene que ser para mi marido y para mi, me guata mucho. Con esta receta me has echo acordarme de mi padre y la verdad me han entrado ganas de un plato de sopa...muy rica Nuria.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Nuria... Estuve por la mañana del lunes por aquí esperando a que publicarás tu receta pero nunca llegó.. y al final vengo hoy y seguro que no queda ni rastro de esta riquísima sopa! A mi me suena de haberla visto en casa de mi suegra, quizás donde mis abuelos también pero no estoy segura. Pero estoy más que de acuerdo contigo: los platos que te traen de vuelta a algún lado o la felicidad son los mejores!! Por muy sencillos que sean... Es que veo tu sopita o la de Silvia facilita, quizá lo intenté porque a mi sí que me gusta el ajo no como a los estiraditos esos jajaja! Hay que ver!
    Me llevo mi cuenquito y si la hago haré como tu con el huevo, que creo que me gusta más romperlo (es que mi suegra me suena que lo deshace entero). Un besote muy fuerte!! À bientôt!!

    ResponderEliminar
  21. Pues sabes que te digo?? que peor para ella, la reina, claro, no sabe lo que se pierde con no probar el ajo!! Si se comiera una buen plato de esta rica sopa seguro que le cambiaba hasta el carácter, jajaja!!Me encantan las sopas de ajo, todas las versiones. Bs.

    ResponderEliminar
  22. Hasta mi casa ha llegado el buen olor.!!!!
    Mira que me encanta el aroma cuando se esta cocinando.

    ResponderEliminar
  23. Hola Núria, esta es una buena sopa de ajo, con fundamento :) Me encantaría llevármela, es de lo más apetecible y más con el frio que cae hoy. Un plato de cuchara que levanta el ánimo y huele de maravilla, es como si lo tuviera aquí mismo, me encanta! Besos y muy buena semana :)

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?